INICIO » Sexo con maduras

Con la madre caliente de mi novia

  • 7
  • 25.284
  • 9,83 (36 Val.)
  • 0

Eran las 10 de la mañana de un sábado del mes de mayo del 2000, en un pueblo cercano a Madrid. Sonó el teléfono. Mi novia Sonia me llamaba, eufórica, diciéndome que había conseguido un trabajo como secretaria en una gestoría cerca de casa. Además de decirme una y otra vez lo contenta que estaba, me comento que fuera ese mismo día a comer a su casa para celebrarlo. Yo dije que iría con mucho gusto y le recordé lo bien que me lo había pasado dos noches antes en su casa. Nos despedimos.

Conocía a Sonia desde hace mucho tiempo, ya que vivíamos cerca uno del otro, pero solo llevábamos saliendo dos meses. Ella es espectacular: rubia, ojos marrones, con unas tetas de tamaño normal pero con los pezones bastante grandes y mirando hacia arriba, caderas algo anchas con un culete redondeado. Es algo mayor que yo; tiene 26 años. Tarde casi un mes en convencerla de que follásemos, pero desde que la convencí lo hemos estado haciendo casi todos los días. Al principio pensé que era un poco tímida, pero en este poco tiempo me ha demostrado que es una verdadera putita: le encanta comerme la polla mientras ella se pajea con sus dedos; un día, mientras yo conducía, se subió la faldita que llevaba, se dio una crema que llevaba en su culo y empezó a meterse una zanahoria de las que habíamos comprado en el híper, etc.

Llegue a su casa a las dos de la tarde. Me abrió la puerta Julia, su madre. Tiene unos 47 años y también esta buenísima; de hecho, cuando era más pequeño no dejaba de hacerme pajas pensando en ella. Me cruzaba con ella por la calle, nos saludábamos, y cuando llegaba a casa se masturbaba como una bestia. Desde que salgo con su hija se me ha pasado un poco esa fiebre, aunque no del todo. Julia es más morena que su hija, siempre está perfectamente bronceada y tiene un cuerpo increíble: tetas más grandes que las de Sonia, curvas de escándalo y una boca enorme con labios muy sensuales que parecen pedir una polla para chupar. Está divorciada y en el barrio siempre ha tenido fama de puta.

Me dio dos besos y me mando pasar. Llevaba un vestido de verano con gran escote y tirantes. Pase al comedor, donde estaba Sonia. Ella se levantó del sofá y me beso en los labios. Nos pusimos a comer; siempre que iba a su casa me sorprendía la naturalidad con que hablaban de cualquier tema, cosa que no pasa en mi casa: si salía algún tipo bueno en la tele, Julia comentaba sin reparos que "ya le podía hacer a ese un buen trabajito" y después se reía,.. A las cinco de la tarde, Sonia me dijo que había quedado con Marta, una amiga suya inaguantable, para comentarle lo del nuevo trabajo. Yo dije que me iba a casa a echar la siesta, pero en ese momento Julia intervino diciendo que me quedase allí, que a ella no le molestaba. Mire a Sonia y asintió, así que acepte.

Me tumbe en la cama, con bastante sueño y un poco excitado por quedarme solo con Julia. Una hora más tarde me desperté. Se oían en el comedor un montón de gemidos. Me levante, con la polla totalmente tiesa. Me asome sigilosamente al comedor y vi que Julia estaba viendo una película porno en la que un negro con una polla enorme se la metía a una tía negra con unas tetas enormes y unos labios (superiores e inferiores) muy carnosos. Julia estaba con el vestido levantado hasta la cintura, bragas negras bajadas y con un vibrador metido en el coño. Movía las caderas ligeramente y con una mano se sobaba las tetas por debajo del vestido. Tenía el coño afeitadito, dejándose solo unos pelitos en la zona central de su monte de venus. Gemía algo, aunque mucho menos que los que estaban en pantalla. Unos segundos más tarde, se sacó el vibrador negro de la vagina y se lo metió en la boca, lamiéndolo completamente. Yo me había sacado la polla del chándal que llevaba y me la estaba meneando; estaba a punto de correrme. En ese momento supuse que lo estaba haciendo adrede sabiendo que yo estaba en su casa y estábamos solos. Así que me lance. Me subí el chándal, pero se notaba un bulto impresionante en mi paquete y entre en el comedor. Nada más entrar, ella me miro sin hacer más.

-Que tienes ahí escondido -dijo señalándome el bulto.

-Que haces tú con el coño al aire y chupando ese consolador -le respondí.

-Hace mucho que no me echan un buen polvo, y hoy que tengo un macho en casa no lo pienso desaprovechar. Sonia llega siempre muy contenta a casa después de estar contigo, así que también deberías contentar a tu futura suegra...

Yo le dije que lo haría con mucho gusto. Me baje el chándal y le mostré mi polla, no muy larga pero bastante gruesa. Ella sonrió y me dijo que me acercara al sofá. Agarro mi polla por la base y le dio un lengüetazo. Estaba a mil. Se la metió su gran boca y la succionaba, moviendo continuamente la lengua y exprimiéndome los huevos con la otra mano. Yo baje las manos y empecé a sobarle las tetas; le baje los tirantes y ella, moviéndose un poco en el sofá, se quitó el vestido por abajo. Saque mi polla de su boca contra su voluntad para contemplar el espectáculo. Estaba ahí tumbada en el sofá completamente desnuda, con el coño y las tetas al aire; tenía unos pezones enormes, bastante más grandes que los de Sonia, al igual que las tetas, muy bronceadas y algo caídas, pero totalmente excitantes. Me acerque otra vez a ella y volví a meter mi polla en su boca. Su excitante boca con gruesos labios la volvió a chupar; me masajeaba constantemente los cojones con su mano izquierda... Estaba a punto de correrme. Me saco la polla de la boca, me la acaricio con la mano y me corrí en su cara, llegándole la leche a la frente y al pelo. Me sonrió y siguió machacándomela hasta que se puso otra vez dura. Comento que "ahora quería gozar de verdad".

Me pidió que cogiera una loción solar que tenía allí al lado y que se la diera en su culito. Le abrí las nalgas lo que pude, dejándome ver su agujerito totalmente. Le aplique la crema en círculos; su agujero se fue dilatando y le metí un dedo; ella gimió de gusto. Saque el dedo y le metí mi polla exultante. Me dijo que la dolía un poco y que hacía mucho tiempo que no se la metían por el culo. Me puse muy burro y empecé a encularla lo más fuerte que pude. Ella gritaba y echaba las manos hacia atrás agarrándome del cuello. Se corrió rápidamente y poco después lo hice yo. Nos quedamos en esa situación unos minutos, recuperándonos. Saque el cipote de su culo y lo tenía lleno de mierda; le dije que se pusiera boca arriba y me limpie la mierda en su abdomen; ella se moría de gusto. Fue al baño y se limpió lo que yo le había ensuciado. Cuando volvió me propuso un juego que no pude rechazar. Me dijo que le encantaría que la follase mientras tenía yo un vibrador en mi culo. Estaba tan excitado que no me lo pensé ni un segundo. Me puso crema en el culo: me metió los dedos mientras yo gemía; retiro los dedos y metió el consolador. Me sentía como una puta. Ella lo puso a funcionar y empezó a moverse en mi interior. Estaba súper empalmado; Julia me puso un condón con la boca, lo que todavía me excito más. Se sentó encima de mí y empezó a moverse arriba-abajo. Gemía cada vez más alto y sus tetas se bamboleaban de forma increíble; cogí una con mi mano y me metí el pezón en la boca. Lo lamia sin cesar. Ella dijo que se corría y metió un grito enorme. Al momento me corrí yo y me saque el vibrador del culo.

Nos quedamos tumbados en el sofá. Me quite el condón y eche toda la leche que tenía por sus tetas. Ella se la restregó por todo el cuerpo. Nos vestimos. Eran las nueve y media de la noche. La bese en los labios y la metí la lengua. Me despedí de ella hasta la próxima. Me dijo que lo repitiera cuando quisiera.

(9,83)