Nuevos relatos publicados: 8

Mostrándole a mi novia quien soy

  • 2
  • 11.058
  • 8,00 (2 Val.)
  • 2

Después de mi divorcio he pasado reconstruyendo mi vida pero sin dejar de lado mis aventuras, en estos momentos tengo una nueva pareja y hemos compenetrado muy bien sexualmente, luego que empezamos a salir fui claro con ella y le conté mi fijación con las chicas transexuales y solo un par de aventuras con ellas sin darle muchos detalles de todo lo que he vivido.

Ella era de mente abierta y con experiencias sexuales con sus parejas anteriores, pues convencí para tener un encuentro y su respuesta fue negativa porque ella puede entender que me guste pero no tengo que forzarla a ella y lógicamente hacerlo a sus espaldas sería una infidelidad, entonces le propuse que estuviera como cuckold o cornuda solo viendo, esa idea tuvo más aceptación y cedió para acompañarme.

El día llegó y estábamos esperando a la chica, nos pusimos algo caliente le dije que me fuera estimulando el ano, cosa que siempre hacíamos en la intimidad.

Yo estaba acostado con sus deditos femeninos metidos en mi culo cuando tocaron la puerta, ella se paró para abrir y la chica entró presentándose como Penny, se inclinó hacia la cama y me saludó con un beso muy largo y apasionado mientras mi novia se sentó en un sofá que había en la habitación.

Ella llevó su mano a mi pene mientras me besaba pero poco a fue acercando sus dedos a mi culo, me masturbó un buen rato mientras besaba todo mi cuerpo y me fue volteando hasta ponerme en 4 patas, en esa posición metía y sacaba sus dedos de mi culo mientras conversaba con mi novia y la invitaba a unirse pero entre risas y bromas ella se negó rotundamente. Mi novia le siguió el juego y dijo a Penny que ella solo vino para verme gritar como una puta y que si yo no gritaba pues me abandonaría para siempre.

Penny empezó a envestir fuertemente sus dedos en mi culo mientras tocaba mis bolas y mi pene, mi novia me pedía gritar y así lo hacía con mucho furor y muy excitado como toda una marica pero pude notar que ella estaba disfrutando de todo este acto morboso, Penny no se cansaba de masturbarme y ni la ropa se había quitado, yo quería verla desnuda y mamarle su pene pero en el fondo me daba vergüenza hacerlo delante de mi novia pero la curiosidad pudo más que yo y metí la mano por debajo de su falda para tocar sus bolas y su pene mientras ella seguía tocando mi culo ya no se con cuantos dedos hasta que con la otra mano tomó mi pene y lo masturbó hasta que me hizo acabar mientras yo gritaba como una puta loca por la excitación y contorsionándome como lo haría una mujer cuando tiene un orgasmo porque Penny tomaba mi leche con sus manos y la metía dentro de mi culo su desperdiciar una gota mientras no paraba de meter sus dedos.

Penny se desnudó se montó encima y mientras me besaba el cuello y colocaba su pene en la puerta de mi culo me preguntó que si mi novia era celosa, le dije que no pero nuevamente me preguntó lo mismo mientras iba empujando, iba entrando su pene y me estaba doliendo pero dije un poco más fuerte “ella no es celosa”, empujó completamente con toda su furia y grité fuertemente por el dolor pero ya no había vuelta atrás me estaban follando delante de mi nueva novia y sin preservativo.

Penny no tenía el pene tan grande como otras pero se movía a un ritmo bastante brusco y me causaba algo de dolor, mi novia me pedía que gritara duro y que llorara si me dolía porque al parecer eso le excitaba entonces yo colaboré ante esa situación dejándome llevar por la situación y exagerando un poco con gritos y gemidos hasta que Penny de un momento a otro lo sacó para eyacular en mis nalgas.

Desde ese día mi novia me empezó a decir mariquita chillona.

(8,00)