Divirtiéndome con los amigos de mi esposo (Seis)

Tiempo estimado de lectura del relato 30 Número de visitas del relato 5.348 Valoración media del relato 8,89 (9 Val.)
Divirtiéndome con los amigos de mi esposo (Seis)

RESUMEN

Nos sentamos y besándome con Severiano le acariciaba la verga por encima del pantalón, mientras que a Ramón que se sentó a mi lado, le agarré su mano izquierda y se la coloqué en mi pierna metiéndola por debajo de la falda mientras se besaban con Aleida.

Para el día de hoy les voy a endulzar el cerebro con uno de los episodios de mi vida en la que nos abrimos más con mi esposo todo comenzó ya hace muchos años y fue algo muy casual no lo tenía previsto y además excitante para mí, fue el día en que mi esposo piso tierra viéndome como disfrutaba yo de sexo en sus más bajos instintos, era jueves, llegue a la casa después de haber trabajado todo el día y que me toco andar en el carro casi todo el día visitando a unos clientes y en dos juzgados. David mi esposo había llegado y me estaba preparando algo de comer.

Nos sentamos a la mesa y le conté lo agitado que estuvo el día. A diferencia de él que como están licitando para una obra no realizo mayor trabajo que el de ir a la oficina y pasar el rato a la espera del proyecto. Y me conto que habían llegado dos ingenieros del Brasil que la compañía envió para hacer auditoria y como al otro día era viernes querían ir a conocer sitios de rumba y mujeres con quien divertirse.

– Pues te cuento que los ingenieros quieren ir a divertirse, conocer mujeres y sitios de rumba y yo pensé en ti, si quieres ir la podríamos pasar bien rico estoy seguro que te van a gustar.

Yo me quede mirándolo y pensando (ay que habré hecho yo para tener tanta suerte y dar con un marido tan divino y complaciente).

–¿Cómo así no entiendo que me estás diciendo?

–Que mañana en la noche vamos a salir con los ingenieros a buscar diversión y si tú quieres vas porque ellos quieren conocer mujeres para llevárselas a la cama, pues yo pensé en ti, ¿no sé si quieras estar con ellos?

–¡Ha! ¿Tú quieres que yo me vaya con tus amigos a la cama?

Se quedó pensativo y se le notaba algo ansioso esperando que le pudiera yo decir, se levantó del butaco y recogió la loza llevándola al lavaplatos. Me miro a los ojos y me contesto.

–Si me gustaría que lo hicieras.

Yo me quede quieta sorprendida sin pronunciar palabra por unos segundos.

–Guau ¿en verdad quieres que yo lo haga?

–Mami si no quieres no hay problema me busco otras viejas para presentárselas a los ingenieros y ya. ¿Qué dices Ha?

–Pues la verdad no me esperaba esto, estoy sorprendida y no sé si pueda ir porque mañana tengo que ir a los juzgados de Paloquemao y no sé a qué horas salga.

Lo que no le había contado era que yo ya tenía plan para el viernes me iba a ver con un amigo que me invito a su apartamento.

–¿Y qué tal están tus amigos? –Le pregunte.

–Son dos morenos uno es bien alto mide casi 2 metros fue basquetbolista cuando joven, no es feo tiene buena presencia, el otro es igual de alto a mi 1.78 tiene rasgo de blanco y es más clarito. Yo sé que te van a gustar.

–Bueno está bien acepto ¿y a dónde vamos?

–Podemos ir a donde tú amigo Hugo en cuadra picha y alquilamos un reservado.

–sí y que quien más va a ir.

–Pues no sé a quién más decirle podemos ver algún servicio de acompañantes.

–No espera y le digo a Aleida.

– ¿Tu hermana?

 – si, si espera y la llamo.

– huy como así tu quieres que tu hermana venga, ¿porque estamos buscando es para que tengan relaciones sexuales con los ingenieros?

– si espera no te preocupes que ella encantada.

Mi esposo se me queda mirando esperando que hable con Aleida.

– Halo princesa ¿cómo vas? Aja que bien y tu esposo que dijo… Jajaja no fregües no se dio cuenta que huevon pero bien muñeca te diviertas con tus amigos… Aja delicioso estuvo entonces… Me alegra preciosa, mamita figúrate que te tengo más diversión para mañana… Si ¿puedes es en la tarde? Es que David quiere que atendamos dos ingenieros brasileros… Si mi David imagínate eso, me invita a que me acueste con otro hombre mejor dicho… no yo encantada mamita feliz... Ya tenía plan para mañana iba a quedarme donde un amigo pero esto lo supera, mi esposo, mi amado esposo me ofrece con sus amigos, no del putas que verga. Ojala tu maridito fuera tan siquiera una milésima parte que el mío… entonces que dices. Listo te espero a las 6 y acá nos arreglamos nos ponemos bien sexys... Chao. Ha y salúdame al cornudo de tu maridito jejejeje pobre huevon… hay mamita quien le manda casarse con una puta… hay si bueno ya está bien, te espero mañana entonces y nos vamos de rumba mamita.

Mi esposo me mira asombrado.

– Mami eres terrible.

– Ahora quiero que pienses en lo que vamos a hacer no sé cómo vaya a terminar esto, si te guste o no pero piénsalo porque después no se vale el arrepentirse lo hecho, hecho estará, no hay reversa, así es que si tienes alguna duda es mejor que la expongas ya que de lo de hoy dependerá nuestro matrimonio vamos a cruzar una línea en la que tu desconoces se de lo celoso que tú eres y la verdad me tienes sorprendida todo me imagine menos que tú me estés ofreciendo como diversión con tus amigos.

Dándole un beso en la boca acompañado de un toque a su pantalón sintiéndole la verga en erección.

–Y si eso es lo que quieres mi amor yo te voy a complacer.

Volvimos a besarnos apasionadamente.

– Te amo demasiado muñeco hermoso y espero que tu también y no te me vayas a cabrear hoy.

–Listo papi ya tenemos compañía aunque me hubiera encantado ir a mi solita y disfrutar de tus dos amigos.

– Eres una loca corazón.

– Si soy una loca bien puta y tu un delicioso cornudo que le encanta saber cómo su mujercita disfruta de las caricias de otros hombres.

Nos besamos apasionadamente como desaforados tocándonos todo nuestro cuerpo, desnudándonos por completo me dedeo hasta hacerme venir soltando un largo chorro de líquidos al piso. Se sentó en la cama y me le arrodille a mamarle la verga que bien erecta la tenía lambiéndola y chupándomela por casi 15 minutos. Para luego acostarlo boca arriba y sentármele encima metiéndome su verga en mi cuquita cosa que disfrutamos por casi 20 minutos en que nos vinimos al tiempo contándole lo rico que la iba a pasar con sus dos amigos.

– Ha mami que rico estuvo eso.

– ¿te gusto cornudo de mierda?

– Si me encanto imaginarte.

–Ojala ese par tengan una verga bien grande me encantaría que me vieras mamársela porque a ambos se las pienso mamar.

– huf si mami me imagino como va a ser eso.

– Del putas papi y espero que los tipos estén bien buenos.

– Si por eso no te preocupes que tienen buena pinta. Oye y contame que quede con la duda porque trataste a tu hermana así.

–Jajajaja no si la muy puta estuvo toda la tarde con un amigo culeando en el apartamento y cuando se fue el amigo se asomó por la ventana para despedirse y en ese momento su maridito venia entrando. Casi los pilla en plena faena menos mal no los pillo sino hasta hay matrimonio.

– Jajajjaa huy se salvó por un pelito jjajajajaja.

Me levante a bañarme y luego nos acostamos quedando profundos y satisfechos. Al otro día me levante tempranísimo y con ansiedad baje y prepare café y arregle la cocina luego subí café para mi esposo lo desperté acostándomele encima y dándole besitos.

–Haber mi vida despierta papi hermoso que tenemos que irnos a trabajar.

Nos besamos por unos segundos y me levante dejándolo que tomara su café. Me bañe, me aliste, baje a la cocina y prepare desayuno. David bajo ya listo también. Le pedí el favor que me llevara para no llevar el carro, la mañana paso muy rápida tenía bastante trabajo y recibí una llamada de una prima que había llegado a Bogotá vino a matricularse a la universidad lo que me encanto oír, quería verme y como estaba cerquita de la oficina le dije que nos viéramos en el almuerzo paso por mí a la oficina y cuando íbamos saliendo mi jefa me aviso que la audiencia de la tarde se había cancelado por que el fiscal había tenido que salir a otra ciudad de urgencia. Eso quería decir que no tenía necesidad de regresar a la oficina más tarde. Aunque tampoco lo iba a informar ya después llamaría para avisar que no iba y así podríamos salir con Estefanía.

– Bueno primita como ves vamos a divertirnos en la tarde almorcemos primero y después vamos a donde un amigo a hacer cositas ricas.

– listo prima yo encantada.

Aproveche para ir a donde mi amado esposo a almorzar con el regularmente siempre almuerza en el mismo sitio, nos encanta la sazón salimos y al llegar él ya estaba almorzando con tres compañeros. A los que no conocía les toco cambia de mesa a una más grande para almorzar todos juntos. Alonso se sentó a mi lado izquierdo David al derecho al lado de David Estefanía y Danilo a su derecha.

– Hola mi vida no me llamaste que ibas a venir y salí en punto de la una porque tengo que terminar unos planos temprano.

– Ha no te preocupes yo tampoco sabía que iba a venir pero cancelaron la audiencia y no tengo que volver a la oficina entonces vine para almorzar contigo, pero igual espero termines tu trabajo temprano.

Me tuve que contener para no ir de pronto e ir a embarrarla porque me imagino que los ingenieros deben saber de la rumba de la noche.

Pedimos y a esa hora estaba el restaurante lleno y nos demoramos en almorzar David termino su almuerzo se estuvo un momento y tuvo que irse con Alonso. Danilo no terminaba de almorzar quedándose con nosotras ya que tampoco iba a ir a trabajar en la tarde. Y como el plan con mi prima era de diversión me hiso señas de preguntarle al ingeniero que iba al fin a hacer.

– Y tu Danilo que vas a hacer en la tarde.

– No pensaba ir a compra un vestido y unas camisa que no tengo ropa de paño.

– De Chopin te vas.

– Si también para calmar estos nervios que me tienen estresado.

– Jajaja y eso porque estas tan nervioso.

– No es que estamos tras de un proyecto y ya lo pasamos a aprobación.

– Ha ya y por eso estas así.

Le agarre la mano derecha con ambas manos y hablándole tiernamente se la coloque en mi pierna izquierda.

– Sabes te vamos a acompañar a comprar tu ropa y después si quieres podemos ir a mi casa y te hago un masaje que te va dejar como nuevo.

– Vaya señora Diana eso sería fantástico

– Hay no muñeco dime dianita pero por favor quítame el doña.

– Bueno entonces a donde vamos dianita.

– Listo ¿tienes carro?

–No.

– Cojamos un taxi.

Llegamos al almacén de un amigo que queda bajando por las américas en los outlet. Y hay compramos todo hasta zapatos. Se midió varios vestidos llevándose dos que le quedaron espectaculares. Estefanía también se compró unas blusas y cuando se las estaba probando Danilo la alcanzo a ver en su sostén y ella lo vio sin molestarse al contrario dejo sin correr la cortina del vestier y salió abotonándose la blusa preguntándome qué tal le quedaba.

– Que tal prima esta divina

– Si esa cómpratela está súper.

Hay y sin ningún decoro se la quitó y se probó otra que la niña vendedora tenía en la mano dejando a Danilo con la geta abierta. Me le acerque y le pregunte.

– ¿Si te gusta?

– La blusa si muy bonita.

– No tonto mi prima.

– Huf también esta preciosa.

Terminamos hay, salimos yo lo abrace, caminamos hasta la avenida para coger un taxi y ya irnos a la casa.

– Con esa pinta te ves divino, todo un ejecutivo.

Llegamos a la casa y nos quedamos en la cocina prepare cafecito y nos fumamos un cigarrillo, nos subimos al cuarto, Estefanía quería ver la ropa que compro, saco las blusas y sin mediar palabra se quitó la blusa para probárselas. Danilo se quedó sentado en el butaco del tocador mirando a Estefanía que sin importarle que él estuviera hay se la quitó. Mientras tanto yo aproveche para sacar el colchón e inflarlo con un motorcito. Al verme Danilo me ayudo, entonces yo aliste el yacusi y al acercármele a Danilo.

– Bueno mi amor quiero que te quites la ropa.

– ¡¿QUE QUIERES QUE ME DESVISTA?!

Me reí de su cara al hablarme.

– Si te tienes que quitar toda la ropa para tu masaje.

Se me quedo mirando aterrado con la geta abierta y medio sonriendo. Me le acerque agarrándolo de la cintura lo bese en la boca.

– Jeje estas bromeando preciosa.

– Papi te dije que te voy a hacer un masaje que te va a dejar como nuevo y es con aceites y toca que ambos estemos totalmente desnudos.

Volví a besarlo abrazándolo contra mi cuerpo en esas entro Estefanía ella ya venía desnuda. Danilo la miro y me miro nuevamente y yo con mis brazos le hice señas que viera a mi prima ya desnuda, para darle seguridad yo también empecé a desnudarme, lo que hiso que él también se desnudara, me metí en la ducha y Estefanía lo abrazo besándolo en la boca y metiéndolo conmigo lo comenzamos a enjabonar, cuando de pronto sentí que me pellizcaba y lo mire con cara de interrogación.

– ¿y eso?

– Discúlpame pero era que quería saber si esto era un sueño o una fantasía.

– Jajaja en ese caso tú te tienes que pellizcar no pellizcar a los demás.

Su verga estaba ya bien erecta y Estefanía se la enjabonaba. Mientras yo le buscaba nudos en la espalda para masajearlos, mis manos llegaron a su trasero y se lo restregué limpiándosela y agarrándole la verga le hice señas a Estefanía que se la mamara.

Mi prima con su lengua comenzó a lamberle el tronco desde las huevas hasta el glande, y dándole chupetazos lo humedecía de babas, me agache también para lamberle las nalgas, cosa que lo hiso sobresaltar por cosquilloso, aquel se sentía en el paraíso su respiración era muy evidente. Me pare y con mis manos le acariciaba su pecho peludo acercando mis tetas a su espalda rosándoselas, sus manos no sabían que agarrar, si mi cuerpo o la cabeza de Estefanía, quien seguía mamándole la verga. Cerré la ducha, nos salimos y lo acostamos boca abajo en el colchón aliste los aceites para aplicárselos por todo su cuerpo, yo me coloque en la cabecera y Estefanía sobre sus piernas masajeándolo, primero con las manos y luego con nuestros cuerpos, dejándonos rodar.

Lo volteamos boca arriba para continuar los masajes con mis tetas hasta llegar a su verga y aprisionarla haciéndole una rusa, me coloque dejándole mi trasero en su cara, mientras Estefanía se colocaba en frente mío encima de sus piernas y me acariciaba mi espalda, luego me deje rodar por un costado y entre ambas le mamamos la verga lambiéndola por los costados, encontrándonos en su glande donde nos besábamos y dábamos lengua, o bajaba a chuparle las huevas mientras Estefanía se la mamaba. Ya estábamos que nos quemábamos y me coloque encima de el recorriendo su pecho con mis tetas para besarlo y agarrándole la verga mi prima me la coloco en la entrada de mi cuquita, la que deje rodar por su tronco metiéndomela toda, con movimientos suaves me movía en círculos sintiéndola dentro de mi.

– Ho madre mía, mujer me vas a matar de la dicha, esto es una fantasía es algo del otro mundo.

Nos reímos con mi prima y yo empecé a saltar de la dicha gimiendo de placer gozándome esa verga dentro de mí, Estefanía se sentó en su cara dejándose chupar su cuquita y a la vez nos besábamos las dos. Pasaron casi 20 minutos en donde me vine en dos ocasiones. Cambiamos con Estefanía quien antes de montársele le volvió a echar aceite en su cuerpo y montándosele encima de él boca arriba se dejaba deslizar sobre su cuerpo asía arriba y asía abajo, en un momento dieron un vuelco ambos quedando ella debajo de él boca abajo y el encima, Estefanía abrió sus piernas y levantando su trasero dejo que Danilo colocara su verga en la entrada de su cuquita quien la penetro para comenzar a follarla intensamente, el aceite así mover sus cuerpos rodando entre si ambos gemían de placer, hasta cuando vi a Danilo abrir esos ojos enrojecidos y agarrarse de las tetas de Estefanía convulsionando y pegando más fuertes gemidos quedando al final abrazado y dejándose rodar por un costado.

– Guauu Dianita esto ha sido el mejor desestrezante que me haya podido dar, que bárbaro mujer, la verdad, la verdad David la debe de pasar muy bueno contigo, que mujer sos.

– Gracias caballero ahora espero y esto quede acá entre nos, nada de ir a comentar lo que paso acá.

– Mamacita mi boca será una tumba corazón.

– Eso espero Danilito.

Nos paramos pues había que arreglarnos para a la reunión con mi esposo, Danilo se vistió y al salir de la casa preciso llego Aleida para que me peinara, al verme en bata enseguida comento.

– Hum pero se nota que estaban pasándola bueno.

– delicioso diría yo. Le dije.

– Ven subamos que se nos hace tarde.

 – Hola primita y eso voz que haces por acá.

– Vine a presentarme para la universidad.

Se saludaron con Estefanía pues ni idea de que ella estuviera en Bogotá.

– Vaya si lo que acá hubo fue tremenda diversión, con razón la cara de ponqué de su amigo, si le hubieras visto iba feliz.

– Hay hermanita el pobre quedo como nuevo entre tu primita y yo le hicimos un súper masaje.

– Espectacular hermanita, me imagino lo rico que debió de ser.

Me bañe mientras Aleida nos preparó algo de comer, y pensándolo David iba a estar solo entonces le dije a Estefanía.

– Mamita arréglate tu también ven y nos acompañas ¿o tienes algún otro programa?

– No nada, iba a llamar a unos amigos para ver que hacíamos.

– Mi vida necesito que tú nos acompañes y me atiendas a David, ¿quieres?

– ¡Hay claro prima!

Me sorprendió al verla tan animada.

– ¿Primita a ti te gusta mi esposo?

– No pero el es todo lindo un tipazo completo uno de los pocos hombres que admiro por su forma de ser.

– jejejeje cuidadito muchachita y te me enamoras.

– No prima que tal, con el solo sexo nada de nada más.

– Hay hermanita puede que a tu primita solo le interese el sexo. ¿Pero a David será que no le queda gustando? Recuerda que a el le encanta las jovencitas.

– Jajajaja lo mato y me como el cuerpo. Pero no me preocupo yo se que después de esta noche mi maridito me va a idolatrar, así es que tenemos que lucirnos y mostrarle lo putas que somos querida hermanita a gozar y disfrutar como putas y dejar en alto la memoria de nuestra madre.

– Por mi no te preocupes que si los tipos están buenos la vamos a pasar delicioso.

Llamo mi esposo buscándonos, a ver si ya estábamos listas.

– Hola mami ¿que ya están listas? salgo en este preciso instante y las recojo y después vamos por los ingenieros.

– Si papi ya estamos listas y con ganas de conocer a tus amigos ¡ha y mi prima también va a ir!

– Estefanía pero si es tu prima.

– Ha no te preocupes por eso, a nosotras no nos importa, además tu no llevas pareja. ¿O si? Y yo quiero que Te la goces también. Bueno vente ya que estamos ansiosas de llegar a la disco.

Ese corazón mío empezó a latir más rápido y mi cuerpo a temblar de la emoción y es que no era para menos estaba dispuesta a que mi esposo me viera disfrutar del placer más exquisito que el ser humano puede disfrutar, el sexo el que todos disfrutamos en su medida, unos más que otros, en fin el pensar que iba a estar en brazos de otro hombre disfrutando de su verga, me tenía eléctrica arrecha a morir.

– Bueno niñas David ya viene así es que apurémonos y esperamos a que llegue y nos vamos de una.

– He hermanita ¿pero está nerviosa?

 – Hay si espero que no la vallamos a embarrar con David y se nos asuste con lo que vamos a hacer.

 – Ha no el se lo busco o si no para que te ofreció con sus amigos fresca que va a quedar encantado.

– prima no se preocupe que la vamos a pasar bien bueno que yo me encargo de David.

– Listo niñas solo espero que los señores estén bien dotados porque tengo ganas de una buena verga, hijueputa que ganas.

Todas nos reímos, nos terminamos de arreglar y bajamos a esperar. David llego y salimos de una no queríamos perder más tiempo la diversión estaba a unas 20 cuadras y nosotras estábamos dispuestas a pasarla en grande.

Llegamos al bar entramos y fui a la oficina de Hugo, quien nos estaba esperando para darnos el reservado y que estaba estrenando. Pero primero le pedí que nos diera una mesa en la disco y después entraríamos al reservado. Me pareció buena idea que los brasileros se untaran un poco de sabor colombiano. Al rato llegaron y nos presentaron el grandote Severiano y el otro Ramón.

– Mucho gusto y encantada de conocerlos.

Me encantaron estaban deliciosos todos fortachones un cuello grueso y sus brazos bien musculosos. Se nota que se cuidan, mejor dicho la noche cada vez se ponía mejor. Pedimos el trago yo como de costumbre mi botella de ron la que compartí con Estefanía y los demás aguardiente. Yo me empareje con Severiano el más grandote y me imaginaba la tremenda verga que debería de tener el hijo de puta y que rico me iba a hacer. El ambiente de la disco estaba muy sabroso, bailamos y charlábamos de muchas cosas, Severiano ya en confianza me tenía todo el tiempo abrazada y yo colocaba mis manos en su pierna izquierda acariciándosela cosa que David daba de cuenta y fue bailando un bolero que lo bese en la boca y apretándolo contra mi sentí su verga crecer dentro de su pantalón lo que hiso que mi mano derecha se la acariciara, sintiéndosela bien gruesa y larga, haciéndome suspirar y decirle.

– Gua papacito que rica verga tienes.

Mi cuerpo temblaba de la emoción y sin pensarlo tanto lo tome de la mano y llame a Aleida que también estaba bailando.

– Bueno hermanita camine que estoy que ardo de ganas acabo de tocársela y le sentí tremenda cosota. Camine y nos metemos al reservado.

Llegamos a la mesa y recogí mis cosas y le dije a David que entráramos al reservado nos fuimos para el sitio y al entrar encontramos una botella de champaña que Hugo nos había enviado. Yo estaba que sudaba a mares el sitio estaba mas fresco que la disco. Un sillón redondo grande en donde cabíamos todos, dos mesas que se podían unir nos trajeron el trago de la mesa y cerramos para no ser más molestados. La música era la misma de la disco más no escuchábamos la algarabía de la gente de afuera. Un reggaetón sonó y todos nos paramos a bailar, yo con Severiano le enseñe a moverse en medio de la risa a pesar de ser brasilero y moreno no tenía ni idea de bailar reggaetón pero cogió rápido el bailado, arrimándonos pegando nuestros cuerpos colocándome de espaldas a el me acariciaba mi cuerpo, sus manos recorrían mis brazos, su boca besaba mis hombros, se inclinó un poco y yo me monte en su rodilla y con movimientos suaves rozaba mi cuquita en ella, lo mismo mi hermanita con Ramón y mi prima con David. Las copas eran servidas y pronto desocupadas, el ambiente estaba ya poniéndose caliente.

Nos sentamos y besándome con Severiano le acariciaba la verga por encima del pantalón, mientras que Ramón que se sentó al lado mío, le agarre su mano izquierda y se la coloque en mi pierna metiéndola por debajo de la falda mientras que se besaban con Aleida. Mi prima que al lado de Severiano se sentó en las piernas de David abrazándolo y con su lengua le lambia la boca de lado a lado, David le acariciaba las piernas hasta llegar a su trasero, metió su cabeza entre sus tetas que todavía estaban cubiertas por la blusa. Severiano se agacho para besarme el cuello y siguió bajando restregándome su lengua por mi pecho hasta llegar y correr con sus manos el descote de la blusa y chuparme mi pezón y hay estaba yo al lado de mi esposo quien a pesar de estar disfrutando de mi prima, no dejaba de mirarme a mi disfrutar de las caricias de otro hombre. Severiano con su mano Izquierda me la metió entre mi falda y moviendo mi interior comenzó a dedearme, sacándome gemidos placenteros. Al abrir mis ojos Estefanía estaba ya sin su blusa dejando que mi esposo le chupara los pezones. Aleida le estaba bajando la cremallera del pantalón a Ramón y soltándole el botón se lo abrió y metiendo su mano saco un verdadero pollon bastante grueso mas no largo el que me hiso abrir mis ojos al igual que a mi querida hermana que lo agarraba asombrada de lo gruesa que estaba, David y Estefanía seguían en su goce acariciándose y besándose. Severiano seguía dedeándome y besando mis tetas cosa de 10 minutos más hasta hacerme venir. Mi hermana seguía acariciándole la verga a Ramón y besándose, Me pare y arrodillándome en frente de Ramón mi hermana agarrándole la verga me la coloco en mi boca, saque mi lengua y se la lambí.

– Vaya que rica verga tienes ramoncito, suave, sedosa y gruesota hum que ricura, me encanta papacito esta como a mi me gustan.

Me la restregaba por la cara, volvía y la lambia y me la metí en la boca teniendo que abrir en toda su extensión para poder sentirla dentro de mí. Luego en forma de gata gateando me le acerque a Severiano quien me miraba con ojos de depravado, me solté la blusa quitándomela y quedando solo con la falda me le senté encima de sus piernas y dejándolo que me las besara le agarraba el cabello apretándolo contra mí. Aleida le mamaba ya la verga a Ramón Y David sentado tenia a Estefanía parada en frente de el chupándole la cuquita. Mis manos bajaron al pantalón y soltándole el botón continuando con bajarle la cremallera y escarbando encontré su verga ya en total erección, me retire para quitarle el pantalón y poder ver lo que tantas ganas tenia. Su bóxer dejaba ver un tronco bastante delicioso. Voltee a mirar a mi esposo que seguía sentado y me observaba mientras Estefanía le mamaba la verga. Seguíamos mirándonos, mi lengua recorría su bóxer por su tronco, veía como los pulmones de mi esposo se contraían y abrían al verme. No era la primera vez que me vería mamar una verga ya lo habíamos hecho en varias oportunidades, sabía que le encantaba verme, cosa que me arrechaba más, haciéndome perder la cabeza y disfrutando más del sexo. Le baje el bóxer dejando ver su descomunal verga la que agarre con ambas manos gruesa, no era tan gruesa como la de Ramón pero eso si más larga.

Sentí que Estefanía se paraba y se arrimaba a Aleida agachándose y entre sonrisas entre las dos le mamaron la verga a Ramón. David quedo masturbándose suavemente viéndonos a los cinco disfrutar. Mi boca besaba el glande dándole lambidas y recorriendo su tronco le chupaba las huevas me devolvía lentamente sintiendo su carnosidad en mi lengua, Estefanía se nos acercó y mientras yo le chupaba los huevos ella le mamaba la verga, sentí las manos de David en mi espalda y volteándome nos besamos apasionadamente, nuestras lenguas se juntaron en un mar de salivas que luego escupí sobre la verga de Severiano la que seguí mamando junto con Estefanía y mi esposo acariciándome las tetas me ayudo a quitar la falda y mis interiores dejándome desnuda para que pudiera después meterme la verga de Severiano en mi cuquita. En eso estuvimos casi 10 minutos más hasta que me pare y acosté boca arriba a Severiano y montándomele encima formando un 69, Estefanía y David volvieron a su puesto a continuarla sentándose David y ella encima empezaron a follar, mientras que a mi hermana y a mi nos lambian la cuquita ese par de morenos dándonos varios orgasmos deliciosos.

Nos detuvimos para refrescarnos tomando líquidos, mientras mi esposo seguía follando con Estefanía quienes se les veía disfrutar bastante su momento, cambiamos de pareja me le senté a ramón sobre sus piernas y agarrándole la verga me la coloque en mi cuquita frotándomela por encima para luego metérmela como en cámara lenta, suavemente hasta llegar a sus huevas y moverme en círculo, sintiendo su gruesa verga en mis paredes vaginales, Ramón me besaba mis tetas enardecido de la emoción, sus manos actuaban desesperadamente, no sabía de qué agarrarse tocándome por todo mi cuerpo, empecé a saltar sintiendo su verga entrar y salir de mi cuerpo inundándome con mis líquidos vaginales para una perfecta lubricación, mi cuerpo temblaba en corrientasos de emoción mi gemidos se unían a los de mi hermana y prima en donde nos delataban nuestras sensaciones, mi hermana parada y con el cuerpo inclinado sobre una de las mesas, era penetrada por Severiano intensamente quien al verlo su cara nos delataba en forma brutal su satisfacción y placer, me vine a mares botando todo al suelo y agachándome para mamársela en frenético movimientos, donde chupaba hasta sus huevas y me restregaba su tronco en mi cara cerrando mis ojos. Mi esposo nos sirvió otro trago para todos y los repartió paramos unos minutos para luego continuar yo con Severiano, Aleida quiso estar con David y mi prima con Ramón. Severiano me alzo y me penetro mis piernas rodearon sus caderas haciéndome sentir toda su verga dentro de mi al brincar sobre ella, la música ocultaba los gritos de placer de todos los presentes.

Abrazada a Severiano nos besábamos frenéticamente. Aleida y David parados contra un butaco estando ella de frente. Le abría las piernas para que la penetrara con su erecta verga a punto de estallar. Estefanía le practicaba sexo oral a Ramón.

Todo estaba saliendo a las mil maravillas el goce era espectacular y eso me tenía más arrecha que nunca y la cuestión era que teníamos que hacer un excelente trabajo que a mi esposo le gustara, que quedara enloquecido, necesitaba que aprobara, para yo poder ya trabajar con más tranquilidad como prepago, ya me mamaba el tener que estarle mintiendo a mi esposo para poder ir a acostarme con otros hombres, Para el todo fue nuevo, el vernos a las tres disfrutar y que él también se la gozara. Fue factor que sirvió para tal fin.

La orgia continuaba, dándole rienda suelta al placer, dejando a un lado cualquier tabú, cualquier complejo. Y en donde ya sentí que David era el hombre perfecto, mi complemento, mi parcero, mi alcahueta y cómplice de mis aventuras sexuales.

Varios orgasmo me venían dándome placer exquisito me pare y dándole la espalda levante mi trasero y Severiano me penetro nuevamente dejándome sentir su carne explorando mi entrañas, haciéndome venir incontables veces, voltee a mirar a mi prima quien en incontrolables movimientos disfrutaba al ser penetrada por la gruesa verga de Ramón quien no aguanto y llenándole la cuquita con su semen en intensos corrientasos golpeando su trasero hasta quedar sentado en el suelo sin fuerzas y con una sonrisa de satisfacción enorme, yo seguía disfrutando a Severiano, y mi esposo lo vi que dejaba de follarse a mi hermana para masturbarse y en cuestión de segundos escupir sus semen en su cuerpo. Cambiamos de pose con Severiano y el sentó y me le monte encima dejando que mi esposo viera en todo su esplendor como esa larga verga me penetrara hasta el fondo y así saltar sobre ella disfrutando por más de 10 minutos hasta que se me vino abrazándome con fuerza, dejándome toda inundada de su semen que boto a mares escurriéndose por mis piernas.

Severiano se sentó agotado, quedando con las piernas abiertas y estiradas y exclamando por lo rico del polvo. Pedimos más trago y refresco para la sed.

Me le acerque a mi esposo y le pegunte al oído.

– ¿Cómo estas papi si te ha gustado?

– La locura señora Diana, esto ha sido indescriptible no sé qué pensar, un torbellino de pasiones desenfrenadas, me tienes asombrado mujer, tu, tu prima, tu hermana, ¿qué son?

– Hum por tu cara veo que te ha gustado, ¿o me equivoco?

– La verdad ha sido espectacular todo, no pensé que fuera así.

– ¿y que pensaste que iba a pasar acá si me ofreciste para divertir a tus amigos? Ellos querían sexo y nosotras los complacimos, es más yo quiero ahorita hacerlo con Ramón. Me pare a servirme un trago y limpiarme en el baño, al regresar estaban brindando por la noche querían más sexo y los íbamos a complacer. Sonó un reggaetón y entre las tres lo bailamos. La noche era joven apenas las 12, saque a bailar a Ramón dos discos y mis inquietas manos acariciaban su verga haciéndola otra vez poner en erección. Lo senté y arrodillándome le agarre la verga, se la lambí por los costados. Pero no dure mucho porque mi hermana me hiso para y entre las tres realizamos un show lésbico que los dejo desencajados, sus caras eran evidentemente las de depravados en espera de su bocado. Entre caricias y lambidas de panochas estos hombres se masturbaban viéndonos disfrutar de nuestros cuerpos. Al terminar las tres estábamos en el suelo y gateando nos les acercamos, mi prima con mi esposo Aleida con Severiano y yo con Ramón, comenzamos una maratón de sexo oral en donde las tres nos devorábamos sus vergas por casi 15 minutos, para luego las tres sentarnos en su piernas y colocar sus vergas en la entrada de nuestras cuquitas y dejarnos rodar gimiendo de placer al sentirlas en nuestras paredes vaginales. Yo estaba que ardía de la dicha, el estar ahí con mi esposo y disfrutando como puta hacer lo que más me gusta, me tenía a mil, sacándome varios orgasmos mientras Ramón me penetraba con su gruesa verga, dura como una vara candente.

Glorioso momento que cambiaría nuestras vidas dándome mayor libertad para disfrutar de muchos hombres que fueron apareciendo en mi vida. Fueron 30 minutos de goce total en donde nuestros cuerpos explotaron en vibrantes orgasmos, dándonos vida, alegría y satisfacciones, quedando todos exhaustos, ebrios de sexo y alcohol, el último en venirse fue mi esposo y entre Aleida nos les acercamos al verlo ya gemir con más fuerza supimos que se venía y sacando su verga nos explota en la cara, nos reímos y dándole besitos en su glande se recostó en el sillón. Ya era las dos de la mañana, nos terminamos el trago, nos vestimos y yo quede de irme con ellos dos para Cartagena, No estaba en mis planes pero gracias a que mi esposo insistió en que fuera y me divirtiera que solo serían tres días. Entonces nos fuimos para la casa a descansar para viajar en la tarde. Dejamos a los ingenieros en el hotel y arrancamos para la casa. En el camino los comentarios fluyeron sobre el momento entre las tres, mi esposo en silencio nos miraba hablar.

– ¿Papi y a ti que te pasa que estas calladito? No has pronunciado palabra desde que salimos.

– Esto fue la locura mujer yo… No sé, no sé qué paso, si se nos fue la mano, estoy muy confundido. No te reconozco ni me reconozco, fue una explosión de lujuria increíble, ustedes tres se trasformaron en verdaderas artistas porno me sorprendió tu prima y se veía feliz disfrutando del momento, Aleida tú también te trasformaste se te nota que te gusta y tu mami, nunca te había visto disfrutar tanto del sexo estabas enloquecida de la dicha se te notaban las ganas, que forma de mamar la tuya, como con una veneración la verraca ¿te gusta demasiado?

– Si mi amor me encanta y más cuando son bien dotados, no hay nada más delicioso que un hombre bien dotado para hacerles sexo oral.

 – No. Eso me quedo bien claro, te esmeraste en mostrármelo.

– ¿Y papi te gusto verme hacerlo? Se queda en silencio por unos largos segundos.

– No te podría decir que no, porque eso fue espectacular, verte como lo disfrutabas fue muy excitante y a ustedes dos también cuñada eso fue demasiado se pasaron parecían profesionales del porno.

– Somos cuñadito trabajamos en eso por si no lo sabias.

– ¿he que dices?

– Cuñis que acá las tres trabajamos de putas dianita no te lo ha contado. – ¿Contarme que?

Detiene el carro y me mira.

– ¿Qué es lo que está diciendo Aleida?

Lo miro a los ojos y se la suelto.

– Lo que escuchaste papi. Las tres al igual que tus otras cuñadas hemos trabajado de prepagos. Estefanía viene a matricularse en la u y yo tengo que llevarla a donde mi amiga para que entre a trabajar en la agencia de modelos a la que pertenezco. Prendió el carro y arranco no volvió a pronunciar palabra el resto del viaje. Llegamos entramos yo me tome un vasado de agua estaba reseca, él se destapo una cerveza, me dio un beso y se fue al cuarto, me quede con Aleida y Estefanía hablando un poco, luego nos fuimos a dormir.

Al despertarme David estaba sentado en el butaco del tocador, me miraba con cara de interrogación, me senté a esperar su pregunta se paró y me beso en la boca y sentándose me la hizo.

– ¿Y desde cuando haces eso?

– Desde los 18 años.

Me mira y

– Guau ¿en serio?

– En serio papi…

– Me parece tenaz difícil de creer como cuando, tu universidad eres buena en todo porque tuviste buenas notas y creo que aprendiste mucho, eres muy hábil y lo sé porque tu jefa te confía los casos más fuertes y eso habla por sí solo de tus capacidades. Hasta pensé hoy que a punta de acostarte con tus profesores sacaste buenas notas, pero se de las trasnochadas que te pegabas leyendo esos libros en la sala y la conferencias a las que asistías que lo descarte y que te he visto en varios de los juicios en los que has estado y me sorprende todo lo que sabes en materia de leyes, tienes una memoria inmensa.

– Papi y ahora que estás en tu sano juicio y que la efervescencia del momento ha pasado ¿cómo te sentís, que piensas de lo que hicimos anoche? Se me queda mirando por unos segundos.

– Mami eso de anoche fue le show más espectacular, más hermoso, mas erótico, como me hubiera gustado haberlo grabado, Hijueputa me recuerdo el verte mamando esas vergas. ¿Te fascina hacerlo?

– Si me encanta además el saberte ahí viéndome, me tenía más arrecha todavía.

– Si no me queda duda eso fue grandioso mami y n creas que yo también estoy asombrado conmigo pero fueron diversas circunstancias las que me cambiaron.

– ¿Si y eso?

– Tú sabes que me gusta ver películas XXX y un día estaba viendo una de parejas swinger que me calentó bastante el ver a la esposa estar con otro hombre, que volví a ver varias. Y luego un día que te vi montarte en el carro del ingeniero Matías.

– ¿Hay como así papi tu nos viste?

– Si te vi cuando lo saludabas de beso en la boca, yo estaba en unos de los carros de la compañía, te seguí y los vi entrar en las residencias de Chapinero, casi que entro yo también pero al ver que mi verga estaba en erección me detuve y quise esperarte pero no había donde parquearse, entonces me fui a la oficina a terminar un plano que estaba elaborando, pero no hice sino imaginarte desnuda teniendo relaciones sexuales con el ingeniero. Lo que me sorprendió porque ese hijueputa se ha acostado con varias viejas de la oficina, y tú no eres la única casada, se había acostado con la contadora, la secretaria de gerencia una mujer espectacular que hasta a mí me hubiera gustado, yo los vi un día en la cafetería cuando ella mando la mano a su trasero se lo acaricio y ella se sonrió sin inmutarse y al irse le dio un beso en la boca. Y muchas más es un zorro ese hijueputa.

– Matías a mi me encanta ese hombre y todavía lo sigo viendo hace como 15 días estuve con él toda una tarde nos echamos cuatro polvos ha es que tiene una verga deliciosa, es bien dotado.

– Hum en verdad ¿y a él le cobras?

– Ahí no con él es puro placer papi.

– ¿y cómo fue que empezó todo con él?

– Ha el día que me diste los papeles para llevar a la notaria, ese día cuando me monte en el ascensor Matías entro, me saludo muy cariñosamente dándome un beso en la mejilla, y como habíamos acabado de almorzar me invito un cafecito yo acepte no soy de las que rechaza, me ofreció su brazo para que me agarrara y nos fuimos a la que queda a dos cuadras bajando a la décima. La verdad muy galante se ofreció a acompañarme y estando en la fila sus coqueterías me tenían contenta y me invito a cenar pero ese día no podía tenía una diligencia y esa iba a durar hasta tarde. Se la acepte y nos vimos el jueves y como tu viajaste fuera de la ciudad fuimos a un restaurante que quedaba por la av el Dorado al bajarnos del auto me dio la mano y no me la volvió a soltar yo lo dejaba ya que me tenía caliente. Esa situación de estar con otro hombre que no fuera mi marido me ponía a mil. Cenamos delicioso el seguía tomándome la mano ya me vio más entregada que le fue fácil empezar a acariciarme y como el sabía que tu no estabas me dijo que fuéramos a una disco a tomarnos unos tragos y bailar un poco, le dije que no que más bien aprovecháramos que tu no estabas y fuéramos al apartamento, puse mi mano en su pierna y la fui subiendo hasta llegar a la altura de su verga la que acaricie notando lo bien dotado que estaba.

– ¿Que dices muñeco quieres ir?

– De una dianita.

y nos besamos, nos paramos y caminando abrazados y dándonos picos salimos para el carro en donde me arrincono y agarrándome las nalgas me besaba soltándome la blusa deje que me besara las tetas, me toco pararlo y decirle que nos montáramos al caro y arrancáramos yo quería verla la verga después de habérsela tocado estaba con ganas de chupársela, al sentarnos me acomode para desapuntarle el pantalón y sacársela dejándome ver tremenda cosota la que sin dar espera me la metí a la boca, me acuerdo tanto de ese día y me imaginaba lo rico que la iba a pasar y no estaba equivocada, en esa estuvimos casi por 10 minutos, ya me detuve y arrancamos para el apartamento llegamos y fueron 6 horas de sexo él se vino cinco veces y yo como cien no fue divino, hermoso, delicioso, papi tu amigo me enloqueció y con él ya lo he hecho más de 50 veces. Casi todas han sido acá en tu cama aprovechamos que tu sales de viaje o una tarde en que lo llamo y nos vemos.

– Ha el viejo Matías quien se iba a imaginar eso. La otra vez te vi llegar al apartamento pero era con otro de los ingenieros mami y te estaba esperando, te veo llegar y me salí del apartamento, subí un piso y espere a que entraras, entre al ratico y tú ya estabas con él en la cama, algo vi y eso me calentó bastante me salí a dar una vuelta, espere a que aquel se fuera y regrese con ese encuentro de sentimientos por un lado los celos y por el otro, el erótico, el morbo que me producía el saber de tus infidelidades, calle y mi cabeza empezó a maquinar como lograr la conexión, el encontrar el que los dos compartiéramos esos momento de lujuria que tantas vueltas me estaban dando en mi cabeza. El ver lo de anoche fue lo más hermoso que ambos podemos disfrutar. ¿A ti te gusto me imagino yo?

– Si me encanto, fue una noche inolvidable. ¿Papi que horas son?

– la una y media hay

– Hay me tengo que arreglar me voy para Cartagena de doble luna de miel. Ayúdame a alistar la maleta. Saque todo lo que iba a llevar y me metí al baño me duche y arregle en media hora.

Mi esposo me llevo al aeropuerto en donde nos encontramos con los ingenieros y también estaba uno de los jefes despidiéndolos. Al entrar al muelle nacional voltee a mirar asía mi esposo lo vi con esa sonrisa de complacencia que me hiso devolver para darle un pico a lo que él me deseo que me divirtiera, seguí mi camino y abrazada a Severiano nos fuimos a pasar tres noches de sexo y placer desenfrenado, a mamar ron, comer ceviche, pescado y cocadas que me encantan.

DIANA LUCIA SAAVEDRA dlsmadura@outlook.es

Comparte este relato

Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios. Información. Si sigues navegando, entendemos que las aceptas. Aceptar