Mi primer hombre, Emir (3/3)

Tiempo estimado de lectura del relato 14 Número de visitas del relato 5.533 Valoración media del relato 9,72 (18 Val.)
Mi primer hombre, Emir (3/3)

RESUMEN

Ya se termina el viaje y las cosas están por ponerse mejor. Sus 85 kilos de masculinidad estaban detrás de mí y otro tanto me cortaba la circulación de las piernas y los brazos.

DÍA 3

Amanecí más adolorida que el día anterior, me ardían la vagina por dentro, el culo, los pezones, el vientre lo tenía inflamado, pero estaba tranquila, feliz, llena, me sentía plena, me sentía mujer.

Ahora estábamos de cucharita su pene estaba entre mis nalgas, su pecho en mi espalda, su respiración en mi cabello, estaba por todos lados, me cubría por completo, un brazo tras mi brazo y el otro sobre mí, pesaba, su mano agarrando mi pecho y una pierna sobre las mías pesaba como un tronco.

Sus 85 kilos de masculinidad estaban detrás de mí y otro tanto me cortaba la circulación de las piernas y los brazos.

Me logre zafar como pude para ir corriendo al baño, lavarme los dientes y hacer lo necesario.

Medusa regresa de nuevo! Mi cabello es un desmadre, un auténtico nido de pájaros, el semen me escurre por las piernas, necesito un baño, YA!

Abro la ducha una lluvia de agua hirviendo cae al fin por todo mi cuerpo adolorido, este hombre o me mata de placer o de dolor. Todo me duele, los brazos, las piernas, el abdomen, y ya saben que más.

Me baño con toda tranquilidad y me recargo en la pared para dejar que el agua caiga por mi cabeza y resbale hasta mis pies, y se abre la puerta de nuevo, el novio de medusa ha llegado! También con su nido de pájaros en la cabeza y no puedo aguantar y me ataco de la risa.

- Wow estás riendo!, a que debo el honor ?

-Mira tu cabello, está igual que el mío cuando me levanté esta mañana

-esto es un nido de pájaros

Reímos juntos, me debe leer la mente o algo así.

Nos bañamos juntos, bueno me bañó de nuevo, y yo a él, pasando el Jabón por todos sus músculos, ese abdomen de revista y ese trasero de infarto que tiene, y la cercanía aún con la diferencia de estaturas hace que nos besemos, es nuestro último día y hay que desquitarlo!

Nos besamos hasta que me carga por los muslos y me pega a la pared, el agua resbala por todos lados, me besa furiosamente y yo le devuelvo la desesperación, lo quiero, lo necesito dentro de mí, y la Golfa que llevo dentro se lo dice, -ya amor hazlo! Y me penetra de una sola estocada, hasta el fondo y gemimos de placer al mismo tiempo que llega hasta el límite, es rápido, implacable y la falta de excitación y juego previo hace que me duela muchísimo pero se siente delicioso ese dolor, me abre por completo, me llena, me embiste de un solo golpe y toca el fondo de mi cuerpo sin piedad, es mío, duele horrible, es delicioso y es mío.

Llegamos al clímax juntos de nuevo, no sé si todo mundo llegue al mismo tiempo pero me vale un rábano, mientras nosotros lo logremos es estupendo, me encanta sentir como explota su semen dentro de mí, arde de una forma exquisita.

Nos bañamos de nuevo y nos arreglamos para irnos a desayunar.

Él se ve hermoso con su camisa blanca de manga corta y sus shorts, me encanta, creo que estoy más enamorada hoy que hace 2 días, su reloj es enorme igual que todo en él, tiene muy buen gusto por los relojes le encantan, creo que voy a gastarme una gran cantidad de dinero en las navidades y cumpleaños en su regalo.

Vamos de compras, me pide que escoja todo lo que yo quiera pero no me agrada la idea de llevarme todo, escojo solo 3 cosas y salimos, es muy espléndido pero no quiero que crea que abuso de su generosidad prefiero que él vaya y me compre algo que sabe que me va a gustar, nos conocemos desde hace mucho tiempo así que no le constará trabajo.

Comimos delicioso después de asolearnos al fin, casi no salimos de la habitación más que para comer, el problema es que nos quedamos dormidos en las tumbonas y ahora estamos con la piel roja como camarón. Compramos un aloe vera en la tienda del hotel con lidocaína por aquello que no aguantamos ni la playera, unos sprays de agua para las quemaduras y nos subimos a la recámara, que asoleada tan espantosa, pero por lo menos va a parecer que si venimos a la playa, andábamos muy blancos se iba a notar que no salimos de la habitación.

Mañana sale nuestro vuelo tempranito y así de adoloridos yo creo que hoy se suspenden las actividades de contacto.

Al llegar nos quitamos la ropa con todo el trabajo del mundo, nos arde la piel algo estúpido, voy por toallas y hielos para evitar las ampollas en la piel, y mientras le pongo toallas empapadas en agua helada en la espalda él me pone el aloe con la lidocaína, arde a muerte!

Después de unas horas de parecer momias lo rojo se vuelve café y deja de arder, ahora si vamos a ponernos el aloe y huirle al sol.

Le puse aloe en todo el cuerpo boca abajo y luego boca arriba, al llegar al pene me pregunto arderá en el pene el gel? Me arriesgo y parece que no, le acaricio hipnotizada el pene una y otra vez, que piel tan suave y que duro se pone mientras lo tomo con mi mano, el soldado está listo, pero decido torturarlo más y pongo más gel y decido sobarlo, voy a masturbarlo y comienzo de arriba a abajo haciendo algo de presión, y se me ocurre la guarrada de metérmelo en la boca, a que sabrá? Le gustara? Oh si le gusta, y sabe bien, dulce, saladito, es erótico la verdad, me gusta!

Y continuó, no contaba con que la lidocaína ardía un poco pero le adormecía la sensación es en el pene hasta que ya sea por la saliva o por qué simplemente pasó el efecto empieza a gemir cañón, la respiración se acelera y con un brazo me toma de la pierna y ahora mi sexo está en su cara y el mío en el suyo, wow que bien de siente hacerle y que él me haga al mismo tiempo, le soplo y me lo como como una paleta, es delicioso, excitante y muy grande, aunque no le diré nada no se vaya a sentir especial o que es el más grande que he visto por qué empezará con las preguntas que yo no quiero responder, si he visto 2 más en vivo pero no me animé a tener relaciones, salí huyendo yo creo que por eso Emir me llevó a Cancún para que no saliera corriendo, pero ninguno de los que vi se parece a este, wow y está adherido a un hombre guapísimo, premio doble!

Mientras me lame, mete los dedos en la vagina uy que ardor, tenía lidocaína en los dedos, en un momento se pasa y no siento nada de nada, el dolor se fue.

Él logra llegar al clímax, avisándome para que me retire a tiempo y lo limpia con una toalla de sus manos.

Me recuesta boca abajo en la cama por qué tengo toda la espalda quemada, y me unta el aloe y la lidocaína por toda la espalda y como aceite de masaje me lo unta por el trasero, en medio de las nalgas y en la vagina y sus alrededores, poniendo de nuevo unas toallas bajo mi vientre para dejar mi trasero al aire, listo para sus perversiones, saca su aceite y me lo unta solo en las pompas y pasa su pene por en medio de estás una y otra vez, excitándome a mil, toma más lidocaína y la unta en sus dedos, los pasa por mi culo y mete los dedos en mi vagina, arde, aunque hago una mueca me dice que el dolor que tenía se pasara y si después del ardor ya no hay señal de dolor o irritación alguna, alivio por un rato, lo mismo en el culo, mete un dedo una u otra vez, en esta ocasión siento delicioso y sin dolor, pone aceite en sus dedos y repite el dos en la vagina uno en el año, una y otra vez, saca el vibrador y lo pone en el clítoris haciendo que tenga 2 orgasmos deliciosos con todos mis agujeros llenos por sus dedos.

Se levanta y de la maleta saca un pene de silicón, este hombre que tanto trae ahí?

La maleta de la tortura ha llegado a mi vida, lo unta de lidocaína y aceite y lo empieza a meter por mi vagina, tiene un tamaño mucho más pequeño que el de él, este no duele ni me parte a la mitad, debimos empezar con este el primer día, lo enciende y vibra, wow! Algo dentro de mi vagina está vibrando y se siente genial, mientras con el otro hace que mi clítoris no tenga tregua, uno vibra por dentro y el otro por fuera hasta que exploto de nuevo, esto me gusta y supongo que a él también

- me encanta verte explotar nena

Oh sí que lo logró de nuevo, saca el pene de silicón, y solo deja el vibrador en el clítoris, Dios cuando va a parar? Me voy a volver loca de placer, la cabeza me da vueltas y quiero más, no quiero que pare, sea lo que sea que piense hacerme si se va a sentir así, yo estoy dispuesta a todo!

Sigue torturando mi clítoris con el vibrador y mete el dedo índice en mi culo, tiene dedos grandes, una y otra vez muy gentilmente, no se siente dolor, al contrario la lidocaína debe estar ayudando para que solo sienta placer, y dicho y hecho, se pone más lindo en los dedos y luego vuelve a meter en el ano, esta vez el dedo de en medio, después el anular y luego lo cambia por el meñique, se siente delicioso, intenta meter el anular junto con el meñique pero no se puede aunque no me duele ni nada, así que saca ese dedo y regresa al anular y sigue estimulándome el culo, en círculos, de arriba abajo, de un lado al otro y así hasta que logra meter dos dedos, se siente una presión, cómo tratar de meterse el puño en la boca, mi agujerito debe estar estirado al máximo, deja los dedos adentro y después los comienza a mover, oh se siente genial, y continúa por un buen rato, de su maleta de la tortura saca una especie de chupón transparente, es pequeño, saca sus dedos de mi culo, al fin se dio por vencido, y le unta lubricante al chupón y lo mete en mi vagina, se siente bien, lo saca y lo empieza a meter en mi culo, maldita sea este hombre no se da por vencido!

Poco a poco hasta que logra meterlo, no es tan pequeño, ahí metido siento como que algo me abre las entrañas y me pone el vibrador en el clítoris de nuevo, ese es ya mi favorito me hace ir de 0-100 en segundos, el chupón ha dejado de molestarme aunque hace presión todavía.

Mete los dedos en la vagina y se siente delicioso, mejor que las veces anteriores, puede sentir el tapón desde la vagina, hace que la vagina se haga más pequeña y que sus dedos me duelan otra vez como el infierno, pero que dolor tan rico, entre los dedos, el tapón, y el vibrador ya tengo mi boleto al cielo y llego,

La estimulación sigue y ahora saca otro tapón de la maleta, este es un poco más grande que el que tengo puesto, saca con cuidado el que tengo y después de ponerle lubricante me empieza a empujar el nuevo es de metal, es frío debe ser acero inoxidable, y con trabajo pero lo logra meter la estimulación siguen por un rato hasta que ya no siento dolor, me pone de pie y me pide que abra las piernas, saca de la maleta una bolas, yo tengo unas iguales solo que estás tienen picos como la funda que se puso el día anterior en el pene, son 2 bolitas de silicón y después de ponerles lubricante me las mete una y después la otra hasta el fondo oh que rico se siente. Me pone un vestido encima y él se viste, que? Voy a salir así, con acero inoxidable en mi trasero y dos bolas en mi vagina? Pues sí, vamos a dar una vuelta por la playa y de regreso a la habitación mientras todo el tiempo me tortura besándome el cuello, soplándome en la nuca o besándome los hombros mientras vamos tomados de la mano, en el elevador de nuevo se va sobre de mí, ahí está de nuevo el Emir con el que salí después de la cita 5 el que no le deja aire para respirar, el que no controla sus hormonas. Me amasa los pechos antes de bajar el elevador y me dice.

-todavía no nena, en cuanto lleguemos a la habitación te quito todo y nos corremos juntos, espérame.

Y como buena chica y para que mis jugos no se me corran por las piernas antes de salir del elevador me aguanto como puedo.

-dolor?

-no

- que sientes?

-que me vuelvo loca, que ya estoy loca

Llegando a la habitación me estrella contra la pared y me besa acosadoramente me saca el vestido él se desviste torpe pero rápidamente y me muerde los pezones, no puedo evitar soltar un grito de placer, mi respiración ya no puede más y verlo desnudo, listo para penetrarme, me excita un más.

Me lleva a la cama, se sienta en ella y comienza a jalar las bolas despacio, los picos suaves que tienen las bolas me hacen gritar de placer, estoy empapada, lista para que

Entre y me sienta sobre el despacio empieza a penetrarme, es como la primera vez, no entra así que saca su pene de silicón le pone lubricante y lo mete en mi vagina, oh que liberación, es delicioso y enfermo a la vez, lo mueve lento aunque pido a gritos que más rápido y más fuerte, lo saca y va a la maleta por un tercer tapón este es grande del ancho de su pene, me quiere dejar inservible o qué?

Le pone lido y lubricante y saca el que tengo que por un momento fue un alivio y ahora intenta meter el nuevo, es frío y muy grande pero logra entrar con trabajo pero con menos dolor, es solo la presión, por dentro siento que se me abre el recto es como en la vagina siento que se abre espacio entre las paredes del recto, lo deja ahí y sigue con el vibrador, es una tortura yo quiero ya llegar al orgasmo sin tener el culo de golfa.

Después de un rato se pone lubricante en el pene y le pone al pene de silicón, empieza a sacar el tapón de mi culo, al fin siento paz, y así en posición de 4 puntos comienza a meter su pene por mi culo, que cosa tan grande es que no es normal, para por un momento, la cabeza ha entrado a presión pero lo demás no va a entrar, va haciendo más presión mientras me estimula con el vibrador el clítoris y poco a poco va metiendo su gordo pene por mi culo, no me molesta lo largo de este lado solo que lo ancho y lo largo siento que me llega al estómago, me va a salir por la boca que sensación, es mucha presión, no duele tanto pero es presión, ya que lo tiene todo dentro espera un momento y se empieza a mover lentamente, lo va sacando poco a poco y se siente bien, y lo hace de nuevo entra lentamente, espera y de nuevo hasta que dejo de sentir dolor y siento bien, se siente rico, diferente y muy bien, me está gustando, no choca con nada al meterlo por completo y empieza a moverse, delicioso y comienzo a gemir y el también, hasta que llegamos al orgasmo este es intenso y muy diferente.

No es igual de placentero cuando descarga su semen pero la sensación del movimiento es estupenda, pero no ha perdido mucha erección así que no creo que lo vaya a sacar, no deja de moverse y poco a poco va retomando su tamaño dentro de mí, es delicioso ahora toma el otro pene de plástico y lo empieza a meter por mi vagina, oh cielos! Que cosa, me parte en dos, entra con trabajo pero logra meterlo, me siento repleta, totalmente llena, no hay espacio para nada, lo sostiene con la mano y comienza a moverse, esto es el cielo, lo más delicioso que he probado en mi vida, de todo lo que hemos hecho, esto es por mucho un placer increíble, esta vez eyaculo a chorros es como si me orinara, es delicioso y él se descarga dentro de mí, sale de mi cuerpo y saca el pene de silicona de mi vagina y al fin la presión cesa, soy libre.

Caemos rendidos en sueño profundo, me escurre todo su material genético pero me vale, me siento feliz.

Marinna

Comparte este relato

612
Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios. Información. Si sigues navegando, entendemos que las aceptas. Aceptar