INICIO » Lésbicos

Mi noche con una mujer

  • 5
  • 6.044
  • 9,88 (8 Val.)
  • 0

Esto que les voy a contar pasó hace algunos años atrás, por ese entonces trabajaba en una oficina y con las demás chicas nos hicimos muy amigas, éramos un grupo de 6 chicas más o menos de la misma edad, festejábamos cumpleaños, distintos aniversarios, nos comentábamos nuestras vidas, amoríos etc.

Una de ellas que por ese entonces estaba de novia, y vino una mañana, con la noticia que se iba a casar, para cualquier mujer es un acontecimiento de lo más hermoso, todas soñamos con eso, ese día en la oficina lo festejamos, y ya comenzamos hacer los preparativos, para cuando sea la ceremonia.

Cuando ya tuvimos la fecha de casamiento, organizamos la despedida de Laura, que es nuestra compañera la que se va a casar, sin decirle nada a ella, organizamos una salida a un boliche de chicas, donde hacen strippers jajaja, primero se toma algo y después comienza el show.

Quedamos para un jueves, yo arregle que iría a la casa de Fernanda mi compañera de escritorio, ya que por ese entonces vivía un poco lejos, y sería complicado volver tarde a la noche y con algunas copas de más. Era un día agradable de primavera, al salir de la oficina me fui con Fernanda a su departamento, nos reíamos de la cara que pondría Laura cuando se entere del lugar; llegamos al departamento y nos dispusimos a arreglarnos, si bien era temprano, pero todas las mujeres nos toma más tiempo para arreglarnos; del bolso saque la ropa y se la mostré a Fer, es así como le decimos, para ver qué opinaba ella de la ropa, mientras me desvestía para tomar una ducha, (ya le había pedido permiso).

Me iba a poner un conjunto de ropa interior negro, un pantalón ajustado negro con zapatos de tacón, una blusa haciendo juego y un sweater liviano, Fer miro la ropa y me miro a mi y me dijo estarás bellísima, cosa que me hizo ruborizar su comentario y mas su mirada que recorría todo mi cuerpo desnudo, pues me disponía a ducharme para la despedida de Laura. Diciendo gracias Fer y dirigiéndome al baño, me retire sin darle mucha importancia, después de arreglarnos, Fer me miro y me dijo estas hermosa, lo cual agradecí y le retribuí el alago; espera levántate el sostén y despréndete un botón de la blusa ya que no vamos a una iglesia, ella me ayudó arreglándome y rozando mis tetas, lo que me hizo estremecer, pero no pensé nada en eso.

Mis tetas son tamaño normal y mi cola es del tamaño que a los hombres les encanta y me la alagan; salimos hacia el boliche nos encontramos todas allí, no puedo explicar la cara de Laura cuando vio el lugar que elegimos para su despedida, el show fue estupendo, tomamos varias copas, Fer se sentó a mi lado, gritamos toda la noche cuando los chicos sacaban sus prendas, Fer me tocaba la pierna sin que yo pensara nada, al contrario estábamos todas excitadas con el show, hasta allí no pensé nada, una vez finalizado nos despedimos con las otras chicas Fer y yo nos fuimos al departamento.

Una vez adentro, le pregunto a Fer donde podía dormir y me dijo en mi cama Andre, (perdón no dije que mi nombre es Andrea), mirando a Fer le dije, espero disculpes mis molestias, tengo que agradecerte profundamente en compartir tu departamento, Fer mirándome a los ojos, y abrazándome me dice nada que agradecer y m dio un beso en la mejilla cerca de la comisura de los labios, me siguió mirándome y me beso en los labios, mi corazón comenzó a palpitar, no sabía que decir, atine a decir alguna palabra, pero Fer me dijo, “no digas nada Andre”, tapándome la boca con su dedo índice, “tengo que confesarte que siempre me gustaste, no sabía cómo decírtelo”, mira Fer le respondí, nunca tuve experiencia con otra mujer, por el contrario me gustan los hombres, a mi también Andre, pero con vos me pasan cosas, después de decir eso, me rodeo con sus brazos por alrededor del cuello y me dio un beso de lo más tierno, con lengua incluido, se lo correspondí y me hizo mojar mi tanga, ya que fue un beso encantador, que ningún hombre me había dado hasta entonces, tal vez las copas que habíamos tomado también hicieron que sintamos cosas que hasta entonces jamás se me hubiese ocurrido.

Sin decir más palabras, fuimos a la habitación, ambas nos desnudamos por completo, miramos nuestros cuerpos, mi corazón palpitaba como una adolescente en su primera noche, perdón, era mi primera noche, con una mujer; nos recostamos en la cama, y nos besamos, nos comimos las bocas, Fer comenzó a besarme el cuello, y fue bajando hasta mis tetas, las acarició, pellizcó mis pezones haciéndome jadear, los chupo y los mordió, yo los disfrutaba, le tome su cabello y la despeine de placer, la fui llevando para abajo, cosa que entendió, quería que me chupe la conchita, estaba bien húmeda, comencé a dar gritos, aaaahhh ahhhh así así no pares, sigue así; Fer se dio la vuelta para fundirnos en un 69, le bese y le chupe los labios de su húmeda vagina, estaba a mil, le pase la lengua, le introduje los dedos, bese su ano, estaba excitadísima, ya me hizo arquear la cintura en un orgasmo de lo más hermoso.

Como pudimos dormimos un rato ya que por la mañana tendríamos que ir a la oficina, me desperté con los brazos de Fer en mi cintura, nos besamos, de su mesita de luz Fer saco un consolador, el cual sujeto a su cintura, se colocó entre mis piernas y me comenzó a introducirlo, separe bien las piernas y comencé a jadear y gritar de placer, luego me puso en cuatro patas y me lo introdujo hasta el fondo de mi dilatada conchita.

Fue una de mis mejores noches que llevo en el recuerdo, la primera vez con una mujer, calculo que al conocer nuestros cuerpos, sabemos de la debilidad de nuestros cuerpos, y como darnos placer.

Espero les haya gustado, si desean pueden escribir sus comentarios a: [email protected]

(9,88)