Mi experiencia como masajista

Tiempo estimado de lectura del relato 7 Número de visitas del relato 12.777 Valoración media del relato 9,64 (28 Val.)
Mi experiencia como masajista

RESUMEN

Ser masajista es lo máximo, las mujeres se calientan al sentir mis manos y terminamos follando, aquí les cuento algunas cosas de lo pasa en un salón de masaje.

Soy David tengo 28 años, soy masajista y creo que fue la mejor decisión que pude tomar en mi vida.

Trabajo en un pequeño local somos 3, Melissa, Rodrigo y yo, desde siempre el dueño nos ha advertido que nada de finales felices porque es ilegal ya que se consideraría prostitución y dice que a veces mandan personas encubiertas para saber si se ofrecen esos servicios, obviamente hemos roto varias veces esa regla con tal de ganar un dinero extra.

Lo que me ha sorprendido de trabajar como masajista es que tan fácil puede llegar a ser el follar con las mujeres calentándolas un poco aunque tan bien creo que ayuda el estar guapo y un poco musculoso ya que hago ejercicio.

Si les hago un conteo creo que me terminó follando a un 50 o 60% de las mujeres que entran, incluso algunas vuelven y me sonríen de manera pícara queriendo volver a repetirlo, muy pocos hombres acuden ya que solo hay una masajista y eso los desanima ya que puede tocarles un hombre.

Siempre mi rutina cuando piden un masaje en todo el cuerpo es decirle que se desnude, les dejo una toalla en la camilla y me voy, ya ellas deciden que tanto taparse o incluso algunas solo deciden cubrir la parte baja del cuerpo dejando al descubierto sus tetas, si piden otra toalla para los pechos les digo como excusa que se me olvidó ponerla. La música relajante, la luz tenue, el toqueteo, la crema y aceite relajando su cuerpo las termina por excitar, también tengo guardado condones en mi bolsillo para evitar que se arrepientan y también por seguridad.

Tanto hombres como mujeres tienen un punto de quiebre, por más enamorados que puedan estar llega un momento en el que te olvidas de todo y te entregas a la lujuria, varias amigas o conocidas me han comentado que en despedidas de solteras donde hay strippers algunas terminan follando o chupándosela al bailador.

Después de esta larga introducción ahora les contaré una de las aventuras que me ha tocado vivir, estaba en recepción cuando veo llegar a una pareja, solo de verla supe que sería mi próxima víctima, por su acento seguro era dominicana, cálculo 38 años, una morena espectacular con su caderas y tetas, lo que alcance escuchar es que su novio la trajo porque era un pequeño regalo de cumpleaños, le dije que pasará, hice lo mismo de dejarle la toalla y salí, inmediatamente sentí la inquietud del tipo sabiendo que aquella morocha iba estar desnuda junto a mí.

Volví a entrar.

Simplemente la vista era increíble, estaba acostado boca abajo la toalla cubría apenas la totalidad de sus nalgas que parecían unas montañas, afortunadamente no pidió toalla para sus tetas que se observaban aplastadas en esa cama, desde ese momento ya tenía un bulto marcado en el pantalón.

Me puse crema en las manos y comencé por su espalda, suavemente movía mis manos tocaba sus hombros, brazos, por un lado de su abdomen, sentía parte de sus tetas, lo que me calentó es que aquella morena empezaba a soltar pequeños gemidos de relajación, termine y fui directamente a sus piernas, movimientos que aprendí para seducir y calentar a las mujeres, en un momento me fui hacia atrás, me agache y pude ver claramente su culo y coño, mi verga quería explotar en ese instante pero me contuve, Continúe masajeado y empecé a realizar el movimiento que determina si una mujer está cachonda, poco a poco fui acercando mi manos a su coño, un pequeño temblor en sus piernas parecía confirmarlo pero aún no me estaba seguro, masajeaba muy cerca, lo rosaba con algunos dedos ella ya parecía estar caliente.

Le dije que se volteara y lo hizo sin ningún problema dejándome sus grandes tetas a la vista, en su estado de relajación apenas abría los ojos, ahora le coloque aceite en su estómago y seguí por en medio de sus tetas, hacia movimientos con sus manos indicando su excitación, sus pezones estaban erectos.

- ¿Te importa si masajeo tus pechos?

- No. - Apenas se escuchó decir.

Coloque mis manos y las movía en forma circular, ella mordía su boca, estuve unos minutos y baje a de nuevo a sus piernas. Y era ya el final para comenzar a follar.

Conforme iba subiendo mis manos iba subiendo la toalla acercándome cada vez más a su vagina, solo acariciaba ya por los lados, sentí la inquietud en sus piernas, una vez que la vi completamente dominada por el placer sin nada más que decir puse mi mano sobre su coño y ella dio un gran suspiro que incluso arqueo un poco su espalda, masajee lentamente, le retire la toalla dejando ver su rasurado en forma de triángulo, se dibujó una sonrisa en su cara para después pasar a emitir algunos gemidos, metí los dedos que ya estaban lubricados por la crema dando paso a oír otro gemido, comencé un mete y saca lento mientras le acariciaba las tetas pellizcando sus pezones y posteriormente acelere el ritmo, se oía el chapoteo gracias a que estaba mojada por sus jugos y crema, mi polla quería liberarse de mi pantalón, ver aquel monumento brillando por el aceite no era para menos.

Tome su mano y la lleve a mi entrepierna, nada más sentirlo comenzó a acariciarlo por encima del pantalón, sus gemidos aumentaba cada vez más el ritmo aunque controlaba el volumen para evitar que su novio nos escuchará.

La dejé de tocar y desabroché mi pantalón, ella luego se acomodó para comenzar a chuparlo, la tomaba del cabello para que le entrará toda en su boca comenzando a dar arcadas, me tocaba las bolas, las succionaba, lo lamía desde la punta hasta los huevos, me masturbaba frenéticamente, era toda una profesional en el sexo.

Saque el condón me lo puse y la acomode al borde de la camilla, metí mi pene emitiendo otro gemido comenzando de nuevo un mete y saca mientras la tomaba de la cintura apreciando el movimiento de sus tetas y su abdomen, entraba muy fácil, tenía los ojos cerrados haciendo gestos de placer.

Le di la vuelta quedando con la cabeza pegada la cama y su culo levantando, al verlo supe que no sería su primer anal, estaba algo abierto, lo llené con algo de aceite, me subí a la camilla, ella ayudo abriéndolo más con sus manos y metí mi pene lentamente, apretaba haciéndomelo más placentero, fui acelerando los movimientos, me encantaba como gemía, se oía ese sonido de su saliva en su boca, que mamacita me estaba follando, duramos unos minutos, termine y le chupe durante un rato ese culo.

- Uy así, dale, aaah.

Cambiamos de posición, me acosté en la camilla y ella se subió arriba mía, comenzó a dar unos saltos que se oía muy fuerte el golpeteo, mientras le agarra aquellas tetas, las chupaba y daba un apretón a sus nalgas, se escuchaban sus gemidos.

- Uff, aaah, qué rico papi, ay qué rico...

Es sabido que las dominicanas son las más calientes de Latinoamérica, el tiempo del masaje se terminaba y no quería levantar sospechas, así que la volví a acostar en la camilla, me quite el condón y comencé a masturbarme en su cara, quería correrme en ella, lo que me sorprendió es que abrió su boca claramente diciendo que quería probarlos.

Unos 4 chorros potentes de semen salieron hacia su boca, cada uno de ellos fue saboreado por su lengua para después comérselos, a un faltaba hacerla correr a ella,

Con mi boca comencé a comer su rico coño que sabía delicioso, se notaba que lo gozaba, introduje mi dedos, un mete y saca mientras acariciaba su clítoris.

- uff, aah, aah, si, uff, unos 30 segundos después salió un potente chorro de sus jugos que la hizo temblar dejando mojada la cama.

- Que caliente eres jaja. - ella respondiendo también riendo.

Salí de la sala que contenía un fuerte olor a sexo, minutos después salió ella como si no hubiera pasado nada.

- ¿Te gustó mi vida? - Le dijo su pareja.

- ¡Uff! Estuvo riquísimo mi amor. - Plantándole un beso en la boca donde hace unos instantes estaba llena de semen.

Pobre tonto sin saber que me había follado a su querida novia o esposa o que se yo por todos su agujeros, así que tener cuidado cuando tu novia o esposa salga a que le den un masaje porque pueda que también reciba otra cosa.

Si te gustó el relato favor de puntuarlo, se agradece mucho, si tienen algunas ideas o fantasías que les gustaría que escribiera favor de ponerlo en los comentarios, hago lo mejor que puedo para que se calienten durante un rato.

Comparte este relato

Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios. Información. Si sigues navegando, entendemos que las aceptas. Aceptar