Lucy, mi cuñada de 21 años me sedujo (parte 2): La sorpresa

Tiempo estimado de lectura del relato 7 Número de visitas del relato 7.808 Valoración media del relato 9,39 (23 Val.)
Lucy, mi cuñada de 21 años me sedujo (parte 2): La sorpresa

RESUMEN

Después de nuestro primer encuentro, Lucy me prepara una sorpresa inolvidable.

Pasaron dos semanas desde la sesión de fotos con Lucy y de nuestro primer encuentro sexual, yo por el trabajo y ella por la escuela no habíamos tenido tiempo de vernos, pero casi a diario me mandaba una foto por whatsapp de ella en una pose sensual y semidesnuda para que no me olvidara de ella.

Yo ya quería verla porque para mí mala suerte mi novia se había ido a un seminario de su trabajo y pasaría dos semana en Puebla, así que no me quedaba de otra que hacerme una chaqueta… ella sabía que su hermana se había ido a Puebla y me mandó un mensaje por whatsapp acompañado de una imagen:

Lucy: “Hola Diego, sé que no hemos podido vernos porque hemos estado ocupados cada quien con sus actividades, pero te tengo una buena noticia, el próximo fin mis papás irán de nuevo a Pachuca a pasar unos días con unos familiares y por fin estoy más liberada de la escuela, te mando esta foto para que pienses en mi”

Me alegre al leer el mensaje y más cuando vi la foto que me mando, salí ella en posición de perrito con un diminuta tanga…

También me mando este mensaje:

Lucy: “Espero te guste la foto, y te quiero pedir que estos seis días que faltan para vernos no te masturbes porque te tengo una sorpresa”

No podía creer lo que me escribía, me lo decía con tanta naturalidad y confianza que yo decidí seguir el juego y contestar igual con la misma confianza…

Yo: “La foto es excelente, hasta se despertó mi verga, no sé cómo aguantaré hasta el fin de semana”

Lucy: “Lo sé, ya la imagino, pero créeme si aguantas haré que no te arrepientas”

Como pude aguante hasta el fin de semana sin jalármela, lo cual fue más difícil con las fotos que me mandaba cada noche desnuda…

Por fin llego el fin de semana y desde las diez de la mañana me había dicho que podía llegar porque sus papas salían desde temprano, llegue puntual porque no aguantaba las ganas de verla y ella ya me estaba esperando, traía puesta su bata de baño, me paso a la sala y me sentó en el sillón reclinable donde su papá lee el periódico, me dio su celular y se empezó a reproducir un fragmento de un video donde una chica le está mamando la verga a un tipo y al final le llena la cara de leche; yo me sorprendí que me pusiera ese video pero también me excite, enseguida puso un cojín en el piso, se quitó la bata y traía puesta solo una diminuta tanga en color negro que me dijo que la compro en Viky Form especialmente para lucirla ante mí y me dijo:

Lucy: “Quiero que me llenes la cara de leche como a la chica del video, quiero sentir tu leche caliente en toda mi cara, por eso te pedí que no te masturbaras para que te descargues en mi, es mi fantasía”

Inmediatamente me empezó a quitarme el pantalón y el bóxer y salto mi verga que ya por sus palabras comenzaba a tomar forma, se hinco en el cojín, se amarro su cabello para que no estorbara y comenzó a darme una lamida de bolas descomunal, parecía una gatita dando lengüetazos…

Lucy: “Quiero sentir como crece tu verga en mi boca, me excita sentir que te la ponga tiesa con mis labios”

Y sin más se metió mi verga semiflacida en la boca y empezó a mamar y chupar como una profesional, de inmediato mi tronco respondió a sus estímulos y comenzó a crecer dentro de su boca, se veía que ella estaba disfrutando tener la boca llena de mi trozo de carne porque emitía jadeos y pequeños gemidos a pesar de tener la boca llena y ocupada; después la sacaba para recorrer todo mi tronco con su lengua de arriba a abajo, después se la volvía a meter poco a poco hasta que mi verga desaparecía en su boca y sus labios rosaban la base de mi tronco… yo estaba súper excitado de verla ahí hincada sobre un cojín con su hermosa cara haciéndome la mejor mamada de mi vida, se tomó todo el tiempo y delicadeza del mundo para darme el placer que estaba sintiendo…

Yo solo le decía lo bien que lo hacía y ella me respondió:

Lucy: “Nunca le había mamado la verga a nadie y era mi mayor fantasía, sé que no tengo experiencia pero he visto muchos videos de cómo hacerlo, y me excita muchísimo cuando les llenan la cara de semen a las chicas que salen en los videos, por eso te pido que cumplas mi fantasía y dispares toda tu carga de leche en mi carita”

Yo: “Lucy, lo haces increíble, pareciera que llevas años practicando esto”

Volvió a darme su celular y me pidió que la grabara:

Lucy: “ten, quiero que grabes esto en video pare que después pueda ver cómo te la chupo y ver mi cara justo cuando reciba tu leche, no será la última vez que te la chupe pero quiero que grabemos estas experiencias”

Después de decir esto continuo con el gran trabajo que estaba haciendo en mi verga, lo hacía con tal delicadeza, no se apresuraba a nada, se tomó todo su tiempo en saborear mi verga, cada centímetro lo recorrió con su lengua, se tomaba el tiempo para regresar a mis bolas, después ponía sus labios únicamente en la cabeza rosada de mi verga y hacia succiones pequeñas como si tuviera un chupón de bebe en su boca, después de un buen rato de mamármela con toda tranquilidad me dijo:

Lucy: “ya quiero recibir tu carga”

Y comenzó a acelerar sus movimientos con sus labios, mi verga entraba y salía de su boca una y otra vez, trate de aguantar lo más que pude porque no quería dejar de ver esa imagen de su rostro tierno y a la vez sensual mamando mi tronco hasta que le dije:

Yo: “Prepárate Lucy, ya viene, no aguanto más”

Ella se detuvo, saco mi verga de su boca, se apartó un poco para que yo me pusiera de pie y puso una cara que jamás olvidare con una sonrisa tierna, angelical y a la vez sensual.

Me puse de pie y con una mano dirigí la punta de mi verga a su rostro y con la otra sostenía su celular grabando ese momento como ella me lo había pedido y me descargué en su hermosa cara, fue una venida descomunal, creo que nunca me había venido con tanto vigor y con tanta fuerza, yo creo porque sus palabras y su astucia para hacerlo me excito de sobre manera, aquella imagen fue increíble, ver los chorros de leche que mi verga expulsaba sobre su cara era indescriptible, ella al contacto del primer chorro sobre su rostro cerro los ojos por reflejo pero de inmediato los abrió para no perderse el espectáculo de tener mi verga frente a ella lanzándole todo mi semen…

Después de 3 chorros abundantes de mi leche su cara quedo casi cubierta en su totalidad, con su lengua jalaba la leche que le escurría para dirigirla a su boca y me sonreía, al final volvió a tomar mi verga con sus labios y la introdujo en su boca, me volvió a lamer y chupar todo mi tronco con tal delicadeza, parecía una experta en eso, se tomaba todo su tiempo, no se apresuraba, me lamio con su lengua las gotas de semen que aun salían de mi verga, fue una imagen increíble, verla hincada con su rostro lleno de mi leche y con mi verga dentro de su boca saboreándola hasta el final y reconfortándola para que descansara…

Lucy: “mmm… Gracias por cumplir mi fantasía Diego, no sabes como deseaba mamar tu verga y experimentar que te corrieras en mi cara, y sentir tu leche caliente sobre mi rostro fue increíble, ver los chorros de semen que tu verga me disparaba justo a mi rostro me excito…”

Yo: “Gracias a ti Lucy por regalarme esta experiencia, me fascino esta sorpresa que me tenías guardada para hoy…”

Lucy: “Te dije que no te arrepentirías, de ahora en adelante cada que no podamos vernos quiero que guardes y acumules tu leche para que la derrames sobre mí, yo a cambio prometo regalarte más experiencias como esta para compensar tu ayuno”

Lucy: “además aun no terminan las sorpresas, esto apenas fue para comenzar el día, tenemos toda la tarde para continuar porque quiero que me cumplas otras fantasías”

Y así con esto termino este relato, en el siguiente continuare con lo demás que sucedió ese día…

Comparte este relato

Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios. Información. Si sigues navegando, entendemos que las aceptas. Aceptar