INICIO » Categoría » Nuestra amiga argentina se pone celosa

Nuestra amiga argentina se pone celosa

  • 4
  • 5.991
  • 8,83 (6 Val.)
  • Entonces le bajo los pantalones, me arrodillo y se la empiezo a chupar, la verdad es que me maté para que fuera la mejor chupada de su vida, le pasaba la lengüita por el glande muy despacito, la besaba, le besaba los huevitos y se los acariciaba

    Hola lindos, esto que les voy a contar me paso anoche (hace tres años), sinceramente no lo puedo creer, mi vida se está ¡enquilombando mucho!, no sé cómo voy a terminar pero un día va a saltar todo y se me va armar un ¡terrible kilombo!, las cagadas que me mando son demasiadas pero no las puedo evitar jaja.

    (Para que entiendan esto tienen que leer el anterior relato)

    Bueno les cuento; ayer era el cumple de la hermana de Matías (llamémosla Ana), que es mi amiga y por ella conocí a Matías, la cosa es que me dijo que Matías no iba a estar, entonces fui tranquila.

    Ah, me olvidaba, con mi novio no fui porque el tenía el cumple de un amigo, y yo no quería ir, quería ir al cumple de mi amiga, así que cada uno salió por su lado.

    Llego, hablamos boludeces y Ana me cuenta que desde hace unos días, está saliendo con un compañero de Matías de la facultad, que es un chico divino, redulce, que está recopada con él, SIC, pienso espero que no sea alguno de los que me cogió, ¡me muero!, y me sigue diciendo que en un rato llegaba.

    Al rato llega ¿y quién era?, si era BENJA, ¡me quería morir!, nos saludamos como si nada, pasaba la noche y se agarraban de la mano, se daban piquitos y ¡me empezó a embolar!, la noche anterior él y sus amigos me cogieron como una perra y ahora se hace el lindo, ¡el novio fiel y correcto!, no me lo bancaba, ellos a los besitos ¡y yo sola!, ¡algo tenía que hacer!

    No se serían las 2 de la mañana y le digo a Ana que me quedé sin cigarrillos, que iba a comprar, y Ana me dice que no fuera sola a esa hora, entonces le digo a Benja “¿me acompañas?” y Ana nos dice, pórtense bien jaja (si supiera que ya me había cogido jaja)

    Subimos al ascensor y aprieto el 3º subsuelo que es donde guarda el auto Ana, en un lugar donde solo entra el auto de ella, bah el de la mama.

    En el ascensor, le preguntaba que hacía ahí y él lo mismo, le cuento que soy amiga de Ana por eso lo conocí a Matías, y él me cuenta que Matías nunca le había dicho nada de eso (gran HDP), que pensaba que yo era una amiguita de él, pero por otro lado, claro, lo digo yo, una putita que conoció en algún lugar, y me dice que no sea así, y llegamos a la cochera, lo llevo a donde Ana guarda el auto, para seguir hablando, y la conversación, de lo que me acuerdo, fue más o menos así.

    Yo: ya cogieron (no se porqué pero me jodía eso, él había cogido conmigo, mejor dicho me habían recogido como una puta y con ella se hace el novio)

    Benja: y si, obvio (lo notaba como nervioso, no sabía bien cómo reaccionar)

    Yo: quien coge mejor ella o yo?

    Benja: pero son dos cosas distintas

    Yo: claro, ella es tu noviecita y yo la putita que se la cogen entre todos, no?

    Benja: pero no lo tomes así, vos sos como más abierta jaja

    Yo: así que soy “más abierta” (y le pongo la mano en la pija sobre el pantalón)

    Benja: no me jodas, estas reloca, Ana está arriba!!

    Bueno, mientras me seguía diciendo todo eso, le desabroché el pantalón y le saque la pija que ya la tenía bastante paradita, mientras me decía que no siga (yo pensaba, ayer me cogiste, ahora báncatela), ya con la pija afuera se la sigo acariciando, y ya era un barrote, jeje.

    Entonces le bajo los pantalones, me arrodillo y se la empiezo a chupar, la verdad es que me maté para que fuera la mejor chupada de su vida, le pasaba la lengüita por el glande muy despacito, la besaba, le besaba los huevitos y se los acariciaba, hasta que después de un ratito me la puse en mi boquita y se la empecé a chupar, mientras le preguntaba si ella se la chupaba mejor que yo, jeje obvio me dijo que yo lo hacía ¡mucho mejor!

    Hasta que me di cuenta que estaba por acabar, (¡no quería que me acabara en la boca!) me pongo de pie, le doy la espalda, me sube la pollerita, me baja la tanguita (que después me la termine sacando) me inclino sobre el auto y me empieza a coger (obvio con forro) ¡y cómo me cogió! Acabamos los dos juntos.

    Nos matamos con unos besos, y subimos como si nada.

    No sé porque hice eso, me quedé contenta porque por lo menos le saque la lechita, y no creo que se la haya cogido después.

    Cuando un chico coge conmigo me embola ¡que coja con otra!, no sé porque, pero me molesta.

    • Valorar relato
    • (6)
    • Compartir en redes