La solución en mi casa por mi suegra (Parte 4)

  • 5
  • 17.961
  • 9,25 (24 Val.)
Después de mucho tiempo de estar sin poder tener sexo con mi esposa porque ella estaba muy mal psicológicamente, ocurrió lo que nunca imaginé. Mi suegra siempre nos apoyó en todo lo que podía y muy preocupada ella, terminó ocupando su lugar en la casa en todos los sentidos

Cuando terminó el día mi suegra Margot y yo habíamos cogido tres veces disfrutándolo mucho ambos la falta de sexo a nuestros cuerpos había sido al fin atendido, ahora si dormí bien en la noche había descargado toda la leche acumulada en los testículos.

Al día siguiente todo transcurrió como si nada hubiera pasado ella preparándome el desayuno, de regreso a casa en la noche todo siguió igual cenamos juntos y vimos la televisión para luego ir a dormir, esperaba con ansiedad que venga a mi cuarto para seguir disfrutando de su cuerpo pero no vino y así pasaron 12 días ya volvía a tener los testículos bien cargados.

Ella estaba lavando los platos y vi su enorme trasero y la abracé por detrás qué ricas nalgas pero ella no quiso y me alejó.

-¡No Vicente no podemos volver hacerlo todos estos días me sentí muy mal con mi conciencia cuando veo a mi hija fue una locura lo que yo empecé y peor lo que hicimos…!

-Pero Margot no seas tan dura contigo misma esto no los buscamos ni tu ni yo, pero se dieron las cosas así y no puedes negar que tú también lo ha disfrutado…

De nada valió todo lo que dije ella seguía con la respuesta negativa y se fue donde estaba mi esposa quedándome otra vez con la verga dura.

El día viernes fin de semana tenía planes para los dos ya había conocido y gozado de todo su espectacular cuerpo maduro y no acepto ahora dejarlo, cuando llegue me dijo para cenar pero dije que no que iba a salir me bañe y me arregle muy bien para que ella lo notará y simule hacer una llamada.

-Aló... Hola si está bien dentro de una hora te recojo. Nos vamos a divertir mucho toda la noche... Nos vemos.

Ella no decía nada pero en su mirada podía ver su fastidio cuando estaba por salir ya no pudo más y me dijo como podía hacer eso a su hija salir con otra mujer y muchas cosas más pero sus palabras sonaban más a una mujer celosa que de una suegra defendiendo a su hija.

-Señora Margot sabe que yo la quiero mucho pero usted debería entender que como hombre cumplo con mi casa para que nada falte pero también tengo derecho a relajarme y no se preocupe que no voy abandonar a Eva sólo buscó un poco de atención, y por favor no me espere despierta.

Había quedado con unos amigos del trabajo a tomar unas copas, serían las dos de la mañana cuando suena mi celular mis amigos que obvio no sabían nada de lo que había pasado con mi suegra e igualmente empezaron con sus bromas.

-Ja Jajaja...Vicente parece que la suegra lo controla peor que tu esposa... Jajaja.

Me fui a una lado para contestar mucho mejor y efectivamente era Margot que me pedía por favor que regresé a la casa rápido que era urgente por más que pregunté no quiso decir nada más, me despedí de los amigos diciendo que mi mujer se había puesto mal todos me pidieron disculpas por la broma y me fui

Cuando llegó y abro la puerta ahí estaba ella pero no con la bata de seda sino con un vestido azul estampado con flores que le quedaba muy bien y maquillada su boca pintada con carmín rojo se veía provocativa, preguntó si algo había pasado con sus hija pero no me contestó sólo se me quedó mirando unos segundos y luego me abrazó fuerte y algunas lágrimas cayeron por sus mejillas.

Sentir su cuerpo otra vez junto a mí esas tetas grandes en contacto con mi pecho logró que rápidamente mi verga se ponga dura, no había mucho que decir mis manos bajaron y tocaron esas nalgotas grandes y carnosas y subí su vestido agarrando ahora si su carne fuerte esas glúteos que todos estos días había extrañado tanto el cierre lo fui bajando muy despacio hasta que el vestido cayó al suelo.

Oh sorpresa! tenía puesto una lencería de color rojo con portaligas era toda una MILF me dijo que no me preocupara para nada por Eva que estaba bien y que había tomado todas sus pastillas y puso música y empezó a bailar toda sexy.

-Ahora no vas a tener que salir de la casa a buscar en la calle nada porque de ahora en adelante todo lo que quieras acá los vas a tener Vicente.

Vaya, vaya, resultó mucho mejor de lo que creía lo que había planeado mi suegra movía sus caderas con mucha experiencia luego me diría que todo eso lo había aprendido cuando su esposo comenzó a cambiar también pero ya era demasiado tarde y se fue de la casa y no iba a permitir que volviera a pasar con su hija.

Su baile era maravilloso primero se quitó el sostén sus tetas eran grandes y los pezones e igual marrones e hinchados los puso cerca de mi cara mi lengua jugaba con sus pezones como si fuera un niño, luego se volteó y movía el trasero sugestivamente y con sus manos se abría y cerraba las nalgas el hilo dental había desaparecido en medio de eso dos pedazos de carne.

Ahora tenía su culazo en la cara besaba con desesperación esas nalgotas y se fui quitando él hilos dental hasta quedar desnuda y se inclinó enseñando su chucha rica ahora si totalmente depilada y su ano mi lengua jugaba con los dos y empiezo a chupar y lamber su ano y vagina ella gemía como una perra en celo su cuerpo comenzó a responder a mis caricias.

-Ohhh Vicente ohhh... qué rico Diooos me vengooo... Ahh…

Y la llevo al sofá y seguí comiéndole la chucha y culo hasta que conseguí que explote y llegó a tener un orgasmo salvaje pero igual seguí dándole una buena mamada a la chucha mientras metía una dedo al culo ya la estaba preparando cuando tocan el timbre de la puerta quién carajos sería ahora quién nos interrumpía ahora. Igual no hacía caso y seguía con mi suegra pero ahora ella me dijo que viera quién era y lo despache rápido ella se escondió.

-¿Si quién es?

-Vicente somos nosotros con el apuro en salir te olvidaste de tu celular…

  • (24)
  • Compartir en redes