Nuevos relatos publicados: 10

Un secreto guardado durante décadas

  • 25
  • 21.949
  • 9,38 (16 Val.)
  • 5

Mi nombre es Martín Roldan. Respondí a mi celular: 

“¿Hola?”

“Martín, soy yo.”

Era Sofía, mi hermana mayor. Su voz sonaba tensa.

“Hola Sofía. ¿Qué pasa?”

“Se trata de papá. Empeoró. Tenía que avisarte.”

Me atemoricé. Mi padre acababa de cumplir 68 años. Hace tres meses sufrió un infarto. Se sometió con éxito a una cirugía de triple bypass, permaneció en el hospital durante una semana y luego fue dado de alta cuando su condición se estabilizó.

“¿Qué pasó?” pregunté. “Estaba bien cuando lo visité después de que le dieron de alta.”

“Lo sé. Pero, esto... se deprimió. El doctor dijo que tuvo un derrame cerebral.”

“¡A la mierda!”, exclamé Martín. “Pero solo la semana pasada el médico estaba seguro de que estaba bien. Pensé que se había recuperado y que estaba bien en casa.”

“El está en casa. Quiero decir, en la de tío Sergio, por supuesto. Supuestamente, el accidente cerebrovascular fue menor, pero con su mala salud, incluso un accidente cerebrovascular menor es algo muy grave.”

"Entiendo, sí... eso es malo", respondí. Sabía que mis padres se habían mudado con sus amigos los Espósito después de su operación.

Mi padre siempre ha sido la persona más fuerte en su matrimonio. Él era la roca a la que se aferraba mi emocionalmente frágil madre. Recordaba desde muy joven que mi madre nunca fue buena para lidiar con el estrés. Entonces, cuando su esposo tuvo un ataque al corazón, no es de extrañar que recurriera a su vieja amiga Mariana Espósito y su esposo Sergio.

Aunque no están emparentados por sangre, siempre han sido amigos de la familia. Sofía, mi otra hermana Teresa y yo considerábamos a los Espósito casi como parte de la familia. Todos crecieron llamándolo tío Sergio y a su esposa tía Mariana.

“Sí. Esto es malo, Martín. Nunca lo he visto así. Debes venir. Papá realmente nos necesita en este momento, mamá también.”

"Estoy seguro que sí", estuve de acuerdo. “Está bien, déjame tratar con Daisy. Aunque no estoy seguro de que pueda dejar su trabajo. Tal vez iré yo solo.”

“Bueno. Date prisa si puedes. Papá no está bien.”

“¿Cómo está mamá?”

Hubo una pausa antes de que Sofía respondiera vacilante:

“Ella está bien.”

Eso suena extraño, pensé. Esperaba que me diera más detalles. En cambio, hubo otra larga pausa antes de que Sofía dijera en tono serio:

“Necesito hablar contigo sobre algo. Es muy importante.”

“¿En serio? ¿Sobre qué?”

“No quiero hablar de esto por teléfono. Nos vemos cuando llegues aquí. Sólo envíame un mensaje de texto cuando llegues. Necesito hablar contigo a solas antes de que veas a papá.”

“Suena misterioso. ¿No puedes darme una pista?”

“Solo ven rápido. Te pondré al día cuando llegues aquí.”

“Bueno. Hasta pronto entonces.”

“Gracias, Martín. Te lo agradezco. No puedo esperar a verte.”

“Yo también Sofía. Te veo pronto.”

Colgué. Fue un final extraño para mi conversación. No podía imaginar que no pudiera adelantarme algo por teléfono. Tendré que averiguarlo más tarde.

Yo sabía que la salud de mi padre no había sido muy buena últimamente. A lo largo de los años, trabajó diligentemente como mecánico de automóviles.

Tenía una lesión en la pierna debido a un golpe con una herramienta mecánica muy pesada. Desde entonces caminaba con una cojera evidente. Conoció a Rosa, se casaron e inmediatamente dieron a luz a Sofía. Dos años después, les nació Teresa.

Decidieron que dos chicas eran suficientes. Así que mi madre tomó pastillas y durante los siguientes diez años fueron una familia de cuatro. Fue sorprendente descubrir que mi madre volvió a quedar embarazada cuando tenía treinta y tantos años. De esa manera llegué yo al mundo, a quien todos quisieron tanto como a mis hermanas, a pesar de que fui una sorpresa.

Cuando mi esposa regresó a casa del trabajo, le informó del deterioro de salud de mi padre. Como era de esperar, ella ya había tomado todos sus días de vacaciones durante su última visita que hicimos para ver a mi padre. Así que me tomé unos días libres la semana siguiente, salí de casa un viernes por la noche después del trabajo, cargué el auto y me despedí de mi esposa con un beso. Estaba a cuatro horas de mi ciudad natal, pero tenía prisa y traté de llegar más rápido.

A pocos kilómetros de mi destino, le envió un mensaje de texto a mi hermana: “Encuéntrame en el restaurante Soho. Sabes dónde está, ¿verdad?”

Sofía respondió: “Sí. En 20 minutos".

Sofía ya me estaba esperando y me saludó. Su cabello castaño claro y sus rasgos claros me recordaban a mi madre, que era rubia natural. Teresa también tenía cabello rubio y tez clara.

Yo siempre me sentí parecido a mi padre, aunque era más alto que él y tenía el pelo más oscuro, casi negro. También era más musculoso que mi padre. Sofía saltó de su asiento e intercambiamos cálidos abrazos y besos.

“Me alegro de que estés aquí, Martín.”

“Por supuesto. Quiero ayudar en lo que pueda.”

Noté una preocupación en su rostro. Estaba preocupada por algo serio. Pedimos café y cada uno un sándwich mixto con huevo. Cuando la mesera se fue, Sofía me miró nerviosa y rápidamente bajó los ojos.

"No sé cómo decirte esto…" dijo, mirando la mesa y mordiéndose el labio.

“Solo dilo, Sofía. Sé que te preocupa.”

“Bueno.” Ella respiró hondo y exhaló. “Martín, hay algo que no sabes sobre nuestra familia. Se trata del tío Sergio.”

“Bueno...”

“¿Recuerdas que mamá y los Espósito son amigos desde que iban a la universidad?”

“Sí, sí. Lo sabía.”

“Mamá y la tía Mariana solían vivir en la misma habitación. Todos fueron a la misma universidad y allí conocieron al tío Sergio.”

"Sí, lo sé también. Un par de años después de la universidad, mamá conoció a papá en una fiesta y aquí estamos. ¿Y?”

“Bueno, todos han sido amigos desde entonces. Mamá y papá se casaron, y unos años más tarde, Sergio y Mariana también se casaron.”

“Sí. Mamá fue la dama de honor de Mariana.”

“Correcto. No sé si lo sabes: antes de que nacieras, papá tuvo que dejar la ciudad por unos meses para asistir a unas clases en la Escuela de Mecánica. Era nuevo en la empresa y la propia compañía le pagó las clases de perfeccionamiento en su profesión, y se impartían en la capital. Por lo tanto eran muy pocas las veces que podía regresar a casa durante ese estudio, y solo por un par de días. Durante el tiempo que estuvo fuera, nuestra madre cayó en un estado de depresión y cometió errores.”

“¿Errores? ¿Qué clase de errores?”

Sofía negó con la cabeza y soltó: “Ella hizo algo estúpido, Martín. Tuvo una aventura con Sergio.”

Hice unos movimientos incontrolados con los brazos. Las otras personas presentes me miraron, por lo que trató de controlarme y hablé en un tono bajo. “¿Mi madre? ¿Tuvo una aventura con el tío Sergio? ¡Qué barbaridad!”

“Sí, mamá realmente hizo una estupidez. Ahora lo sé.”

Me recosté en mi silla y traté de recuperarme de esta noticia inesperada. ¡Mi madre engañó a mi padre con Sergio Espósito! ¡Increíble!

“¿Cuándo te enteraste?” le pregunté.

Sofía se dio la vuelta con aire de culpabilidad. “Lo supe casi desde el principio.”

“¿Y cómo es posible?”

“Sabía que ella salía con él cuando papá estaba en esa Escuela de Mecánica. Contrató a una niñera para nosotras y él la sacaba de nuestra casa. Decía que iban a algún sitio a cenar o a algún espectáculo. Papá y Sergio eran amigos, y él siempre estaba en nuestra casa de todos modos. Solo pensé que era amable en ese momento, tratando de animarla porque mamá estaba muy triste por la ausencia de papá.”

"¿No te pareció extraño que él la viniera a buscar y la invitara a cenar? Por cierto, ¿dónde estaba Mariana?”

“No pensé que fuera inusual en ese momento”, dijo Sofía, tratando sinceramente de hacerme entender. “Mariana estaba con ellos varias veces. Así que sin duda sabía lo que estaba pasando. Venían los dos a casa para recoger a mamá, y los tres se reían y charlaban alegremente mientras se iban. Parecía bastante inocente. Había otras ocasiones en las que él entraba solo a casa y hacía algún pequeño mandado que mamá necesitaba hacer. Pensé que solo era un amigo que la ayudaba mientras papá no estaba. Eso es todo lo que pensé en aquel momento y mi mamá me lo hacía entender de esa manera. Recién me di cuenta de que estaba engañando a papá cuando yo estaba en la secundaria.”

"¿Te tomó tanto tiempo?"

“Lo siento, Martín. Debería haberte dicho esto antes. Era bastante ingenua en ese entonces. Ahora lo sé fehaciente.”

“No dejes que eso te atormente, Sofía. Eras solo una niña y no podías entender lo que estaba pasando.”

Hubo una pausa antes de que yo le preguntara:

“¿Supongo que Teresa también lo sabe?”

Ella me dirigió una mirada triste. “No puedo guardarte ningún secreto. Ya sabes, somos hermanas.”

“Claro. Lo entiendo.”

Mi cabeza estaba dando vueltas con la noticia. Nunca esperé nada como esto. Observé a mi hermana mayor moverse nerviosamente en su silla, sus ojos moviéndose alrededor mientras tomaba aliento. Era una mala señal.

"Hay algo más, ¿no?"

“Sí. Lamentablemente.” Respondió con tristeza: “Es muy difícil. Odio tener que decirte esto. Pero no voy a soslayarlo. Ya había demasiados secretos.”

Me miró directamente a la cara y dijo con decisión:

“Martín, no estoy seguro de que papá sea tu padre biológico.” Hizo una pausa y continuó: “Lo siento. Creo que podrías ser el hijo biológico del tío Sergio.”

Quedé atónito. Traté de mantener la templanza; no dije nada, no hice ningún movimiento. Solo miré hacia el centro de la mesa. La voz de Sofía se quebró cuando hizo su declaración. Luego se derrumbó y se cubrió la cara con las manos. Empezó a sollozar suavemente mientras me miraba.

Algo tenía que decir: “Estás bromeando. ¿Será así?” Una lágrima brotó de mi ojo y rápidamente me la secó antes de que ella pudiera ver.

“Pero me gustaría que no fuera así.” Respondió con un resoplido. “Aunque no estoy segura. Espero estar equivocada. Estuve hablando de esto con mi mamá. Dijo que tampoco estaba segura. Pero ella piensa que quedó embarazada de Sergio. Apareciste poco más de 9 meses después de que hubieran iniciado su romance. Tu parecido con Sergio es demasiado grande para negarlo. Papá nunca lo mencionó, así que no creo que se haya dado cuenta de esa posibilidad hasta que...” Sofía tardó un momento en dejar de lloriquear y hablar... “...hasta que mamá lo develara innecesariamente. ¡Qué mujer estúpida! Papá todavía se estaba recuperando de su cirugía cuando ella le contó sobre su aventura. A partir de ese momento papá cayó en una terrible depresión. Probablemente por eso tuvo un derrame cerebral, porque le cayó muy mal la noticia.”

"¡Qué horrible!", dije enojado. “Sí estaba gravemente enfermo, después de todo este tiempo, ¿por qué demonios mamá tenía que abrir su bocota, especialmente cuando estaba en un estado tan frágil?”

“Puede ser que haya sido por una mezcla de drogas”, dijo Sofía. “Esto es lo que todos pensamos. Mamá ha estado tomando antidepresivos desde hace mucho tiempo. Sabes como es ella. Recientemente consiguió un nuevo médico, creo que lo conoció en el hospital cuando papá fue sometido a la cirugía.”

“¿Nuevo doctor? ¿Para qué?”

“Ay, no sé. Mamá siempre ha sido hipocondríaca. Deambuló por el hospital y sin duda conoció a algún médico. Debió persuadirlo para que la aceptara como paciente. Mi conjetura es que ella no le contó sobre todos los medicamentos que estaba tomando en ese momento porque este nuevo doctor le dio una nueva receta para los nervios y desafortunadamente seguramente estaba en conflicto con algunos de los medicamentos que ya estaba tomando. Esto la hizo delirante y le contó toda la historia a papá en algún momento.”

Me recosté en su silla, aturdido, mi cerebro trabajaba duramente tratando de procesar toda esta información nueva y perturbadora.

"¿Entonces él podría no ser mi verdadero padre?" dije suspirando.

“¡NO! ¡Pedro Roldán es tu verdadero padre!” exclamó Sofía. “¡Dios mío, Martín, nunca pienses lo contrario, por favor!”

“Lo sé. Lo sé. Por supuesto que sí. Tienes toda la razón Sofía. Pedro Roldán es mi padre y lo amo. Sea mi padre biológico o no, sé que me quiere, siempre me ha querido. Él siempre será mi verdadero padre.”

"Gracias", sollozó Sofía, extendiéndose sobre la mesa para tomar mis manos. Durante varios momentos dolorosos, mi hermana y yo nos quedamos tomados de la mano compartieron nuestro dolor. Sofía estaba molesta por tener que decirme la verdad. Pero necesitaba saberlo.

Después de unos momentos, dijo, sacudiendo la cabeza:

“¡Qué lío! Sergio es un sinvergüenza por aprovecharse de ella, y mamá es una tonta. ¡Pobre papa! Me imagino cómo se sentirá por esta traición. La familia es todo para él. No puedo creer que mi madre pueda ser tan increíblemente desleal. Un secreto que había guardado durante décadas lo revela junto cuando papá lucha por su vida. ¿Cómo le afectó enterarse de eso?”

“Le cayó horrible, se lo tomó muy mal.”

"Entonces, ¿qué está pasando ahora? ¿Sigue con los Espósito?”

“Sí. Hasta que se recupere. Me imagino que lo odia, vivir bajo el mismo techo con el ex amante de su esposa. Está bastante indefenso y mamá no quiere ir a cuidarlo. Dice que está molesta y que necesitaba la ayuda de Sergio...” Sofía agregó amargamente: “Y, por supuesto, el viejo tío Sergio está encantado de ayudar.”

Tragó saliva para sofocar su amargura y continuó:

“Como era de esperar, ahora papá lo odia. Se lo dejó suficientemente claro a Sergio. No permite que mamá lo ayude en nada, y a Mariana tampoco.”

“Entonces, ¿cómo vive?”

“No está bien en absoluto. Por supuesto que necesita ayuda. No había nadie cuando le dio el ataque cerebral hasta que intervino mamá, así que lo llevaron a lo de Espósito. Sergio le dio una habitación privada en su casa y contrató a una enfermera para que lo cuide. También tiene un fisioterapeuta. Por supuesto que Sergio tiene medios suficientes para mantenerlo.”

“Sí. Este hijo de puta está cargado de plata. Todos sabemos esto.”

“Esto es muy triste, Martín. Lo visito regularmente. Pero no quiere hablar conmigo o con Teresa. Creo que se enteró de que lo sabíamos pero no se lo dijimos. Ahora siente que toda la familia lo ha traicionado. Está tan deprimido que casi lloro cada vez que lo veo.”

“Me imagino: ¡pobre papa! Qué lamentable recompensa por toda una vida de arduo trabajo. Un esposo fiel, un gran padre, responsable, honesto, trabajador, excelente sostén de la familia, y mira el precio que recibe: una mierda.”

Nos quedamos mirando la mesa, sumidos en nuestros pensamientos. Después de un rato, Sofía miró al otro lado de la mesa para encontrarse con mis ojos.

“Sé que esto es impactante para ti. No quería decírtelo", admitió. “Pero te quiero Martín. Todos te queremos. No creas que cambia nada entre nosotros. Teresa sabe que estoy hablando contigo en este momento, y está diciendo lo mismo. Ella no pudo estar aquí ahora, va a estar mañana. Por cierto, te manda saludos.”

“Gracias, Sofía. Siempre serás mi hermana pase lo que pase, Teresa también.”

“¿Estás listo para ver a papá?”

“Sí. Necesito verlo y ayudarlo en lo que pueda. Solo espero que no se lo tome como algo personal. Sabes lo que quiero decir.”

“Sí. Siempre tuvo un fuerte sentido de la justicia. Las cosas con él están bien o están mal, no hay término medio. Por eso duele tanto. No puede aceptar la disculpa de mamá o sus razones para actuar como lo hizo. Es un hombre destrozado, Martín. No creo que le haya dicho tres palabras a mamá en todo este tiempo.

“No puedo culparlo. Para papá es una herida fresca en su corazón. El amor que creía que mi madre le tenía ahora estaba empañado para siempre.”

“Hmm. Mamá no lo ve de la misma manera”, dijo Sofía sarcásticamente. “Actúa como si acabara de decirle que chocó su coche. Ella dice que su aventura terminó y que no ha estado con Sergio en años. No entiende por qué se lo toma tan a pecho. Le dije que el hecho de que su relación hubiera terminado hacía mucho tiempo no era menos ofensivo para papá.”

Salimos del restaurante en nuestros respectivos automóviles. Cuando ingresamos en el camino de entrada, vi la familiar gran casa de los Espósito. Era una mini mansión de dos pisos con un enorme jardín, una piscina y un jardín con flores. El «tío» Sergio era dueño de tres concesionarias de automóviles y de varios otros negocios. Su casa era un símbolo de riqueza en la pequeña comunidad.

Pedro Roldán y Sergio Espósito eran amigos raros. El éxito comercial de Sergio, en contraste con la modesta posición financiera de Roldán, hizo que su amistad fuera desconcertante a lo largo de los años. Por supuesto, ahora que yo sabía sobre la aventura de Sergio con mi madre, todo tenía mucho más sentido.

Fuimos recibidos en la puerta por la tía Mariana de aspecto sombrío. Sofía y Mariana se abrazaron y besaron, luego yo también saludé a Mariana. El abrazo fue incómodo para mí. Seguía siendo una mujer hermosa, esbelta, bien vestida, con el cabello plateado perfectamente peinado.

“Gracias por venir, Martín”, me dijo Mariana con seriedad. “Espero que tu presencia aquí anime a tu papá”.

“Sí, yo también lo espero.”

Mientras nos conducían a la sala de estar, apareció el tío Sergio. Medía más de 1.80 m y su cuerpo fornido estaba vestido con un costoso traje de seda. Calzaba unos zapatos que parecían caros. Sonriendo con confianza, el hombre dio un paso adelante, abrazó a Sofía y estrechó mi mano. Me fijé en su pelo negro peinado hacia atrás con canas. Esto le daba un aspecto excepcional.

“Me alegro de verte de nuevo, Martín”, dijo Sergio con una sonrisa. “Ojalá las circunstancias fueran mejores. Pero estoy muy contento de que estés aquí.”

“Yo también… Sergio.” Casi lo llamo tío Sergio, pero me contuve.

"¿Alguno de ustedes quiere un trago?"

“No, gracias.” respondió Sofía y yo me limité a negar con la cabeza.

“¿Dónde está papá?” Pregunté.

“En la oficina.” Dijo Sergio, señalando con orgullo hacia la gran sala. “Hicimos esto especial para él cuando fue dado de alta. Cama de hospital totalmente funcional, silla de ruedas motorizada. Cualquier cosa que necesiten, solo pídanlo.”

“Gracias”

Dejamos al hombre alto y nos dirigieron a la habitación. Me sorprendió lo pequeño e indefenso que parecía mi padre. El hombre fuerte y seguro de sí mismo al que había admirado toda mi vida era un empequecimiento de lo que solía ser. Su cabeza se inclinó hacia un lado mientras nos miraba con desgano. Estaba sentado en su silla de ruedas junto a la ventana. Me acerqué y lo abracé. Él levantó la mano que aún podía mover y estrechó débilmente mi mano.

“Hola papá. Lamento que hayas tenido una recaída.” dije, tratando de entablar una conversación.

Él asintió lánguidamente. Su cara no mostraba ninguna emoción, pero sus ojos estaban fijos en mi rostro. Intentó decir algo, pero las palabras le salieron con dificultad.

Me incliné más cerca para escuchar su débil declaración. Al principio comencé a alejarme, asintiendo como si le hubiera entendido, pero sostuvo firmemente mi mano, haciendo todo lo posible por repetirlo muchas veces antes de ver algo familiar en mis ojos. Durante su conversación forzada, Sergio y Mariana salieron de la habitación para darnos privacidad.

Finalmente di por entendido que mi padre me estaba diciendo que me amaba y que siempre sería su hijo. Sentí que se me llenaban los ojos de lágrimas. Escuché un resoplido a mi lado y miré a Sofía. Presenció la escena y comenzó a llorar, cubriéndose la cara con las manos. Yo también empecé a ahogarme.

“Yo también, papá”, le dije con voz temblorosa. “Te amo. Y siempre te amaré. Me enteré del problema con mamá. Pero eso no significa nada para mí. Nada cambia entre nosotros. Nunca papá.”

Él levantó una mano. Apenas podía moverla. Finalmente me di cuenta de que quería volver a abrazarme. Volví a inclinarme y la mano de mi padre me sostuvo con una fuerza asombrosa.

Su boca estaba cerca de mi oreja y trató de susurrar algo. Tuve que poner mucha atención para escucharlo. Sus palabras eran arrastradas, pero me estaba diciendo algo que claramente sentía como muy importante. Algo vagamente familiar, pero incomprensible. Tal vez estaba tan emocionado que sus palabras fueron tan arrastradas que no pudo decir exactamente lo que quería.

Sentí que mi padre empezaba a enfadarse. Así que me alejé, sintiéndome avergonzado de no poder entenderlo. Pasamos un rato más con él mientras yo hablaba de mi esposa y de varios detalles triviales de mi trabajo y mi familia. Cuando mencioné que quería ver a mi madre, la expresión de mi padre se volvió amarga. Apartó la mirada de mí y se quedó en silencio.

“Ya vuelvo, papá.” él no dio señales de escucharme.

Mi madre estaba sentada en la cocina grande y ornamentada, tomando café. Había platos vacíos en la mesa, por lo que debe haber terminado de comer. Vestía una bata estampada de colores y zapatillas en los pies. Su cabello estaba cuidadosamente peinado y llevaba un poco de maquillaje. Me vio entrar en la habitación y su rostro se iluminó con una sonrisa. Se puso de pie cuando entré y me dio un gran abrazo.

“Ay, Martín.” Se sonrojó. “Qué bueno es verte. Estoy tan contenta de que hayas venido.”

“Sofía me llamó. Así que vine a ver a mi papá”, le dije. “Me dijo algo interesante sobre tú y Sergio. Es toda una historia.”

“Siento mucho haberte mantenido eso oculto, cariño.” Habló con una ligera tristeza en sus ojos. “Pero no quise molestarte a ti ni a tu padre. Puedes ver cómo está pasando por esto. Desearía nunca haber dicho una palabra.”

«¡A la mierda!», pensé. Sin embargo, ella no parecía demasiado molesta y yo estaba un poco sorprendido por lo bien que se lo tomó. Es indudable que su declaración de culpabilidad es lo que causó que su esposo sufriera un derrame cerebral. Pensé que se sentiría avergonzada por su infidelidad o al menos más arrepentida considerando que era su culpa.

“No sé qué me pasó”, continuó con un suspiro, “sabía que enterarse de mi aventura le haría daño a Pedro. Por eso nunca le dije nada. Era algo entre Sergio y yo, y Mariana por supuesto. Nunca se rompió mi matrimonio ni afectó a Pedro en todos estos años.”

“¿Cuánto tiempo duró?” Pregunté en un tono neutral.

“Oh, por un tiempo, de vez en cuando.” Dijo mi madre con naturalidad. “Sergio y yo salíamos durante un tiempo, antes de que se casara con Mariana. Nada serio. Mariana tenía un par de novios con los que salía ocasionalmente mientras Sergio y yo salíamos. Todos éramos buenos amigos, incluso después de que rompimos y Sergio comenzó a salir con Mariana. Seguimos siendo amigos y los tres siempre íbamos a fiestas y esas cosas...”

Mientras contaba su historia, su mirada pasó de mi rostro preocupado a una mancha en la pared. Era obvio que estaba recordando un momento muy agradable en su vida.

Con una expresión pensativa, ella confesó:

“Incluso después de que Pedro y yo nos casamos, veíamos mucho a Sergio y Mariana. A menudo nos reuníamos, estuvieron en nuestra boda. Fue un tiempo muy divertido. Cuando tuvimos a Sofía y Teresa, éramos una gran familia feliz, me refiero a los seis. Ojalá nunca terminara.”

De repente, su expresión se endureció. “Pero cuando tu padre me dejó para ir a esas malditas clases de perfeccionamiento en mecánica, me sentí muy sola. Yo misma cuidaba de tus hermanas y hacía todas las tareas del hogar. Era demasiado. Sergio me ayudó a superar ese momento difícil. Me hubiese vuelto loca sin su apoyo. Cuando tu padre volvió a casa, dejé de ver a Sergio con tanta frecuencia. Todavía nos veíamos, solo que no tan a menudo. Era tan dulce en todo. Me llevaba por la ciudad y me presentaba a mucha gente. Sabes que es un tan maravilloso y muy vinculado.”

"Espero que no le hayas contado a papá sobre esto", pregunté, irritado.

Ella se sobresaltó por mi exclamación y soltó: “¿qué le haya contado lo qué?”

“Que el tipo con el que su mujer lo engañó es tan MARAVILLOSO” Dije en seco. “El gran tipo al que consideraba su amigo. El amigo que lo apuñaló por la espalda. ¿Era necesario hablarle así a un anciano enfermo?”

"Oh, no te pongas así, Martín", espetó ella, frunciendo el ceño. “Por supuesto que lo sé. Ahora es fácil juzgarme.” Agitó la mano con desdén hacia mí. “Sabes que no soy estúpida, y no se lo dije en ese tono. Solo le dije la verdad sobre lo que pasó entonces. Debería apreciar que fui tan honesta.”

“Claro, estoy segurísimo de que papá quedó muy contento de escuchar la verdad.” Dije cáusticamente.

"Puede que no esté contento con eso", dijo irritada. “Pero ahora que lo sabe, tendrá que lidiar con eso. Todo está en el pasado, ahora es demasiado tarde para preocuparse por eso. Además, Pedro tiene muchos más problemas de los que preocuparse que el estúpido romance que tuve hace años. Trataré de ayudarlo a lidiar con eso lo mejor que pueda, pero él también tiene que ayudarse a sí mismo.”

"Estoy seguro de que lo harás", le solté disgustado por la actitud tan ligera de mi madre hacia algo tan serio.

Abruptamente giré sobre mis talones y me alejé antes de explotar de rabia por su estúpido e imprudente comportamiento. Sofía estaba allí y escuchó mi respuesta. Entró, se sentó al lado de mi madre y me dirigió una mirada extraña cuando salí de la habitación.

Fui a la biblioteca a pensar. Vi a Mariana a través de las puertas corredizas de vidrio hacia el patio en la parte trasera de la casa, sentada a la mesa, tomando café. Salí y me senté a la mesa con ella. Me abrazó y me sirvió una taza de café mientras comenzábamos a conversar.

“Nunca pensamos que fuera malo”, me dijo Mariana honestamente. “Rosa y yo éramos tan amigas entonces. Éramos compañeras de cuarto, ¿sabes? Solíamos hacer todo juntas.”

Mientras decía todo esto, me dio una mirada desvergonzada.

“Salía con Sergio antes que yo. Pero cuando comencé a salir con él, ella todavía venía a visitarnos. Creo que Sergio todavía tenía sentimientos hacia ella. Así que era natural que estuvieran cerca. Era una chica muy bonita, todo el mundo la quería y yo disfrutaba mucho de su compañía. Sergio también. No lo pensamos tan mal.”

“Entonces, cuando papá se fue a esas clases…”, pregunté con cautela, “¿usted y Sergio comenzaron a invitarla?”

“Sí. Cenas, bailes, copas, risas...” Suspiró, mirando pensativa al vacío, reviviendo esos recuerdos. “Dios mío, Martín, nos divertíamos mucho en esos días. Rosa, Sergio y yo éramos como los Tres Mosqueteros. A tu padre no le gustaba salir tan a menudo. Era muy de estar en casa, no le prestaba mucha atención a la vida social de tu madre.”

"Sabido es que trabajaba muy duro... para su familia. Incluso estuvo un tiempo también como bombero, tratando de traer la mayor cantidad posible de dinero para el bienestar de su esposa e hijos."

“Tal vez.” Mariana estuvo de acuerdo al instante. “No creo que ganara mucho dinero en ese entonces. Tienes razón, realmente trabajó duro. Cuando lo mandaron a ese curso, era normal que Sergio y yo incluyéramos a tu mamá en nuestros planes, al igual que en la universidad. Nos divertimos mucho.”

"¿Así que aceptaste la aventura de Sergio?"

"Creo que sí", dijo con indiferencia. “Sergio es un chico guapo, ya sabes. Siempre hemos sido sociables. Sabía que existía la posibilidad de que me engañara. Sentí que si se lo iba a hacer sería mejor con Rosa que con cualquier otra mujer. Ella no iba a tratar de quitármelo, ya éramos muy unidos. Fue solo una coincidencia natural. Como dije, no pensamos que fuera malo.”

Me miró y notó mi mirada enojada. Extendió la mano y me dio unas palmaditas en el brazo. “Oh, no te enfades, Martín. No hicimos ningún daño... Quiero decir, nada de esto hubiera pasado si Rosa no hubiera hablado el otro día. No culpes demasiado a tu mamá. Estaba sola y Sergio la atrapó en un momento de debilidad. Puede ser bastante persuasivo, ya sabes.”

Dejé escapar una carcajada, "Claaaro, es muy encantador. Siempre lo ha sido y siempre lo será.”

Estaba aún más disgustado que cuando dejé a mi madre. Ninguna de las dos parecía encontrar nada de qué preocuparse en el asunto con Sergio. Dejé a la anciana sola con sus agradables pensamientos de los días pasados y regresé a la casa de mis padres.

Mis pensamientos eran inquietantes hasta que de repente se me ocurrió lo que mi padre estaba tratando de decirme antes. «Herramientas. Necesita sus malditas herramientas», me dije emocionado, feliz de haberlo entendido finalmente.

Mi padre siempre había estado orgulloso de sus herramientas. Tenía un juego completo de herramientas que compró hace años y guardaba en su garaje. Dado su poco dinero en ese momento, estas herramientas le habrán costado una fortuna.

En su mente, siempre fueron un símbolo de su talento como maestro mecánico. Pensé que era nostalgia y que querías tenerlas cerca para recordar sus mejores días. Regresé a la habitación de mi padre y vio que estaba mirando por la ventana.

“Tus herramientas, ¿verdad, papá?” pregunté con orgullo. “¿Quieres que te traiga tus viejas herramientas del garaje?”

El ceño amargo del anciano se desvaneció instantáneamente. Sus ojos se iluminaron y su cabeza comenzó a asentir arriba y abajo con impaciencia.

“Bueno. Sé dónde están. Creo que quieres que estén aquí contigo. Iré a buscarlas, papá. Vuelvo enseguida.”

Fui a la casa de mis padres. Estuvo cerca. Tenía mi propia llave y entré al garaje, recordando esos largos días cuando me sentaba allí y miraba a mi padre trabajar en algún auto, tratando de ganar un dinero extra para su familia.

Era muy propio de él trabajar aparte para poder permitirse hacer algunas cosas adicionales para su esposa e hijos. Era un padre maravilloso. Sentí una lágrima de tristeza rodar por mi mejilla y me la sequé. Solo quería atenuar el dolor de papá al descubrir que su esposa lo había estado engañando todos estos años con su mejor amigo.

Martín le devolvió las herramientas al tío Sergio. Sergio se fue, pero su madre, Sofía y Mariana estaban en medio de una acalorada conversación en la cocina. Ni siquiera lo notaron entrar a la casa ya que fue directo a la habitación de su padre.

A pesar de todas sus limitaciones, pude notar lo emocionado que estaba mi padre cuando recibió sus herramientas. Agitó su mano buena en el aire, señalando una esquina. Puse las herramientas donde apuntaba y me senté al lado de él.

No hablamos. Ambos sabíamos que era demasiado difícil comunicarnos. Solo lo miraba con todo el amor que le tenía. Podía ver los ojos de mi padre mirando desde su rostro desfigurado, esos ojos cautelosos eran más brillantes que antes.

Cuando me levanté para irme, me indicó que le diera otro abrazo. Esta vez nos abrazamos durante mucho tiempo. No quería dejarme ir. Había lágrimas en sus ojos, corriendo por sus mejillas cuando finalmente nos separamos.

“Me vas a hacer llorar.” Admitió abiertamente, sintiéndome bastante emocionado. “Regresaré mañana, papá. No te preocupes, te ayudaré a recuperarte. Antes no sabía todo lo que pasaba, pero ahora sí. Estoy aquí por ti y para ayudarte. Estarás mejor que nunca en un abrir y cerrar de ojos, ¿me escuchas papá?”

Él asintió con entusiasmo. Me observaba atentamente mientras yo salía de su habitación. Sofía y yo nos fuimos juntos. Estaba ansiosa por irse ya que parecía haber tensión entre Sofía y las dos mujeres mayores. No me dijo lo que era, pero cuando pasó junto a mí, susurró:

“Mamá es una maldita puta.”

“¿Qué?”

Sofía se encogió de hombros, pero no dijo más nada. Más tarde me dice:

“Martín, puedes quedarte conmigo. No es necesario que vayas a un hotel. Con mucho gusto te preparo una cama en la otra habitación.”

“Bueno, gracias. Por supuesto, si no te importa.”

Nos fuimos a casa de Sofía y hablamos largo rato sobre el futuro de la familia. Cuando me sentí cansado, fui a la habitación que Sofía me había preparado. Me estaba desvistiendo en el dormitorio cuando escuché una fuerte explosión a lo lejos. Incluso a esa distancia, fue tan poderosa que hizo temblar las ventanas de su casa.

Salí corriendo de la habitación y casi choco con Sofía. “¿Qué demonios fue eso?” pregunté con una mirada preocupada. Ambos miramos hacia afuera y vimos un resplandor en la distancia, un gran fuego ardiendo en algún lugar cercano.

"¡Oh, mierda!", dije cuando un terrible pensamiento me golpeó. “Espero estar equivocado, pero creo que será mejor que volvamos a lo de Sergio.”

“¿Por qué?”

“Solo necesito ver a mi papá.”

Ella quería saber por qué, pero no le dije.

Volví a mi habitación y me vestí en menos de un minuto. Sofía también se vistió rápidamente y nos dirigimos en mi auto hacia la mansión de Espósito. Cuando doblé la última esquina, vimos las luces de emergencia parpadeantes de los camiones de bomberos y los coches de la policía frente a la casa de Espósito.

La casa estaba casi totalmente destruida. El piso inferior pareció explotar y el resto de la casa se derrumbó en llamas. Los bomberos sacaron mangueras, rociaron agua y trataron de apagar las llamas. Parecía un esfuerzo inútil, ya que la mayor parte de la casa ya había desaparecido.

“¡Ay dios mío!” Sofía sollozó. “¡Mi madre y mi padre! ¿Están muertos?”

"Me temo que sí", dije, abrazando a mi hermana llorando.

Le dijimos a la policía quiénes éramos y el oficial simplemente negó con la cabeza.

"No creo que nadie pueda haber sobrevivido", dijo con tristeza. “Cuando llegamos, la casa ya estaba en llamas. Nadie pudo salir. Parecía que hubo algún tipo de explosión, tal vez una explosión de gas. Investigaremos y encontraremos la causa. Pero no hay nada que podamos hacer esta noche. Lo siento por su pérdida.”

Llevé a Sofía a su casa. Nos sentamos en la sala de estar y después de un rato apenas dormimos.

Al día siguiente llegamos a la casa de Espósito y vimos cómo la policía técnica excavaba entre las cenizas humeantes. Me presenté y se me permitió acercarme. Los oficiales me interrogaron sobre lo que sabíamos. No mencioné nada sobre las herramientas que traje. Les dije que pensaba que había cuatro personas en la casa.

“¿Encontraron algo?” pregunté con ansiedad. “¿Hay alguna señal de mis padres?”

“Sí. Encontramos cuatro cuerpos.” El oficial siguió hablando. “Tres de ellos parecían estar en el último piso. Ese lugar estaba tan dañado que es difícil saberlo con exactitud. Tendremos que identificarlos más tarde, durante la autopsia.”

El policía los miró de reojo y dijo: “Lo extraño es el cuarto cuerpo. Es difícil saberlo con seguridad, pero creemos que estaba abajo, en la cocina.”

“¿En la cocina?” preguntó Sofía. “Pero papá vivía en una habitación.”

“Bueno, ese cuerpo estaba en la cocina”, continuó diciendo el oficial. “Lo sabemos porque estaba cerca del horno de la cocina, o de lo que quedó de ella.”

“¿Qué significa eso?” pregunté, haciéndome el que no entendía, aunque ya había comprendido lo que pasó.

"Está bien, simplemente no le digas a nadie que te dije esto", dijo el hombre, acercándose y hablando confidencialmente. “Pero como eres familia... Creo que el problema fue en el horno, fue una explosión de gas. De hecho, estoy seguro de ello.”

“¿En serio?”

“Sí. La línea de gas fue desconectada. No sé cómo sucedió. La conexión resultó dañada, pero sobrevivió a la explosión. Por experiencia puedo decir que no fue una fuga. Esa desconexión fue intencional.”

El hombre se inclinó aún más y nos habló en voz baja a mi hermana y a mí.

“Hay algo interesante: el cuerpo cerca de la línea desconectada tenía una llave inglesa en la mano.”

“¡¿En su mano?!” Preguntó Sofía sorprendida. “No entiendo”

“Esa llave estaba atada a su brazo con un alambre”, dijo el hombre mirando a lo lejos como buscando una explicación. Vuelve a dirigirnos la mirada y continuó con más seriedad:

“Obviamente, esa persona debe de haber desconectado intencionalmente la línea, el gas se escapó y la casa explotó. Pero, ¿por qué el alambre? Se enroscó el cable alrededor de su brazo un par de veces y sostenía la llave inglesa en la mano. Nunca he visto esto antes. ¿Por qué alguien necesitaría atar una llave inglesa a su mano?”

"No lo sé", dije. “Tal vez quería asegurarse de que la llave no saliera volando con la explosión y quedara claro que fue él quien lo hizo y que no solo estaba allí. No puedo pensar en ninguna otra razón.”

"Interesante deducción la suya.", asintió el oficial con cautela.

Miré el rostro preocupado de mi hermana. Cuando ella comenzó a hablar, rápidamente la interrumpí para detenerla y le dijo al policía:

“Gracias por la información oficial. Nosotros nos tenemos que ir.”

"Bueno, aquí está mi tarjeta, si tiene alguna pregunta o información que pueda esclarecer, estoy a las órdenes.", dijo el hombre, cortésmente entregándome su tarjeta. “Lo siento por sus padres. No sé qué pasó, pero ahora esto no es un accidente.”

Cuando nos fuimos, intercambiaron miradas con Sofía.

Ahora tenía la certeza de que mi padre finalmente se había vengado de su esposa infiel y de su amante, o amantes, si Mariana estaba involucrada. Tenía suficientes razones para creer que así era. Estaba seguro de que Pedro Roldán, MI PADRE, MI VERDADERO PADRE, quería asegurarse de que yo supiera que se había vengando de ellos. ¡Claro que no, no fue un accidente!

«Mensaje recibido, papá...»

(9,38)