INICIO » Confesiones

El café con mi prima y un susto de mi tío

  • 4
  • 3.997
  • 8,60 (5 Val.)
  • 1

Ella se llama Patricia aunque siempre le ha gustado que yo la llame por su segundo nombre, Susy y eso es exclusivo, dice que nadie tiene ese tono de llamarla, que en mi es algo único.

Esa tarde habíamos quedado de salir a un café solo distracción, queríamos platicar un poco ya que habíamos estado un poco distantes por cosas laborales. Nos teníamos confianza y algunas veces bromeábamos por Whatsapp hablando en doble sentido y jugando a la seducción pero nunca llegando más haya.

Ese día quede de pasar por Susy tipo 7:00 pm ya que ambos estuviéramos libres. Así que pase a su casa en el carro y le llame para que saliera pero aún no estaba lista, me dijo que solo se terminaba de maquillar que pasara para esperarla. Me estacione el coche frente a su casa y timbre; me recibió mi tía y me hizo pasar, la saludé y como era costumbre me ofreció postre, siempre muy linda pero en eso suena su teléfono y se retiró a su recamara al momento que me decía que pasara a servirme a la cocina y para no hacer desaire fui.

Mientras degustaba le texteaba a Susy que a qué hora? Y solo grito "no te desesperes ahí voy" pero yo no me quise quedar ahí así que fui a su habitación, estaba de espaldas con un mini short negro y una blusa azul ajustada frente al tocador peinándose pero rápido se percató al verme por su espejo. Me dijo en tono burlesco -me comes.

Y claro, yo no dejaba de ver sus piernas y su culo perfecto, sus caderas sexys y su cintura que me hacía fantasear, entonces yo contesté "pues primita no estaría mal" "a dónde vas a ir" y riendo solo me contesto -baboso. Me dijo que me acercara y que acomodara su bra para que no se viera, lo hice sin sobrepasarme aunque lo pensé y por poco no me aguanto pero sabía cómo comenzaría ese juego.

Me senté en la cama y seguí con mi postre y en eso entra mi tía (por suerte yo estaba en lo mío) y le dice a Susy que cerrará bien antes de salir, ella saldría a acompañar a su hermana no recuerdo a donde. Nos quedamos solos y las opciones fueron infinitas, ya estaba excitándome solo de imaginar que mi primita me la mamara.

Y se notaba que a ella también quería pues me pregunto que como se veía, conteste que horrible que así no provocaría a nadie (claro, en forma de broma) y me dice -primito, pero si no dejas de verme, y yo "mira Susy quítate tu bra, para que te veas más sexy" aunque carcajeando me dijo rotundamente NO.

Me acerqué, y le dije que si quería yo le ayudaba, pero me empujó a la cama y otra vez me dijo que no. Pero se acercó y ahora yo la tumbe jugando nos reíamos, me quite mi playera y le dije "y ahora quien mira a quien". Ya les había contado que hacía pesas y aparte practico mma por lo que tengo un físico atractivo. En ese momento note como ya no había resistencias y empecé a pasar sus manos por mi abdomen hasta bajar a mi pene ya un poco erecto. Yo quite su blusa, y deje al descubierto sus hermosas tetas medianas que ya se notaba con sus pezones excitados.

Los mordí ligeramente y no paraba de decir que quería tener sexo como en sus sueños. Con prisa los dos nos quitamos la ropa y comenzó a chupando mi verga, una delicia de mamada que estaba disfrutando. Nos acomodamos en posición 69, me excita a cada vez más, sobre todo tus gemidos así duramos unos 5 min y soltó su primer gran orgasmo que gimió fuerte a fin de cuentas estábamos solo ella y yo. Cambiamos para penetrarla de misionero y fue tan delicioso cuando se la metí, tan mojada y caliente, y ver su cara y sus ojos que ya no podía controlar.

Pero de pronto se escucha la puerta principal por lo que rápidamente nos separamos. Era mi tío que con un grito aviso que había llegado. Parecía que había ido directo al baño y aprovechamos para vestirnos quedándonos a medias y frustrados. Yo me volví a la cocina y tratando de limpiarme un poco el sudor. Salió mío tío y así de lejos me saludo y me pregunto por mi familia para luego ir al cuarto de Susy. Le dijo que iríamos a un café y le pidió dinero pues Susy no trabajaba, apenas había entrado a la Uni. Salí y le dije que la esperaba en el carro que no tardará.

Al llegar al café ambos nos reíamos de cómo casi nos cachan. Seguíamos excitados, tal vez más que al principio. Así que la invite a tomar unos tragos mejor y así nos dirigimos a un bar...

Continuará la mejor parte en otro relato...

(8,60)