INICIO » Categoría » Fantasía real

Fantasía real

  • 5
  • 11.796
  • 8,25 (8 Val.)
Pasado del descubrimiento una semana, empecé a ver a las mujeres como si todas fueran mías, las quería comer, ver de qué color era sus panochas, sentir sus pechos

Volví a intentarlo una y otra vez nunca me salió pero esta vez lo he logrado, consiguiendo un magnífico resultado “La invisibilidad” me tomo mucho tiempo pero el resultado es merecido al principio no sabía qué hacer con este nuevo descubrimiento no se lo diría a nadie este secreto me lo llevaría hasta la tumba.

Pasados los días mi cerebro experimento nuevas ideas podía sustraer cosas sin que nadie me viera, hacerme millonario de la noche a la mañana comprarme de todo.

Meterme con quien yo quiera sea mi vecina mi prima alguna amiga que estuviera buena ver cosas intimas tocar las bubis de quien yo quiera esto era fantástico.

Pasado del descubrimiento una semana, empecé a ver a las mujeres como si todas fueran mías, las quería comer, ver de qué color era sus panochas sentir sus pechos.

Y fue de esa manera como decidí cogérmelas tomaba 3 pastillas con una botella de agua y el resultado era que en 5 segundos mi cuerpo desaparecía esto lo hacía en mi casa o en un baño público y la duración era de 5 horas fijas.

Salí a eso de las 12pm a ver, bellas damas con faldas de recuadros no había follado en un mucho tiempo y ver esas cosas hacia que mi pene se endureciera.

Estuve sentado durante una hora viendo pasar muñecas hermosas bellas de un rostro precioso no me acostumbraba aun a estar invisible aun creía que me veían por eso a veces me tapaba intencionalmente.

Ya no había que ver así que entre a su lugar de estudios todo estaba vacío como un lugar abandonado revise todo. Empecé por el lado izquierdo dándome una vuelta por el lado derecho me iba a ir para otro lado pero en un salón cerca a las escaleras de la salida vi movimiento, era una chica muy bella, la falda dejaba ver sus tobillos estaba sentada copiando rápidamente lo que había enfrente de ella al parecer se había tardado y todos se habían marchado, pensé, esta es mi oportunidad.

Entre y ella ni cuenta se dio cerré la puerta muy bruscamente; ella se volteo asustada. Corrió rápidamente a ver si era un juego intento abrir la puerta pero esta no cedía se puso nerviosa y pidió ayuda.

Nadie la oía, regreso a su asiento empezó a recoger sus cosas apresuradamente tirando lapiceros hojas y libros.

Me acercaba lentamente donde estaba y sin darme cuenta moví una silla volteándose ella hacia mí, buscando con sus ojos algo, alguna explicación.

Al poco rato se asustó más y se desmayó no sabía que hacer la excitación me ganaba la veía en el piso con las piernas juntas el cabello liso y estirada, la carita impresionante y la falda muy bonita y llamativa.

La levante la senté sobre una silla y me puse enfrente de ella no se movía ni despertaba quería follarla, cogerla y más, abrí su camisa vi su cuello tan blanca al costado unas tiritas de su bracier color rosado, el comenzar de sus pechos imponentes ante mi vista, toque por encima de ellos era tan esponjoso suave como una brisa las acaricie, sentí su calor, ohhh dios!! Metí mi mano por debajo y eran más suaves; estaba muy duras las puntas, las libere una por una y viéndolas sin sujetador se veían muy preciosas desabroche toda su camisa sin sacársela llegue hasta la cintura y el comenzar de la falda, había que desabrochar pero no lo hice, al contrario levante desde abajo viendo sus muslos muy delicados bellos.

Se lo remangue hasta la cintura era espectacular aquella imagen una ropa interior muy excitante y llamativa de color celeste con rosado se la quite hasta sus tobillos la levante, llevándola hasta la puerta para que nadie viera por la ventana, acaricie cada parte de su cuerpo, la senté sobre mis piernas y mi pene chocaba con su conchita veía sus pechos desde arriba jugaba con ellos la volteaba para poner mi miembro en sus pechos y a veces hacia que acariciase con sus manos mi pene; que estaba rojo e iba a chorrear mucho semen.

Decidí cogérmela para eso la puse encima de mi yo debajo de ella metí la punta de mi pene, que solo entraba un poquito.

Empuje un poco más y ella recobro la lucidez no sabía que hacer solo decía ayuda!! Ayuda!! Le tapaba la boca se asustaba más porque no veía que cosa era lo que no la hacía hablar.

-ahhh nooo!! Porfavor!

-por favor!! Noooo!!

Mi pene entraba poco a poco en su rajita hasta que entro por completo, mientas ella gritaba y gemía a la vez.

Ahhhh – dueeeleee!! sacamelaaa!! Ahhhh!!! A… yuud… AHHH!!

Empecé a que ella cabalgase sobre mi pene AHHHH!!! Ahhh!! Ohhh!!! Se movían sus pechos de arriba hacia abajo una y otra vez iba a reventar seguía ella gritando ahhhh ayyuudaaa!!!

La cambie de posición trato de zafarse pero la retuve, la puse como me gusta de perrito, no quiso pero al final cedió.

La metí de un golpe y gimió como una puta AHHH!!!

Me excito tanto que la folle como una licuadora entra sale, entra sale!! La sujetaba de la cintura pero no decía ya nada, se había vuelto a desmayar por el dolor.

Aproveche y la folle más paso más de una hora y acabe en su falda que aún estaba remangada puse mi pene en su boca e hice que me la limpiara, la contemple por un rato y la puse todo lo que traía poniéndola en su lugar ya iba saliendo cuando oí voces salí rápidamente pensando que me veían dirigiéndome a casa.

  • Valorar relato
  • (8)
  • Compartir en redes