INICIO » Categoría » Mi sobrina consentida

Mi sobrina consentida

  • 3
  • 25.727
  • 9,45 (29 Val.)
  • La abracé con fuerza apretando su cintura contra mi sus pechos firmes y duros taladraban mi tórax, mi verga casi quedaba entre la pelvis de ella. Nora la sintió y se pegó más a mí, separando las piernas metí una entre los muslos de ella, el roce era perfecto

    A mi edad pensé que todo lo había experimentado... a mis casi 50 años.

    Mi matrimonio lucía disminuido por la rutina, mis hijos casi grandes y realizados y mi matrimonio sumido en una monotonía me había llevado a vivir casi sin motivación alguna.

    Después de unos meses tuve la visita en casa de Carla, mi sobrina, separada hacía meses y con dos hijos a cargo, compromiso fuerte que la obligaba a estar trabajando casi todo el día. Por vez primera me fije en ella sus enormes senos y su cadera ancha a pesar de no ser alta le daban presencia...

    -¡hola como están! -Entró saludando...

    Fue hacía a mí y la recibí con un abrazo fuerte, sus grandes senos los sentí contra mi pecho.

    -Hola como estas? No hay nadie pero si no han comido…

    Sus grandes ojos se clavaron en mí, sentí un piquete en mi estómago.

    -Ya... ya comimos... Venía a pasar un tiempo y que estos se distrajeran en el parque... ¿no está Marcos? -preguntó.

    Marcos, mi hijo, era el más pequeño...

    -Anda en el parque, déjalos ir. Vendrá más tarde, así que si quieres vamos con ellos o nos quedamos... -Ella replico...

    -no, no... Que vayan estoy cansada y mejor me relajo un poco...

    Los mando, les dio tres horas... Se instaló en el sillón y me senté frente suyo... Por varios minutos platicamos de familia, hasta que toqué el tema...

    -Y tu marido no te visita?

    -No para nada. Mejor así. Aunque estoy sola no me hace falta...

    -Eso de no te hace falta es mentira... la mujer siempre ocupa del hombre Jajaja -Sonrió.

    -tienes razón creo que para la cama... Sólo para eso.

    La mire fijamente y le pregunté...

    -Ocupas ahora?

    -Ashhh tío... Que pregunta...

    La mire su color cambió. Y su mirada brillo y seguí...

    -Cuanto hace que no vas a la cama? -Me miró fijamente y me contesto:

    -Hace 2 años...

    Sus labios temblaban, mi mirada se clavó en sus piernas, su vestido de seda subió arriba de sus rodillas, los blancos y torneados y duros muslos quedaron al descubierto... Me aproxime y le di una cerveza...

    -Toma... te relajará… -su mano temblorosa tomó la lata y su mirada se clavó una vez más en mi...

    Sentí que mi bulto entre las inglés crecía y me senté nuevamente. Al reclinarse y colocar la lata sobre el lateral del mueble, su vestido subió aún más... los muslos perfectos estaban a mi merced... y decidí atacar...

    -Mira nena te quiero mucho, eres mi consentida lo sabes.

    Me levanté y dándole las manos la atraje hacia a mí. Ella se levantó rápidamente y me abrazo solloza...

    -no aguanto... no aguanto!!

    La abrace con fuerza apretando su cintura contra mi sus pechos firmes y duros taladraban mi tórax, mi verga casi quedaba entre la pelvis de ella... Nora la sintió y se pegó más a mí, separando las piernas metí una entré los muslos de ella, el roce era perfecto. El abrazo se prolongó y no pude más que comenzar a mover mi pelvis sobre la de ella... Nora levanto su vista y me miro... oh!...

    Sin más baje las manos y le tome las amplias nalgas... ella me beso de pronto... nuestras bocas se unieron. Y mi mente se nubló, la separe un poco y cerré la puerta del cancel, dejando una cortina semi cerrada de la ventana. Regrese a ella y sin barrera le arranqué la ropa, su escultural y bien formado cuerpo estaba frente a mí...

    Mi tolete de casi treinta centímetros la asombro... Se prendió de él y no lo soltó. Me pidió que la montara y sucedió lo inevitable... mi sobrina estaba probando mi verga... gritaba y gemía mientras la recibía... A pesar de mi edad la disfruté... Mis chorros de esperma la inundaron. Su vagina apretada servía bien al furioso mástil... Lo exprimió de tal forma que sus movimientos circulares y succionadores me dejaron satisfecho...

    Nos vestimos con tiempo para recibir a la familia.

    • Valorar relato
    • (29)
    • Compartir en redes