INICIO » Categoría » Un primero de mayo erótico

Un primero de mayo erótico

  • 5
  • 6.494
  • 8,75 (8 Val.)
Una mujer de unos 34 años más o menos se ofreció a llevarnos a nuestro destino. Dudamos un momento sorprendidos por el ofrecimiento, pero nuestra inocencia fue más grande que sus intenciones, así que aceptamos de buen grado aquel gentil ofrecimiento que nos dispensó aquella mujer

Esto que cuento a continuación es lo que ocurrió un primero de Mayo de hace ya algunas décadas, cuando Xavi, y yo, uno de mis mejores amigos en aquellos años tendríamos unos 18-19 años, era tradición en aquellos tiempos, y creo que aun continua haciéndose, subir aquel día festivo de acampada a la montaña, El Farell se llama aquella zona donde acampaba la juventud a celebrar el día del trabajador.

Aquella mañana me levante temprano (recuerdo), prepare mi mochila con lo esencial para pasar el día, la noche, y la mañana siguiente, una vez todo listo me dirigí a casa de Xavi con el que había quedado para la partida. Allí estaba esperándome dos calles más abajo apoyado en la verja de su casa, nos saludamos con entusiasmo deseosos de emprender la aventura, y caminamos hacia la parada de autobús que nos acercaría un pequeño tramo del camino que después desviamos continuar a pie. Al llegar a la parada de bus apoyamos nuestras mochilas en un muro que a forma de respaldo cargaba con el peso del equipaje, hablamos un rato, fumamos un cigarro, dos... hasta que un coche deportivo paro a nuestro lado, se abrió la ventanilla y una mujer de unos 34 años más o menos se ofreció a llevarnos a nuestro destino... dudamos un momento sorprendidos por el ofrecimiento pero nuestra inocencia fue más grande que sus intenciones, así que aceptamos de buen grado a aquel gentil ofrecimiento que nos dispenso aquella mujer de cabellos castaños y ondulados.

Cargamos los macutos y yo me senté delante mientras Xavi ocupaba las plazas de atrás, era una mujer atractiva, simpática y madura para nosotros jóvenes adolescentes, a los pocos km de recorrido nos sobresaltó con la excusa de haber olvidado algo urgente en su casa, así nos pidió algo de tiempo y paciencia para hacer una pequeña parada en su casa... incapaces de poner ninguna objeción aceptamos aquella escusa que nos dio con aquel propósito oculto que empezábamos a intuir.

Después de algunas vueltas por una urbanización cercana paramos frente a la que debía ser su casa, tenía un jardín frondoso en su entrada, aquella mujer nos ofreció acompañarla con la excusa de que igual se entretenía más de lo oportuno, así que bajando del coche acompañamos a aquella mujer hacia donde nos guiaba, abrió la verja de aquella puerta y subimos detrás de ella por aquellas escaleras que nos llevaban hacia su casa, una vez dentro nos ofreció el sofá como estancia para la espera, y poco después nos ofreció algo para beber, nos ofreció la opción de tomar un cubata, la idea de tomar una bebida alcohólica se me presentaba como algo prohibitivo y provocador que empezó a alterar algo dentro de mí.

Xavi y yo aceptamos tomar ron con cola y uno llevo a otro y al poco rato después nos invitaba a tomar un baño en su piscina y con la excusa de no tener bañador propuso bañarnos desnudos y allí nos encontrábamos dos jóvenes poco más que adolescentes con una mujer madura que controlaba todo la situación a su antojo, así que embriagados por la situación y el ron-cola empezábamos a desnudarnos Xavi y yo, una vez desnudos apareció ella totalmente en pelota con aquellos pechos enormes de pezones rosados, más abajo su vello púbico con aquel coño de pelo raso entre sus piernas.

Sabrina se llamaba, ella miro nuestras pollas y sonrió provocativamente “me gustaría comeros la polla” nos dijo así de buenas a primeras, “pero antes podríamos refrescarnos en la piscina empiezo a estar muy caliente y quiero refrescarme el coño!!”. No había dudas de que aquella mujer no se cortaba un pelo...

Salte al agua plas... Xavi detrás mío, mientras Sabrina bajo poco a poco por las escalerillas de entrada a la piscina, nadamos un rato y así de paso aproveche para bajar la trempera que llevaba entre las piernas.

Después de un rato en la piscina salimos de ella y Sabrina nos invitó a tumbarnos en las tumbonas que había junto a la piscina.

-qué tal si os pongo un poco de crema no me gustaría que os diese demasiado el sol.

Así que Sabrina fue a buscar protector solar y unas toallas, Xavi y yo nos miramos con cara de tontos excitados, no acabamos de asimilar lo que estaba pasando, solo sabíamos que nuestras pollas empezaban a crecer otra vez y exclamamos.

-¡¡¡esta tía nos va a follar!!!

Sabrina apareció ahora con un pareo a media cintura pero con sus pechos totalmente desnudos,

-a ver quien va a ser el primero -dijo mientras destapaba el ungüento.

Se acercó a Xavi que le quedaba más cerca tumbado boca arriba en su tumbona y con un rápido movimiento de manos empezó a extender la crema por su cuerpo entreteniéndose cundo le apeteció en los lugares que quiso, estimulando así a Xavi que acabo mostrando su polla toda su envergadura frente a ella, yo también trempaba observando la situación, Sabrina cogió su polla entre las manos y le empezó a masturbar, yo todo excitado me levante de mi tumbona y acerque mi polla a la boca de Sabrina mientras masturbaba a Xavi y así con mi polla en su boca y la polla de Xavi entre sus manos estuvimos un rato hasta llegar a nuestra primera corrida, yo me corría en su boca mientras acercaba más su garganta a mi polla apretando con mis manos su cabeza hacia a mí, Xavi escupía como una fuente toda su leche sobre las tetas de Sabrina… mientras ella gemía como una loca.

  • Valorar relato
  • (8)
  • Compartir en redes