INICIO » Dominación

Nunca tragué y probé tantas leches

  • 5
  • 10.653
  • 9,04 (24 Val.)
  • 1

Paso a contarles lo que me paso el finde pasado. Resulta que empecé a hacer gimnasia ya que se viene el verano y quiero estar en buena forma para hacer playita y así mostrar y usar mis habilidades.

A la hora que voy hay una práctica de fútbol al costado de la sala de Pilates. Muchas veces me siento muy mirada por los chicos pero no me molesta. Mi pensamiento personal es que si me miran es porque logro mis objetivos.

Igual yo a lo mío y a practicar que papi me da una rica cogida cuando llegó a casa como ya saben.

El problema fue cuando un día entrando al gimnasio me pega una pelota y yo media molesta le pego una patada y le doy un pelotazo en la verga del que la viene a buscar. Ja! tan fuerte que el pobre quedo doblado mientras sus amigos se reían.

Pedí disculpas y entre con mucha lastima y preocupada.

Tanto que me puse a mirarlo y lo seguí al vestuario para ver si se sentía bien. Entramos a la sección de duchas y le pedí mil disculpas. El seguía agarrando sus partes. Tal mi preocupación que les dije que me mostrara que no tuviera vergüenza.

En realidad ya en mi cabeza comenzaban pensamientos cochinos.

Como él me decía que no pasa nada que me quede tranquila acudí a bajarle la bermuda lentamente.

En eso descubro su pija y veo que no es muy grande pero linda y gordita. Se la agarro lentamente y le pregunto si le duele. “Un poco”, respondió el y mirándome con una cara de alzado...

“Mmmm creo que funciona” le digo riéndome ya que se empezó a endurecer poco a poco.

“Tendríamos que probar” me dice él.

Me agache y mirando su cara acerque mi boca para darle unos besitos y humectarla con mi lengua.

Mmmm tenía un gusto rico y un poco de olor a transpiración que me ponía hot.

Comencé a chupar y hacer círculos con mi lengua como tanto le gusta a mi padre.

Él estaba como loco y su pija crecía más y más dentro de mí. Me agarro la cabeza y me empezó a embestir un poco fuerte haciéndome lagrimear un poco porque me rozaba la garganta. E incluso a veces la sentía en mi cuello. Igual mi conchita hablaba por mí y se mojaba poco a poco sin siquiera tocarla.

Luego de una rica chupada me incorporó y me da vuelta, me arrodilla y me baja la calza como desesperado. “Que me vas a hacer” le digo.

Me corre la tanguita y me la mete de una y hasta el fondo tan fuerte que se me escapó un grito.

Que ricooo! comienza a comerme la conchita y agarrarme las tetas ¡ay dios me hizo correrme toda! Siento su respiración agitarse más y más hasta que me la saca y me eyacula en la entrada de mi culito.

Me siento en el banco cansada y en ese momento entran sus amigos. Intento subirme la calza pero ya era tarde.

“Apa -dijeron algunos- te ganaste la copa Jorgito”.

“Déjenla” dijo él. A lo cual yo dije “mira que me se defender sola”.

“A si mira que aguantamos” dijeron.

“Cuanto aguantan” les digo mientras me le acercó al que parecía el más gallito y le agarro el paquete por arriba del short.

“Ay que sos atrevida” dijo. En eso me agarra la cosa y me dice que estoy divina.

“Que tienen para darme. Quieren que los duche?”

Las caras de felices no me olvido más, que puta soy. Se empezaron a sacar la ropa y me desvistieron en 10 segundos.

Ahí estaba yo con 6 totales desconocidos que se me abalanzaban tocándome todo.

Comencé por arrodillarme y chupar la primera verga que se me acerca. Mientras otro se me enfila para comerme la concha, me la mete despacito y con delicadeza mientras tocaba mi culito lleno de lechita de Jorgito. Otro comenzó a meterme el dedo empujando la leche mientras mi culo se abría poco a poco.

Cambie de verga y me agarro la de un negro que me dio muchas ganas de tenerla toda en mi boca y hacerla acabar rápido para ver el contraste de su leche con el color su piel. Algo que siempre se da mucho morbo con los negros.

“Mmm si quiero la leche de todos a ver si es verdad que aguantan”.

Me agarra uno y me sienta arriba de el que se encontraba acostado en el piso. Empiezo a cogerlo todo y otro me la empieza a meter en mi culito “ay que rico soy feliz”. Yo seguía gozando y chupando toda verga que se me acercaba.

En eso siento la primera embestida de leche en mi boca que trague toda. Seguido de eso me eyacula el culo y así seguía la ronda cambiando verga por verga tomando y tragando leche por la concha boca y culo. Que rico por dios. Me eyaculan y no los suelto, escupo un poco de leche sobre mis tetas y las froto por todo mi cuerpo. Seguí así aunque estaba re cansada y con el cuello acalambrado de tanto chupar. Ya me dolía un poco el culito pero no quería dar el brazo a torcer. Me los a cogí todos, estuvo muy rico y nos duchamos juntos.

Me vestí y me fui a lo de mi amiga Nati para que papa no se dé cuenta y se ponga celoso. Mi culito seguía abierto y largando lechita…

(9,04)