INICIO » Categoría » La fiesta del trabajo de mi mujer

La fiesta del trabajo de mi mujer

  • 3
  • 26.862
  • 8,66 (38 Val.)
  • Llegamos a la fiesta de la compañía donde trabaja mi mujer, un salón imponente, muy buena música y ocurrió

    Llegamos a la fiesta de la compañía donde trabaja mi mujer, un salón hermoso, con muy buena música. Mi mujer, estaba muy sexy y sensual, con un vestido negro, ceñido al cuerpo, con su falda corta y un escote muy pronunciado que le permitían verse la mitad de sus tetas. Nos sentamos en una mesa que era para seis personas y enseguida comenzamos a relacionarnos, mi mujer estaba muy sociable, hasta que de pronto advertí que desde otra mesa contigua, un hombre ya maduro, no dejaba de mirarla, y cada vez que podía la miraba con lujuria, le sonreía, y mi esposa cristina le devolvía la sonrisa, eso me puso un poco celoso, pero a su vez me daba cierto morbo ese jueguito, y le digo al oído:

    -me parece que ese tipo quiere cogerte, mira cómo se soba la pija mientras te mira... -ella se sonríe y me dice...

    - te calienta Raúl, que quieran cogerse a tu mujer!!

    -querés coger!!! Te gustaría probar otra pija!!!

    -sólo en mis fantasías!!

    Luego de un rato me dice que va al baño, y observo que el tipo se levanta y se dirige al mismo lugar, pasan unos veinte minutos y mi mujer vuelve, y me dice:

    - vamos Raúl, quiero ir a casa a coger, quiero que me garches como nunca!!!

    Salimos de allí y nos fuimos a casa. Al llegar mi mujer, se desvistió, y sin darme tiempo a nada, me agarro la pija, la saco del pantalón y empezó a mamarla como nunca! nos tiramos en el sillón, y me decía:

    - estoy recaliente, quiero que me cojas ya!!! quiero esta pija, ahh!!!

    Nunca la había visto así, me monto y se clavó mi pija, gozaba como una puta, mientras me decía...

    - esta pija es mejor, me quede recaliente papi... con la cogida del baño no me alcanzó...

    Y ahí empezó a acabar como una yegua y yo me vine también, echándole toda la leche en su concha. Le pregunto qué pasó en el baño y me cuenta:

    -cuando fui al baño el tipo se metió detrás de mí, me empujo dentro del retrete contra la pared, me apoyo de atrás y me dijo “que lindo culo que tienes puta... te voy a meter toda mi verga... si tuviera una mujer como tú a mi lado, te daría verga todo el día”, empezó a pajearme... me dio vuelta hizo que me arrodillara, saco su verga dura y me la metió en la boca, y empezó a cogerla, mientras me decía “traga puta, chupame bien la pija, ponela bien dura putita... así te la meto por el culo...” me volvió a parar, me dio vuelta, corrió mi tanga y de un solo empujón me metió su verga en mi culo, que me hizo gritar... yo enloquecí papi... le decía “cogeme así, rompeme bien el culo papi...”. Me bombeo como loco, hasta que sentí que empezó a llenarme el culo de leche, la saco, me volvió a decir que rica puta que era y se fue. Por eso papi, quede caliente porque...

    Cuando mi mujer término de contarme su cogida, me había vuelto a calentar, tenía la pija dura como piedra, la puse en cuatro y se la mande a guardar por el culo, y ella gemía, me decía...

    -así papito... me encanta... te calienta que se cojan a tu mujer como a una puta... ahora voy a salir a coger con el primer macho que se me cruce... quiero chupar más vergas, volver a casa y que me cojas papi...

    Y termine llenándole el culo de leche, se la saque e hice que me la chupara hasta no dejar una gota. Esta experiencia fue el principio de una nueva relación sexual con mi mujer.

    • Valorar relato
    • (38)
    • Compartir en redes