INICIO » Hetero

El destape de Valeria

  • 7
  • 8.685
  • 9,53 (17 Val.)
  • 0

Les cuento, se acuerdan de Juan, el novio de mi amiga Valeria con el que me acosté un par de veces?, pues resulta que se separaron y Vale no encontró mejor manera de pasar el tiempo que estando sobre mi todo el día!, no podía moverme sin ella, pobre, soy su única amiga en realidad.

Salimos en estos días a un local a beber unos tragos, ella estaba como deprimida, comenzamos a beber, mientras ella me contaba sus cosas con Juan, estábamos ya un poco entonaditas por el alcohol, en eso se acerca a nuestra mesa mi jefe, nos saludó y nos invitó a sentarnos con un grupo de amigos suyos a compartir, "sin problema" le dije y Vale me miró con una cara como diciéndome "que hacés?", le dije que no había drama, solo serían unos tragos más y que luego ya nos iríamos a casa, aceptó de mala gana, ella es muy malhumorada en ese sentido, seguido, nos mudamos a la mesa de mi jefe, una mesa larga, estaban entre muchos, venían de un juego de fútbol, nosotras éramos las únicas mujeres entre ellos, tomamos mucho, Valeria ya empezó a entablar conversación con algunos señores, así pasaba la noche, se iban retirando de a poco algunos, hasta que se quedaron entre 3 hombres, mi jefe me dijo que no tenía problemas en acercarnos, le sonreí y accedí.

Ya por el camino surgió la idea de ir a otro lugar, le pregunté a Valeria si no había inconvenientes, me dijo que no tenía dramas, fuimos llegando a una casa en donde estaban otros 5 señores compartiendo un asado y bebidas, nos sentamos un rato, bebimos de vuelta un poco hasta que uno de ellos sugirió empezar un juego, yo no tenía ni pizca de miedo entre tantos hombres pero podía ver por la cara de Vale que estaba incómoda, le di de beber más tragos, hablamos mucho y le dije que no se preocupara, que todo estaba bien, en fin, el juego propuesto era de la "botellita", verdad o consecuencia, en principio solo mirábamos el desarrollo del juego, si se optaba por consecuencia, debía dar alguna prenda de su propiedad o realizar actos que eran solicitados, empezaron con dinero, joyas y así hasta quedar sin nada, me pareció súper divertido y me uní al juego, Vale quedó a un costado sin participar (aún), poco a poco fuimos quedando sin nada, ya yo no tenía prendas que dar, me pidieron entonces que le dé un beso a cualquiera de ellos, me acerqué y se lo di a uno de los dueños de casa, sin lengua, sólo un beso normal, continuamos entonces y a mi jefe solo le quedaba su ropa interior, se lo sacó, quedó en cueros y noté que iba teniendo una erección, Vale empezó a reír por la escena, entonces la estiré para que se una, no dijo nada, se quedó en el círculo y el juego prosiguió, justo le tocó a ella pero eligió "verdad", le preguntaron si era verdad que ella estaba caliente por sexo y contestó que sí!, y así seguía el curso del juego, varios ya estaban desnudos, a mí me quedaba tan solo la ropa interior, cayó por Valeria que sin problema se sacaba la ropa, ya había entrado al juego, me tocó a mí y me saqué el brassier, dejando ver mis pechos, pude ver cómo me miraban e iban poniéndose duras algunas de las pijas, déjenme decirles que todas las que veía tenían mi tamaño perfecto... señores regalos de la naturaleza jajajaja!

Vale iba quedándose sin nada, las dos y 4 de ellos estábamos totalmente desnudos, el juego seguía ya sin nosotros, hasta que el resto quedó como llegó al mundo, en eso voy al sanitario y Vale detrás de mí preguntándome que pasaría ahora, le dije que se relaje, que nada que no desee pasaría y me contestó que ya estaba toda mojada y que tenía vergüenza, me reí y le dije que disfrute del momento.

Una vez todos desnudos, el juego volvió, "qué vamos a dar si ya estamos desnudas" exclamó Vale, una risa generalizada se escuchó, "no te preocupes, algo daremos" le dije.

Me llegó el turno, me pidieron que me toque los pechos y apriete los pezones, lo hice con cierto gemido para tentarlos, Vale estaba toda sorprendida, me sonreí y le tocó a mi jefe, le pidieron que me chupe los pechos, accedí... pude notar que Vale estaba entrando en calor, se tocaba cada tanto disimuladamente, le tocó el turno al dueño de casa y le pidieron que me haga sexo oral, me recosté, le abrí las piernas y comenzó a lamer mis partes, con un suspiro y gemidos de placer lo acepté, le tocó a Vale, le pidieron que se frote el clítoris e increíblemente lo hizo sin reparo, buenos gemidos dio, vi que estaba súper mojada, que hasta por poco goteaba, me impresionó que no esté haciéndose la escandalizada y santa como era su costumbre, ahí en ese instante supe que ella estaba para todo esa noche, cuando volvió a tocarme turno, me pidieron que se la chupe a mi jefe, me puse de rodillas, empecé a mamárselo con ganas y sentí que otro de los señores me abría las nalgas y me lamía el culo, no pasó de eso, el juego continuaba...

Cuando tocó turno a uno de los señores, le pidieron que le haga sexo oral a Vale, se acercó a ella y como convenciéndola, fue abriéndole las piernas y chupándole la concha, Vale empezó a gemir y a apretarlo por ella.

Cuando tocó a otro de ellos, le pidieron que le muerda las nalgas, Vale me miró y dijo "de aquí sin coger no salimos", esa fue mi señal para pasar a lo siguiente...

Cuando fue el turno de uno de ellos le pedí que se lo haga chupar a Vale, apenas le puso el miembro de frente, ella empezó a mamárselo como desesperada, casi hizo llegar al señor, volví al sanitario y la llevé conmigo, "lo que pasa y pase aquí, se queda entre nosotras" le dije, "vos soles hacer esto?" me preguntó, le respondí que es la primera vez que hago el juego así pero que ya había tenido sexo con más de uno a la vez, "bien escondidita andabas entonces" me dijo riendo, "tengo preservativos en la cartera, te voy a dar algunos para que lo usen por vos y tomate esta pastilla por las dudas" le dije.

Salimos ya preparadas para lo que sea, ella mucho no se animaba, decía algo y luego retrocedía, era normal supongo por cómo se daba la situación, yo muy tranquila por la experiencia que me gané, pero ella, toda nerviosa y caliente a la vez.

Me tocó turno y me pidieron que elija sobre quién sentarme, elegí al dueño de casa, un señor robusto, de pene grueso, me senté, sin penetración, puse su pija entre mis nalgas y empecé a hacerle jueguitos mientras me apretaba los pechos.

Tocó a Vale y le pidieron lo mismo, ella se destapó, rompió el envoltorio del condón, se lo puso al que le hizo sexo oral y se sentó abriendo las piernas fue metiéndolo todo, empezó a gemir y a moverse con el pene en la vagina, ese no era el juego, pero bien que nadie dijo nada, empezaron a besarse, ella abajo con las piernas arriba del hombro del señor y siendo penetrada mientras mi jefe me abría las piernas para cogerme, gemíamos casi al compás, ella boca arriba y yo de perrito, en eso veo que se están turnando por ella, yo estaba con mi jefe y otro más enfrascados en un sándwich, sintiéndome abierta por todos lados, todos y cada uno de ellos fueron abriéndose paso por nuestras vaginas, en una fila de penes esperando turno para poseernos, la locura terminó con sendos baños de esperma sobre nosotras... Valeria estaba súper satisfecha y no paraba de repetir "nunca lo había hecho con muchos hombres a la vez", en mi cabeza solo tengo ahora el deseo de que la pastilla que se tomó resulte, porque muchos terminaron adentro de nosotras, nos llenaron de semen... parecerá irreal lo que acabo de contarles, pero es la verdad, así sucedió y adivinen qué? Vale ya me pide hacerlo más seguido... para satisfacción de los hombres.

(9,53)