INICIO » Categoría » Nuestra amiga argentina ¿cae en la trampa?

Nuestra amiga argentina ¿cae en la trampa?

  • 17
  • 7.292
  • 9,29 (7 Val.)
Me pidió algo muy loco, y era que tratara de, como decirlo, seducirla o algo así, y ver qué onda, que en la única que podía confiar en esto era en mí, y que se dio cuenta que un par de veces me miraba demasiado. La verdad no le dije nada, me quede sorprendida

Esto que les cuento me paso esta semana (hace tres años), y todavía me cuesta creerlo, voy a tratar de ser lo más sintética posible, porque si no se va hacer largo. Tengo un amigo, que es un genio, que sin saber esto, me alentó con el solo hecho de comentarme y fundamentarme que todas las mujeres tenemos nuestra parte lésbica, algunas nos animamos a mostrarla y otras no.

Matías, el amorcito de mi vida, siempre cuento que esta de novio con una rubia hermosa, si, es cierto es muy linda y con un muy lindo cuerpo, muy armónico, tan linda es que le ofrecieron trabajar de modelo un par de veces.

Antes que nada, para que entiendan (y no piensen que estamos todos locos jeje) yo con Matías tengo una relación muy especial, nos conocemos de chicos, y aparte de tener la mejor piel, química, sexo, que puedo tener con alguien, tenemos una confianza única, nos hemos contado cosas que a nadie le contaríamos.

La cosa es que Matías, hace ya bastante tiempo me confesó algo que me dejo sorprendida, me dijo que notaba algo raro en su novia, el sentía que cogía por obligación, que no la veía gozar (y eso que Matías sabe coger jaja), y que la ve desde hace mucho muy compinche con una amiga, que nunca vio nada raro, pero que sospecha que es lesbiana. Pero él me decía lesbiana, lesbiana, no como yo que me acuesto con mujeres (él lo sabe) pero muero por una pija jaja.

Me pidió algo muy loco, y era que tratara de, como decirlo, seducirla o algo así, y ver qué onda, que en la única que podía confiar en esto era en mi, y que se dio cuenta que un par de veces me miraba demasiado. La verdad no le dije nada, ¡me quede sorprendida!, Matías “mi amante” ¿me está pidiendo que me coja a su novia?, una locura.

Mientras lo pensaba, me fui haciendo amiga de ella; con la excusa que me puede ayudar con lo que yo estudio, siempre le preguntaba algo, y le decía que un día tenía que venir a casa a explicarme unas cosas, y así hablamos un tiempo.

Todo esto que cuento en un par de renglones llevó su tiempo, tiempo que Matías se animara a contármelo, me lo iba diciendo de a poco, tiempo en que yo lo asumiera, y tiempo en que me decidiera para hacer lo que hice.

La semana pasada me decidí, le dije si quería venir a casa a explicarme eso, y me dice que sí, que pasa antes de ir al gimnasio, pero que estaba así nomás, con esos pantalones cortos que se usan para el gym y una remera, no importa le digo, ven igual. Obvio que yo también me puse un pantaloncito corto.

Llega, vamos a mi cuarto, nos sentamos en el escritorio, yo me pongo bien cerquita, rozaba mi pierna con la de ella (quería ir viendo sus reacciones) ella no decía nada y hacía lo mismo, nos seguíamos rozando las piernas, ya sentía su piel suave, subí un poco la apuesta y con cualquier excusa, me acerco para agarrar algo del escritorio y le meto mi pierna entre las de ella, y nos rozamos bastante, después nos pusimos hablar, una frente a la otra (ustedes, vieron las mujeres somos más de tocarnos, sin que eso quiera decir nada), y le seguí rozando las piernas y le ponía una mano encima de ellas, y no me decía nada, pero no sé, algo raro sentía, nosotras de eso nos damos cuentas, casi inconscientemente movía las piernas y yo mis manos sobre ellas.

Bueno aparte, ni bien podía aprovechaba para rozarla, siempre con alguna excusa. Llego la hora que se tenía que ir, y quedamos que volvía al día siguiente.

Llega, estaba con una mini, yo también, teníamos que leer unos apuntes, como para estar más cómodas, le digo de sentarnos en la cama, y yo de paso aprovechaba la situación y ponía mis piernas sobre la de ella, después ella hacía lo mismo. Cuando sus piernas estaban sobre las mías y otras vez nos sentíamos la piel, le acaricio la pierna le digo “¡que piel suave tienes guacha!” y me dice como se la cuida y todo eso, pero la verdad es que ¡ya me estaba calentando! y bastante, pero ¡no me animaba a avanzar más!, seguimos así un rato, hablando y yo acariciándole las piernas, ya por arriba de sus rodillas, y no me decía nada, pero no las podía dejar quieta (yo no podía estar segura o creerlo, pero presentía que algo sentía), paso el tiempo y le digo si al día siguiente quería venir (en realidad ya habíamos terminado lo que teníamos que hacer jaja, pero algo más yo iba a buscar) que iba a estar sola y nadie nos jodía, y me dice que sí, le doy un beso en la mejilla, pero un fuerte beso, ella hace lo mismo.

Yo estaba nerviosa, nunca había hecho eso, las veces que estuve con mujeres me tranzaron a mí, yo nunca las avance de la nada (con Pili ya habíamos estado juntas cuando la avance), no sabía bien cómo hacerlo, pero es tan linda la guacha que no podía dejar de pensar en estar con ella (esa es mi parte lesbi jaja).

Llega, estaba igual que el día anterior, con una mini y una remera, yo me había puesto una remera larga, y bombacha nada más, cuando llego le dije “ayyy boluda no me di cuenta de la hora, no me llegue a cambiar” excusa boluda pero valida, ¿no?

Vamos a mi cuarto, yo estaba re nerviosa, caliente, con esa adrenalina que me mata, y note que ella también estaba rara, un poco nerviosa igual que el día anterior nos tiramos en la cama, pero esta vez sin ningún apunte, hablamos boludeces, y esta es la parte decisiva jeje. Yo me pongo bien cerquita de ella, pongo una pierna mía sobre una de las de ella, y le agarro la otra pierna de ella para que la ponga sobre la mía, ¿me explico?, ella no dice nada, y empezamos solitas a frotarnos, a sentirnos nuestra piel, todo sin decir nada, era más fuerte que nosotras, ¡no nos podíamos controlar más!, solo nos sentíamos y eso a mí ya me tenía muy calentita, ¡esa piel!, hasta que llegó el momento inevitable, mágicamente nos fuimos acercando hasta darnos un beso, un beso suave, casi un pico, siguió con uno más intenso otro, otro, otro, ya nuestras lenguas jugaban, le mordía su labio ella el mío, nuestras conchitas casi estaban pegadas, yo ¡toda mojada! ¡Nos comimos la boca!

Me dice “¡Caro no!, ¡no podemos seguir!” le digo que sí, que las dos sentimos lo mismo, le pregunto, ¿no te mueres de la calentura que tienes? Me dice que sí, bueno ahí se fue todo a la mierda, nos seguimos besando, me empezó a meter la mano por debajo de la remera me tocaba la cola la espalda, ¡estaba desesperada!, yo a ella también, la acariciaba por todos lados.

Obviamente seguimos hasta quedar las dos desnudas, voy a su conchita, se la empiezo a chupar, como gozaba la hija de puta, le meto los dedos uno dos, se la chupo, le pregunto si le gusta, me dice ¡que si!, que le encanta, apuesto más fuerte, le pregunto: ”¿te gusta más como te la chupo yo o Matías?”, y me dice “vos mi amor vos me encanta como me la chupas”, mientras me dice esto explota en un orgasmo que todo su cuerpo temblaba.

Me subo sobre ella, nos besamos desesperadamente, nos sentimos, nos acariciábamos y ella solita va bajando hasta mi conchita y me la empieza a chupar, me mete la lengua, yo le empujo su cabeza, me mete los dedos, me muerde los labios de la vagina, me sigue metiendo los dedos, me acariciaba la cola, me hizo acabar esta vez a mí.

Empezamos a frotarnos las conchitas, un rato, ah, gemíamos de placer, nos besábamos, acabamos de nuevo y ya exhaustas, había pasado poco tiempo y acabamos tres veces.

Nos quedamos desnudas en la cama, me pregunto si era mi primera vez, le dije que no, ella, me confesó que se acuesta con una amiga (Matías tenía razón), me pidió que esto quede entre nosotras, que no nos conviene que nadie lo sepa, que no nos pudimos contener, le digo que es cierto, yo no me pude contener quería estar con ella.

Al rato se fue.

A Mati, no le voy a contar nada, tengo mis códigos.

Al día siguiente, ella me llama y me dice que nos teníamos que ver por lo que habíamos hecho, que había sido un error, y que no quería dejar las cosas, sin hablar conmigo, le digo que está bien que venga a casa y hablábamos, obvio que me dijo que no, que nos juntáramos en un bar, le digo que no sea boluda, que no me la voy a violar, que no le voy hacer nada, y le hago la pregunta fatal “¿o te tienes miedo de vos misma?” jaja, y me dice, “No, nena, yo estoy muy segura de lo que hago”, ok, le digo, entonces ven a casa, no tengo muchas ganas de salir.

Obviamente la esperé igual que el día anterior, con una remera larga y bombacha nada más, llega, le digo de ir a mi cuarto, y me dice que no, entonces le digo ”nena acá no podemos hablar, a ver si nos escucha Mary (es la chica que trabaja en casa) “, ahí la convencí de ir a mi cuarto.

Entramos a mi cuarto, cierro la puerta me dice, ”nena déjala abierta, no cierres“, le digo que no quiero que nos escuche Mary, yo la veía muy, muy nerviosa, esta vez, nerviosa en serio, y tuvimos una conversación que fue más o menos así.

Ella: mira caro, lo de ayer…

Yo: lo de ayer que???

Ella: nada, que no sé cómo lo hicimos y te dije lo que te dije (se refería a que me confesó que ella se acostaba con una amiga.)

Mientras me hablaba, yo la agarraba de la cintura, la miraba mordiéndome los labios, con cara de entregada y mostrándole que quería estar otra vez con ella.

Yo: no tiene nada de malo lo que hicimos, yo no soy lesbi, pero también me acuesto con alguna amiga y me gusta.

Ella: Si, me lo dijiste, pero yo estoy de novia con Mati, y ahora vos sabes esto, ¡está mal!

Yo: sabes que no se lo voy a contar a nadie, confía en mí. A mí tampoco me conviene que vos lo cuentes.

Ella: no, en eso tenés razón.

Yo: lo pasaste mal conmigo?

Se hizo un largo silencio… ninguna hacía nada, hasta que nos fuimos acercando, cada vez más, casi sin darnos cuenta, nuestros labios estaban ya casi pegados, y terminamos en un hermoso beso, acariciando nuestras lenguas, entrecruzando nuestras lenguas, solo tocándonos nuestras lenguas, lo que me provoco una calentura infernal.

Seguimos besándonos, y terminamos así en la cama, besándonos acariciándonos de nuevo, ella, me saca la remera, me empieza a besar mis tetas, mis pezones ya hablaban de la calentura que tenía, yo no hacía nada, dejaba que me besara, solo quería sentir sus besos, sus caricias, me sigue besando la pancita, y sigue bajando hasta llegar a mi conchita, me saca la bombacha, yo ya estaba desnuda, ¡si! , ella ya me había desnudado y yo la deje, me gusto que me desnudara.

Me empieza a besar la conchita, muy dulcemente, me la toca, me la acaricia, hasta que me empieza a meter los dedos, y me la seguía besando y me metía la lengua, yo ya no podía abrir más mis piernas, empujaba su cabeza a mi conchita, me tocaba las tetas, era un goce total.

Le digo que en la mesa de luz había un consolador (lo había dejado ahí por las dudas jeje), lo agarra, me pone de costado y yo flexiono una de mis piernas para entregarle mejor mi conchita. Me empieza a poner el consolador, me lo saca, me lo pone, yo ya estaba muy caliente, me sentía ¡como si fuera su puta!, a ver, yo quería ver si a ella le gustaban las mujeres y ahora yo era la que me entregaba ¡a ella!, y no podía decir nada, me estaba poniendo loca con lo que me hacía, siguió así hasta que como siempre explote en mi primer orgasmo.

Después, aprovechando, lo mojada que estaba y que el consolador también estaba totalmente lubricado, me lo empieza a pasar por la cola, la miro le digo “no, por favor en la cola no”, me sentía muy puta en serio, los papeles se habían invertido, me mira y me dice que si, que me va a gustar (obvio que me iba a gustar), me lo empieza a poner de a poquito, yo empiezo a gemir de nuevo, no me podía controlar, hasta que logra ponérmelo todo, la miro, y pienso (la novia de Mati me está cogiendo por el culo), mientras ella, me besaba la conchita, me metía los dedos, y si, me temblaban las piernas, todo el cuerpo, ya no me importaba nada, empecé a sentir esos espasmos que se en que terminan, y si, ¡me hizo eyacular! SI LA NOVIA DE MATÍAS ¡ME COGIÓ COMO NADIE!, y mis gritos se escucharon en toda la casa (la chica que limpia toco la puerta a ver si pasaba algo, obvio que se dio cuenta, por suerte sé que no va hablar).

Termine muerta exhausta, caliente, quería más, pero ella se tenía que ir a la facultad, le pregunte “¿vos no acabaste ni una vez?” y me dijo que no, que ella gozó viéndome acabar…

¿Cómo termino mi día?, una locura, me había quedado muy caliente, lo llame a Matías, para ver si podíamos vernos a la noche, me pasa a buscar, y nada nos matamos cogiendo, EN EL MISMO DÍA ME COGIÓ MATI Y LA NOVIA, esto ya es una locura, pero una locura de la que no me arrepiento… no sé cómo va a seguir la historia esta…

Pero sigue:

Después de lo que conté, me acosté con Lu un par de veces más, siguió viniendo a casa unas veces más, y la cosa se invertía cada día más, nunca, pero nunca me había pasado que una mujer gozara tanto con solo verme gozar a mí, sí, eso hacía Lu, me cogía y gozaba, hubo veces que ella no acaba y yo sí, y varias veces, pero ella gozaba igual.

Es más una vez me sorprendió con un consolador que ella trajo, y uso ¡los dos! El mío y el de ella, sí, me penetro con los dos, ese día acabe como una zorra, me hacía sentir muy puta, yo me entregaba a ella, Lu ¡me cogía a mí!, una locura.

Resulta que hoy al mediodía me llama (hacía bastantes días que no nos veíamos), y me dice que va a estar sola en su casa porque sus viejos se iban al campo, si quería ir, obvio que le dije que si, y aunque no lo crean, me ponía nerviosa en solo pensar que Lu me iba a coger ¡de nuevo!, un poco de lesbianismo no me venía mal, porque venía de unos días con mucha acción jeje

Me pongo un pantaloncito de jean zapatillas medias y una blusa. Llego a la casa, (ella estaba con una remera larga y bombacha, nada más) me parte la boca, y me lleva al cuarto, casi ni hablamos, entramos al cuarto, nos empezamos a besar, pero como nos besamos nosotras, con mucha dulzura, nos quedamos un rato solo tocándonos con nuestras leguas, mordiéndonos los labios, y me calentura iba en pleno aumento, yo le acariciaba la cola por debajo de la remera, sentía esa piel hermosa que tiene.

Me tira en la cama, me sigue besando y empieza a bajar, me levanta la blusa, me besa la pancita, y me empieza a tocar a través del pantaloncito, hasta que me lo saca, yo ya estaba toda mojada, me empieza a dar besos en la conchita, me acaricia las piernas la cola, yo solita me saque la blusa y quede ya desnuda, y ella con esos pelos rubios (casi amarillos y naturales porque es hermosa) mirándome, como me la chupaba, me metía los dedos, yo le acercaba la cabeza cada vez más, y así hasta que ¡me hizo acabar!

Ah, no les conté, yo la notaba que miraba el reloj, le pregunte si pasaba algo y me decía que nada.

Suena el timbre del departamento y me dice puteando “¡justo ahora me traen lo de papa!”, y sigue “espérame que ya vengo”. El departamento de Lu es muy grande y acá viene la parte en la que ME QUERÍA MORIR yo desnuda en la cama y Lu si… lo que se imaginan, entra al cuarto con Matías, Lu le estaba tapando los ojos con su mano, o sea que no veía y pasó más o menos esto.

Yo me tape con lo primero que encontré, me puse blanca re nerviosa, no esperaba para nada, en serio para nada esto, y por lo que me di cuenta lo había preparado Lu.

Lu: Mati te acordás lo que siempre me pedías?

Mati: no sé, amor de que me hablás?

Lu: de lo que me decías que te gustaría que seamos tres

Cuando escuche eso me quería morir, que hija de puta, ¡pensé!

Mati: sí, claro como no me voy a acordar,

Lu: y te gustaría?

Mati: no me digas q estás con alguien, sacame la mano de la cara!!

Lu: no, todavía no

Y Mati le saca la mano de la cara y me clava la mirada.

Mati: CAROOO, que hacen ustedes dos, estás desnuda!!!!

Lu: te estábamos esperando

Yo: no, Mati, yo no sabía nada, en serio!!

La calentura se me fue enseguida, hasta que Lu se sienta al lado mío, le dice a Mati, ”Vos siempre lo quisiste, yo también hasta que me animé” y me mete un beso, me parte la boca, me empieza a sacar la sábana con la que me había tapado, me empieza a acariciar las tetas, y me mete la mano en la conchita, lo mire a Matías y me empecé a calentar de nuevo, dejé que me tocara, abrí mis piernas para que me pudiera tocar más y más y más, lo miraba, no lo podía creer, ya estaba empezando a gemir.

Matías dice “esto es una locura, pero vivámosla” o algo así, se saca la ropa, se queda en bolas, la besa a Lu, la besa como nunca vi que la haya besado, le saca la remera, mientras le empieza a besar las tetas, Lu seguía metiéndome los dedos y yo ya le estaba agarrando la pija a Matías

Después Lu, le empieza a chupar la pija, me invita a que lo hagamos juntas, y juntas se la chupamos, mientras también nos besábamos, así estuvimos un rato largo. Yo no quería tomar la iniciativa de ver a quien se cogía primero, ni quería pensar en que me iba a coger Matías ¡delante de su novia!

Después quedamos tirados en la cama, Lu pone su conchita cerca de mi cara, se la empiezo a chupar, terminamos en un 69 y Matías aprovecha y se la empieza a coger a Lu (que había quedado arriba), así la estuvo cogiendo hasta que acabo como una perra, a los gritos, yo abajo chupando los huevos de Mati, los labios de la conchita de Lu, ¡todo un descontrol!

Mati se acuesta y ahí sí, me importo un carajo, me siento arriba de él y me clavo esa hermosa pija y empiezo a saltar, Lu me acariciaba y me besaba las tetas, nos besábamos desesperadamente estábamos las dos, bah los tres como locos, no tardé mucho en acabar otra vez y ¡a los gritos!

Lu le empieza a chupar la pija a Matías, yo también, nos terminó acabando en la boca y así todas encastradas nos empezamos a besar, hasta que nos limpiamos con la sabana, y la cosa, obvio por un momento se enfrió un poco.

Matías dice, que no podía creer esto que pasó, le empieza a decir a Lu, como se le ocurrió, si ya habíamos estado juntas, Lu no le contesta nada solo le dice que le dio un gusto y que lo hizo conmigo porque siempre vio que nos llevamos bien (hablaba de Matías y de mi) que siempre tuvimos buena onda.

Cuando escuche eso me quise morir, pensé “a ver si esta hija de puta sospecha de algo y lo hizo a propósito” entonces, me levante fui al baño, me lave, volví al cuarto, y les dije “chicos, todo estuvo muy lindo, pero seguro tienen que hablar cosas” y me fui a la mierda jaja

No sé qué habrá pasado después, ni quiero preguntar.

  • Valorar relato
  • (7)
  • Compartir en redes