INICIO » Categoría » Mirando a mamá

Mirando a mamá

  • 2
  • 5.947
  • 8,36 (11 Val.)
Todo en ella me daba placer, pero mirarla con otro hombre deleitaba mi vista

Una tarde llegando a casa del trabajo, antes de entrar escucho voces y gemidos, entre en silencio y me doy cuenta que esos ruidos venían de la habitación de mama, me acerque y la veo sentada sobre la pija de un asqueroso vecino, al instante la pija se me paro y comencé a tocarme, a un lado mío veo sobre la mesa un dinero y entendí por qué estaba pasando eso, el tipo seguía gozando mientras mi madre cabalgaba encima de él. Metí mi mano debajo del pantalón y comencé a masturbarme, no mucho tiempo después el vecino dando un fuerte grito señala que había acabado, yo retrocedí sobre mis pasos y aparentando que recién entraba a la casa hice algo de ruidos, al llegar al comedor veo salir al vecino luego mi madre sale por detrás me saluda y mirando el dinero me dice:

-¡lo necesitábamos!

Me miro el pantalón y yo tenía el bulto enorme que no podía ocultar así que para disimular me senté a la mesa, ella se sentó a mi lado y colocando su mano sobre mi pantalón ya empapado en líquido preseminal comenzó a acariciar con dos dedos la cabeza de mi pene, cerré los ojos y tire la cabeza hacia atrás disfrutando aquel momento, continuo acariciándole hasta empaparme el pantalón en semen, de repente siento que se para y se va a su habitación. Yo me pare y fui a bañarme al salir del baño llego al comedor y me llama desde su habitación, al entrar estaba acostada ahí me arrodille en el piso al lado de su cama y me dijo:

-¡quiero enseñarte a darle placer a las mujeres en todas sus formas!

Tomo mi mano y la llevó a su entrepierna y comencé a acariciarla lentamente, ella cerro sus ojos y poco a poco comenzó a disfrutar aquel momento mientras movía su cuerpo y comenzaba a gemir con suavidad. Mi mano se empapaba en sus líquidos y cuando le metí un dedo en la vagina largó un fuerte gemido y comencé a comerla con el dedo hasta que se retorcía de placer y me pedía que terminara de acariciar su empapada concha…

  • Valorar relato
  • (11)
  • Compartir en redes