Nuevos relatos publicados: 0

Cecilia se ofrece a otro hombre

  • 8
  • 20.182
  • 8,75 (4 Val.)
  • 0

Cecy y yo llevábamos ya más de 3 años juntos y habíamos vivido muchas cosas juntos desde ese viaje a playa del Carmen dónde nos conocimos y me presentó a la que resultó ser su amiga y compañera de trabajo: Mariela.

Mi hembra se había vuelto mucho más caliente y deseosa de experimentar siempre cosas nuevas en el terreno de la lujuria.

Le encantaba que saliéramos con ella vestida para excitar a los demás, Mariela había tenido mucho que ver con eso, era una influencia tremenda en Cecy en lo que toca al modo de vestir descaradamente…

Cecy acostumbraba contarme las cosas de Mariela mientras teníamos sexo y me di cuenta que poco a poco algo se empezó a incubar en el interior de Cecilia.

Nuestra rutina favorita era salir en viernes por la noche a tomar unas cervezas o tragos a un bar donde pudiera ella mostrar su cuerpo.

Era ya para ese entonces muy popular en la página donde subíamos fotos de ella semidesnuda o desnuda.

Teníamos muchos contactos que la veían ahí desnuda para placer de ellos y con los que teníamos más confianza estaban agregados como contacto-familia.

Tenían acceso a las fotos explícitas que subía Cecy masturbándose o mostrando descaradamente su caliente cuerpo.

Sus aureolas eran ya muy bien conocidas por los contactos que teníamos en la página o por las fotos que subíamos a grupos donde podían admirarla y masturbarse viendo su cuerpo.

Así fuimos haciéndonos de varios contactos que eran de la ciudad y varias veces salimos a tomar la copa con algunas parejas que conocimos ahí y siempre terminábamos en una sesión de intercambio con ellos.

Cecy era muy caliente y le encantaba que la viera coger con otros frente a mi.

Todo iba muy bien en esos términos, ella le dedicaba buen tiempo de cada noche al regresar del trabajo a leer y contestar los comentarios que ponían en sus fotos publicadas.

Hasta que un día, estando en la recámara después de una sesión de sexo salvaje con ella, se puso a leer los comentarios y noté que se quedó un buen rato viendo un comentario que le habían puesto.

¿Que paso amor? ¿Te molestó lo que te escribieron? Le pregunté acariciándole las tetas desnudas y volteando a verme me señaló la pantalla y me dijo: lee!

Me acercó la laptop y empecé a leer el comentario:

Cecilia…vaya sorpresa encontrarte aquí y de esta forma, siempre hemos sabido que eres caliente y más por tu amistad con la Mariela que tiene una fama ya de putona muy bien ganada en la oficina pero nunca pensé que fueras tan atrevida tu también!

(La foto en los que estaba el comentario era un desnudo donde ella estaba acostada boca arriba con las piernas cruzadas tocándose los pezones con ambas manos).

Yo le había tomado la foto y recuerdo en esa sesión ella estaba caliente imaginando cuántos hombres se masturbaban ya habiendo visto muchas fotos más de ella.

El mensaje terminaba de la siguiente manera:

“Cuando leas este mensaje quiero que al día siguiente me busques en la oficina y me digas que ya sabes que me masturbo viendo tu cachondo cuerpo”

Se quedó helada y volteó a verme preguntándome:

¿Qué hago?

Muchos hombres y parejas habían visto ya todas sus fotos y con algunos habíamos intimado de manera frecuente pero este era el primer hombre que la encontraba en la página que trabajaba con ella…

Al verla, reconocí en su rostro lo que estaba sintiendo, Cecilia y yo no teníamos secretos y nos conocíamos tan bien que era inútil negar que a ambos nos éxito mucho la situación.

Pues, antes que nada, dime, ¿quieres agregarlo como contacto en la página?

Sí, dijo bajando la mirada un momento reconociendo que ya sabía yo lo que estaba pasando por su mente

¡Si quiero agregarlo! ¡Quiero que vea todas las fotos!

Segura? Mira que está en tu oficina y no hay vuelta atrás, ¿te atreves a agregarlo como contacto familia?

-esas fotos para contactos familia eran muy explícitas, había varias dónde se veía a Cecy mamándome y recibiendo semen en la boca y tetas, había algunos videos pequeños de ella y otros hombres cogiéndosela y dos en relaciones lesbianas con Mariela y otra mujer.

Cecy no me contestó pero tomo la laptop y agrego a Raymundo, su compañero de oficina como contacto-familia.

Listo! Dijo divertida y excitada por lo que podía venir.

Nos fuimos a dormir abrazados después de otra sesión de sexo intenso.

Cecy se vistió como lo hacía cuando salíamos los viernes por la noche a pasarla bien ( aunque era apenas miércoles):

Blusa blanca sin bra que dejaba ver claramente sus tetas y areolas que me tenían encantado desde que la conocí, falda azul marino a media pantorrilla con una abierta tremenda por detrás haciendo contraste con su piel clara y zapatillas altas como me gusta.

Le di el visto bueno y salimos rumbo a nuestros trabajos, era obvio que se vistió así para encontrar a su amigo del trabajo.

Regresé un poco antes que ella a casa y cuando llegó traía una cara de satisfacción que sabía bien reconocer yo cuando Cecilia traía algo entre manos.

Sentándose en la sala mientras tomaba la laptop para ver la página en cuestión me dijo a petición mía como había estado el encuentro entre ellos.

Pues, me dijo Cecy viéndome divertida, lo fui a buscar a su oficina a media mañana y le pregunté antes que nada cómo había encontrado esa foto.

Él me dijo que en realidad no es muy fan del sitio de fotos pero que un amigo suyo le había platicado que había grupos dentro de la página y uno de ellos que se llamaba: “mujeres de México” tenía fotos atrevidas de chicas de aquí y entró a verlo por cachondez más que nada.

En ese momento mientras me decía eso, se dio cuenta que podía ver claramente mis tetas a través de la blusa y lo noté nervioso y excitado.

Sentados como estábamos enfrente de su escritorio me acerqué más a él y le pregunté:

¿Te gustó lo que me viste?

Sí! Dijo de inmediato mientras su mano derecha se acercaba a mi seno y lo acariciaba a través de la tela de la blusa.

Te agregué como contacto-familia en la página para que puedas ver todas mis fotos, quiero que dejes comentarios explícitos en ellas y si te portas bien igual y luego.

Le dije apretándole el pene con la mano mientras me ponía de pie y le daba un beso cerca de sus labios y me despedí saliendo de su oficina moviendo mis nalgas.

“No te vayas a masturbar mucho” le dije soltando una carcajada.

¡Qué cachonda eres Cecilia! ¡Por eso me encantas!

Vamos a ver si ya vió las fotos si ella contenta y abrió la página.

Había muchos comentarios de Raymundo en todas las fotos familiares, vi cómo Cecilia sonrió satisfecha de saberse deseada por ese macho nuevo y lentamente apagó la laptop y empezó a desnudarse mientras me decía:

Ven, vamos a la recámara, quiero que me cojas muy fuerte está noche!

Mientras la penetraba salvajemente por el ano me di cuenta que ella estaba fantaseando con coger ya con su amigo del trabajo y se vino varias veces como loca.

De la página pasaron al whatsapp y se mandaban mensajes muy explícitos a diario, ella me enseñaba todo lo que escribían y después cogíamos con mucha lujuria.

Dentro de los mensajes empezaron a intercambiar fotos íntimas y un día Cecilia me enseñó una foto que le envió su amigo.

Era en su recámara y estaba él sentado en la orilla de la cama con su verga bien erecta, estaba grande, muy grande como le gustan a mi Cecy y me dijo ella:

Me gusta mucho este cabrón, quiero que me la meta por todos lados, pero quiero que la primera vez estemos juntos y veas como me posee, ¿quieres?

Me dijo Cecy acariciándome la verga y le contesté:

Va, cogetelo como solo tú sabes!

Cecy se acercó a darme un beso francés y dijo: está hecho entonces!

Días después, me llamó para decirme que iba a salir con él y Mariela y su amante a tomar una cerveza, pero que no me preocupara, que lo nuestro seguía en pie, solo era para calentarlo más.

Esa noche regresó Cecy tarde ya y entrando vi su cara de lujuria mientras me decía:

¡Casi me dejo coger! ¡Es muy caliente! ¡Cómo yo!

Le pedí que me contara mientras íbamos a la recámara y mientras se desnudaba vi que tenía un chupetón en la teta derecha…

Antes que dijera nada yo me dijo Cecy: sí lo dejé que me mamara las tetas ya casi me vengo solo de sentirlo chupándomelas!

Pero no cogimos, lo masturbe y le expliqué que nosotros somos una pareja abierta y que nuestro trato era dejarme coger con él pero estando tu presente.

Mientras me decía eso Cecy, la penetre por la vagina y tomándola de las nalgas empezamos a movernos como locos mientras le decía yo:

¿Cuándo quieres que te la meta Ray?

Mañanaaa! Dijo Cecilia viniéndose en tremendo orgasmo y gimiendo como hembra en celo, mañana amor! ¡Ya no puedo más! He estado a punto de darle las nalgas en el trabajo varias veces ya.

Lo deseas mucho? ¿Qué te tiene tan caliente por él?

Cecilia contestó sin dejar de mover las caderas recibiendo mi verga en su raja.

“Me excita mucho que es alguien de mi trabajo, es diferente cuando lo hacemos con alguien más de la página, esto es más atrevido porque Ray trabaja conmigo y siento que es mucho más íntimo el hacerlo con él”.

Pero, además hay algo más:

Quiere que cojamos y suba las fotos a la página sin editar, que se vean nuestras caras y todo lo demás.

(Las fotografías en su mayoría estaban editadas en la sección familia, no se veía la cara o tenían una tira cubriendo los ojos de Cecy al menos, hasta el vídeo con Mariela y los demás hombres estaban editados para que no vieran los rostros completamente…).

Y tú qué opinas? Le pregunté a Cecy aunque ya sabía lo que me iba a contestar…

No me contestó de inmediato, se quedó viendo al suelo un momento y cuando levantó la mirada distinguí inmediatamente su mirada caliente…

Disculpame por favor amor, pero estamos muy calientes por hacerlo, nos tiene muy excitados saber que estaremos a la vista de los demás en el trabajo, sin censura.

Cecilia se acercó a mi cara y me dijo al oído:

Te excitaría saber que los demás puedan ver a tu mujer revolcarse con otro hombre?

Cecilia se había encargado de presentarme con todos sus compañeros de trabajo y amigos como su pareja, teníamos ya planes de casarnos próximamente y esto solo vino a confirmar lo que ambos ya sabíamos:

Éramos igual de calientes y nos excitaba lo mismo, ella sabía perfectamente que iba a ser mi adorada esposa ya mi me excitaba mucho saber que mi mujer era una puta, era lo que nos tenía tan clavados con el otro, no teníamos reparo en hacer nuestras fantasías verdad.

Sabes bien que por mi no hay ningún problema, al contrario, veo que seguirás al final los pasos de tu amiga Mariela que tiene fama ya muy bien ganada en tu oficina.

¿Qué tienen en mente? ¿Cómo lo harán?

Pues, pensamos en salir los tres: tu, él y yo a un bar y de ahí irnos a un motel, queremos ir a ese que está al inicio de división del Norte.

Estando ya en la habitación, quiero que tú me ofrezcas a mi amigo y veas como me coge.

Queremos que salgas en alguna de las fotos viéndonos coger para que se entienda que tú estás de acuerdo y tomas las fotos del momento.

¿Te late? Dijo Cecy excitada esperando mi respuesta.

La note realmente excitada y le dije: con una condición.

Cuál dijo ella de inmediato curiosa que era.

Quiero que de verdad te entregues a él totalmente, que dejes que te haga lo que quiera y lo dejes terminar dónde ambos lo quieran en ese momento…

¿Quieres que lo bese como a ti?

Preguntó Cecilia excitadísima -en nuestros encuentros con otros hombres o parejas, la única regla que teníamos era que ella no debía besarlos dándoles la lengua.

Podía mamarles hasta que le dieran en semen en la boca o donde querían con condón, pero no besarlos como si fueran yo.

La cara de Cecy se ruborizó como no la había visto nunca y me dijo:

De verdad eso quieres amor?

Ella sabía la respuesta ya pero espero mi contestación:

Si vas a dejar que los demás te vean en la página coger con otro, quiero que vean a mi mujer disfrutar a plenitud!

Cecilia se acercó corriendo a mis brazos y me abrazó intensamente mientras me decía: ¡cásate conmigo cabrón! Eres para mí y yo soy tu puta, lo seré siempre, lo juro!

Nos besamos intensamente y entonces me confesó algo que yo sabía ya, o presentía…

¿Puedo decirte algo?

Claro respondí acariciando su espalda.

Ya lo besé, nos besamos desde el primer día que le dije que ya sabía que me había visto desnuda como me lo pidió.

Siempre que nos vemos nos besamos con lujuria, nos deseamos mucho y nos besamos muy intensamente, aún ahí en el trabajo en su oficina o la mía.

Cecilia y yo sabíamos que una cosa era coger con otro pero era puramente deseo carnal, darse la lengua mientras cogías con alguien era diferente y Cecy estaba lista ya para tener su primer amante desde que estamos juntos.

Cecilia entendió lo que significaba que la dejara coger y besarse con Ray, le estaba dando luz verde para hacerlo su amante…

Regresó a besarme y mientras lo hacía me dijo: gracias, lo haré y sabes lo que pasará después, te contaré a detalle cada encuentro con él y además voy a conseguirte a la Mariela para que te la comas más seguido!

Dijo riendo.

Nos quedamos dormidos así esperando ese día siguiente especial donde iba a ofrecer a mi mujer a otro hombre para que la hiciera su hembra a la vista de todos en la página…

Continuará.

(8,75)