Fantasías Eróticas - Microrelatos

Papá me porté mal

Tiempo estimado de lectura del relato 5 Número de visitas del relato 21.047 Valoración media del relato 9,07 (15 Val.)

RESUMEN

Chica se porta mal y su padre la tiene que castigar.

-Has sido una chica mala.

Sus ojos brillan y miran a los tuyos mientras él se sienta en el borde de la cama, su voz profunda y sus palabras frías, te hacen temblar en el momento en que asientes con la cabeza, incapaz de chillar sonar.

-¿Y sabes lo que les pasa a las chicas malas, ¿verdad?

Sus ojos permanecen fijos en los tuyos, su esmalte penetrando en tu alma, cada segundo sintiéndose como una vida entera.

Tu voz chilla suavemente.-¡Hable! -Él ladra en haciéndole saltar en el acto, su corazón latiendo rápidamente como su corazón se aprieta.

-Y… Sí, señor... -ella contesta.

Hablas más alto mientras tratas de mantener los ojos clavados en los de él, sabiendo que estarás en peores problemas si miras a otro lado.

-Bueno, quítate las bragas.

Ordena mientras te observa, disfrutando de la tensión en tu cuerpo, amando como has dejado toda la conducta irritante y malcriada desde que él puso su voz seria, tomando el control de ti.

Tus mejillas se enrojecen a medida que lentamente baja la mano y desliza las manos debajo de la falda y desliza lentamente las bragas, esperando que tu papá no haya notado tu excitación que se escapa de ti.

Estás parado frente a él, esperando, mirando a tu papá cuyos ojos se quedan en los tuyos mientras una sonrisa se arrastra sobre su cara.

-Venga -ordena mientras le da palmaditas en el regazo, diciéndole que se suba por encima de sus piernas. Se congela por un momento antes de tragar y caminar hacia él, luego inclinarse, subir lentamente sobre su regazo, colocando su estómago en sus rodillas y levantando su culo ligeramente, sabiendo lo que debe hacer.

-Ahora esa es la buena niña que conozco, no la que estaba lanzando berrinches todo el día. -Tu papá habla suavemente mientras él se acerca y te acaricia el culo mientras empuja tu falda hacia arriba, exponiendo tu trasero y tu coño al aire frío, lo que te hace temblar un poco mientras muerde su labio inferior. Pero sé por qué lo hacías, querías mi atención.

-Quieres que juegue contigo y te toque. ¿No es así? -Tu papá gruñe suavemente mientras su mano corre hacia abajo sobre tu mejilla y luego te agarra firmemente, haciéndote lloriquear mientras asientes con la cabeza.

-No papá, no quise ser así... –“respondes en voz baja, mintiéndole. Jadea en voz alta mientras su mano se aleja de su culo luego vuelve a caer duro y rápido sobre su mejilla izquierda, azotándote con fuerza, el sonido de su mano en tu piel resuena en el aire. "

-Sabes que odio mentir.-Él ladra mientras agarra y tira de su mejilla picada- Y sabes lo que pasa si mientes. -Su mano se aleja y luego baja una y otra vez, golpeando tu culito. Azota tus mejillas una a la vez, empezando por la izquierda y alternando entre tus mejillas con cada golpe. Jadea y gimotea fuertemente mientras se aferra en las piernas de su papá, tirando de sus pantalones como las picaduras de cada azote se apresura a lo largo de su cuerpo.

-¿Qué es esto? -Tu papá le pregunta con una sonrisa mientras su mano se desliza entre tus piernas y corre sobre tu coño empapado, haciendo que tus ojos se ensanchen mientras sueltas un suave gemido.

-¿Mi niña se mojó de ser azotado? Qué niña pequeña sucia.

Mientras su mano continúa acariciando tu coño rosado e hinchado. -No papá, yo no soy Ah! -Trata de negarlo, pero grito con placer como su papá utiliza su otra mano para azotarla como él acaricia sus labios, sintiendo palpitaciones que está envolviendo su culo.

-No puedes mentirte, nena, tu cuerpo es mío y sé todo lo que te hace débil y deseoso. -Tu papá gruñe mientras empieza a frotarte el coño más áspero, haciéndote lloriquear y jadear en voz alta. "Tu niña sucia, puedo oír esos gemidos." Tu papá gruñe otra vez, su voz profunda como él continúa jugando con tu coño mientras su otra mano te da una palmada en el culo, haciendo que tu cuerpo se sacuda y se mueva contra sus manos mientras estás húmeda Por el cada segundo.

Su coño late tan loco como su orgasmo hierve dentro de su núcleo, casi listo para explotar. -¿Oh? ¿Es mi niña sucia va? -Puedo sentirte niña, papá puede sentir que estás a punto de perderlo. Su voz resuena en tu cabeza mientras pierdes el control y tu orgasmo fluye a través de ti, haciendo que tu cuerpo tiemble y sacude violentamente tus piernas, tu papá mientras su mano sigue frotándose arriba y abajo a lo largo de tu coño. Una sonrisa maligna crece en los labios de su papá mientras él continúa moviendo su mano mucho después de que su orgasmo haya sido empujado sobre el borde, dejándolo gimiendo en voz alta mientras su cuerpo se sacude hacia adelante, tratando de alejarse de su toque.

-Oh, nena, no vas a ir a ninguna parte. -Tu papá se ríe mientras pone su otro brazo alrededor de ti y te sostiene a las piernas mientras juega con tu coño más sensible, goteando por su mano ya lo largo de sus piernas, agrupando en el piso.

- ¡papá! ¡Yo... soy demasiado sensible! -gritas entre sus gemidos mientras tira de su pierna, su cuerpo entero siente su mano mientras le tortura.

-Bueno, tal vez aprenderás a no ser tan malo cuando estoy ocupado. -Tu papá se ríe maliciosamente mientras juega contigo, sus dedos corriendo arriba y abajo a lo largo de tu coño húmedo empapado, su mano cubierta con tus jugos. Su cuerpo se menea mientras se jadea fuerte, su cuerpo entero temblando.

Comparte este relato

Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios. Información. Si sigues navegando, entendemos que las aceptas. Aceptar