INICIO » Categoría » Fue difícil ser fiel

Fue difícil ser fiel

  • 3
  • 13.771
  • 9,40 (30 Val.)
Me introduce dos dedos juguetones en mi vagina que se pierden con gran facilidad

No me pude aguantar, después de 3 años de casada y luego de tener una vida sexual muy activa antes de casarme con mi esposo, fue difícil ser fiel, teniendo en cuenta que nunca fui fiel a mis novios, solo con quien me case.

Hasta ahora y no porque mi marido no me satisfaga sexualmente, pero es algo conservador y por mi parte soy más atrevida en muchos aspectos, por ejemplo a mí me gusta mucho el nudismo y les puedo asegurar que lo que se ve es de buena calidad y todo mío. Debido a que soy algo atrevida nunca me faltaron voluntarios para ser infiel, pero nunca me había decidido o nunca había estado lo suficientemente caliente como para aceptar alguna propuesta. Hace dos meses aproximadamente conocí al sobrino de una paciente que estoy cuidando, porque a todo esto soy "enfermerita". Él es divorciado de 41 años, algo picaron y como les dije antes yo algo atrevida de 32 añitos, comenzamos a charlar mientras yo trabajaba, e inclusive muchas veces me llevo a mi casa en su automóvil después de mi turno.

Hasta que un día charlando coincidió que ambos teníamos que viajar a una ciudad vecina por distintos motivos y él muy voluntarioso se ofreció a llevarme. Bueno, llego el día, me pasa a buscar, vamos viajando por la ruta y él comienza a hacer bromas con que debíamos detenernos en algún hotel, por mi parte le sigo la corriente. De repente llegando cerca de uno de estos hoteles disminuye la velocidad del automóvil y me dice “entramos?”, a lo que respondo “si te animas vamos” (mientras me levanto un poco el vestido para que se vea mi ropa interior). Él sin dudarlo ingresa en la cochera del hotel, detiene el automóvil y me pregunta, “estas segura que querés hacer esto?” algo sorprendido, por mi parte le respondo que venía acumulando un gran deseo de estar con otro hombre, más precisamente un hombre como él desinhibido, con experiencia y a su vez discreto.

Desde luego que no preguntó más nada después, ahí mismo dentro del auto me tomó por la nuca con una mano y me acercó a su cara y comenzó a besarme apasionadamente mientras con la otra mano manoseaba mis senos por encima del vestido, además de mis entrepiernas por debajo del vestido, estuvimos así un poco más de 5 minutos.

Obviamente la seguimos en la habitación aún más desinhibidos, donde pude ver para satisfacción mía que venía muy bien dotado, cuando vi lo que tenía me pongo de rodillas delante de él, le termino de sacar el pantalón mientras le doy besitos a su gran y jugoso pene, él me quita el vestido por arriba, me quedo solamente con mi tanguita y mis zapatos, ya que no tenía corpiño, luego poco a poco me introduzco su pene en mi boca, mientras acariciaba sus bolas y su abdomen, estuvimos así bastante tiempo y justo cuando lo estaba por hacer acabar en mi boca y mis senos me toma de los brazos y me pasa a la cama, me pone boca arriba con las piernas abiertas cerca de la orilla de la cama, me introduce dos dedos juguetones en mi vagina que se pierden con gran facilidad.

A esa altura me encontraba extremadamente excitada y muy húmeda, él saca los dedos, se acomoda arriba de mí y comienza a introducirme su pedazo de pene, pero con mucha energía, lo cual eso me hace gozar y gemir como una desaforada. Debido a que yo estaba muy caliente tenía una buena dilatación, por eso introducirme su gran pene llevó solo unos minutos. Luego comenzó a sacarlo y meterlo todo, besarme apasionadamente la boca y los senos, mientras me decía cosas al oído como a mí me gustan, tales como “que bien que te comes mi pedazo puta”, “te voy a ser tragar mi lechita”, etc. Debido a mi gran calentura llegue al orgasmo a los pocos minutos, pero no fue el último ese encuentro, estuvimos en ese hotel un poco más de 1 hora teniendo sexo fuerte, se los recomiendo.

  • Valorar relato
  • (30)
  • Compartir en redes