INICIO » Categoría » Convertida en su esclava sumisa

Convertida en su esclava sumisa

  • 2
  • 5.065
  • 8,60 (5 Val.)
Se levantó y me llevó gateando al dormitorio dándome chirlos con la cadena cada vez más intensos, nos paramos frente al espejo donde de rodillas me pide que le coma la pija

La noche se acercaba y algo en mí hacia mi piel estremecer. Como para que no fuera así, me estaba por convertir en su sumisa... que locura, que adrenalina... pero les aseguro que de extrema excitación.

Fuimos por unos tragos a un lugar tan hermoso como él sabe que me gusta y seguramente lo pensó muy bien antes de llevarme, ese lugar es tan increíble como él.

Comimos rico y tomamos más aun, al punto que lo único que quería era que ponga su cadena en mi cuello y explotar de placer.

Llegamos al departamento donde pidió que me cambie y que vuelva gateando al living, donde iba a colocarme la cadena con la que hizo que recorra por todos lados, inclusive bajar la escalera y subirla... mmmm... placeres.

Se sentó en el sillón donde nunca dejé de comerlo entero, de besarlo por donde se me ocurra y lamer cada centímetro de su piel.

Se levantó y me llevó gateando al dormitorio dándome chirlos con la cadena cada vez más intensos, nos paramos frente al espejo donde de rodillas pide que le coma la pija, como buena sumisa acepto y lo devoro, me saca, me pega, le como la pija, me pega y así sucesivamente... me lleva sobre la cama empieza a cogerme y yo ya empapada de placer me dejo, juro que dejo que haga cualquier cosa hace perder mi mente, mi cuerpo lo maneja como quiere... es un espectáculo de hombre. Es sin dudas un poderoso... me toma de los pelos fuerte muy fuerte, me para frente al espejo toma mi celular, me pone mirando al espejo en cuatro y empieza a filmar como me penetraba... entraba y salía de un modo increíble... me pide que lo mire una y otra vez... no puedo, me desarma, pide nuevamente que lo mire y me mata de placer, sigue grabando y me murmura... “me vas hacer acabar hija de puta”, ahí fue tremendo estalle de placer y él también.

Fue una noche tan maravillosa que la recuerdo al escribirla y siento como se acelera mi corazón y mi adrenalina avanza.

  • Valorar relato
  • (5)
  • Compartir en redes