Carta a una puta

Tiempo estimado de lectura del relato 3 Número de visitas del relato 7.037 Valoración media del relato 9,20 (15 Val.)
Carta a una puta

RESUMEN

Vulgaridades para la zorra que llevas dentro.

Querida:

Soy un tipo que no pierde el tiempo con pendejadas, y no me hace falta conocerte toda para hacerte mi puta… sé que vas por la vida vistiendo ropa ajustada y provocativa para sentirte deseada, pero si lo que quieres es arder como en el mismo infierno, éste demonio subirá tu calentura y tus deseos hasta que pierdas el control completamente, sentirás tu sexo quemarte por dentro. Tengo una verga forjada en el calor de las grandes espadas, y con eso vas a mugir como una vaca desesperada, me crece como alma que lleva el diablo.

Acariciaré tus pechos por un momento, hasta que tus pezones despierten deseosos de mordidas y apretones. Con sólo tomarte fuerte de la cintura y olfatearte el cuello, vas a estar rogándome que te coja… poniéndote tan cachonda que haré temblar tus piernas con sólo susurrarte vulgaridades. Ese par de tetas va a inflarse al ritmo de una respiración acelerada. Perra lujuriosa, vas a escurrirte de miel, voy a castigar tus nalgas hasta que te queden rojas de placer. Soy alfa, duro y huelo tan exquisito, que tu cuerpo y tu mente no me pondrán ningún límite. Mi cuerpo es la droga, las cogidas que voy a darte serán tu dosis. Vas a beberte mi leche sabrosa como una borracha dando tragos de placer.

Voy a masacrar cada hoyo que tengas, pienso violarte hasta por las orejas. Tú vas a ser la golfa que siga mis órdenes con mucha dedicación, sentirás mi carne ponerte de rodillas. Haré que en tu garganta esa campanita le de masajes a mi cabeza. No vas a desear que explote dentro de ti, ¡¡eso lo vas a necesitar puta!! Pinche pedazo de hembra caliente. Me voy a vaciar completamente a chorros en una venida tan lechosa que va a bañarte toda. Mis huevos, esas dos bolas de cañón están cargadas y listas para golpearte el culo una y otra vez mientras te meta la verga. Voy a lamerte toda, hasta que te sientas sucia, violarte a mi merced. Eres otro objeto sexual, hasta la misma muerte desearía coger conmigo sólo para sentirse viva.

Conmigo vas a gozar como una enferma, pero esto ya no tiene cura, serás completamente mía, en el lugar y hora que yo ordene. Loba en celo, vas a estar aullando cuando te ponga en cuatro y yo esté rugiendo de placer, mientras te rasguño la espalda y te jalo el cabello casi hasta romperte el cuello. A mí no me podrás seguir el ritmo, así que vas a ofrecerme a otra puta como tú para que te ayude a recuperar el aliento mientras a ella la destrozo. Vas a estar empapada de sudor y querrás embarrarte en las tetas hasta las gotas que caigan al suelo de mi codiciada leche. Soy la lujuria en persona, y tú te me vas a ofrecer como nunca pensaste hacerlo.

No voy a tener piedad, voy a humillarte por completo en todas las posiciones existentes. Y antes de volverte a coger, no voy a descansar, te me vas a sentar en mis piernas mientras le doy unos lametazos a ese par de pechos cubiertos de chocolate líquido. Vas a bailarme como una prostituta deliciosa hasta que te canses y me supliques que te lleve a la cama. Planeo darte una cogida en un jacuzzi lleno de hielo, para que sientas lo que es arder en serio… será agua hirviendo cuando grites en tus orgasmos una y otra vez…

P.D.

Conozco bien a las putitas ricas como tú, seguro ya se te hizo agua la cola, pero ya sabes dónde encontrarme.

Atte. Tu padre.

Comparte este relato

Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios. Información. Si sigues navegando, entendemos que las aceptas. Aceptar