INICIO » Categoría » Mujer seria y respetable (1)

Mujer seria y respetable (1)

  • 7
  • 8.851
  • 8,89 (18 Val.)
Se precisa mujer seria y respetable para experiencia poco habitual, debes tener entre 20 y 50 años. No me importa tu estado físico ni civil. Te garantizo aventuras y discreción. Para saber más contacta conmigo

Todo comenzó con un anuncio puesto en internet.

Se precisa mujer seria y respetable para experiencia poco habitual, debes tener entre 20 y 50 años. No me importa tu estado físico ni civil. Te garantizo aventuras y discreción. Para saber más contacta conmigo... Edad 42 años. BARCELONA

De este anuncio recibí varias respuestas por el:

"Me gustaría que me dijeran más explícitamente de lo que se trata, estoy interesada..."

"Hola soy Maleny, tengo 42 años y quisiera saber de qué se trata el anuncio. Un saludo".

"Hola tengo 33 años, gordita y 115 de pecho me interesa tu anuncio, hace días que lo veo, me das más info? Graciasss".

"Me intriga tu anuncio... Me cuentas más? Un saludo".

Y así muchísimos mas, alguno de los mensajes recibidos pensaba que era para algún trabajo, y a todas las interesadas les envíe la misma respuesta, la mayoría ya ni responden, pero algunas de ellas si lo hicieron, y nos llegamos a conocer, pero cada una tiene su propia historia, pero voy a empezar a contar una que verdaderamente me encanto, por la seguridad, ganas de experimentar y el desparpajo que la chica en cuestión tenían, fue todo un placer conocerla.

A todas las respuestas que me llegaban les enviaba el mismo mail de respuesta, que era este:

Hola xxx,

Supongo que te habrá parecido extraño mi anuncio. Soy una persona normal. Tengo 42 años. Físicamente soy agradable. Soy casado, y te voy a concretar lo que busco.

Quiero a una chica bien. Respetable y normal. Educada. Me da igual que sea casada, soltera, divorciada o viuda. Alguien que pueda tener inquietudes parecidas a las mías y que no quiera cambiar su vida para llevarlas a cabo.

Y ahora te preguntarás cuáles son mis inquietudes…

Por algún motivo me excita enormemente la fantasía de que una respetable mujer se ponga a disposición de un hombre para que él haga lo que quiera con ella y poder usarla como desee, ¿te gustaría sentirte usada? esto sería durante un plazo de tiempo... digamos 15 días, un mes… y que lo haga sólo por vivir esta aventura de sentirse usada como mujer y con todo el morbo que ello conlleva. Te daría morbo verte envuelta en algo así?

Por supuesto, deseo llevarla a cabo con una mujer que también desee lo mismo. Sólo habría 2 condiciones:

- La primera es que ambos nos comprometemos a no interferir en la vida del otro ni pretender del otro otra cosa que no sea nuestro acuerdo.

- La segunda es que, a pesar de que el juego consiste en que ella estaría a mi disposición para usar su cuerpo a mi criterio, no habrá daño físico ni situaciones exageradamente humillantes. Cada uno puede cortar el juego en el momento que quiera.

Lamentablemente, no puedo dar rienda suelta a mi imaginación con las mujeres que conozco. Y menos sin vincularse a ellas. Tampoco soy capaz de utilizar los servicios de una prostituta, por muy de “alto standing” que sea. Y no es por un problema económico el motivo es que hacer esto por dinero rompería todo el encanto que conlleva.

En caso de que el juego haya despertado tu interés, contesta a mi mensaje con tu opinión sobre este, o pregúntame si tienes dudas.

En caso contrario, sólo agradecerte tu interés y disculparme por las molestias que haya podido ocasionar.

Atentamente, Alex

La historia que voy a empezar a contar es la de la última respuesta, “Me intriga” todo lo que narraré es real, y ha pasado tal cual, por ello citaré algunas partes de los mail intercambiados como ya he empezado hacer al comienzo de la historia, inclusive el anuncio que sigue publicado a día de hoy.

Comienzo la historia con la señorita xxx

A partir de ese mail entablamos una larga conversación, donde me decía que le gustaría verse envuelta en una aventura similar, me empezó a preguntar sobre las ideas que tenía en mi mente, y a partir de ahí empezamos a marcar el camino y a establecer una serie de límites para ella, exactamente fueron estos:

- Jamás en un lugar público >> soy una persona muy social y conocida.

- Jamás sin condón.

Si me vas a someter, puedo imaginar todo lo que hay... y me atrae, mucho, por eso respondí a tu anuncio, pero:

- Si hubiera sexo anal, con dilatador primero, lubricante, mucho amor y sobre todo lo que ha entrado detrás no entrará delante >> cambio de condón.

- Nada escatológico (lluvia dorada o heces)

- No preguntarás nada sobre mí. Mi privacidad está por encima de todo.

Aceptando por supuesto sus límites, y empezando la aventura, sin ni siquiera saber su nombre y descubriendo cómo era, que necesitaba experimentar, y analizando su mente, era tiempo de jugar, de conocer su interior, y hacer que deseara que llegara nuestro encuentro.

Descubrí que era muy inteligente, lanzada, directa, y a la vez muy atrevida, todo ello me encanta en una mujer, y a raíz de los mails que nos cruzábamos fui creando un plan, una quedada, una sesión, durante todo el camino hasta llegar a la sesión ella desconocía como era, como sonaba mi voz, en cambio yo a estas alturas ya había visto fotos suyas.

Tras un periodo de tiempo de estudio por ambas partes llegó el momento de sesionar, para ello le plantee sus primeras instrucciones para preparar la sesión, y le envíe el siguiente mail:

Me apetece mucho jugar contigo y me gustaría que saliera bien, para ello voy a detallarte una serie de condiciones:

No son negociables, pues son imprescindibles para el juego según mi opinión, entenderé perfectamente que no las aceptes,

Si fuera este el caso la opción de una sesión quedaría ya anulada por mi parte.

Deberás estar hasta la sesión del viernes sin ningún orgasmo, nada de tocarse o tener sexo a menos que yo te lo pida, o te autorice a ello, (puedes pedirme permiso si lo deseas) sé que esto te repatea, pero es parte del juego.

Durante estos días deberás hacer todo lo que te pida, y sin excusas de ningún tipo (no te pediré nada que te comprometa o no puedas hacer), luego quiero que me comentes la experiencia, si te he pedido algo en concreto, la finalidad de esto es subirte la temperatura durante estos días.

El día de la sesión, quiero que lleves a esta, tus 2 juguetes preferidos (tienes varios según me dijiste), que vayas vestida como yo te pida, y que sigas todas mis instrucciones hasta reunirte conmigo.

El no cumplir todas estas normas significa dar por finalizado el juego,

El mentir sobre alguna norma no tiene sentido, y mejor finalizarlo antes de comenzarlo,

Por supuesto en cualquier momento puedes abandonar, antes, durante y después.

La intención es que el juego nos complazca por igual a los 2, pero nunca debes hacer algo que no quieras,

Pero siempre debes hacer todo lo que yo te pida, sin dudarlo, sin meditarlo y de inmediato a ser posible.

¿Seguimos con el juego?

Instrucciones que fueron aceptadas y seguidas al pie de la letra por su parte, el día se acercaba…

Durante una semana le estuve mandando juegos a realizar, con la intención de que deseara sentirme a su lado, cada vez estaba más ansiosa, por descubrirme, por sentirme, por entregarse, y por poder entregarme su placer.

Después de casi un mes había llegado el momento de vernos, de ponernos cara, face to face, los miedos, las incertidumbres habían quedado atrás, ya nos habíamos estudiado mutuamente, sabíamos cosas ya privadas de ambas partes que nos habíamos ido contando (no preguntando) mutuamente, ambos queríamos esto, y ambos deseábamos que pasara, aunque como es lógico había mucha incertidumbre aún por descubrir, prueba de ello es este mail que me envió poco antes de vernos:

Estoy nerviosa... Tú ya estas allí??

Llevo el pelo horrible, necesito cortármelo, ya!! jajajaja... Me siento súper insegura...

Ya te lo decía yo hace unos días que me estabas llevando a tu terreno... y tu decías que no... Mírame! camino de no sé dónde, para encontrarme no sé qué con no se quien...

Soy una sonrisa con patas, mucho pelo en la cara (el flequillo me baja) y súper abrigada.

Continuará.

Nota: tanto el anuncio que puse como el mail que envié surgió la idea de algún relato que un día leí y creí conveniente ponerlo, normalmente en casi todos los relatos empiezan describiendo a las personas, pero yo en este no voy hacerlo, creo que puede ser mejor que cada cual queda a la imaginación del lector, aunque es posible que sea un error, agradecería comentarios sobre el relato, pues de ello depende que continúe con el.

  • Valorar relato
  • (18)
  • Compartir en redes