INICIO » Hetero

Mi vecina doña Luisa (Parte 2)

  • 5
  • 11.186
  • 9,19 (21 Val.)
  • 0

El martes a las 10 de la mañana me presente en casa de Doña Luisa y estaba manos brusca mucho más cariñosa que los días anteriores me pase la mañana moviendo cajas al trastero hasta la hora de comer que me fui a mi casa a comer y a la vuelta de comer me pase la tarde bajando cajas a una plaza de garaje cerrada que tenía su esposo.

Llegaron las 7 de la tarde y llego mi hora de cobrar y apareció Doña Luisa con 20€

H: Doña Luisa si no le molesta prefiero la forma de pago de ayer.

L: ¿Renuncias a 20€ por mis niñas?

H: Si señora.

L: De tu tesoro trata de tu si Luisi

H: Si Luisi.

La señora Luisa parecía sorprendida pero muy complacida entusiasmada y orgullosa por mi petición. Y tener un muchacho viril y virgen como yo pidiéndole mantener relaciones.

Doña Luisa se guardó los 20€ en el bolso de la bata.

L: Trabajas bien tienes derecho a cobrar como quieras supongo.

Doña Luisa se abrió la parte superior de la bata se sacó las tetas y me las mostro orgullosa.

Repetí lo mismo que el día anterior solo que esta vez Doña Luisa estuvo unos minutos con los ojos abiertos dando indicaciones de mi forma de proceder y también me dejo disfrutar por más tiempo de mi recompensa, cuando ella se cansó me ordeno que fuera recordándome más cariñosamente que la al día siguiente me esperaba otra vez.

El miércoles fue un calco del día anterior, a excepción de que al volver a mi casa después de trabajar mi madre me dijo que había llamado mi tía me necesitaba de niñero que ella tenía que ir al médico a una revisión y yo debía quedarme con mis dos primas de 3 años que son muy buenas pero dos torbellinos no paran.

Le dije a mi madre que avisase a Doña Luisa y le explicase…

Fui a casa de mi tía y mis primas conmigo al mando saben que las llevo al parque les compro chuches y lo más importante en verano conmigo allí les dejan usar la piscina grande y meterse donde más cubre…

A la vuelta del médico mi tía me invito a comer y pase el día con ellas regrese a casa a eso de las 9 de la noche.

Y al llegar a casa mi madre me dijo que al día siguiente debía acompañarla al centro de salud ya que debía hacerse análisis de sangre y mi madre se desmaya, se cae redonda si ve sangre y que Doña Luisa había llamado y que cuando llegase debía llamarla.

Tome el teléfono inalámbrico de la casa y me fui a mi cuarto y llame a Doña Luisa

H: Buenas noche soy Hugo

L: Huguito ya llegaste, que bien tesoro baja a verme

H: Ahora es muy tarde ¿Que le digo a mi madre?

L: Si, es muy tarde, pero ¿No quieres que juguemos?

H: Sabes que me encante jugar y ya estaría allá si pudiera, pero tu esposo está a punto de llegar

L: Aaayyy!!! que voy hacer yo.

H: ¿Me has echado de menos?

L: Si tesoro, Aaaayyy!!! que voy a hacer hoy.

H: Podemos intentar una cosa si quieres probar mi Luisi, quieres probar un juego…

L: Vale tesoro, dime

H: Tienes que hacer todo lo que te diga sin rechistar y sin dudar y contestar a lo que te pregunte sinceramente y sin dudar…

L: Lo que ordenes tesoro, dime.

H: ¿Quieres ser mi novia?

L: Eeeehhh, no entiendo.

H: ¿Si o No?

L: Si tesoro claro que Si, que quiero.

H: Desde ahora somos novios y harás todo lo que ordene

L: Novia a mis años dios bendito

H: ¿Qué llevas puesto?

L: La bata y zapatillas que me viste estos días

H: ¿Y debajo?

L: Un conjunto color beis

H: Bien eres una novia golfa y un poco puta

L: Jijiji, puta.

H: Ponte de pie y quítate las bragas, con lo putona que tu no llevas bragas

L:¿Quieres que me quite las bragas?

H: Si, ¿Tengo que repetírtelo?

L: Va tesoro va, me estoy poniendo cachonda…

H:¿Te quitaste las bragas ya?

L: Si tesoro las escondí detrás de una planta, ya me tienes sin bragas…

H: Pon la mano que tienes libre sobre tu coño tócate

L: ¿Quieres que me toque el potorro?

H: Si, y con ganas

L: Ya, tesoro.

H: Ahora imagina, que estoy sentado a tu lado, sentado en el sofá e intento besarte, ¿Qué harías?

L: Jijji, Como soy una fulana, calentorra te dejaría que me beses me metas mano y me hagas lo que quieras…

H: Te beso y te meto la lengua hasta el fondo te toca las tetas, te beso el cuello…

L: Tesoro me estoy calentando

H: Y yo tengo la polla que me va a reventa el pantalón… (Mentira pero creí bueno decírselo).

L: Tengo muchas ganas de verte la tranca que tienes…

H: Como tengo una novia tan puta mañana tendré que enseñarle mi polla…

En esto llego Manolo el esposo de Luisi y tuvimos que dejarlo a medio gas y decir a las carreras que mañana me retrasaría…

La idea del sexo telefónico la vi en una peli porno y se me ocurrió ponerla en práctica y funciono además pude saber que Doña Luisa haría lo que yo quisiera y que me necesitaba más ella a mí que yo a ella lo iba a explotar jajaja…

CONTINUARÁ…

(9,19)