Infidelidad

Relato erótico

Engañada pero felizmente follada

Tiempo estimado de lectura del relato 8 Número de visitas del relato 17.079 Valoración media del relato 8,92 (72 Val.)

RESUMEN

Después de vivir una hermosa mentira pasamos al engaño y desilusión de las amenazas, hasta que terminamos teniendo el mejor sexo de nuestras vidas.

Hola, soy una señora de 45 años, gordita bajita de piel trigueña, no considero que pueda ser atractiva para muchos hombres, si creo que pueda gustarle a uno o dos señores de mi edad, pero nunca imagine que un joven pudiera planear un elaborado plan solo para ver mi desnudes y conocer más de mi intimidad.

Las cosas sucedieron más o menos así, Todo empezó hace aproximadamente un año, desde que me case me fui a vivir a la ciudad natal de mi marido y perdí contacto con todas mis amistades de la juventud, pasaron muchos años y yo estaba dedicada a mi familia, a mi esposo y a mis dos hijos, en una tarde mi hijo menor de 18 años me sugirió crear una cuenta en una famosa red social y de regalo de cumpleaños me obsequiaron un Smartphone, me da un poco de pena comentar que no sabía nada de redes sociales y menos de celulares inteligentes, todo eso fue nuevo para mí y como verán también fue un bumm algo que me gustó mucho, recupere contacto con muchas amistades de mi infancia de mi juventud y estaba muy feliz chateando con tantas amistades que habían quedado en el pasado.

Una tarde recibí una solicitud de amistad, era un hombre de muy buen ver, empezamos a chatear y me resulto muy agradable, me comento que era de la capital de mi país, San Salvador, divorciado, padre de dos niñas y empleado de gobierno, de 40 años y en general una persona muy agradable, chateábamos todas las tardes, desde la una de la tarde hasta eso de las 5 tarde, conversábamos sobre distintos temas, religión, política, deportes hasta de telenovelas y poco a poco le fui tomando un cariño muy especial a aquel agradable señor, en muchas ocasiones también fue mi pañuelo de lágrimas ya que fue a el quien le comente las infidelidades de  mi esposo y con quien me desahogaba contándoles mis problemas.

Y como una cosa lleva a la otra, cierta tarde me comento que el sería feliz con una mujer como yo a su lado, ese comentario me hizo cambiar toda mi opinión sobre esa persona, empezaron las palabras cariñosas las frases bonitas, los saludos con un poco más de afecto, en fin, empezamos a tratarnos como si fuéramos dos adolescentes enamorados. Hasta que surgió el tema del sexo. El me describió con lujo de detalles como me haría el amor si tuviéramos la oportunidad, a lo que me éxito de sobremanera y me dejo ansiosa por tener relaciones con este hombre que solo conocía por fotos.

Las tardes se volvieron excitantes y yo en verdad deseaba hacer el amor con este hombre que está por demás decirlo que me parecía sumamente atractivo, hasta que tocamos el tema de las fotografías, me propuso intercambiar algunas fotos intimas y paso cerca de un mes para que yo le mandara la primera fotografía intima, vale mencionar que fue la primera fotografía intima que me tomaba en toda mi vida. Recibí una infinidad de halagos de parte de este hombre caballeroso y pues obviamente me sentí confiada para seguir mandando más y más fotos, hasta el punto de tomarme las fotos con mi rostro al descubierto y en muchas modelando ropa interior muy sexi muy provocativa, después de unos meses yo ya le había mandado cerca de doscientas fotografías, ya no había nada oculto en mi para él, ya había visto todo lo que se podía ver.

Había transcurrido casi un año desde que empezamos esa historia, mi hijo menor de 18 años ya estudiaba en la Universidad, empezó sus estudios junto a unos vecinos, con el detalle que mi hijo viajaba desde el pueblo hasta san salvador todos los días y su mejor amigo se quedaba en un apartamento en san salvador que sus padres habían alquilado para él, a mi hijo le resultaba factible viajar ya que sus clases terminaban al medio día y podía regresar a casa y estudiar sus clases en la tarde.

Llego un momento en que por fin me di cuenta que estaba actuando muy mal, mandando fotos a un desconocido prácticamente, y decidí terminar esa relación, le comenté a mi amigo de redes sociales que no podía continuar con eso y que tenía que terminar esa relación, pero este hombre que había sido tan caballeroso hasta el momento no lo acepto y se enojó muchísimo, me insulto y vinieron las amenazas, pero también vino una confesión inesperada y todo cambio en ese momento.

Aquel hermoso caballero resulto ser un chiquillo, uno de los mejores amigos de mi hijo, fue este mismo chiquillo quien me confesó haber robado las fotos de un caballero argentino que había venido a San Salvador a dar una ponencia sobre estructuras de Concreto Armado y se había hecho amigo de muchos estudiantes salvadoreños, y las fotos que tenía en lugares famosos de la ciudad capital, eran fotos que este Argentino se había tomado en su estadía en el país, y yo caí engañada como boba ante tal mentira. Me enfurecí mucho con este niño de 19 añitos, pero ante tal situación este niño tenía cierto poder sobre mí, tenía el poder de destruir mi matrimonio y mi reputación, ya que tenía al menos doscientas fotografías intimas mías.

Y ante esta situación no se hizo esperar la propuesta de este niñito de 19 años, la petición de tener sexo con él, a cambio de no mostrar y destruir para siempre todas las fotografías que yo le había mandado. Accedí a tener una cita con este chico y por extraño que parezca el día de la cita me sentía confundida y nerviosa, sabía que era un chiquillo a quien iba a ir a ver, pero estaba la inquietud de disfrutar aquel sexo espectacular que muchas veces me describió durante nuestras tardes chateando.

El día llego y nos vimos para almorzar en un bonito restaurante en San Salvador, por extraño que parezca este chiquillo se comportó como todo un caballero, me tomaba la mano y en verdad que disfrute la compañía y los temas de conversación, por un momento olvide que estaba en aquel lugar obligada y empecé a mas que disfrutar esa compañía y el ambiente romántico de aquel bonito restaurante.

Salimos en su carro nos dirigimos a un centro comercial y fuimos a ver una película, al cine. Ya en lo oscuro del cine en verdad que deseaba que me besara, así como me lo había descrito en el chat, y en verdad así fue, en cierto momento coloco su mano sobre mi mejilla y me beso tiernamente, sus labios succionaban mis labios, me daba pequeñas mordiditas y su lengua entraba en mi boca y jugaba con mi lengua, cerré mis ojos y disfrute aquel beso tan largo tan profundo y tan excitante que llegue a sentirme como de 20 años recordando mi juventud y los besos de antaño.

El coloco sus manos sobre mi mano y la dirigió hacia su pantalón específicamente hacia su pene y para mi sorpresa ya se lo había sacado así que sin más coloque mi mano sobre su pene y me dirigía con sus manos haciendo que yo subiera y bajara su prepucio, me excite mucho y podía sentir como se humedecía mi parte más íntima, estuvimos así casi toda la película ni recuerdo la trama de esta, el me acariciaba mi rostro, sus manos recorrían mis pechos mis piernas y se detenían para acariciar sobre la ropa mi vulva.

Pasado un tiempo me propuso irnos de ese lugar y dirigirnos hacia un motel y yo le dije que sí, que a eso había ido y nos fuimos del cine.

Llegamos al motel y continuamos con los besos, mientras me desnudaba y yo lo desnudaba a él, recuerdo haberme colocado de rodillas frente a él, tomar su pene con mis manos y dirigirlo sin pensarlo hacia mi boca, meterlo todo en mi boca y pasar mi lengua desde su base hasta la punta, lamer sus bolas y meterlas en mi boca mientras apretaba y masajeaba sus nalgas, en un momento lo empujé hacia la cama y me subí sobre él, para besarlo en la boca el cuello y su pecho. Para este momento yo ya no tenía mi sostén y cuando me subí sobre el sentí como su boca estaba chupando mis pezones lo que me calentó muchísimo más. Sujete su pene y baje su piel quería sentir su cabecita totalmente peladita entrando en mi vagina y lo dirija hacia la entrada de mi vagina que en ese momento ya estaba que escurría líquidos de tan excitada que estaba, me deje caer sobre aquel pene duro y cabezón y sin más preámbulos empecé a saltar sobre esa rico pene hasta que en menos de 3 minutos tuve mi primer orgasmo, moje mucho su vientre con los líquidos emanados por mi vagina y aun así no podía parar de moverme y penetrarme con su miembro duro y venoso dentro de mí.

Cambiamos de posición me puse en cuatro en la cama y dejando todo mi trasero frente a él para recibir la primera embestida de su pene, sentía como su miembro llegaba tan profundo en mí cuerpo y sus manos me sujetaban por la cintura sin poder escapar ni moverme para suavizar la fuerza de sus embestidas. Era increíble pensar que estaba en esa situación por una amenaza, pero como lo estaba disfrutando. Su pene entraba en mí y sus dedos acariciaban mi ano y hasta pude sentir sus dedos hurgando el interior de mi culito era algo delirante un placer extremo y una excitación nunca antes sentida, En unos minutos de recibir tan rico pene pude sentir como su pene se empezó a hinchar más y hasta sentí que llegaba más adentro y de repente un líquido caliente y espeso llenaba mi interior hasta derramarse en mis piernas en esos segundos de intenso placer solo pude escuchar la expresión “mi amor te amo desde hace mucho tiempo” y a regañadientes y con vos temblorosa le conteste “no me dejes nunca”. Su semen se había derramado en el interior de mi cuerpo y me sentía feliz por ello.

Aquel chico que me había engañado y luego amenazado me había brindado la experiencia sexual más gratificante de mi vida, y en un momento estábamos acostados en la cama besándonos como novios como dos enamorados y prometiéndonos que esa sería la primera de muchas experiencias más en la intimidad de una habitación de hotel.

Comparte este relato

2023
Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios. Información. Si sigues navegando, entendemos que las aceptas. Aceptar