Cogida por mi vecino

  • 6
  • 8.815
  • 9,42 (12 Val.)
  • 1

Esto sucedió con mi vecino, con el cual cojo de vez en cuando o más bien cuando tenemos tiempo los dos.

Tenía más o menos unos dos meses que no nos veíamos y no me cogía, y esa tarde llegue de trabajar, el igual venia llegando de trabajar nos saludamos como siempre de beso en la mejilla pero al hacerlo, dado que yo me había estacionado frente a mi casa los dos quedamos a un costado del coche por lo que no se veía más que la parte se arriba de nosotros, y al saludarme bajo sus manos y me agarro las nalgas, al hacerlo me decía “mmm vecinita cuanto tiempo ha pasado desee la última que nos vimos, cuando me invitas a comerme estas cositas ricas que tienes otra vez?”, yo le sonreí y le dije “cuando gustes, sabes que te las puedes comer”, me dijo “perfecto que te parece si en un rato voy a tu casa?” Conteste si, nos vemos en un rato, y nos despedimos como los buenos vecinos y amigos que somos.

Después de un rato salí para dejar abierto el zaguán y al mismo tiempo deje abierta la puerta de la entrada a la sala, para que se pasara lo más rápido que pudiera y evitar los chismes de la gente (para lo que me importa verdad jajaja), al poco rato lo vi salir de su casa y dirigirse a la mía, para esto yo ya lo estaba esperando vestida solamente con una bata pequeña en color rojo y zapatillas, en cuanto entro a la sala y me vio nos comenzamos a besar y a cachondear, y me decía “que rica te vez así puta, me encantas por zorra come vergas cabrona”, y no dejaba de manosearme por todos lados, sin dejar de besarnos y manosearnos, comencé a quitarle la playera y a desabrocharle el pantalón, y le dije “siii papi soy una puta y me encanta que me cojas” y le acariciaba la verga, el me abrió la bata y me cargo, me acomodo en el sillón y me abrió las piernas, y se puso a chupar mi panocha metía su lengua lo más profundo que podía y jugueteaba deliciosamente con mi clítoris haciéndome gemir de placer y le decía “aaaah papiiii que ricoo lo haces por favor no pares me encanta que me la chupes asiii mmmm que ricoo no sabes cómo extrañaba tu deliciosa lengua mmmmm papiii que ricooo”, solo se escuchaba lo que le decía y los sonidos que el hacía al chuparme la panocha, me chupaba y mordisqueaba suavemente mi clítoris haciéndome retorcer de placer, combinaba sus ricos lengüetazos en mi panocha y mi culito que me hizo venir riquísimo.

Después de eso llego mi turno de chuparle la verga, se sentó en el sillón y yo me acomode para chupársela, le lamia toda la verga y llegaba a sus huevos a los cuales les pasaba mi lengua y me los metía a la boca, para después volver a lamer su verga y enseguida comenzar a mamarla y me decía “asiiii que rico lo mamas putaaaa, que rico te lo tragas todo ufff putaaaa que ricooo”, después de eso me monte en el así como estaba sentado en el sillón y me acomode su verga con la mano y apenas sentí la punta de su verga en mi panocha me deje caer en ella disfrutando la ensartada que me di, me sujeto de la cintura y comenzó a chuparme las tetas muy rico, yo comencé a mover en círculos mi cadera y que sintiera rico, el chupaba mis tetas y me daba nalgadas, mientras me decía “no sabes cuánto deseaba meterte la verga puta, y chupar tus tetas”, yo gemía y solo atinaba a decirle “mmmm papi que rico me cogessss, me encanta tu vergaaaa y la forma en que me chupas las tetas papiiii que ricoooo” y me volví a venir empapándole la verga con mis jugos, me pidió cambiar de posición, me puso de perrita y comenzó a pasar su verga por toda mi panocha de arriba abajo y de abajo arriba haciendo sentir delicioso y al mismo tiempo me hacía sufrir por no metérmela, le comencé a decir “papiiii por favor ya méteme la vergaaaa, por favorrrr no me hagas sufrir yaaaa métemela”, y echaba mis nalgas hacia atrás buscando su verga para ensartarme yo solita y él se quitaba, volví a pedirle que ya me cogiera y entonces puso la punta de su verga en mi panocha y me quise ensartar rápido pero el con sus manos me tomo de la cintura y no me dejo hacerlo, fue metiendo poco a poco su verga, hasta que la tuve completamente adentro y sentía sus huevos pegados a mis nalgas, así la dejo un momento y de repente empezó a sacarla hasta la punta y me la dejo ir todaaaa, cuando lo hizo que lance un fuerte gemido y un aaaaah y le dije “que ricooo papiiiii” y comenzó a bombearme mientras me acariciaba las tetas, besaba la espalda y me jalaba el cabello diciéndome “asiii perritaaaa, asiii que ricoooo te la comessss, me gustaaa que seas mi putaaaa”.

Me estaba cogiendo muy rico y matando de placer, metía y sacaba su verga riquísimo y no paraba de gemir y decir “asii putaaa que rica panocha tienes perraaaa y que ricooo te comes toda mi vergaaa”, cuando se iba a venir me dio una rica nalgada y metió toda su verga hasta el fondo de mi panocha que sentí sus huevos chocar con mis nalgas y me dijo ahí te van mis mecosss putaaaa y sentí como su verga se hincho y exploto dentro de mi panocha, yo hice contracciones con mi panocha para exprimirle la verga y sacarle hasta la última gota de leche, “mmmm putaaa que rico me muerdes la verga con tu panocha, no sabes cómo me gusta que hagas esoooo putaaaaa”.

No me la saco hasta que soltó la última gota de leche que tenía y dejo su verga un rato dentro de mi panocha, cuando la saco nos acomodamos y nos besamos deliciosamente, para después bajarme a chupar su verga y limpiar la poca leche que tenía en ella, se la deje limpia y después de descansar unos minutos, nos paramos y me dijo que buena deslechada me diste puta, se comenzó a vestir y acariciándome las nalgas y metiendo un dedo en mi culito, me dijo “otro día con más tiempo me como tu chiquito que también lo extraña mi pito puta”.

Se terminó de vestir y nos dimos un beso lo acompañe a la puerta de la sala y se fue, apenas me dio tiempo de ponerme la bata cuando escuche que abrían la puerta de la calle, era mi hija con su novio que habían llegado.

Rápido subí a mi recamara para vestirme y bajar a saludarlos.

(9,42)