INICIO » Categoría » Mi vecino el urólogo

Mi vecino el urólogo

  • 4
  • 7.233
  • 8,83 (12 Val.)
  • Nunca me imaginé que el padre de mi amigo me enseñaría como trabaja

    Soy bisexual pero nunca lo he dicho abiertamente. Este relato toma lugar cuando tenía 18 años, por ese entonces yo tenía un amigo su nombre es Darío, él era menor para mí con 1 año. Yo me llevaba muy bien con él, sus padres se habían divorciado cuando él tenía 12 años y mi amigo se quedó al cuidado de su padre. Su padre Mario de 42 años en el medico urólogo. Bueno, volviendo al relato a mí siempre me han llamado la atención los hombre mayores, un día mi amigo me invita su casa con mucho gusto fui él tenía un play 4 en la sala de su casa y siempre que nos reuníamos la jugábamos, bueno resulta que ese día acudí y me abre la puerta su padre y me invita a pasar.

    Una vez dentro Mario me dice.

    M: Buenas tardes Ricardo como estas?

    Y: Buenas tardes don Mario todo bien y Ud. como ha pasado?

    M: todo bien sin problemas. Por cierto Darío salió a recoger unos documentos que le encargué, pero siéntete en tu casa y espéralo hasta que vuelva.

    Y: muchas gracias don Mario espero no molestar mientras espero

    M: tranquilo, cuéntame como te va en las clases

    Y: todo bien esperando que se acaben para salir a vacaciones jejeje

    M: jajaja en la universidad que piensas seguir?

    Y: no lo se ha decir verdad aun no me decido

    M: eso es muy importante y debes pensarlo muy bien para tu futuro

    Y: lo hare muchas gracias don Mario, que tal el trabajo?

    M: tocando a profundidad jajajajaja

    Y: jajajaja bien a fondo jajaja por cierto siempre he tenido curiosidad sobre su trabajo

    M: jeje de verdad? Si quieres yo te lo puedo enseñar

    Y: jaja si es que tengo curiosidad de como se hace eso

    Estábamos conversando cuando le entra una llamada y resulta ser de su hijo diciéndole que su madre lo había llamado para preguntarle si quería que lo acompañara al almuerzo lo cual Darío había aceptado, yo note una sonrisa cómplice cuando Mario escucho eso y no negare que eso creo una excitación en mí, bueno Mario colgó el teléfono y me cuenta lo que paso y me dice si quiero que él me enseñe como es su trabajo de urólogo, como ya mi excitación era más acepte sin dudar.

    Me dice que me ponga una de las batas que utilizan sus pacientes cuando van a sus consultas, fui al baño me quite todo y salí solo con la bata, sin mentir me quedo viendo de pies a cabeza y yo tenía la cara roja, me dice “acuéstate en el sillón voy a ver unas cosas”, fui y lo hice, después de un momento observo que viene con sus guantes y ahora me dice “ponte en cuatro y respira”, solo sentía su respiración y escuchaba como se ponía sus guantes y abría el gel lubricante mientras tenia a la vista todo mi culo para él.

    En eso siento que me empieza a untar el gel y con el dedo empieza a hacer presión contra mi ano, me dice que me relaje y así lo hice y siento como empieza a entrar su dedo por mi culo, creo que noto mi excitación que empezó un mete y saca con su dedo yo trataba de controlar mi respiración hasta que siento que empieza a entrar otro dedo yo solo me deje y seguía con el mete y saca. Así estuvimos por 10 minutos y me los saca y me dice que todavía no terminamos hasta que sentí algo un poco más grueso y caliente tratando de entrar en mi culo, regrese la mirada y veo que es su pene todo erecto se acerca a mi oído y me dice “qué buen culo que tienes te lo voy a abrir” yo estaba tan excitado que le dije “si hágalo”.

    Se unto gel un su verga y me lo empezó a meter, empecé a gemir y se escuchaba por toda la sala, él me cogia de la cadera y me presionaba contra sus huevos.

    Yo me entregaba al deseo y solo pensaba en que me coja y sentirlo dentro mío, creo que me leyó la mente porque me dio unas nalgadas que me hicieron gritar, pero no del dolor sino de la excitación, sin sacarme la verga se acomodó en el sillón y me hizo que lo cabalgara y así lo hice yo solo sentía como entraba y salía.

    Estuvimos cogiendo por unos 20 minutos y me dice que quiere acabarme dentro y yo le dije “hazlo papi, dame tu leche dentro de mí”, eso lo prendió mas porque me empezó a embestir con más fuerza hasta que termino y se dejó su verga dentro de mi hasta que se salió sola.

    Nos quedamos desnudos y yo con su leche en mi culo y me dice “no pensé que tendría sexo con el amigo de mi hijo, pero me encanto y espero que lo volvamos a repetir” le dije “me encanto sentir su verga y su leche dentro de mí y si me gustaría repetir”.

    Lo hicimos un par de ocasiones más en su casa y luego me invito a su consultorio, pero eso queda para otra historia, háganmelo saber en los comentarios.

    Espero que le haya gustado, perdonen cualquier falla, acepto cualquier consejo.

    Gracias por leer.

    • Valorar relato
    • (12)
    • Compartir en redes