Con Carmencita, mi ex jefa

  • 14
  • 18.636
  • 9,68 (34 Val.)
Le comencé a tocar su cabeza y me decía que le gustaba el masaje, yo bajé mi mirada para ver su trasero y podía ver el color de sus calzones, eran blancos. Eso hizo volar mi cabeza, yo ya no pude más, tenía que hacerlo y lo hice, le topé mi paquete a la altura de sus nalgas

Hola a todos, les saludo desde El Salvador. Mi nombre es Dany. Déjenme contarles que tengo ya un rato de no escribir relatos pero la necesidad se ha vuelto a dar otra vez ya que hace un mes tuve la experiencia deliciosa.

Bueno, los voy a poner en contexto de todo, tengo 3 años de estar casado con una mujer que es 8 años menor que yo, es una delicia en la cama, estar con ella en el sexo no me puedo quejar, pero en mi hay una necesidad por las mujeres mayores siempre ha estado latente.

Nunca he dejado de leer relatos de mujeres mayores porque es una necesidad en mí y aún la pornografía que veo siempre va enfocada a mujeres mayores y si son gordas mucho mejor…

Este relato sucedió hace un mes como yo les dije y todo comenzó ya hace varios años en los que yo trabajaba como maestro de computación (en la actualidad trabajo en un ministerio en el sector público en el área de informática), no soy un tipo atlético, es más estoy un poquito pasado de peso… me gusta vestir bien, soy alto y estar un tanto a la moda y junto a mis ojos color miel son algunas cosas que sé que les gustan a las mujeres. Actualmente tengo 36 años, como ya les dije rellenito y con una verga considerable de unos 18 cm. La mujer que es la protagonista de este relato es mi ex jefa, es una mujer de mediana estatura 1.69 cm, blanca, poco atractiva, actualmente tiene 63 años casi sin culo, pero con un par de tetas espectaculares, hoy esta delgada y esa pérdida de peso es por lo enferma que ha estado.

Yo dejé de trabajar con ella, hace 2 años pero siempre mantuve una relación de amistad con ella, cuando era mi jefa siempre la veía y tenía fantasías con esas ricas tetas. Exactamente cuando yo dejé de trabajar con ella sufrió la muerte de su esposo, algo que la desbastó hasta el punto de poner en riesgo mucho su salud ya que debido a eso su presión arterial se puso muy mal y hasta estuvo unos días hospitalizada, por esto siempre estuve muy pendiente de ella cuando esto pasó.

Estos dos últimos años fueron un poco difíciles para ella, estuvo viviendo un tiempo en la casa de su hija ya que su salud estaba mal. Hace 5 meses ya regresó a vivir a su casa y llamo por teléfono para informarme de eso. Yo me alegré mucho por su regreso a casa ya que eso quería decir que se encontraba mejor de salud.

Tras esa llamada quedamos en reunirnos y platicar un poco, exactamente quedamos de reunirnos un día sábado que coincidía con el cumpleaños de la mamá de mi esposa y ya tenían un evento que lo estaba organizando por varios meses así que iría solo a ver a Carmencita.

Cuando llegue a su casa y estaba de lo más normal nos sentamos a comer algo y a tomar unos refrescos y comenzó nuestra plática de todo, de cómo estaba de salud, de todas esas tonterías, cuando tocamos el punto de su esposo a ella se le llenaron sus ojos de lágrimas y comenzó a llorar. Los dos estábamos en un sofá, yo me acerqué un poco más a ella, la abracé pude sentirla y lograr ver un poco sus tetas y me la imagine besándola... ella seguía llorando y yo lo único que hacía era apretarla más a mí, me fui poniendo algo caliente de sentirla en esa posición y sentir un poco sus tetas, pero a medida que fue bajando su llanto la comencé a soltar de a poco... creo que a ella le gusto eso y no sé si se dio cuenta que se me había parado un poco la verga...

Me dijo que fuéramos a la cocina a hacer unas botanas y así hicimos, ella saco unas bolsas de golosinas y unas salsas para que estuviéramos ahí comiendo un rato. Nos sentamos en el desayunador que ella tiene en su cocina en unos bancos altos uno frente al otro, para mí fue lo mejor para que no fuera visible mi bulto entre las piernas y para mirar de mejor forma sus ricas tetas, ella estaba vestida de lo más normal una blusa poco escotada de color naranja, jeans y unas zapatillas.

Seguimos con nuestras platicas y por un momento los dos nos reíamos de las anécdotas del trabajo, esporádicamente miraba sus tetas y me las imaginaba como seria estar comiendo esos exquisitos melones... ella al parecer se dio cuenta que me la estaba comiendo con la mirada en un instante me comenta que le estaba doliendo su cabeza de todo, por el llanto y las risas y me dijo que se tomaría unas píldora que le habían dejado para cuando tuviera esos dolores...

Se fue a su habitación para ir por las medicinas y yo aproveche para acomodarme un poco el paquete, cuando ella regresa se sienta en la misma silla y me pide que le haga un masajito en la cabeza por lo del dolor... en broma me dice que yo era el culpable de dicho dolor de cabeza le dije que yo le ayudaría a calmar el dolor.

Un poco preocupado no sabía que hacer quería ocultar mi erección, pero como pude me puse por su espalda y le puse mis manos en la cabeza para hacerle masaje... la comencé a tocar de su cabeza y me decía que le gustaba el masaje, yo baje mi mirada para ver su trasero y podía ver el color de sus calzones eran blancos eso me prendí y me hizo volar mi cabeza, yo ya no pude más tenía que hacerlo y lo hice, le tope mi paquete a la altura de sus nalgas ella de inmediato lo sintió se hizo un poco para atrás fue cuando supe que estaba con ganas de eso la vieja, creo que fueron mis miradas que a ella la calentaron esas miradas que se perdían en sus pechos... mi masaje bajó a sus hombros y su espalda, ahí ella echó su cuerpo más adelante y me para un poco más sus nalgas, fue en ese instante que mi masaje paso a sus tetas ella puso solo un poco de resistencia, pero solo suspiró al sentir que mis manos hicieron contacto con sus tetas por encima de su blusa… cuando hice eso mi instinto fue ir con mi boca a su cuello ella solo decía "siiii"... de su cuello pase a su orejas a besarla... alcance a escuchar un "aaay" cuando le daba chupetes en su cuello... en un movimiento le saque la blusa y ella ayudo al levantar sus manos... estaba ganosa de eso Carmencita.... en ese mismo movimiento quite los broches de su sostén y se lo quite, por primera vez pude poner mis manos sobre esas delicias de tetas, las masajeé, las apreté y acaricié...

Ahí la tenía apretando sus ricuras y besando su cuello y espalda... ella se giró en el banco en que estaba sentada y le pude ver las ricas tetas colgando que instantes entes tenía en mis manos, ella me quería decirme algo y no la deje, la bese rico y apasionadamente le abrí un poco las piernas para acomodarme mejor y estar más junto a ella, de ese beso fui bajado por su cuellos y llegue a besar esas hermosa y ricas tetas... podía ver que estaba disfrutando mis besos... me quito la camiseta que tenía puesta para sentir el contacto de nuestra piel yo la besaba sus pezones y les daba mordiditas y no dejaba de mamarle las tetas y ella me decía: "nooo esto no tiene que pasar... ¿que estamos haciendo?"

Yo le respondí: "Estamos dejando llevar por la pasión y los dos lo queremos, cosita, ¿no te gusta cómo te las mamo?"

Carmen: "si me encanta. Pero ¿y tu esposa?"

Le respondí: "Este va a ser nuestro secreto... si usted no dices nada yo no voy a decir nada tampoco"

Yo la bese de nuevo en su boca un beso largo y con mi mano baje hasta llegar al botón de su pantalón lo desabroche para poder tocar su vagina la cual acaricie por encima de sus calzones estaba mojadísima, su respiración se aceleró ella me rodeo con sus brazos en mi cuellos indicándome que mis caricias le gustaban yo le dije que fuéramos a su habitación... se puso de pie y me tomo de la mano y nos encaminamos a su habitación... ya en su recamara ella se fue a cerrar las cortinas yo me acerque a ella por detrás pegándole mi verga que estaba durísima en mis pantalones le dije: “ya no aguanto más, necesito cogerte bebé”, la acóstele en la cama y le quite los pantalones dejándola solo en calzones los que estaban tan mojados que se podía ver sus pelos empapados le levantan las piernas y las caderas para poder sacar son mayor facilidad los calzones blancos y pude ves que esa gran pelusada bien empapada le abrí las piernas y me fui directo comer esa rica rajita... la mamaba desde abajo des de su ano hasta una de mis embestidas me dedique en exclusiva a su clítoris, ahí la hice explotar... ella dio un gran grito de placer y después decía “Miiiieeerda que riiico”, me encantaba como mojaba fue tanto que hasta su ano llenos de todo la gran acabada que tubo.

La deje que se recupera por unos minutos acostado junto a ella y me quite me bóxer que estaba muy mojado de todo el líquido pre-semial... me acerque a su oído y le dije: "Como te gusta más arriba o abajo"... muy puta ella me beso y comenzó a ponerse encima de mí y me dijo: "arriba papacito... la quiero sentir toda adentro" y así hizo, los dos estando tan mojados le fue fácil deslizarse por toda mi verga... primero fue despacio y después se fue dejando caer, al tener toda adentro me dijo: "Que ganas de sentir una verga adentro y la tuya esta deliciosa papacito"... me comenzó a cabalgar y moverse tan rico por un rato, ella decía: “soy tu puta… que puta soy… que verga más deliciosa”, puso sus manos en mi pecho y dijo a moverse más rápido y rico, me dijo: “voy a acabar… venite conmigo papi”, por todo lo caliente de la ocasión y los movimientos ricos de esa hembra, ella dio otro grito, y yo no tarde en descargarme dentro de ella... fue uno de los mejores orgasmos que he tenido… Carmencita cayó sobre mí con su reparación agitada, cansada y con mi verga aun dentro de ella, y con los últimos movimientos de su gran orgasmo, los dos estábamos sudando, ella se acostó a mi lado con toda si rajita escurriendo mi leche.

El silencio estuvo como por 5 minutos y solo fue interrumpido por el teléfono celular de ella, de prisa se levantó a sacar el celular de su pantalón, era una de sus hijas que le preguntaba ¿Cómo estaba? Ella salió hablando con su hija, para que ella no escuchara el encierro de la habitación y fue al baño, al regresar aún estaba hablando con su hija traía con ella papel higiénico, se sentó en la orilla de una silla que tenía en su habitación con su piernas abiertas para limpiar la leche que todavía salía de su vagina sus tetas le colgaban era todo un espectáculo verla… colgó su llamada, y le pregunte que si todo estaba bien… me dijo que sí que no había problemas, vimos la hora y el reloj marcaba las 2:45… ella me dijo que había quedado con sus hijas de ir a comer a las 8 de la noche, y yo le comente que mi esposa estaba en el evento de cumpleaños de su mamá y que estaría ahí hasta como a las 10 de noche…

Ella se vino a la cama conmigo y se colocó recostada en mi pecho y me contaba que desde antes de la muerte de su esposo no tenían mucho sexo y que la última vez que habían tenido sexo fue como 3 meses antes de su muerte de él, ella siempre ha sido una mujer muy caliente me conto y que en estos dos últimos dos años el único consuelo era masturbarse en ocasiones el baño o en la cama ya entrada la noche que le daba mucha pena que la descubrieran haciendo algo de eso… yo audazmente le pregunte como hacía para masturbarse que me mostrara… ella se acostó a mi lado y abrió sus piernas se mojó su dedo con saliva y bajo su mano para acariciar su clítoris… la muy puta tras toda la plática ya me había calentado y su acción de tocarse la cuca me la termino de parar más, la ayude con mi mano y metí uno de mis dedos a dentro de sus entrañas (mi dedo mayor) ella salto del gusto cuando sintió introducirme en ella, comenzó a mover sus caderas y su pelvis, me decía que era delicioso lo que sentía que ella cuando se tocaba solo lo hacía en su clítoris y que era delicioso la sensación me coloque mejor para poder meter mi dedo mayor y el anular en esa rajita peluda y con mi dedo gordo lo coloque en su clítoris ella ya se había apoderado de mi verga con su mano y la masajeaba, me moví para colocarme en su lateral para que con su boca me la pudiera chupar un poco… y así hizo, se la metió a la boca y yo le tenía mis dos dedos adentro de ella, y haciéndole masaje en su clítoris… mis dedos buscaban darle mucho placer y mis movimientos eran más fuertes ella en ningún momento dejo de tener la verga en su boca me encantaba como era de puta, la hice tener otro orgasmo… y ella seguía con su mamada… después de un rato y recuperada de todos sus espasmos le dije que se pusiera en cuatro que me tocaba darle rico... ella me decía que por el culo no… yo la calme y le dije que no se preocupara que no le daría por el culo… ella se puso en cuatro y la apunte con mi verga a la entrada de su cuca se la fui metiendo despacito y ella decía: “que verga más gorda que rica se siente… esta es verga y no pedazo como la que tenía antes”… la tome de las caderas y la bombeaba y estaba lejos de llagar al mi orgasmo y ella estaba que no muy apunto… la hice venirse así una vez más y se la deje metida ahí un rato y por lejos estaba para mi orgasmo y ella me dijo que no podía más… que le dolía ya la cuca de tanto pisar ese instante supe que era la ocasión indicada para meter mi verga en esas deliciosas tetas… le dije que se diera vuelta que la podría entre sus tetas… y así hizo, era mi fantasía cumplida meterla en esas exquisitas tetas… le ensalive las tetas y le deje caer mi pedazo de carne en medio de ellas, ella las apretó y esas tetas se tragaron mi verga la comencé a meter y sacar se veía tan puta en esa posición, ella me decía que le avisara cuando fuera a acabar… así lo hice ya no aguantaba más y le indique que mi descarga venia… ella abrió su boca y de mi salió el chorro de leche que caía en su boca, su cara, su pelo… mis piernas temblaban de la posición en que estaba, me quite de encima de ella y era hermosa ver a esa hembra en enlechada, su palabras fuero “jamás había acabado tantas veces” , “sos lo más rico que me ha pasado” “prométeme que lo vamos a repetir” y le respondí: “hay que hacer nuestro tiempo para que se dé muchas veces… me encanta como sos de puta y quiero pisarte todo lo que se pueda cosita… y te prometo que te voy a seguir cogiendo las veces que se puedan putita deliciosa”, ella me dijo: “me encanta ser tu putita… yo siempre voy a estar dispuesta a darte la cuca cuando tú digas”.

Nos limpiamos tos los líquidos y nos acostamos a descansar de cucharita… no sé cuánto tiempo dormimos pero nos despertamos unos minutos ante de las 7 de la noche… nos fuimos a dar una ducha juntos ella para estar lista y yo para irme a mi casa… jugueteamos un poco yo tocando un podo sus tetas y su culo y ella acariciando mi pecho la verga.

Sin más tiempo para seguir nos cambiamos y me tenía que ir, nos despedimos con un gran beso y prometiéndonos mutuamente que este encuentro se tiene que dar de nuevo… estamos haciendo planes para el 1 de septiembre nos estamos hablando por teléfono y por chat ya la estoy convenciendo de varias cosas ya se depilo la rajita y me está mandando fotos, ya se compró unas tangas chiquitas y la estoy encaminado a que me deje romperle el culo tengo muchas ganas de desvirgar ese ano que debe de estar muy socado… si es así yo les voy a contar como me fue con ella.

  • (34)
  • Compartir en redes