Nuevos relatos publicados: 8

Sexo con nuevo crush

  • 11
  • 9.423
  • 9,18 (11 Val.)
  • 0

Hace un par de semanas cuando salía del trabajo y tomaba mi colectivo para volver a mi hogar, me percaté de un hombre muy guapo y atractivo que a veces me observaba, creo que hace bastante viene mirandome pero yo me di cuenta hace poco.

Este hombre es de tez clara, físicamente delgado y musculoso mucho más alto que yo, cabello castaño claro corto al ras, manos grandes y perfectas. Ojos cafés y mirada sería. Una vez lo vi leyendo el nuevo testamento (la biblia) y me género curiosidad eso pero luego no lo mire mas a veces porque iba muy distraída y otras veces porque venía cansada y me dormía. Yo soy enfermera y trabajo en el turno de noche.

En fin este hombre comenzó a mirarme de re ojo hasta hace poco y actualmente estoy soltera algo de diversión no viene mal y más cuando se trata de jugar con las miradas de "me gustas me atraes" algún movimiento corporal sutil de hacerte entender que me gustas físicamente. La cuestión que hubo un día que venía medio lleno el colectivo y no había asientos disponibles. Este hombre siempre viene sentando del lado izquierdo dónde solo se encuentran los asientos individuales, siempre con su mirada sería y dominante. A veces se le nota el entrecejo y otras veces solo observa distraído el paisaje por la ventana. Ese día me coloque a metros de el parada para verlo mejor y de paso que me vea a mi también.

Yo físicamente no estoy tan mal, soy morocha de estatura media complexión mediana piernuda, buenos pechos, también de mirada muy penetrante, inteligente y cariñosa, lindo trasero y manos delgadas. Trato de vestir femenina, me gusta llevar el cabello suelto lacio y últimamente estoy maquillando me más seguido.

Ese día me acerque y note sus miradas de reojo, obviamente mirando algunas partes y de cuerpo y me refiero a mis piernas. Acerque mi mano izquierda al apoya manos del asiento y el hizo lo mismo capaz para tocar mi mano accidentalmente. Cuando llegó el momento de bajarme el hizo lo mismo. Cómo todo caballero tocó el timbre de la parada y me dejó bajar primero.

Sentía todavía sus miradas por detrás mío, me di la vuelta y le pregunté si sabia dónde estaba tal lugar, tire el nombre de un lugar random para buscar conversación. El me miró fijo pero de esas miradas seductoras que te dan ganas de comerlo a besos.

Me dijo si, conozco ese lugar si quieres te acompaño. Me di cuenta que no es ningún tonto, asique tuve que remar la mentira. Le dije, ok te sigo...

Caminamos juntos hasta llegar al edificio de departamentos donde vivo. Quedé consternada y a la vez no entendí.

Pensaba "sabe dónde vivo? "Sabe de mis intenciones? Le pregunté en voz alta, por que acá? Me has seguido??!! Cómo toda una lunática perseguida comencé a preguntarle e indagar respuestas. El solo me miraba confundido y muy tranquilo... Me respondió ante mis acusaciones.

"Vivo aquí también, solo tengo que buscar mi celular y te acompaño a dónde quieres ir".

Quedé helada no sabía que decir que responder me mande al descubierto, no sé mentir me di cuenta claramente. Mi rostro se enrojeció y el seguramente se dio cuenta.

Con una sonrisa de "te atrapé" me dijo también:

"creo que ese lugar que dices solo lo conoces vos... ya que somos vecinos al parecer y no te diste cuenta que vengo mirandote hace mucho. Te gustaría compartir un café? No es necesario en mi departamento para tu seguridad puede ser el tuyo... solo quiero conocerte me llamas mucho la atención.

Obviamente le dije que si pero trate de hacerlo parecer como que no estoy tan desesperada, respondí con un simple si.

Acto seguido entramos al lugar, subimos las escaleras yo vivo en el 3 piso departamento con balcón que da a la calle. Entramos. Me dirigí a la cocina a preparar café... Saque dos tazas, el se acomodo en la silla del comedor y por el rabillo de mi ojo note que mironeaba todo el lugar, para luego verme a mi.

Digan lo que digan las mujeres sentimos cuando nos miran el trasero, lás piernas y otras partes del cuerpo. Hice como que estaba distraída y me agache a propósito a buscar algo en el cajón de abajo de la mesada lo mire de reojo y Vi que el estaba agarrándose la mandíbula tapándose la boca pero con sus ojos puestos en mis posaderas.

Apenas me levanté el hizo lo mismo y se acercó detrás de mi, cómo es más alto que yo llevo sus manos a las mías manejando por decirlo así, ayudando a preparar el café pero se apoyo descaradamente y acercándose a mi oído dijo lo que más me gusta: "que hermoso culo tenés bonita" pero con una voz ronca y grave sumamente masculina que me estremeció de tal forma que yo deseaba agarrarle el paquete pero me contuve.

Hice un leve empujoncito hacia atrás para sentir si estaba excitado y si lo estaba, estaba duro, se sentía grande ese bulto. Entonces el agarrando mis manos llevo una donde su pene. Comencé a masajearlo mientras el me besaba el cuello y su mano derecha tocando un pecho para después juguetear con mi pezón. Que por cierto cosa que me encanta y no es por ser ninfómana pero me excito tan rápido que mi colaless se empapó toda. De tanto manosear le el pene, el me tomo de los hombros y me dió la vuelta violentamente me agarró el cuello con las dos manos y me clavo tremendo beso con lengua y toda la cosa. Cómo hambriento de hacerlo. Yo respondi de la misma forma...

No aguante más y comencé a guiarlo hasta mi habitación lo tira a la cama, todavía no entiendo cómo siendo el más mucho más alto y grandote. Me le subí encima y comencé a besarle el cuello, le sentía ese perfume de hombre que me excita tanto, no le di respiro a esa boca perfectamente fina y grande. Le bese su rostro, no llevaba barba y tiene su piel suave. El me responde tomándome del cabello corriendo lo de su rostro porque es largo y le debe molestar. Ahora sus manos se van a mis nalgas las aprieta dando pequeñas palmadas que luego se van tornando un poco más fuertes.

No pasaron ni dos minutos que el me saca la remera que tengo, yo hago mismo. Le veo tremendo pectorales y abdomen bien marcado. Al tipo le gusta ir al gimnasio, no lo pienso ni dos veces y le peso el pecho acariciando su piel suave sin bello es muy adictiva, el quiere hacer lo mismo pero no sabe que soy muy dominante en la cama, me quiere tumbar para el estar arriba mío pero no lo dejo para ejercer más control le voy besando su abdomen hasta llegar a su pene, delicadamente le voy bajando el pantalón deportivo que lleva puesto, el no opone resistencia y se deja. Una de sus manos deja de apretar mi culo y la lleva hasta su punto más bajo, le bajó el boxer y su temenda pija salta al rebote toda crecida y dura. Le doy un par de besitos y como toda cachonda que soy se la comienzo a chupar de tal manera que el empieza a jadear.

Eso fue el detonante para que yo le metería lengua y toda la garganta profunda que pueda, obvio mi boca es muy pequeña y tengo el paladar pequeño también. Cosa que detesto pero bueno, estuve un buen tiempo jugando con su verga en mi boca, muy tranquilamente el me saco de ahí y con un movimiento rápido elevó sus caderas tirándome hacía el costado echandose encima mío, me agarra de las muñecas y ahora el me domina a mi...

Entre respiraciones agitadas y jadeos ahora de los dos, me dice:

"hace rato que te tenía ganas no tienes idea, andabas muy distraída pero veo que vos no te quedas atrás"

-"si, perdón pero vos también me gustas mucho"

"Ah sí?? Mira vos, a ver déjame comprobar" mirándome con una sonrisita maliciosa.

Entonces el tipo me metió los dedos y se dio más que cuenta que estaba súper mojada.

"A la mierda, que estás mojada eh, siempre te pones así?"

-e… eh... No pero pasa que si me atraes mucho y hace bastante que no estoy con nadie, acaso te molesta??

Cómo siempre yo a la defensiva ante lo que me digan. Pero de la forma en ahora me mira compasivo, hasta se podría decir que conmovido, ya no tiene esa mirada sería y enojada. Me mira a los ojos y me besa románticamente. Al odio escucho un "no te preocupes, me encanta estar con vos ahora y así".

Pero el momento romántico se pasa rápido, porque el me arranca la colaless que tengo la tira a la mierda quedamos en pelotas los dos. Se coloca un preservativo que le ofrezco (lo tenía en mi mesa luz, por si llegaba a pasar algo con alguien).

Me la mete con tantas ganas, embestidas fuertes metiendo más presión a mis muñecas, el choque de caderas, se deja vencer por el peso de sus brazos y ahora se va de lleno contra a mi. Me abraza el cuello y el la espalda apretando cada vez más, ahora le siento sus jadeos y aliento en oido. Respondo de la misma forma pero de tanta excitación que tengo acomodo mi concha y comienzo apretar el se da cuenta y me sube ambas piernas a sus hombres. Su verga entra perfectamente. Se siente más rico como empieza a cogerme ya no doy más y comienzo a gritar de placer. A todo esto ambos solo jadeabamos ninguno decía ninguna palabra.

Me suelta bruscamente, me gira y me pone boca abajo, se frena para solo cachetaerme el culo, me lo frota, me estimula el ano, entonces comprendo que quiere reventarme el culo. Pero no lo dejo quiero levantarme y no me deja. Se echa encima de mi.

-"para para por ahí no que duele" le suplico

"Dale déjate, solo un rato" me lo dice besándome el oído

-"no no en serio no me agrada por ahí, duele y aparte la tenés grande me vas a desgarrar.

"Ni que la tuviera como los negros, dale... lo haré despacio no te voy a lastimar si te duele mucho lo saco"

Faltaba nomás que dijera solo la puntita como dicen varios, me deje... estaba con miedo porque la verdad no me excita tanto eso pero la mayoría de nosotras por no cortar con la excitación nos dejamos. Y la verdad que con el fue muy diferente. No arrancó de golpe yo sentí que el se levantó para echarse sobre mis piernas, me abrió ambas nalgas y llevo su rostro hasta mi ano.

Comenzó a besarlo cosa que nunca me habían hecho, entre beso, mordida que me metía en cada nalga, jugueteaba con sus dedos ahí en esa zona estimulando y dilatando más ese agujero que lo vuelve loco, Pero todo de una manera muy delicada que destacó mucho. Adoro cuando son así de delicados y no torpes. Estuvo un buen tiempo jugando ahí en mi trasero entre lengüetazos y besitos me excito mucho más, yo le movía un poco el culo a proposito para darle más deseo. Entonces el se levanta se posiciona y siento esa puntita chocando en mi anito.

"Creo que ya está, ahora me dejaras'?

-siii, si ahora métela pero con cuidado.

No dijo ninguna palabra más hasta acabar dentro. Se sacó el preservativo, empujaba de a poco cosa que eso dolía bastante pero después de semejante espectáculo beso negro no podía decirle que no. Entra más empujaba yo a regaña dientes agarraba la almohada hasta que morder la para no gritar y que escucharán los vecinos. No escuchaba muchos ruidos de el, solo sentía sus manos fuertemente agarradas a mi cintura y algún que otro gruñido de cuando tratas de levantar algo pesado y te cuesta.

Una vez metida adentro sentí alivio y ahora le exigía que me diera con todo y que no terminará hasta que acabará, asique comenzó con embestidas más rápida, ahora siento que sus jadeos se vuelven más fuertes me repite:

-"te gusta?? Ahh te gusta así? Mmm vas a querer más"???

-"te voy a llenar todo el culo, hace rato querés esto.

El resto no me acuerdo porque entre que yo me vine y el también, sentí toda esa esperma calentito que provoca enamorarse de el. Quedé exhausta, el se corrió y se echó a mi lado, acariciando mi espalda, me abraza y me lleva contra se pecho como quien cuando termina de hacer el amor o de tener sexo se acomodan en la clásica posición de parejas.

Por último me beso en la boca y se fue al baño pero se detuvo en la puerta y me dice:

"No vas a venir?" Con esa sonrisita pícara

Yo lo miro confundida pero le devuelvo la sonrisa, obviamente me levante lo tome de la mano y nos duchamos juntos.

Fin.

(9,18)