INICIO » Confesiones

De compras con mi novia y su mejor amiga

  • 4
  • 10.737
  • 9,48 (23 Val.)
  • 0

Esta experiencia es una de mis más morbosas aventuras con quien ahora es mi pareja, como ya he contado en otros relatos, encontré mi pareja ideal, es alocada como yo y le encanta tener sexo en lugares públicos o con el peligro de ser encontrados.

En una ocasión estábamos en una tienda de compras con un motivo especial, el cumpleaños de mi esposa (en ese entonces mi aun novia) y nos acompañaba su mejor amiga, a quien llamare Rina, que por cosas de la vida nació el mismo día que ella y aprovecho para comprar algunas cosas también. Siempre he sido cariñoson y siempre ando tocándole las pompis a mi pareja, dándole besos y bien acaramelado estemos en lugares públicos o no… Todo transcurría normal, veían prendas de vestir y zapatos, yo me la pase hablando cosas triviales y bromeando con las dos.

Como es normal, ellas pasaban mucho tiempo decidiendo cual prenda si y cual no, y el tiempo se me hacía eterno, y mientras se decidían por unos zapatos les dije con voz ruda ya que estaba aburrido “llévate los dos y ya” ella sonrió y me pidió que no me desesperara, a lo que respondí que ya era tarde, entre risas tomaron uno y yo tome la caja del otro y la puse en el carrito para llevar.

Al salir de la tienda ya de noche mientas caminábamos hacia el vehículo Rina hablaba por teléfono con su novio y mi novia me contaba sus planes para el día del cumpleaños mientras yo pensaba en como haría la ruta para llevar primero a su amiga y luego a mi ella para ver como conseguía que el viaje fuera más placentero, pero para mi sorpresa al salir del estacionamiento y tomar la calle sentí la mano de mi novia posarse sobre mi pene, la mire y su sonrisa y cara pervertida dejaba dicho su plan, rápidamente me desabroche el pantalón y la deje hace lo que quisiera, ella se acomodó sacando mi pene ya erecto y comenzó a hacerme la mamada poniendo a su mejor amiga con vista en primera fila… mientras ella comenzaba lentamente a lamer mi miembro y decirme que le encantaba mamármelo, su amiga le contaba a su novio por teléfono lo que estaba pasando y recuerdo perfectamente como ella le explicaba que mi novia me hacia la mamada enfrente de ella sin el más mínimo rastro de vergüenza…

Yo disfrutaba al máximo tan deliciosa mamada, más el morbo de que alguien estaba junto a nosotros mirándonos, entonces se me ocurrió algo mucho más excitante y dije “Rina, páseme su mano por favor”… no sé qué habrá pensado ella en ese momento pero tímidamente me paso su mano libre y yo la coloque sobre la cabeza de mi novia, de modo tal que ella pudiera guiar el ritmo de la mamada, ella aprovecho la oportunidad y aunque fue por poco tiempo le propino 3 arremetidas en la nuca de mi novia lo que provoco que mi pene llegara hasta la garganta, yo estaba en la gloria y se me complicaba conducir correctamente.

Tome dirección a un parque (el mismo parque de mi relato “Compensación por el viaje”) y me estacione en un espacio oscuro, le dije a mi novia que se pasara al asiento trasero y se sentara al lado de su amiga, luego pase yo pero no podíamos hacer la posición de perrito cómodos así que abrí una de las puertas y me pare fuera mientras acosté a mi novia boca arriba con su cabeza sobre las piernas de Rina y comencé a penetrarla fuerte… Mi novia gemía muy sexy y tiernamente mientras Rina solo reía y se quejaba de que ella tenía mucho tiempo sin tener sexo y nosotros la pusimos en esa incómoda situación…

Estaba muy excitado y sentía que no tardaría mucho para venirme y trate de bajar el ritmo para durar un poco más, pero Rina pregunto con una voz tímida “quieren que les tome unas fotos?” yo rápidamente saque mi celular del bolsillo y se lo pase, mientras seguía penetrando a mi novia que solo gemía y disfrutaba la cogida, Rina nos hizo algunas fotos y yo no aguante más y descargue todo dentro de mi novia, ella me pidió que por favor continuáramos a lo que le dije que sí, pero que no en ese lugar, me subí los pantalones, mi novia se acomodó la ropa y nos fuimos a dejar a su amiga y luego seguir nuestra cogida en mi casa.

(9,48)