INICIO » Categoría » A nuestra amiga argentina le gusta que le vean follando

A nuestra amiga argentina le gusta que le vean follando

  • 3
  • 4.009
  • 8,83 (6 Val.)
Hasta que veo a María que venía con una bandejita con los café, ahí si me calenté y empecé a gemir, mirándola a ella, quería que me viera coger, pobre se quedó helada, no sabía qué hacer, pero no se movía, me miraba como yo gemía y saltaba sobre esa pija. Yo pensé que se iba a ir enseguida

Esto que les voy a contar es una boludez, me paso hoy a la tarde (hace tres años), pero nada, me apeteció contarlo.

Para que entiendan, les cuento que vivo en una casa grande y los dormitorios están arriba, durante el día generalmente estoy sola, porque mis viejos están en el estudio, en realidad sola no, con la chica que trabaja en casa y vive con nosotros.

Muchas veces, mi novio si tiene un rato libre, y más ahora que estoy al pedo, pasa y hacemos una cogida rapidita en mi cuarto, a mi eso me gusta, pasa me coge y se va, como si fuera una prostituta, porque a veces no está más de 40 minutos, una hora, o sea que casi ni hablamos.

Hablando esto con mi amiga Virginia, me dice “¿Por qué un día no buscas la manera en que la chica que trabaja en tu casa (María) te vea coger?”. Obvio que María sabe que en mi cuarto cojo con mi novio y a veces con algún otro chico, o chica, pero la tengo “arreglada” para que no abra la boca. Yo sé que soy un poco exhibicionista, me calienta mucho que me vean coger. La idea me empezó a dar vueltas en la cabeza y me pareció buena, me pareció que me iba a calentar si ella me veía coger.

La cosa es que hoy a eso de las 15 hs, me llama mi novio, y me dice si podía pasar, que tenía un rato libre, le digo que sí, que venga. Para que no tengamos que perder mucho tiempo me pongo una remera de mi papa, esas que me quedan enormes y arriba de las rodillas, sin nada abajo, pero nada, en bolas.

Llega, le digo a María que en un rato nos suba unos café, y lo llevo a mi novio a mi cuarto, dejo la puerta media abierta, (él con la calentura que tiene conmigo ni se dio cuenta de eso jaja), me parte la boca, y me empieza a meter la mano por las piernas, cuando se da cuenta que no tenía bombachita, me dice “sos una HDP, no me podes esperar así!!!” y obvio me saca la remera y me deja en bolas, él sabe que me pone loca que me dejen desnuda, y el todavía vestido.

Me agacho, le desabrocho el pantalón, le empiezo a acariciar su pija sobre el bóxer, se la saco, la empiezo a besar, a acariciar, a pasarle la lengua y me la meto en la boca, él ya se había sacado el pantalón y el bóxer, yo le saco la camisa, y él se recuesta en la cama.

Yo me pongo arriba de él, me clavo su pija en mi conchita, y empiezo a cabalgarlo, no quería gemir mucho, porque sabía que María en cualquier momento subía. Yo estaba arriba de él mirando hacia la puerta de mi cuarto, por lo que mi novio la puerta no la veía, estaba al revés, ¿me explico?

Hasta que veo a María que venía con una bandejita con los café, ahí si me calenté y empecé a gemir, mirándola a ella, quería que me viera coger, pobre se quedó helada, no sabía qué hacer, pero no se movía, me miraba como yo gemía y saltaba sobre esa pija. Yo pensé que se iba a ir enseguida, pero no, se quedó mirándome y yo la miraba a ella, y eso me calentaba más, que la chica que trabaja en casa estuviera viendo ¡cómo me cogen!, esas cosas me ponen ¡re loca!

Se quedó hasta que acabamos los dos juntos, yo no oculte mis gemidos de placer y él tampoco, ahí se fue María con los café que había traído (pobre, se los metió en el culo los café jaja)

Bueno me quedo un ratito más con mi novio, se viste (porque tenía que seguir trabajando) lo acompaño a la puerta y se va.

Voy a la cocina, veo la bandeja con los café, le digo a María “uy me había olvidado del café”, lo caliento en el microondas, y me lo llevo a mi cuarto.

Ella no me dijo nada, yo tampoco. Ahora quiero ver la cara que pone cuando nos sirva la cena con mama y papa, y ellos me pregunten cómo fue mi día y les diga “nada medio embole, hasta que empiece la facultad estoy al pedo”, porque algo de eso les voy a decir cuando nos esté sirviendo la cena.

Nada es una boludez, pero a mi me pareció divertido jeje.

  • Valorar relato
  • (6)
  • Compartir en redes