La maestra Cano (2)

Tiempo estimado de lectura del relato 3 Número de visitas del relato 12.896 Valoración media del relato 9,33 (21 Val.)
La maestra Cano (2)

RESUMEN

Al fin, después de tanto tiempo pude acostarme con ella y sentir toda la lujuria mientras hacíamos el amor

Como les decía, después de las asesorías seguí con las clases normales, todo iba bien ya que esta vez no reprobé ninguna materia, excepto Física, si la misma materia que me da la profe Erika Cano. Lo habrá hecho a propósito o realmente no sabía nada y fue a causa mía por la que reprobé, pero no me importaba, tenía que hacer algo para pasar su materia... lo que sea...

La maestra me dijo que necesitaba asesorías, me propuso dos veces a la semana saliendo de la escuela, pero yo tenía una idea mejor. Le dije que necesitaba "asesorías particulares" fuera de la escuela. Ella dijo que no había lugar para las asesorías, a menos que esté dispuesto a tomarlas en su casa, y pues claro yo acepte.

Debido a que su casa estaba lejos y no tenía tiempo, tuve que ir un fin de semana. Una vez que llegue todo fue normal, me empecé a desesperar y le dije:

- además de los extras, ¿no hay otra forma de pasar la materia?

- jajajaja no te iras a extras, la pasaras, solo sigue estudiando.

-mmmm... no sé, está muy complicado. Además de que la maestra que tengo es tan hermosa que me distrae demasiado.

-aayy... gracias, me halagas- dijo sonrojada

Habíamos estado estudiando por más de 30 minutos y era obvio que los dos sabíamos que no había venido para eso. Así que me acerque más a ella y me agarro la pierna mientras iba subiendo su mano lentamente. Mi pene no pudo soportar y en unos pocos segundos ya tenía una erección.

- ¿sabes algo? - dijo ella

-¿qué cosa?

-si hay otra forma de pasar la materia, pero no cualquiera puede y no cualquiera se la ha ganado. Y no es tan fácil como parece.

- quiero descubrir cuál es, enséñeme.

Sacó mi pene del pantalón y se lo metió a la boca, empezándolo a lamer, se sentía tan rico, nunca había experimentado un oral así. Mientras pensaba que como el sexo podría ser difícil, según yo era fácil, nunca me costó trabajo alguno; pero Erika me mostraría lo contrario. Mientras me la mamaba me quite el resto de la ropa, dejándome solo en ropa interior; la bese en el cuello y en otras partes. Después me jalo de la mano y nos fuimos hasta su habitación, se acostó en la cama y yo encima de ella y la empecé a desnudar y ella a mí. Luego ella se puso encima de mí, era demasiada buena en la cama, sí que era un verdadero trabajo no venirme tan rápido mientras ella brincaba encima de mí, hacia los lados, arriba y abajo. Yo solo podía pensar que al fin logre acostarme con ella, y todo el placer y la lujuria que teníamos al hacer el amor. No podíamos decir nada, ella solo gritaba y gemía.

- AAHHH! SI...! SI!!! No... Eres nada malo... aahh en esto. NO PARES!

- OOHH SI, lo hace... tan bien.

La sensación de la penetración con su vagina era única, nunca había sentido algo así. Mientras le agarraba los senos ella gemía más y más fuerte, hasta que mi celular empezó a sonar, no le tome mucha importancia así que seguí hasta acabar encima de ella, llevaba condón, pero aun así, por si acaso. Nos quedamos un rato acostados cuando en eso alguien llama a la puerta, habían llegado por mí y aun seguíamos desnudos...

Continuara...

Comparte este relato

Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios. Información. Si sigues navegando, entendemos que las aceptas. Aceptar