Nuevos relatos publicados: 0

Una experiencia diferente

  • 2
  • 40.830
  • 8,25 (4 Val.)
  • 2

Mi último año de la carrera en la facultad fue algo difícil debido a la covid 19, me mudé con mi madre y mi hermano a un pueblo del interior, ese pueblo había comenzado la cuarentena hacia poco tiempo, mi madre pasó varios periodos en el hospital del pueblo luego que la aceptaran, yo estuve en cada uno de esos periodos con de mi hermano, y luego de varias semanas logré comenzar a estudiar de nuevo y logré terminar el año y graduarme en economía.

Pase casi un mes buscando opciones de trabajo pero la suerte no me acompañaba, hasta que encontré empleo en una oficina de trámites, por suerte para mi ocupé una oficina sola para mi, aprendí rápido lo que debía hacer, siempre me quedaba por las tardes para terminar algunas tareas, hacia calor casi siempre y extrañaba andar desnuda como en la casa, una tarde mi hermano paso a recogerme y yo estaba desnuda porque estaba sudando, cuando me vio dijo que haces así hermana puede venir alguien y solo le dije que no debía preocuparse que a esa hora ya no había nadie en el trabajo.

Cerré la puerta con llave y caminé por la oficina, realmente me sentía muy cómoda, mi hermano me miraba de arriba a abajo y me dijo que si no sentía vergüenza que me viera desnuda y yo le dije que si, eso no me importó y me quede descalza.

Termine el trabajo que estaba haciendo y mientras lo hacia el y yo hablamos de muchas cosas, me puse de pie y le dije que hacia 3 meses que no hacia el amor ni por la vagina ni por el culo, nos quedamos en silencio y me dijo que si no me molestaba lo quería hacer por mi culo.

Me quedé en silencio por unos minutos, le dije que si, me puse de pie y le dije debes de hacerme el amor desnudo, así es más cómodo, él lo hizo y me quedé maravillada del tamaño de su pene, desde hacía rato que lo tenía duro, yo me senté arriba de el en la silla dándole la espalda y le dije disfruta de mis nalgas y busca mi ano y penétralo, cuando entró la cabeza lance un grito porque me dolió muchísimo, él lo sacó y me beso la espalda, nos vestimos y ninguno dijo nada y salimos para la casa.

Pasaron varios días y una tarde cuando llegué a la casa el estaba en el salón viendo una peli, cuando entre comenzó a llorar y me pidió perdón por haberme hecho daño en el culo, le dije que no pasaba nada, sin decirle nada me desnudé delante de él y me abrí las nalgas y le dije quieres probar y se quedó mirando.

Yo lo tome de la mano y fuimos a mi cuarto, se desnudó y probó enterarme el pene en el culo, esta vez no dolió y entro sin dificultad, cuando empezó a moverse se vino enseguida y eso me calentó mucho, no la sacó y empezó de nuevo, yo gemí mucho de tanto placer, me hizo venir 2 veces, me beso la espalda y nos fuimos a bañar juntos.

(8,25)