INICIO » Categoría » Como se dan las cosas

Como se dan las cosas

  • 10
  • 11.298
  • 9,19 (42 Val.)
En un momento me sonrojé porque Magdalena, mi novia, les contó que me gusta que me metan uno o dos dedos en el ano y que me encanta que me lo chupen al punto que no logro continuar y acabo enseguida

Con mi novia siempre tuvimos la fantasía de estar con otra chica en la cama pero nunca se daba. De todas maneras cada tanto, cuando hacemos el amor, nos narramos al oído que haríamos si hubiera otra chica, u otro chico o las dos cosas a la vez, hasta hemos llegado a que seamos tres hombre y dos chicas donde la imaginación sobrepasó cualquier video porno que hayamos visto.

En una de nuestras vacaciones se dio la casualidad de cruzarnos varias veces a una pareja que paraba en el mismo hotel que nosotros en bares y playas con lo que irremediablemente terminamos haciendo amistad con ellos y saliendo los cuatro juntos. Ellos se llamaban Manuel y María.

Una de las noches volviendo al hotel, los cuatro bastante pasados de copas, se me ocurrió invitarlos a tomar algo a nuestra habitación en forma de despedida ya que se volvían al otro día a su ciudad.

Charlando de todo un poco terminamos hablando de sexo y de que cosas le hace cada uno a su pareja. En un momento me sonrojé porque Magdalena, mi novia, les contó que me gusta que me metan uno o dos dedos en el ano y que me encanta que me lo chupen al punto que no logro continuar y acabo enseguida. María también confesó que a Manuel también le gusta que le exploren la zona pero que todavía no se animó a más. Ya a este punto yo estaba re empalmado y Magda estaba sobándome el bulto por debajo de la mesa. Obviamente no pudo quedar fuera el tema de las fantasías con terceras personas, ahí pude notar como las chicas se miraban lascivamente.

En un momento, tocando las piernas de mi novia, note como otra mano estaba acariciándola y metiéndose en la entre pierna de mi mujer, era María la que estaba al lado de ella. Le susurre al oído a Magda que ver como otra chica la tocaba, me estaba volviendo loco, a lo que me respondió: - Si? mira esto entonces…

Le agarro la cara a María y le partió la boca de un beso.

Con Manuel nos quedamos boquiabiertos sin entender nada. Ellas empezaron a acariciarse todo el cuerpo y se metieron mano por donde la ropa les dejaba pasar. Las dos estaban de polleras cortas y blusas escotadas, así que imágenes todas las partes íntimas que saltaron a flote. Para tener una mejor visual de esa hermosa escena nos sentamos en el sillón con Manuel que nos permitía ver todo el contexto. Las chicas empezaron a sacarse toda la ropa y de la calentura que teníamos encima hicimos lo mismo con Manuel. Las chicas seguían besándose y acariciándose mientras se masturbaban a sí mismas; nosotros solo nos masturbábamos, hasta que Magda le agarro la mano a María para que le tocara el clítoris y ella gustosa se lo empezó a acariciar suavemente. En un momento se me ocurrió mirar el pene de Manuel para saber cómo venia dotado el amigo y pude ver un pene muy parecido al mío, de tamaño podría decirse 20-21 cm. Y al levantar un poco más la mirada note que él no sacaba la mirada de mi trozo mientras me masturbaba. Me miró y me hizo un gesto como de: - te molestaría? A lo que le agarre su mano y se la puse en mi pene para que me masturbara. Algunas veces fantasee con que me masturbara o chupara un hombre, siempre me imaginé que estaría muy bueno por el hecho de ser del mismo sexo y saber bien que hacer, así que ahí estábamos María masturbando a Magda y Manuel a mi…que placer! Ver como Magda era penetrada por los dedos de María me volvía loco y por lo visto a Magda también con lo que empezó a tocarla a María en forma de agradecimiento por tanto placer; lo que me inspiró a hacer lo mismo con Manuel, le agarre el pene y no sé porque eso me puso a mil. Era increíble sentir por primera vez un pene duro, venoso y latente en mi mano que sea de otro hombre.

Las chicas se dieron cuenta que estábamos haciendo lo mismo que ellas así que nos propusieron un juego. Teníamos que copiar exactamente lo que hacía cada una, yo tenía que hacer lo que hacía Magda y Manuel lo que hacía su mujer. Nos costó aceptar, pero nos dijeron que si no lo hacíamos se terminaba el espectáculo, que ellas también querían show, así que bueno que otra cosa podríamos haber hecho?

Magda le comenzó a chupar la conchita a María y me quise matar, no solo de calentura, sino porque tenía que chuparle el pene a Manuel. Él me miro con cara de “qué querés que haga?” Entonces pensé, quieren guerra, les vamos a dar guerra. Agarre el pene de Manuel y me lo metí en la boca de una sin pensar más nada. Fue algo maravilloso, me puso la pija a mil, la tenía tan dura que creía que me iba a explotar. María le decía a Magda: - mira como se la chupa tu novio al mío!? Parece una puta como vos! Y Magda agregó: - y si seguro que se moría de ganas.

Se la chupe toda, de arriba abajo, le sobaba los huevos y él se retorcía de placer lo que me dio la pauta de que lo estaba haciendo bien. Recordé lo que María nos había contado sobre su zona anal así que moje mis dedos y comencé a masajearle el ano para ver qué pasaba y él no se molestó en ningún momento, es más empezó a gemir.

Las chicas querían ver todo más de cerca así que se sentaron al lado nuestro y pude ver bien como Magda le chupaba la concha y comenzaba a pasarle la lengua por el ano a María y me dijo: - tenés que hacer todo lo que yo hago. Entonces le levante las piernas a Manuel y pude ver que tenía todo depilado así que sin tabúes ni vergüenzas le empecé a pasar la lengua a la vez que lo masturbaba con todas mis ganas, intercalaba chupada anal con meterme la pija en la boca. En un momento note como contraía el ano y la pija se le ponía súper dura y no quise cortarle el chorro así que seguí con todas las ganas haciendo que me acabara en la cara. En principio me dio algo de asco, pero al ver salir toda esa leche me puso a mil y me la esparcí por toda la cara. Las chicas al ver eso se pusieron locas y me empezaron a chupar todo, yo feliz!

Con esto pensé que habíamos terminado con el jueguito y que ahora me iba a enfiestar solo con las chicas, pero no!

En cuanto terminaron de limpiarme la cara Magda se sentó a upa de María y le empezó a acariciar los pezones. María me dijo: - ya sabes lo que tenés que hacer. Puta madre! pensé yo, pero bueno el alcohol no me deja remediar mucho lo que estaba haciendo así que le empecé a acariciar los pezones a Manuel, las chicas lo querían en batalla otra vez. Magda empezó a rozarse sus nalgas con la ingle de María, en realidad eso a ellas no les producía ninguna calentura, querían ver cómo le pasaba mi culo por la pija a Manuel y esto hizo que Manuel de a poco vuelva a combate. Yo igual estaba gozando como loco sintiendo ese trozo en mi culo, hasta pensaba como se sentiría la cabeza de un pene entrar en mi culito, eso me ponía a mil. Así que cuando la note bien dura, junte valor, saliva, me moje bien la entrada y empecé a enterrármela solito de a poquito. Las chicas no lo podían creer al punto que empezaron a tocarse mutuamente el culo y a mojar sus dedos para meterse la mayor cantidad de dedos que podían. Aaaahhhh! El placer que me estaba dando la pija de este tipo en mi culo era impresionante. Estuvimos así un rato, mete, saca, mete, saca. Mientras las chicas competían a ver a cual le entraban más dedos en el ano. Se pusieron adelante mío y María me empezó a chupaba la pija a la vez que Magda le seguía metiendo dedos en su culo. Esto hizo que él nuevamente tenga un flor orgasmo y me llenara el culo de leche, Por dios! Que placer! Sentir como se me llenaba el culo de leche fue algo incomparable. Sentía que mi pija explotaba y mi cuerpo rebalsaba de placer. Una vez lleno mi culito las chicas me pusieron en cuatro patas y me lo chuparon a la vez, se cruzaban sus lengüitas en mi culo y yo moría de placer pero ninguna tocaba mi pene con lo que no llegaba a acabar. Quise tocarme yo, pero ellas sacaron mi mano diciendo que ahora querían ser penetradas y si acaba se quedaban sin postre.

Al fin!! Era mi turno de gozar ahora. Manuel estaba fuera de servicio, por lo menos por un rato.

Les dije que si querían pija ahora eran ellas las que tenían que seguir mis órdenes.

La puse a María en 4 patas y a Magda sentada frente a ella para que le chupara la concha mientras yo la penetraba a María. Qué lindo ver como gozaba mi mujer con la lengua de otra zorra. Cuando note que la conchita de María estaba muy húmeda y abierta se la metí de un sopetón por el culo, lo que hizo que gritara como nunca en toda la noche y Magda de la calentura se puso abajo así hacían un 69 mientras le hacia el culo a María y ella miraba en primer plano todo. Como me calentaba cogerme a otra mujer delante de la mía. En un momento Magda rozo mi ano pero me aleje para no acabar. Me cambie de lugar sin mover a las chicas y se la metí de una en el culo a Magda. Por favor!! Que placer!! Ella grito como loca y no daba más de placer. Le empecé a aumentar el ritmo y me pidió por favor que siguiera. Le agarro la cabeza fuerte a María y empezó a eyacularle en la cara del pedazo de orgasmo que tuvo. Magda quedo rendida en el piso y con María nos miramos con cara de calentones. Así que la agarre fuerte la hice pararse y darse vuelta para que me dé la espalda y sin más vueltas se la ensarté en el culo de una agarrándola de las caderas mientras Magda comenzaba a levantarse del piso besando cada parte del cuerpo de María. Mientras más fuerte le daba María más me pedía. Magda le cacheteaba las tetas y la cara y eso me ponía más a mil. En un momento no me daban más las piernas así que la senté a María para darle en 4 patas y Magda aprovecho para empezar a chuparme el culo y meterme uno, luego dos hasta 3 dedos en el culo mientras a su vez se acomodó para chuparle la concha a María. De la fuerte que le estaba dando María también comenzó a eyacular con su orgasmo y Magda trataba de no perderse ningún chorro. Eso me puso a mil y le llene el culo de leche a María. Descargue cada gota de semen en su culo y cuando terminó de eyacular ella Magda se fue a chupar su culo para succionar toda la leche que le había dejado adentro. Aaaaaahh! Que placer la puta madre!!!

Me tiré rendido en el sillón al lado de Manuel que estaba medio somnoliento y desmayé de placer.

  • Valorar relato
  • (42)
  • Compartir en redes