INICIO » Categoría » Nuestra amiga argentina cumpliendo fantasías

Nuestra amiga argentina cumpliendo fantasías

  • 4
  • 5.459
  • 9,00 (6 Val.)
La semana pasada, me decidí, lo llamé a Matías, el amorcito de mi vida, y con el único que me animaría hacer algo así, le dije que me avise cuando esté solo en la casa

Un amigo de internet me vuelve loca desde hace mucho (ojo son historias de hace tres años) con la idea de follarme atada y con los ojos vendados, al principio lo saqué cagando diciéndole que jamás había hecho eso, ni lo iba a hacer. Pero me empezó a mandar todo el tiempo gifts y videos de chicas que lo hacían así, atadas, veía como gozaban, y la idea me empezó a calentar, a interesar a excitar, me daban ganas de experimentarlo. Al amigo siempre le decía lo mismo, que la idea con el tiempo me fue gustando, pero que jamás lo haría con él, porque en esa web no busco encuentros.

La semana pasada, me decidí, lo llamé a Matías, el amorcito de mi vida, y con el único que me animaría hacer algo así, le dije que me avise cuando esté solo en la casa, (se preguntarán porque en la casa de él, jeje, porque el respaldo de su cama es con barrotes de madera) me dice que al día siguiente, le digo que voy para allá, que vamos hacer algo nuevo, obvio que me preguntaba qué, ¡y yo no le decía nada!

Llego el día, estaba ansiosa, me pongo esas mini que le gustan a Matías y en la cartera tres pañuelos grandes (esos que son para el cuello), llego a la casa, vamos a su cuarto, le digo que traiga unos hielos, (no entendía nada jeje), hago lo que más me gusta, empiezo muy despacio a desnudarme frente a él, siento que es como le estoy regalando mi cuerpo y eso me calienta mucho, ya desnuda, su pija había dejado de ser chiquita, se me acerca y le digo que no… no… todavía no me toques,

Me acuesto en la cama, saco los pañuelos de la cartera y le digo “átame y tápame los ojos, quiero que me cojas así”, ya con solo hacer eso estaba totalmente excitada y él también, jamás pensó que le iba a decir eso, me dice “no lo puedo creer, siempre lo quise hacer pero pensé que no te ibas a dejar” “átame pendejo”, le decía, átame y cógeme como una puta, pásame el hielo y lo que se te ocurra por mi cuerpo…

Me ata las manos en los barrotes de la cama, antes de ponerme el pañuelo en los ojos, me pregunta si estoy segura (mi amor, es re dulce, como lo quiero), le digo que sí, me venda los ojos, me dice que lo espere un minuto, llega y me empieza a pasar una pluma muy suave, empieza por las tetas, me acariciaba con esa pluma, mis pezones ya estaba re duros, sigue por la panza, apenas me roza mi conchita, cosa que me dejó más caliente todavía, me la empieza a pasar por las piernas, la sensación de no ver, no saber que me iba hacer es inexplicable, mi calentura era infernal, trataba de no moverme y concentrarme solo en sentir, ¡pero no podía!

Toma un cubo de hielo y me lo pasa por las tetas, ufffff, como me calentó, no lo esperaba (ya ni me acordaba de los hielos), y me las empieza a chupar, ya mis piernas se movían para todos lados, baja y me empieza a chupar la conchita, a chupar no, me la empieza a comer, era un lago de jugos mi pobre conchita, inconscientemente, empujaba mis manos para desatarme y no podía, le gritaba “hijo de puta ¡desátame!” y me decía que no, me la seguía chupando hasta que estalle en un orgasmo impresionante.

Siento su pija que quiere entrar en mi conchita, abro bien las piernas y lo abrazo por la espalda con mis piernas, quería desatarme ¡y no podía!, la situación la manejaba toda él, no veía lo que hacía solo sentía, y sentía mucho, mucho, le volví a pedir que me desatara, me dice “no hija de puta te voy a coger así, como querías”, más caliente me ponía eso, cógeme como una puta, le decía, rómpeme la concha, métemela con todo tu fuerza, no se pero me la metía con tanta fuerza que la sentía casi en el estómago, hasta que acabamos los dos juntos, como nunca habíamos acabado.

Terminado eso, me desató, me quede encima de él, los dos desnudos, como me gusta estar así con él, pero ya no teníamos más tiempo, me vestí y me fui.

  • Valorar relato
  • (6)
  • Compartir en redes