Nuevos relatos publicados: 0

¿Quién entró? (1)

  • 3
  • 34.692
  • 9,50 (22 Val.)
  • 0

Tengo 19 años, soy un rellenita con un trasero redondo y senos de un buen porte, tengo labios grueso y ojos penetrantes, también tengo cabello castaño claro y tonos medios rojos.

Llegaba de la universidad caliente, estaba en esos días donde mi cuerpo añora tener sexo, pero soy más reservada y creo que alguien tenga mi cuerpo es una fortuna que no muchos se pueden dar, pero ese días estaba muy caliente, solo quería llegar a masturbarme y lo hice, llegué a mi casa... deje mi mochila en el sillón y antes de cualquier cosa fui de inmediato a mi habitación.

Me acosté en mi cama mientras chupaba mis dedos para lo que se venía, con mis dedos ensalivados empecé a tocar mis senos, sentir mis pezones como se iban endureciendo, me excita tanto esa sensación... empecé a abrir mis piernas y tocarme por encima de la ropa, desabroche el botón del pantalón cuando ya me sentí bien húmeda, al mismo momento me saqué todo lo que me quedaba de ropa menos los calzones, y empecé a jugar con mi clítoris por encima de mi braga, me sentí tan húmeda que hasta sentía como mis fluidos vaginales llegaban a mi culo.

Me saque los calzones y quedé completamente desnuda, jugué con mis pezones mientras me metía los dedos, disfrutando la primera penetrada de mis dedos, sentir lo mojada que estaba me excitaba más, estuve un buen rato jugando así, quería llegar al clímax cuando sentí la calidad mano en mi vagina y otra en mi boca, era un vecino de casi mi misma edad, al que le tenía unas ganas increíbles.

Tenía miedo y excitación, no sabía cómo reaccionar, pero él me empezó a masturbar más fuerte y más presionada su mano en mi boca para que no gritara, en el momento me deje llevar y le entregue mi clímax junto a mis chorros, deje toda empapada la cama, y él me besó. Me habló al oído y me dijo que me agradecía por haber dejado la puerta abierta, con la mentalidad de solo querer llegar a masturbarme, Javi ha dejado todas las puertas abiertas, pero también lo agradecí en el momento.

Después de masturbarme me dijo que la tenía muy dura y que quería hacerme suya, yo juguetona le dije que no, que era mi sexo y no se lo iba a entregar, me agarró del cuello y me acercó a tu boca, me dijo que lo tenía arto con esos vestidos tan cortos que siempre llevaba, que me haría de él de una buena maldita vez y me beso, después me bajó hacia su pene, la tenía durísima y solo atiné a abrir la boca, me miraba desde arriba y me decía que era una buena zorrita mientras la metía en mi boca, apenas me cabía pero lo chupe con ganas, succionaba y chupaba que lo hacía gemir mucho, me fascinan mirarlo a los ojos cada vez que lo metía en mi boca y yo sé que a él también, me levantaba, me tomó del pelo y me beso, desafiante otra vez le dije que no dejaría que me hiciera suya, aunque yo moría de ganas que lo hiciera.

Me tomó del cuello otra vez, me tiró a la cama y me tomó de las muñecas y abrió mis piernas, pasó su pene por mi vagina y me dijo que era su zorrita, que me haría suya las veces que él quisiera, mientras me rozaba más acostó sobre mí y lamio mis senos de una forma tan exquisita, era tanto el movimiento que hacía por la excitación que sin querer hice que me la metiera la punta, me miró y me dijo que ahora me hará su puta y me la metió de golpe porque sintió lo mojada que estaba.

Yo quise gemí fuerte pero el asfixió el gemido con su mano, mientras me penetraban con fuerza me decía que le encantaba la carita de caliente que tenía y a mi me encanta verlo arriba, que me dominara de esa forma. Me dijo que me quería arriba y le hice caso como chica buena, él se tumbó en la cama y yo arriba.

Empecé a jugar con él otra vez, solo lo mojé con mis fluido por afuera, no aguanto, me empujó hacia adelante y él mismo la metió dentro de mi, me dijo que me portara bien, mientras ponía sus manos en los labios y me daba un par de nalgadas, me tiré encima de él y movía mis caderas de arriba hacia abajo, con un ritmo armonioso, que él no soportaba, me medió un dedito en el culo para controlarme, cosa que a mí me encantó, me dijo que se quería correr, pero no así, del cuello me tiro hacia atrás quedando acostada y me dio vuelta, me dio un nalgazo y me dijo que me quería en 4, obedecí y deje mi culo y vagina a su disposición, me lo metió por la vagina, dijo que quería que se lo mojara mientras empezó a jugar con mi culo, metía de apoco sus dedo y con mis mismos fluidos lo lubricaba, hasta que sin avisarme me lo empieza a meter por el culo, era tan rico, estaba muy excitada y como me movía al mismo tiempo entraba más, hasta que lo metió todo.

En ese momento me empecé a masturbar el clítoris, estaba tan deseada, que me corrí a chorros y él al verme tan excitada también se corrió dentro de mi culo, lo dejo completamente lleno de semen, tanto que chorreaba entera.

Espero les guste ya que es mi primer relato.

(9,50)