Primera Vez - Sexo Anal

Sola y sin salida...

Tiempo estimado de lectura del relato 18 Número de visitas del relato 24.267 Valoración media del relato 9,17 (41 Val.)

RESUMEN

Por equivocación terminó castigada, sintiendo cosas nuevas y dolorosas para ella. No hay más molestia que te castiguen por algo que ni has hecho, pero más doloroso es que terminen teniendo un polvo a causa de eso.

Soy estudiante de una escuela estatal, en la ciudad de Arequipa - Perú, mido 1.80m, y curso el 5to año de secundaria, y soy poco sociable con la gente de la escuela, será porque vivo solo con mi abuela, mis padres me abandonaron, y a mi abuela le valía poco o nada lo que hacía, por eso tenía pocos amigos, incluyendo el director de la escuela.

Lo poco sociable no quería decir, que no mire a las niñas con otros ojos, soy un simple mortal como la mayoría, que se deja llevar por caras y cuerpos hermosos, de ángeles que iban a la escuela para modelar y no estudiar, mientras yo las espiaba como un guepardo acecha a su presa, analizándolas y esperando el momento indicado para degustar de ellas.

Pero al momento yo seguía virgen, y todo era producto de mis pensamientos pervertidos.

La escuela tenía un total de 1500 alumnos y más de la mitad son mujeres, así que había para escoger para el pervertido más astuto.

Eran 3:00pm o 15:00 horas de un viernes del mes de noviembre y ya casi era salida, todos estaban formados por filas en el patio del colegio y estábamos ordenados por salón de clases, yo estaba al final de la columna por ser el brigadier general y policía escolar, y tenía que mantener el orden de todos los salones que se encontraban allí, los eran desde el primero de secundaria hasta mi grado, que es cono dije el quinto de secundaria.

Todos mantenían silencio porque el director de la escuela subía al podio o un pequeño escenario desde donde el observaría a la multitud para dar el mensaje.

-¡Brigadier!!, ¡Retire a esa alumna revoltosa de la fila! ¡Y castígale haciendo 200 o 300 ranas, en la cancha de fútbol!, no quiero que la miren sus compañeros haciendo vergüenza, ¡AHORA! ¡O USTED SERÁ SU REEMPLAZO! ¡VAYA CARAJO! - dijo el director completamente efusivo y enojado señalándome a la niña de 1.70cm de altura, que estaba en la fila de tercero de secundaria.

Ella era morena clara, casi blanca, de contextura delgada y de caderas un poquito prolongadas lo que le daba un cuerpo de modelo y con su uniforme casi se me para la verga al verla agachada.

Su uniforme era zapatos de mujer azul oscuro para colegio, medias largas plomas oscuras que llegaban a sus rodillas, también una falda con pliegues escolar que era también ploma y por último un saco azul oscuro que ella lo llevaba desabotonada y abierto dejándome ver su corbata larga como del hombre de color azul y líneas diagonales amarillas con la camisa blanca, que le resaltaba la cintura.

Su faldita estaba por encima de la rodilla y notaba sus piernas morenas, y seductoras, ella me miró y se sorprendió cuando la tomé del brazo.

-Espérate... ay.... -dijo asustada de vergüenza.

-Ven y no digas nada, porque será peor -dije jalando de su brazo y ella tras de mí.

La cancha de fútbol quedaba lejos del patio, se tenía que subir escalones o gradas de un pasadizo al finalizar el patio de la formación, al terminar de subir se llegaba a otro patio más pequeño el cual debíamos de cruzar, tal patio estaba rodeado por edificios de cuatro pisos donde estudiaban primaria, pasamos el patio pequeño y entramos al Coliseo de natación y estaba absolutamente vacío, la piscina estaba llena y ella me tironeaba.

-Que te esperes, te estás equivocando, no soy yo la que reprendió el director, es otra. -dijo sin detenerse y enojada.

-Te miró a ti, y no mientas porque si no será mucho peor el castigo para ti. -dije furioso.

-Ya pero cálmate, no estés tan molesto conmigo, yaa. -dijo calmada.

Salimos del Coliseo y llegamos a la cancha de fútbol, también solitaria.

Sonó entonces el sonido de la sirena y supe que todos salieron a sus casas.

-Ya es salida, vámonos, no se acordará el director -dijo alegre ella.

-No, el vendrá y nos reprenderá sino estás haciendo lo que dijo -dije dudoso.

Miré al director venir y temblé del susto, ella estaba mirándome y el director venía por su espalda.

-Ahora empiece señorita, pero ¡YA! -dije guiñándole el ojo, ella no me entendía, y cruzó sus brazos con pose presumida.

-Yo me largo, yo no hice nada malo y ese director jodido que no moleste. -dijo furiosa mirándome a los ojos .

-Con que "jodido" no señorita, quién le dio confianza para hablar de esa manera ¡CARAJO!, ¡ME RESPETA! ¡AHORA ARREPIENTASE O LA EXPULSO AHORA MISMO! -dijo el director jalándola y volteándola del hombro.

-Perdóneme por favor director, pero yo no fui la que hizo bulla, fue otra. - dijo casi llorando.

-Usted escoge señorita, o hace 2000 ranas hasta las seis de la tarde o mañana mismo la ¡EXPULSO! de la institución educativa. -dijo compadeciéndose de la angelita el director.

-Pero mis padres me van a maltratar por no llegar a casa temprano. -dijo llorando la niña.

-Dame el teléfono de tus padres ahora. -dijo estrictamente.

-Pero ellos ni están en el país, están en el extranjero trabajando, vivo sola. -dijo llorando más.

-Entonces ¡Quédese o ellos se enteran de esto! -dijo molesto.

-Ya, ¿pero me quedaré sola?, por favor que el brigadier me acompañe. -dijo mirándome triste.

-Se supone que él se quedará, este ¡IMBÉCIL! ni pudo controlar la formación y debe quedarse para aprender. -dijo el director mirándome con desprecio.

El director le ordenó empezar, y me llevo el director a otro lado, unos metros más allá donde no nos escuchara ella.

-Brigadier, espero que termine cansada ella, y cumpla con las 2000 ranas, porque no es broma esto... bueno, espero que no pase nada, porque si la violas y la policía llega a enterarse... te mato, al menos se cauteloso, el cuidante fue a su tierra a ver a su madre que está mal, si te dejo es para que cuides y te esperes con las llaves del colegio, el cuidante vendrá a las 9:00pm (21:00 horas) y tú le entregas las llaves, pero a la niña si quieres la botas a las 7:00pm (19:00 horas), ella cree que no estoy enterado que sus padres están muertos. -decía el director.

-¿Que sus padres están muertos? -dije impresionado en voz baja.

-Sí, y sólo recibe la pensión del banco de su padre, ay, ese seguro de vida, usted ya sabe. -dijo con mirada perdida. -Pobre, sí, pero no hice nada de ella porque respeto a mi señora mujer, usted sabe mi esposa. -dijo respetuoso -mire no sé porque le digo tanto ya me voy, haga lo que le dije de las llaves, de todas maneras si sucede algo con el cuidante lo llamó a su teléfono, ahora deme su número para llamarlo.

Le di mi número telefónico y se retiró presuroso del campo de fútbol, que tenía el pasto bien verde y crecido, me quedé un poco pensativo, pero en un minuto reaccioné al acordarme de ella.

Estaba ella sentada con los pies estirados y juntos hacia delante con ambas manos apoyadas hacia atrás, su faldita se había subido un poco, estaba con la cabeza abajo, me miro venir y se paró, estaba aún llorando desconsoladamente, se cubrió el rostro y agachada.

-¿Que te dijo el director ? -decía tapándose el rostro.

-Que terminarás para que te puedas retirar, y dijo que el vendría a recogernos. -dije comprensivo y mintiendo para que no se vaya antes de lo previsto.

Eran la 4:45pm (16:45 horas), ella se puso en ranas y empezó a moverse, al principio tambaleaba, su braguita se notaba al levantarse su faldita, era de color verde claro, sus piernas eran blancas y ella estaba cansada con 20 ranas, contaba despacio, y yo veía su faldita bajarse a la cintura mientras saltaba, la detuve apoyando una mano en su hombro, la levanté y la abracé, ella empezó a llorar más y se soltó empezó a correr del campo hacia el Coliseo de la piscina, yo la seguí también corriendo, entró casi pateando la puerta de cristal, ella fue tan veloz que no pudo frenar al ver la piscina en frente, y cayó aparatosamente a la piscina que por suerte estaba llena de agua, porque sabe estar vacía los viernes, y de no ser así, ella hubiera muerto por la profundidad del agujero.

Ella cayó y lo peor es que ella no sabía nadar, estaba ahogándose, salte y la saque sosteniéndola de su pecho, la lleve al borde de la piscina y la eche en el suelo, estaba inconsciente y le di respiración boca a boca sin dudarlo, al sentir sus labios, me excite al tenerla de esa forma, ella indefensa y al borde de la muerte, pero pensé en muerte y continúe succionando el agua, hasta que ella me botó un gran chorro de agua en la boca, sus piernas estaban temblorosas y su faldita a la altura de su vaginita, estaba tan emocionado que ella esté viva que la senté junto a mí y la bese, ella estaba aturdida y se dejaba besar, y me empezó ella también a besarme, pero en un momento ella empezó a sentir frío.

Eran las 5:22pm (17:22 horas), ella me alejo con una mano.

-Siento frio, déjame maldito idiota, todavía te aprovechas de la situación, asqueroso indígena. -dijo despectivamente y dándome una bofetada (cachetada) estaba de frío y me dolió bastante, ella hecho a correr nuevamente.

Estaba tan enfadado que fui nuevamente tras ella, mi celular estaba bien, era un GalaxyS7, pero de pronto alguien me llamaba por teléfono, era el director.

-Oye pedazo de idiota, el cuidante no va a venir porque su mamá murió, ¿te puedes quedar a dormir allí para cuidar el colegio? -dijo enfáticamente.

-Si pero donde dormiré, si no hay nada aquí. -dije dudoso.

-Como que no hay donde dormir, tarado, ¿porque eres inepto?, ...te falta tirar muchacho ... -dijo burlón -¡Oye! Y la mocosa ¿se fue?...

-Hace rato que se fue, pero dígame donde duermo. -dije seguro.

-Ya, es al fondo de la cancha de fútbol, allí hay una casa de dos pisos, entras con la llave verde y por lo que te llame es para que enciendas el cerco eléctrico del colegio, nada más, ya el día de pasado mañana al mediodía, o sea el domingo ya viene el pobre cuidante. -dijo colgando la llamada.

Empecé a correr tras ella que se había caído por la faldita, mojada, eran las 6:13pm (18:13 horas) estaba oscuro y la tomé abrazándola por atrás a la fuerza, ella pataleaba y llegó a patearme con su talón mi rodilla, la solté y la jale de las manos como a un cadáver, arrastrándola por el suelo, lo mismo por las gradas, pasando nuevamente al borde de la piscina y la cancha de fútbol y ella en todo el camino no paraba de gritar.

-¡Auxilio! este indio me quiere matar, auxilio, ¡MALDITO!, ¡SUELTAME DESGRACIADO!!, POR FAVOR AYUDAAA, ¡MALDITO! ¡¡ANIMAL AYUDA ME QUIEREN VIOLAR!!!!  -gritaba que estaba ronca y con la voz rasgada- maldito cholo, hijo de puta, arrecho, aguantado, que me vas a hacer imbécil....

Llegue a la puerta de esa casa al final de la cancha de fútbol, ella mientras abria la puerta corrió nuevamente, pero abrí y la alcance tumbándola en el césped, ella estaba boca arriba y con las piernas abiertas, con ambas manos le arranque la braguita verde sin romperla, ella estaba exhausta y rendida, le empecé a lamer la vaginita toda húmeda por la piscina, ella se estremecía y me jalaba los cabellos, estaba tan cerrada aquella vagina.

-Para por favor, soy virgen, no quiero perder mi virginidad así, de esta forma, al menos si me vas a violar, no lo hagas aquí, que me estoy muriendo de frío.... -decía llorando y rogándome mientras la devoraba.

-Esta bien, pero si te intentas escapar, lo haré de la peor manera, que llorarás cada día al recordarlo. -dije acariciando su rostro.

La levanté como bebé y la lleve adentro, su braguita estaba en mi bolsillo y yo ya temblaba de frío, se puso de pie cuando entramos vi la palanca y encendí el cerco eléctrico, busque el cuarto en el segundo piso con ella, subiendo ella unas escaleras por delante y yo tras ella le tenía hambre a ese culito, e ingresamos a la habitación muy bien amoblada. 

Ella se quedó viendo la cama en donde iba a ser desvirgada, y quedó muda por un instante.

Yo tras ella me quitaba la camisa, pantalón, zapatos, medias y me quedé con mi trusa mojada puesta. Ella estaba aún con su ropa mojada sus medias largas y zapatos, faldita y demás, excepto su braguita de encaje, estaba sin nada allí abajo.

La tomé por la cintura, ella aún de espaldas, bese su cuello y ella empezaba a mover y rozar su trasero en mi trusa, haciendo excitar a mi pene.

-Si hoy es el día en que pierdo mi castidad, quiero ser cómplice de esto, se complaciente y cuidadoso conmigo, por favor, y seré tuya, de una buena manera. -decia ella abriéndose la camisa y soltando su saco del uniforme, seguida de su camisa, quedando en sostén y faldita, estaba helada y mojada la princesa, su sostén era blanco y levantaba sus enormes tetitas blancas, redondas y del tamaño de un CD o DVD, me estaba mirando ella mordiéndose los labios y volteandose, dándome su espalda, para que quitara el broche se su brassier.

-Hazlo... -dijo murmurando.

-Eres hermosa e inocente. -dije tomando el seguro del sostén -pero si no puedes, sólo dímelo...

Tome el riesgo que dijera que NO, y por eso le hice la pregunta, porque sentía un sentimiento de cariño y pena hacia ella, por verla resfriada, y temblorosa.

-No, quiero hacerlo, desde la muerte de mis padres, no he estado tan triste, la que hizo la burla en la formación fue otra, pero he estado sola hasta hoy y si eres el primero que me beso, entonces también serás el primero en tenerme. -dijo sin voltear -¿Que esperas?... hazlo o pensaré que no eres lo que esperaba.

Desabroche, y la voltee mirando sus ojos cafés y lentamente le quite el sostén hacia delante, dejando libre esos senos delicados, ella me sonrió y se abrazo a mi, me beso y mientras ella me besaba, yo con mis manos baje por su espalda hasta llegar al cierre de su faldita mojada, que quedaba atras, deslizándola hacia abajo.

Estaba ella totalmente desnuda, y húmeda por la vestimenta mojada por la piscina, yo aun seguía en trusa, y me la quité dejándola por un instante.

Ella estaba parada, su vaginita no tenía vellos, no era que se había depilado, sino que se notaba de que nunca le había salido vello en su rajita, era toda un niña, su vaginita estaba totalmente cerrada y no con piel sobresaliente, era sólo una línea bien pegada, que otra vez me demostraban que era casta, pero estaba mirándome con deseo, y lo iba a perder todo ella.

Ya desnudo yo también, la abracé nuevamente y besándola, la hacia retroceder hacia la cama, como loco la acariciaba todo el cuerpo, como para secarla y manosearla, la tumbe en la cama de frazadas y mantas suaves y le abrí las piernitas, y aún así no se abría esa vaginita, seguia morena, cerrada con una fisura de sus labios que se hundían hacia dentro.

Ella sujeto ambas piernas abriéndose, y me agache, saque mi lengua y lentamente rocé la línea de su vaginita, ella quería alejarse y sujeto mis cabellos, empece a lamer y tratar de abrir con mi lengua esa conchita, ella me jalaba los cabellos y no me soltaba, seguia y no paraba, empezaba desde abajo hasta el monte de Venus, así varias veces.

-Uhmmm no pares, estoy empezando a sudar papasito, no paressss.... -decia jalando mis cabellos.

Yo abrazaba sus piernas, para juntarlas a mi y que no se escapara de su excitación, empece a mover mi lengua más abajito y llegué a su ano, bien cerrado, parecia un asterisco (*) y empecé a meter mi lengua allí dentro de esa preciosidad, metia de adentro a afuera ese anito hasta intentarlo abrir, pero no podía.

-Uhmmi  miculito, espera, ¿que haces?.... ohh, ¿como puedes lamerlo?, ay. Ooh que asco, pero no pares que me encanta, tragatelo si quieres cariñooo... -hablaba gimiendo, y dando estiradas.

Le termine con el ano, ella pedía más y continúe con su vaginita que no quería abrirse, apenas entraba mi lengua, hasta que sentí su clitoris, ella quiso saltar pero la sujete, empece a probar más y más como un perro hambriento.

-Uhmmm, no puedo soportarlo, aaahhh, es exquisito pero insoportable, aaaayyy.... espera... paraaaa... paraaa... que me orino.... ayyyyy aaaaaa.... ooooohhhhg uuuuhhhmmm.... AAAHHHHHYYY. -gemia y por último se lanzó su primer orgasmo continuado.

Ella quiso escapar de mis garras por un instante cuando, de su vaginita, derramo un líquido transparente y viscoso que lo deguste como loco, era algo dulce pero salado a la vez, como la textura del aceite, pero más espeso aún, ella se revolvía en la cama, pataleaba, tratando de empujar con sus pies a mis hombros, yo no paraba de degustar de esa vaginita viscosa, esas piernas sudosas como su vientre, estaba toda una fiera y satisfecha.

-Aaahh aaahhh, ahh, uffff, que rico fue eso, me encantó, eres bueno, gracias, te amo papito, gracias mi rey. -decia sentándose en la cama.

-Esperate, aún no terminó, tu sabes lo que viene, vamos dejate que será más exquisito que antes, si esto te gustó, te gustará más cuando lo tengas dentro. -dije mirándola, y tumbándola lentamente en la cama. -solo dejate llevar.

Le incliné en la cama, y abrí sus piernas, su vaginita estaba toda viscosa y mojada, pero cerrada, no había logrado abrirla con la lengua, escupí mi pene y lo sobe masturbandolo, para lubricarlo y que no le doliera su conchita virgen.

-¿No hay otra cosa que pueda hacer?, es que yo sé que me va a doler -dijo asustada.

-Bueno, tendrías que arrodillarte y ya verás. -dije tomándola de la mano -ven que esto es muy fácil, ya lo hice por ti, ahora te toca a ti.

La arrodillé y la puse frente a mi arrodillada, ella me miraba ansiosa y con las manos apoyadas en cada pierna que estaban abiertas, miro mi pene cuando me lo toque y, se notaba de que no sabía que hacer, y le mostré un vídeo porno de mi celular, para que ella lo imite de igual manera, puse el celular sobre una mesa frente a ella, para que imitara.

-Tomalo y haz lo mismo que hace la mujer en el vídeo. -dije sujetando sus pómulos.

-Que asco, no, como piensas que voy a chupar eso, y además es muy grande y no me entraría a la boca. -dijo asquienta -bueno sólo te la agitaría y otras cosas, hazme cualquier cosa, pero no seas asqueroso.

Me empezó a frotar el pene de adelante hacia atrás, con ambas manos y como en el vídeo, puso mi pene entre sus tetitas grandes, ella frotaba sus tetas como un culo en mi pene, y lo escupia.

La eche a la cama y abrí otra vez sus piernas, ella las sujeto de sus rodillas, manteniendolas abiertas, apoye mi pene sobre su vaginita, y empecé lentamente a meter la cabeza de mi pene, ella temblaba y asustada gemía.

-Ayyyyyy, estoy sintiendo cosquilleos en mi vagina, y frío en el vientre, ayudame, para un poco, que me duele. -dijo sin moverse.

-No te preocupes, seré cuidadoso, pero no te exaltes -dije besándola.

Le metí mi pene hasta casi la mitad, ella se retorcía y se quería alejar, pero la tomé por la cintura para retenerla.

Allí dentro de su vaginita era muy cálido y viscoso, sentía rugoso, y muy apretado su vaginita, puse sus piernas a mi hombro y empecé a bombear muy lentamente esa conchita.

-Au au au au, me estas haciendo daño, espera, me duele mucho, espera me arde un poco, siento como si me quemara, más lento, ohhoho. -decia quejándose.

Empecé a tres clavadas por segundo a su vaginita, algo rápido, ella bajo sus piernas para envolverlas por mi espalda, y así poder abrazarme, ella dejó de temblar, yo al sentir sus senos empapados en sudor, calientes al igual que su vientre, me apoye sobre ella.

-Uhmmm, ah ah ah ah ah ah aaayyyy aayy, uf, que rico, no me dejes, quiero más, ni pares bebé que soy toda tuya.... mmmmm sigue así mi amorrrrr.... AaAaAaAaAaAa.... ay ay ay ay ay ay, undemela, hasta el fondo que estoy lista, vamos que me encanta.... mmmm uf aaah ooihh que ricooooo… -gemia en mi oído.

Le mandé ya casi todo el pene adentro y ella me empezó a arañar la espalda, como una gata en celo.

Seguía y ella me arañaba la espalda, pero sin dejar de penetrarla, me senté al borde de la cama, y la senté de espaldas mirando hacia delante, la abracé, y sujete su cintura para menearla y bombearla, con mi silla eléctrica.

-Ahhh, dame un respiro, me duele muchísimo, sueltame. -decia mientras la elevaba y hacia caer fuertemente, para que se introdujera por completo mi pene en su vaginita.

-ALTo me arde, siento que me partes la vagina -esperate por favor. -decia tratando de escapar de la silla eléctrica -uuuhhmmmm ooihh, ayy me duele paraaaaa.... ¡YAAAAAAA!!!!, ¡ME HAS ROTO MI VAGINITA!

-No te preocupes que eso es por tu virginidad, solo sigue así que me gusta tenerte asi. -le dije.

Ella me pedía que la soltara, no le hacía caso y la bombeaba sobando y estimulando sus tetas, le saque el pene y la puse de pie, de la mano la lleve hacia la mesa.

Ella apoyo sus manos en la mesa que media 1.00cm, y me dio la espalda para que le diera como una perrita, estaba con su culito a mi merced, pero me decidí por esa vaginita sangrando, me agache y se la lami, ella ya estaba lista, le conecte lentamente mi pene a la conchita, y continúe bombeando su vaginita.

-oohh que rico sigue así que no aguanto -decia ella.

Sus nalgas al golpear mis muslos me estimulaban más y más para reventarle esa conchita, seguia derramando su liquido viscoso, pero seguía apretando y ahorcando más mi pene, y ella me dominaba moviéndose comi una perra.

-Dime que quieres que te diga, para estimularte más. -gemia ella como una actriz porno.

-Dame por el ano, que quiero que me hagas feliz. -dije palmeando su nalga seguido como perra -repite lo que dice también el vídeo del celular.

-Dame por el anito papi, quiero sentir tu pene en mi culo, vamos que quiero tu leche. -decia repitiendo lo del vídeo porno del celular.

-Bueno, haré lo que digas princesa. -le dije sacando mi pene de su conchita toda viscosa. -como lo quieres en la cama o así.

-En la cama, dame duro así te diga lo contrario, quiero que me penetres por el ano hasta que no pueda más aguantar, quiero que me revientes el culo así grite. -habia dicho todo del vídeo, sin darse cuenta de sus deseos indirectos.

La eche como antes, sus piernas abiertas y está vez me le acerque de nuevo a su vaginita violentada y viscosa, pero memi y escupí demasiado su ano para no desgarrarme el pene y no hacerla sufrir aún más.

Puse mi pene encima de su anito todo escupido y cerrado (*).

-Estas a gura, porque no habrá marcha atrás. -le dije.

-Si amor, complacer y hazme llorar. -dijo esta vez ella sola sin repetir nada.

Introduje muy lento mi pene, pero no entraba, era muy pero muy apretado allí, la tomé con una mano de la cintura para asegurarla y con mi otra mano dirigía a mi pene en su anito pequeño.

Su anito era del tamaño de la punta de un lápiz con líneas pequeñas de rugosidad a su alrededor, pero esas líneas eran muy pequeñas que su ancho era del tamaño de un dedo pulgar.

Entonces se lo metí de un tiro, pero sólo ingresando la cabeza de mi pene.

-AAAAAAHHHHHYYYYY, !!!¡QUE HACES ENFERMO!!!!, mi anito, si por allí defecó, porque era asqueroso, sueltame por favor..... aaaahhhhhh -decia gimiendo y llorando sin poder sacar la cabeza de mi pene en su anito.

Ella me trataba de patearme y no lo lograba, yo escupia más y más ese ano seco, para así lubricarlo, ella lloraba como loca y soltaba flatulencias (pedos, gases del año) que excitaban más a mi pene ya lubricado por dentro, me ahorcaba ese círculo de su ano, ella pujaba con todas sus fuerzas para soltar pedos que empujaran mi pene, si darse cuenta que me excitaba más.

-Sacame tu pene, que no puedo más ay ay ay ay ay aya ya ya paraaaaa por favor, ya que tanto quieres te la chupo pero para por favor. -lloraba demasiado y no podía levantarse ni cerrar las piernas, porque yá estaba enchufada en mi.

Pujaba tanto que sentí un líquido muy caliente emanar de su anito y envolvia mi pene, era de color café y supuse que se había escapado un poco de excremento líquido de su culo por el dolor.

La levanté y la puse como perra al borde en la cama, metí mi pene a su ano y lo bombee tan fuerte que terminó de basear un lindo líquido café de su ano.

-Ayyyyyy que dolor, te odio, me he cagado por tu culpa, uf uf uf.-murmuraba llorando y bañada en sudor.

Saque mi pene y lo metí en su vaginita, empezando a bombear más duro allí, mi pene entró por completo y ella cayo rendida en la cama con el culo levantado, yo no paraba sentía que me basearía pero aguantaba hasta que ella de un salto se quería desconectar.

-Ooohh sii que rico haahhaa aaahhhh me vengo asi asi que rico lo haces ooohhhh no pare no pares mmmm mas mas... -AAAAAAHHHHYYYYYY UMMM PAPI OHHH OHHH-decia llegando a su segundo orgasmo y baseándose como una catarata.

Escuchaba como sonaba ese elixir al caer al suelo y ella retorciéndose, y me quería basear pero me retenía más, para así darle la leche en el momento preciso.

La puse de pie, pero arrodillándose ella por si sola, tomo mi pene y empezó a darle besos de niña y se lo metió dentro de la boquita, haciéndose garganta profunda, era exquisita e incomparable aquella boquita de Ángel, su lengua jugueteaba dentro, de atras a adelante como un profesional, como una niña chupa su chupete, aunque por su pequeña boquita, sentia mordiscos en el cuerpo de mi pene, excitandome y tomando con ambas manos a la cabeza de la princesa para moverla a mi gusto, como su anito ya destrozado.

-Uhmmm "glug glig glog" mua, que rica esta tu verga papi sigueme dominando que me gusta esa sensación de ahogamientos glug glig glog ummm um um um um um.-gemia la princesa al ser sometida por mis mano, con el taladro de mi pene.

-Uhmmm glug glig glog dame tu leche papi, vamos que la deseo, uhmm papi damela que estoy sedienta. -me insitaba.

-Toma cariño tragatelo todaaaa... -dije.

Esparcí mi leche en sus labios y tetitas, ella sudaba mucho, y me masturbaba el fierro, me sonreía y sacaba la lengua para afirmar que se la habia tragado toda.

-Quieres venir a mi casa, vivo en el campo y sola, quisieras venir y darme lecciones de vida, solos tu y yo...

Continuaría si votan por mi...

Comparte este relato

3774
Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios. Información. Si sigues navegando, entendemos que las aceptas. Aceptar