Nuevos relatos publicados: 13

Fui infiel y me gustó

  • 4
  • 31.484
  • 9,25 (4 Val.)
  • 4

Hola este relato me sucedió hace tiempo.

Todo comenzó hace 8 años yo tendría 22 años y salía con un chavo de 27 años, por mi condición de madre soltera no podíamos salir tanto como queríamos ya que todavía vivía con mi papás así que cada fin de semana procurábamos vernos sobre todo íbamos mucho a casa de la familia de el los cuales vivían retirado de mi casa pero bueno el pasaba por mi y me regresaba a mi destino, eso ocurría cada fin de semana, conforme paso el tiempo fui conociendo a su familia y amigos, la mayoría de las veces pasábamos por su amigo, eso se volvió más cotidiano, tanto que ya pasaba primero por el y juntos llegaban por mi.

Así pasaron los meses y tuvimos más convivencia los tres pero nada fuera de lo normal, hasta que en una ocasión sin querer envié un mensaje a su amigo medio picaron con un cuestionario de esos que mandan en wasap dónde preguntan que quieres de mí y tiene varias respuestas (sin querer pero no me arrepentí cuando lo envíe) el contestó con varias opciones que planteaban en las cuales una era ser mi amante por internet...

Yo me quedé sorprendida pero no pude ocultar sentir algo raro y así comenzó con correos primero bajitos de tono que empezaron a subir la temperatura, seguimos así como dos semanas pero eso solo era en horario de oficina, ya que cuando nos veíamos los fines yo estaba con mi novio y no nos atrevíamos a tocar el tema, hasta que un día de regreso de casa de los abuelos de mi novio ya con unas cervezas encima el tomo la iniciativa, veníamos en el carro, mi novio manejando su amigo de copiloto y yo atrás de mi novio, ese día me acuerdo yo llevaba un vestido color mezclilla que me llegaba un poco abajo de la rodilla una zapatillas negras y debajo una tanguita que solo cubría mi cosita por las épocas de calor en qué estábamos, pues salimos de casa de los abuelos y todo iba normal los tres tomando en el carro y escuchando música como acostumbrábamos.

En eso empecé a sentir una mano que sobaba mis pies cuando volteo sorprendía era el amigo que tomo su primer avance aprovechando que mi novio se concentraba en manejar y el asiento cubría mi cuerpo para la vista del conductor, entonces tenía su mano masajeando mis pies y tobillos lo cual a mí me prende mucho, así duro un ratito que a mí se me hizo eterno por la situación me calentó mucho ya que el sabía que esa zona me calentaba porque se lo había comentado entre los correos además que la borrachera ayuda a liberar lo ardiente que soy, estaba subiendo poco a poco cuando de repente el carro paro, habíamos llegado a cenar.

Me baje del carro lo más normal que pude para que mi novio no se diera cuenta, terminando de cenar me volví acomodar en el mismo asiento esperando la reacción de esa mano que ya había puesto mi corazón a mil por hora, mi cosita a temblar y sobre todo humedecer, no tardó más que unos segundos cuando sentí su mano explorar mis piernas y de repente sin decir palabra movió mi pierna izquierda hacia un lado quedando yo con las piernas abiertas esperando que avanzará y así fue empezó a sobar por encima unos segundos para después hacer a un lado esa tela que le estorbaba e introducir un dedo que me saco un ligero orgasmo, empezó a meter y sacar pero mi cuerpo pedía más y con la mirada invite a meter otro se sentía tan delicioso, la adrenalina de ser descubiertos, la magia que hacían esos dedos, como el camino era largo me acomode de lado viendo a la ventanilla para que pudiera llegar lo más profundo posible y uff fue delicioso porque así estuvimos media hora que tardamos en llegar la verdad quería que no acabará ese momento estaba chorreando de placer mordiendo mis dedos para no gritar y mi novio manejando sin saber que su amigo me hacía llegar hasta las nubes con sus dedos que se metían en mi cosita la cual instintivamente los apretaba cada vez más para disfrutar el momento, ya no podía ocultar los gemidos si no es por el copiloto que se dio cuenta y le subió a todo lo que daba el estero mi novio me hubiera escuchado fueron momentos de placer inolvidables fue mi primera vez que le era infiel a mi novio y literalmente el estaba presente, eso me prendía más, tanto que se volvió a repetir pero eso se los dejaré para la próxima aventura.

(9,25)