Me llenaron de leche por todos lados

  • 8
  • 26.324
  • 9,56 (41 Val.)
Matías me acerco la verga al culo y se lo entregue todo. Lentamente empezó a escupirme la cola y metérmela poco a poco. Que rico estaba pasando. Quería tener todas las vergas dentro de mí

Luego de que me fue mal con mi examen de matemática. Decidí empezar clases de apoyo.

Como me gusta comprarme ropita y salir de jodida me cuesta gastar dinero en clases. Aunque sé que es importante.

Por suerte tengo un tío que anda muy bien y está muy bueno jajaja.

Le pedí que me diera una mano a lo cual accedió.

Quedamos para el viernes a la tarde. Mi tía no estaba ya que se encontraba de viaje laboral.

Algo que yo ya sabía.

La verdad es que estaba media calentita y quería obviamente algo más.

Como sabía que me iba a costar romper el hielo ya que es mi tío Fernando. Me tome una pastilla que me recomendó Naty. A los 20 minutos estaba 10 veces más caliente de lo común.

Fui al ropero y busque un buen conjunto de ropita interior sexy. Medias de red portaligas, un bóxer caladito un corset traslucido atrás y calado por delante que me apretaba las tetitas haciéndome parar los pezones. Todo negro para que me resalte mi piel blanca y el color rojizo que me hice hace unos días en el pelo.

Me maquille un poco y me puse un vaquero una blusa y tapado que esconda todo mi calienta macho.

Golpeo ya haciéndome la idea de todo lo que le iba a chupar a mi tío Fernando si me lo permitía.

Para mi sorpresa cuando me abre veo que hay 3 alumnos más.

Me siento y empezamos a charlar y conocernos un poco. Re buena onda los tres. Pasado el rato paso al baño y me empiezo a hacer la cabeza de llamar a mi tío y que me coma toda. El morbo de que los demás estén afuera más ganas me daban.

La pastilla ya me tenía mojadita mi conchita. Me fui al patio a refrescarme un poco y fumar un cigarrillo.

Al ver que demoro mi tío sale y me pregunta si estoy bien. A lo cual le respondí que no.

-Tengo ganas de hacer algo que está mal. Quiero hacer el amor con vos.

Mi tío quedo petrificado.

-Te juro que no se lo voy a decir a nadie porfi.

Se puso nervioso y atinó a irse a lo cual yo no lo deje. Lo abrace y le pedí perdón y le prometí no hablar más de aquello.

Entramos nuevamente y mientras hacíamos ejercicios empecé a coquetear con Gastón. Morocho de 24 años no muy corpulento pero luego supe que tenía una verga enorme y rica.

Mi tío empezó a ver esa situación y que charlábamos mucho lo cual le molestaba un poco. Tanto que en un momento se paró corriendo la silla como enojado y se fue a la cocina. Me pare y le dije al oído a Gastón “voy por agua para enfriarme un poco”. Gastón quedo como loco y quedaron cuchicheando los tres.

Llegué a la cocina y le dije:

-tío te pasa algo conmigo. Estás enojado?

-Si -me dijo- Estas restregándote con Gastón. Que es lo que querés de mí. -Y me agarro fuerte.

-Sabes lo que quiero tío. Acerque mi cara a la suya y él no se corrió.

Toque su bragueta y suspiro muy fuerte. Sin sacarle la mirada desprendí su pantalón y le agarre la verga.

-ay Loli nos vamos a meter en líos.

-Méteme todo lo que quieras y donde quieras -le respondí.

Le saque las manos de mis hombros y me arrodille rápido para que no cambiara el clima.

Le di dos besitos suaves en la punta de su verga y comencé a meterla en mi boca poco a poco. Dejando saliva al sacarla. Una y otra vez cada vez más adentro y agarrando fuerte su cola para cincharlo contra mí. Ay que rico. Ya ni pensábamos ni recordábamos que los demás estaban a dos puertas nuestras.

Me levanto y me bajo el vaquero enseñando mi colita detrás de ese calado de mi ropita interior.

Fer quedo como loco y atinó a apretarme la cola y correr mi bóxer para tocarme mi conchita empapada. Ni bien la toco metió sus dedos y luego se los chupo. Saboreando mis juguitos.

Me puse contra la mesada parando mi colita y el empezó a metérmela suavemente por la concha.

-ay que rico que ganas de gritar -susurraba yo.

Entraba más y más en cada embestida y me apretaba contra la mesada.

Sentimos un golpe y aparece Gastón parado y perplejo al ver lo que acontecía. Fernando me la saco rápido y puteo arreglándose los pantalones.

-Tranquilo tío que si lo dejamos participar no va a decir nada. Verdad Gastón?

-No vamos a decir nada -interrumpen Matías y Leo.

En eso ya mi tío se estaba sirviendo un vaso entero de whisky y tomándolo como si fuera agua.

Yo me saco mi blusa y termino de sacarme el vaquero enseñando todo lo que me había preparado para mi tío.

-Vamos a ponernos cómodos -dije fuerte.

Matías leo y Gastón saltaban de la alegría. Se me avanzaron como un rayo.

A esta altura ya estaba toda una puta y no había marcha atrás.

Mi tío solo miraba mientras comenzaron a tocarme las tetitas, palmearme la colita y meterme los dedos en mi boca y concha.

Ahí estaba yo gozando con tres tipos de 25 y con ganas locas de que me siguiera cogiendo mi tío de 38 años.

Con mi mirada fija en mi tío me acerque a darle un beso y lograr que se soltara nuevamente lo cual funcionó.

Todos comenzaron a desvestirse y en 2 segundos había ropa tirada por toda la cocina.

Me puse de espalda a mi tío y me incline para que me la metiera. Mientras comencé a chuparle la enorme verga de Gastón que fue el primero que me agarro la cabeza con mis dos manos empecé a masturbar a Matías y Leo uno a cada lado.

O Gastón me cinchaba mucho o mi tío me empujaba. El punto es que por momentos hacia arcadas de tanto que se me metía en la boca y sentía la verga de mi tío tan adentro que gritaba lo que podía con mi boca llena.

Gastón no aguanto mucho y empezó a gemir y llenarme de leche la boca haciéndome toser y sin sacarme la verga para que me la tragara lo cual no me dejo opción que hacerlo. Caían lágrimas de mis ojos y más y más me daban.

Me acalambre un poco y me pare. En ese momento me agarro Leo y dijo “me toca”. Me acostó en la mesa y comenzó a metérmela de una hasta el fondo. Me hizo gritar de la embestida que me dio.

Con mi cabeza en el borde de la meza mi tío acerco su verga.

-Dámela tío que te la quiero chupar toda.

Rápidamente comenzó el bombeo nuevamente en ambos sentidos mientras Gastón y Matías me chupaban las tetas que ya habían saltado del corset.

Hay dios todo era gozar. Me empezó a correr un calor inmenso y me empecé a correr toda casi al mismo tiempo que mi tío saco su verga de mi boca explotando todo el semen en mis labios y cuello. Me chorreaba leche por el cuello que mi tío recogía llevándolo hacia mis tetas.

Leo me la saco y me empezó a chupar la concha con una lengua que me hacía apretar las piernas.

Ay Leo era genial chupando concha. Siguió con su lengua hasta mi culo y chupaba y chupaba.

Matías lo corrió y empezó a meterme los dedos en la cola.

Me bajo al piso y me pongo en 4.

Matías por atrás y Leo me pone la verga en la boca.

-ay si Leo dame toda esa lechita que te portaste muy bien con tu lengua.

Matías me acerco la verga al culo y se lo entregue todo. Lentamente empezó a escupirme la cola y metérmela poco a poco. Que rico estaba pasando. Quería tener todas las vergas dentro de mí.

Mi tío se mete por abajo en el piso y me le tiro arriba. Toda para adentro de la concha.

Que puta me volví. Gastón cambia con Leo y me mete la verga entera en el culo. Me empecé a correr toda nuevamente. Que cogida por diosss. No me olvido nunca más.

Leo me llena la boca de leche y trago y trago y no terminaba más. Mi tío y al minuto Gastón se empiezan a acabar juntos. Sentía que chocaban sus vergas dentro de mí.

Exhaustos todos nos incorporamos y nos dimos una ducha uno a uno. Me fui a acostar al cuarto de mi tío y me tape desnudita y cansada.

Leo, Matías y Gastón se fueron con un acuerdo de silencio con mi tío y felices de la vida jaja.

Pero esto no termina acá. Me duermo y siento a mi tío agarrarme por atrás.

-Esto querías Loli. Ahora aguanta.

-Claro que aguanto tío. Soy toda para vos. Ya te quería a solas- le conteste.

Me cogió el culo como 20 minutos. Un aguante.

Me lleno toda de leche y nos besábamos entre flujos de mi concha y su semen.

Estuvimos toda la noche cogiendo. Fue impresionante. Dormíamos un rato y el primero que se despertaba comenzaba haciendo cerdaditas.

Que noche. Como superar esto

Toda esta semana he pensado en esas vergas y tanta leche.

  • (41)
  • Compartir en redes