Nuevos relatos publicados: 14

Mi experiencia gay

  • 1
  • 10.317
  • 9,50 (2 Val.)
  • 0

Hola guapos. No soy gay, pero de joven tuve una experiencia y la verdad es que me gustó. Tenía 25 años (ahora tengo 49).

Una noche, en un bar cerca de la Puerta del Sol, estaba yo solo tomando una copa.

No había mucha gente, unas 8 personas. Entre ellas un chico que bastante guapo que también estaba solo.

En un momento dado fui al cuarto de baño y al momento entró este chico detrás de mí.

Se puso a mi lado a orinar y yo no pude evitar dirigir la vista unos segundos hacia su pene.

Él se dio cuenta y me miró sonriendo, yo me puse colorado y le sonreí también.

Cuando terminé la copa, salí del bar y el me siguió.

Me llamó y me dijo que si quería otra copa en su casa, que estaba cerca de allí.

El corazón se me puso a mil y sin pensarlo le dije que sí.

Estuvimos un buen rato hablando y nos tomamos 2 o 3 copas, ya no me acuerdo.

En un momento dado, se acercó a mí y me puso la mano en la pierna, muy cerca de la polla.

Me puse muy nervioso y le dije que yo nunca había tenido un contacto sexual con otro hombre.

Me dijo que me relajara y que le dejara hacer a él.

Se quitó la camisa y me cogió la mano.

La llevó por todo su pecho acariciándolo y en un momento la bajó y la metió por debajo de su pantalón.

Tenía la verga dura como una piedra y pensé, ufff, buena polla para estrenarme.

Le desabroché el pantalón y se lo bajé.

Ahí estaba, completamente desnudo delante de mí y era un espectáculo maravilloso.

Yo también me desnudé.

Me puse a su lado, de espaldas, de manera que su verga rozaba mi culo y él la pasaba por la raja de arriba a abajo, acariciando mi ano.

Me agaché y le presenté mi culo en pompa para que jugara con el.

Se puso un preservativo y untó mi ano con un gel lubricante.

Le dije que lo hiciera muy despacio porque era mi primera vez.

Estuvo un rato estimulando y relajando mi agujerito con su dedo y yo gemía de placer.

Seguidamente cogió su polla y fue metiendo y sacando muy despacio la puntita.

Yo me deshacía de placer y me corrí en un momento.

Entonces él metió la punta de su verga y empujó despacio hasta meterla entera.

Fue un mete-saca lento durante unos minutos que me hizo tocar el cielo.

Una vez terminado, nos duchamos y fue otro momento muy excitante.

Quedamos en volver a vernos y así lo hicimos durante un año, incluso con otro amigo suyo.

Pero al año se fue a vivir a Canarias y poco a poco fuimos perdiendo la relación.

Pero guardo muy buen recuerdo de él y su amigo, aprendí mucho con ellos y mi culo está dispuesto para cuando vengan a Madrid.

(9,50)