Rompecabezas perfecto

Tiempo estimado de lectura del relato 9 Número de visitas del relato 7.938 Valoración media del relato 8,57 (7 Val.)
Rompecabezas perfecto

RESUMEN

Eran la calma en sus pieles perdidas y exhaustas, mapas sin ruta, ni rumbo, vicio encendido en sus mentes, devorándose con las manos y los labios.

A la sugerencia de Daisuke de querer follarse a Ken como un animal y terminar este último entre otras cosas con las rodillas en la clavicula de Daisuke, dijo incitando a la locura:

-No es necesario que diga absolutamemte nada, sabes mis deseos que se complementan con los tuyos, me gusta tu iniciativa y con solo tocarme desatas tormentas por favor... Tócame.

Varios tocamientos después...

Hay instantes de silencios y otros silenciosos, de esos en los que nos apetece sentirnos libres, sin ataduras, lejos de cualquier situación, lugar o persona. Hay instantes en los que necesitas ser tú, sin capas de pintura, sin ropa, sin miedos, sin reloj.

A Daisuke le dolía la polla. ¿Cuánto tiempo había estado Ken deslizando su pequeña rajita por el eje de su novio? Al menos eran ya un par de horas.

Con todo el semen y el pre-semen cubriendo su pecho y barriga seguro que parecía que sí, habían sido horas.

-Por favor fóllame la vida, amor… amor -. Gimió por encima de él mientras sentía su ano húmedo y goteante sobre la polla de su novio.

Daisuke miró hacia abajo y vió como aquellos dos cuerpos estaban resbaladizos y llenos de esperma, observó su ano rojo abrazando su carne gruesa, sintió los gemidos de Ken alargando las sílabas casi como una sonata cuando su polla latió y otra gota gruesa de su pre-semen se esparcía dentro de aquel cuerpo materializado de hombre siendo follado duramente. Como animales en celo, eran la calma en sus pieles perdidas y exhaustas, mapas sin ruta, ni rumbo, vicio encendido en sus mentes, devorandose con las manos y los labios

Daisuke agarró con sus grandes manos el sexy culo de su afeminado amor a través de la sábana y lo atrajo hacia abajo sobre su eje, haciendo que los labios de su ano se apretaran ruidosamente mientras la movía hacia adelante su polla, los gemidos que Ken soltó por su boca hicieron que su estómago se apretara.

-Duele... Mi pequeño agujero duele-. Jadeó, encorvándose sobre él más rápido.

-Ya lo sé que duele, pero es que me fascina verte tan apretado y agarrandome fuerte, estabas tan calmado hace unas horas con todos los demas, que mientras te veia no paraba de imaginarme el follarte aqui en mi cama, tu y yo, te amo pequeño idiota, te amo estúpido, te amo con todo tu sudor resbalandote por tu hermoso rostro

-Fóllame amor, fóllame, baila conmigo este baile tan especial...

Sigue el compás del silencio, roto por la canción de tu respiración y mis gemidos

Esa noche, estaban volando alto, viajando lejos, enmarañando los cuerpos.

-Va a doler... quiero lastimar este pequeño cuerpo que tan mío es -. Se cerró debajo de Ken aplastandolo contra todo el peso de su gran cuerpo

Ken gritó en su oído y un chorro de fluidos cubrió la polla de Daisuke cuando otro orgasmo onduló a través del pequeño y sexy ano de su novio

-No va a doler. No quiero que duela, solo quiero sentirte dentro, muy dentro. Lo necesito

-Solo dime que eres mío

-Soy tuyo follándonos al amor, follándonos al vicio, follándonos la saliva, la mirada y nuestros instantes... Ahh… Ahhh

La polla de Daisuke palpitaba más y más fuerte. Sus pelotas, sin importar la cantidad de leche que ya había derramado sobre el vientre y pecho del amor de su vida, antes mejor amigo, estaban listas para reventar dentro del cuerpo necesitado de Ken

-¿Estás seguro, cosa linda con cara de mujer? -. Preguntó, deslizando su mano por los huesos sobresaliendo de la cadera y deslizando dos de sus gruesos dedos en su agujero resbaladizo y apretado, hundiendo profundamente los nudillos.

De repente metió un tercer dedo en su agujero húmedo y chupador y Ken sintió la tormenta acercandose lentamente

Daisuke metió los dedos con fuerza en su ano, acariciando con las yemas de los dedos y dándole solo una fracción de lo que sentiría en los proximos minutos por él

-Esto es por las veces que he deseado irme con otra persona que no eres tú, tienes razon, siempre acabo volviendo a tí, esto es por los dos

Su desesperación hablaba por sí sola;

Le absorvía los flujos con sus dedos como si de ahí viviera, como si fuera su único medio vital, como si el flujo masculino fuera su alimento y estuviera reponiendo esa hambre retrasada.

-Dios mío... Oh dios... Dios.

-¿Te fascina? -Mientras Daisuke le violaba las pequeñas paredes internas, la cama se movia con chirridos fuertes amenzando con romper el suelo, Ken agarrandose a la cama, sentía la mejor ola de placer jamás sentida antes, no tenia miedo, estaba con la persona correcta

-Gra... cias. No te sueltes de mi, esta noch... Aaahh... Ahhh -La espalda la tenia totalmente arqueada y sus manos sudadas agarradas a las sábanas

Estaban siendo uno, querían que cada uno siguiera en ese punto, tratando que el dedo de Daisuke encajara en el ano de Ken como si fueran piezas de rompecabezas, pareciera que Daisuke quisiera meterse dentro de él, pero no puede, le es imposible porque son, de la misma pieza, son machos, son hombres experimentado uno con otro frotándo sin frenesí, haciendo todo lo que le es posible hacerse entre dos hombres, y también lo imposible, por más aberrante que sea, por más enfermo que sea, por más lujurioso que sea se seguían retorciendo como dos culebras, haciendo posiciones contorsionistas y mirándondose a ratos los rostros, y los ojos, y los cuerpos sudorosos, y el saber que ese rostro lleno de placer es porque el otro lo provoca,

Justo cuando ambos estan calientes, deseosos de sexo, se miran con dulzura sabiendo que hacen lo que les encanta, porque conocen cada rincón de sus cuerpo que los hace estremecer y basta con un par de dedos para saciar su hambre de sexo.

-¡Damelo todo esta noche mi amor, mi único amor!-. Gritó Ken temblando mientras su lastimado ano descansaba ahora y su estómago estaba lleno un dulce jugo leche blanca

Daisuke se volvió a poner encima del cuerpo usado de Ken, debido a la excitación de sentirse el claro vencedor en esta noche, una corriente constante de pre-esperma goteó de la cabeza y por la parte inferior de su eje.

Por otra parte, estaba la cara llena de lujuria de Ken, con las manos en las rodillas y las piernas abiertas para Daisuke, mostró su ano hinchado y húmedo para su novio, Daisuke ante esa escena se cernió sobre él, presionando la cabeza hinchada entre los pequeños labios de su hinchado ano hasta que encontró su agujero y con un fuerte impulso, violó con muchisimo amor a su querido novio.

-Daisuke! -Ken gritó, sus manos se posaron en la espalda de su chico tratando de estrecharlo aún más mientras la gruesa carne de polla le atravesaba todo el camino hacia dentro profundamente. Siguió gimiendo sobre los oídos de Daisuke, luego este se retiró un poco y apretó más fuerte, gruñendo de placer cuando la boca de su ano comenzó a abrirse lentamente, preparándose para tragarse la cabeza de su polla

El instinto animal que había surgido en todos los humanos cuando se reproducían entró en una sobrecarga en Daisuke, sus caderas comenzaron a golpear profundo y rápido, martillando su polla entre las paredes cada vez más apretados del agujero de su novio

Su mano se deslizó debajo de Ken, levantando sus pequeñas caderas de la cama en su embestida, permitiendo que cada vez más su polla se deslizara dentro de KEN mientras la boca de su ano se abría más y finalmente se deslizaba sobre la regordeta cabeza de su pene.

Ken Dejó escapar un largo aullido de placer cuando la boca de su ano se agarró y se soltó alrededor de su pene.

No sólo frotó su cuerpo, le acarició el alma y le llenó de erotismo de pasión

-Daisuke... -Ken arrastró cada sílaba en una oleada inmensa de placer, esa noche, Daisuke estaba insuperable, mas que ninguna otra noche y a Ken no le importó dejarse ganar por él, esta era una gran noche de sexo animal

El instinto le hizo a Daisuke golpear más y más profundo, le agarró ambas caderas con las manos mientras empujaba y empujaba dentro de el, forzando su pequeño agujero

-Si fueras mujer ya te hubiera preñado -Decia divertido sudando mientras tiraba de su cuerpo contra el suyo.

-Seguro qu serías un papá ideal, -. Jadeó a la vez, frotándo para que su ano entrase en sincronizacion con la polla que habia dentro de él

Un segundo después sintió una ola de jugo de semen caliente lavar su agujero, Daisuke se habia corrido por tercera vez, puso su mano sobre su abdomen y presionó hacia abajo haciéndole gemir.

-Estás dentro de mi -Contestó Daisuke sonriendo y tomó su mano y la colocó debajo de la suya, encorvó sus caderas haciendo que su polla se moviera dentro de las paredes de su amado novio pegado a él

-Se siente tan agradable estar dentro de ti amor... -Contestó feliz, apretando su ano contra su cuerpo con cada empujón hacia adentro. Daisuke retiró su mano y siguió encorvándose sobre él, moviendo su polla de un lado a otro dentro de Ken, trabajando su polla cada vez más rápido.

-Aquí viene -. Dijo de pronto

Echó la cabeza hacia atrás y dejó escapar como un aullido mientras sus bolas se desataban. Ken llegó a otro orgasmo mientras sus manos le agarraban con fuerza el culo y le empujaba contra sus caderas encorvadas, trabajando su pequeño agujero sobre su polla palpitante mientras la cabeza de su pene comenzaba a tirar semen dentro de su ano

-No quiero olvidar esta inolvidable noche, te lo juro, haz lo mejor que sabes para mi

-Te amo Daisuke, te quiero siempre dentro de tí y no separarme

A continuación Ken gritó como animal con innumerables orgasmos mientras trabajaba su ano hinchado contra su hueso pélvico. Daisuke a su vez le frotaba el pene haciendo que su el agujero de Ken le aplastara la polla, forzando la entrada de más semen en su ano. En algún momento Ken se desmayó, pero Daisuke no podía parar, el latido de sus bolas y en su polla no le permitía dejar de soltar semen en el vientre de su niño que estaba envuelto con tanta fuerza alrededor de su pene, nunca quiso la sensación de detener nada

Finalmente, la polla de Daisuke dejó de trabajar y el ano de Ken dejo de absorver todo el semen alrededor de su eje y sus bolas finalmente dejaron de producir semillas. No sabían qué hora era, pero eso no importaba ahora mismo

Daisuke frotó la polla y las pelotas mojadas con todos los jugos, todavia tenía ganas de más pero se dió cuenta al mirar a Ken que este habia quedado rendido en la cama debajo de él y se quedó dormido profundamente echo un desastre, totalmente sudado y empapado aun con restos de semen en el abdomen, ano y piernas

Daisuke quería volver adentro ahora mismo.

Pero él esperaría. Esperaría unas horas porque sabía que en poco tiempo su pequeño miembro viril comenzaría a dolerle de necesidad sin importar qué tan malo le doliera su pequeño orificio a su amado novio convertido esta vez en un bueno sumiso

Él acarició su pene, sintiendo que se ponía duro solo de pensarlo.

La proxima vez, estaba cerca.

Comparte este relato

2890
Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios. Información. Si sigues navegando, entendemos que las aceptas. Aceptar