INICIO » Categoría » Llevando a los padres de mi novia a una fiesta (2)

Llevando a los padres de mi novia a una fiesta (2)

  • 6
  • 18.533
  • 9,15 (41 Val.)
Luego de bailar bien pegado una balada y luego robarle un beso a la señora Olga esa noche ella terminó dándome una buena mamada mientras su esposo dormía en el asiento trasero del automóvil, ya no había marcha atrás aunque ella luego se arrepintiera

Luego de dejar en su cama a don Frank para que siga durmiendo de lo borracho que estaba bajé rápido las escaleras y busqué a Olga y la encontré en la cocina pensando en lo que había pasado en el carro conmigo. Me fui a abrazarla por detrás fuertemente y sienta mi verga dura entre sus ricas nalgas

-Nooo... Pedro sueltameee esto es una locura que no puede ser... ¿No sé qué me pasó en el carro... Pero no se puede repetir jamás?

Otra vez vez sus labios me decían que no pero no hacía nada por detenerme cuando mis manos tocaban sus tetas por encima del vestido rojo que era lo que me motivó a verla totalmente diferente a otras veces que fui a su casa porque resaltaba sus encantos de mujer madura y si así estaba vestida de seguro sin ella sería mucho mejor.

Yo no decía nada mientras Olga seguía diciendo que no varias veces que piense en Claudia que no podíamos hacerle esto y muchas cosas más pero su cuerpo me decía todo lo contrario al sentir mis manos recorrer sus tetas y caderas y sobando mi verga en sus nalgotas recién ahí me di cuenta que mi futura suegra era una mujer muy necesitada de una buena verga que la haga disfrutar ese momento y si yo era ese hombre afortunado no iba a dejar pasar la oportunidad.

Los tirantes del vestido los puse a un costado de sus hombros y baje el cierre muy despacio para quitarle el vestido rojo que cayó a sus pies quedando sólo en una ropa interior del mismo color, nunca imaginé las veces que la vi en su casa y que fueron en varias oportunidades que bajó esa vestimenta discreta conservadora y suelta que siempre usaba se podía ocultar tremendo cuerpo.

-Pedro noo sigaas... por favooor luego nos vamos a arrepentir... Nooo

Besaba su cuello y orejas yo no me iba a detener por varias razones la primera porque como dije antes era tiempo que no tenía sexo desde que Claudia se fue a sus practicas y mi cuerpo estaba muy necesitado y la segunda porque después de descubrir a la señora Olga como estaba reaccionando a mis caricias en su cuerpo y estaba como un volcán mucho tiempo inactivo pero ahora había entrado en erupcion y sino era yo tal vez otro sería quién tal vez tarde o temprano lo haría.

El broche del brasier se rompió por mi ansiedad y desesperación estaba totalmente excitado y la volteó quedando frente a frente Olga bajó la mirada avergonzada pero ya era tarde para ese sentimiento entre los dos y levantó su cara y la besé al inicio su boca estaba cerrada y mi lengua jugaba con sus labios y de a poco abrió la boca y correspondió a mi beso y nuestras lenguas parecían dos serpientes que se unían.

-Ahh Pedrooo ohh

Mi estrategia era no decir nada sólo acariciarla y que se deje llevar por el momento mis dedos jugaban con esos enormes pezones duros que luego disfrutaba con mi boca sus gemidos eran cada vez más fuertes cuando mi mano tocó su tanga estaba húmeda mi dedos buscaron su chucha y la estimule y se volvió loca de lo caliente que estaba.

-Ahhh ahh ahhh... Ya no aguanto más Pedroo quiero ser penetrada sentirte dentro de mi... ahhh

Eran las palabras mágicas que quería escuchar qué ella lo pida y al final lo conseguí sin dejar de besarnos la llevé a la sala y le quité la tanga y quería devolver el favor del buen sexo oral que me hizo en mi carro pero ella no quizo y me dijo que sentará en el sofá y luego Olga se sentó sobre mi con su mano sujeto el falo y lo colocó en la entrada de su vagina y zass... hasta el fondo.

Y comenzó a moverse al comienzo muy lento y de a pocos sus movimientos de caderas iban en aumento, mi suegrita estaba totalmente desatada ya no era esa señora tan dulce y amable que siempre me recibía cada vez que llegaba a su casa ahora era una hembra que pedía y gozaba de mi verga.

-Ohhh Dios qué ricoo... ohh... se siente muy bien... tan duro y grande

Vaya manera de moverse de mi suegra estaba muy feliz comiéndose la verga de su futuro yerno mientras el cachudo de su marido estaba durmiendo en el segundo piso de su casa y no podía echar la culpa al licor porque no había tomado mucho y yo menos todo era resultado de la falta de sexo en ambos ella porque su marido más estaba preocupado en su trabajo y tomar licor y yo porque su hija no estaba para cumplir como mi mujer que es acá así que ahora lo estaba haciendo ella.

-Ahhh... ohhh... Pedritooo... mirá como me has puesto

Hice que se arrodille sobre la alfonbra y la cogi en la posición que más le gusta a su hija y a mi, sus caderas son más anchas que las de Claudia y en esa pose se le veía un culazo grande y muy apetitoso que yo sería él primer afortunado en disfrutar.

-Aggg... Queee ricoo... ohh se siente toditoo

Estaba tan lubricada que rápidamente le metí lo que ella reclamaba tanto una pinga bien dura y yo que deseaba toda esa noche desde que la vi comerme ese culazo, ahora la tenía bien sujeta de sus anchas caderas y comienzo a tirarme a mi suegrita y en parte estaba cumpliendo lo que pidió su hija manejé traje a sus padres sanos y salvos hasta su casa y también dijo que los cuidará y eso estaba haciendo con su madre cuidando que estuviera bien atendida y sea complacida como no lo hacía su papá porque no es bueno que una mujer esté así mucho tiempo

Sus nalgas saltaban a cada embestida que recibía haciendo que ella gimiera muy fuerte estábamos tan calientes que si se hubiera despertado y nos viera su marido ya no nos podía importar de seguro todo se iría al diablo en sus casa pero Olga conocía muy bien a su marido ése no se levanta así la casa se cayera al su alrededor.

La señora Olga a sus 49 años aún necesita que le metan bien la pinga y no lo estaban haciendo así que yo estaba desde ahora lo haría porque luego de tenerla así tirandola tan rico sería un imbécil si no volvería hacerlo.

-Ahhh ahhh queee ricooo. Siguee no te detengas así así más fuerte... Ayyyy meee vengooo

Y a la madre también les gustaba la misma pose del perrito como a la hija como entraba y salía la verga de su chucha caliente y jugoza y llegó a tener un orgasmo que todo su cuerpo comenzó a temblar como si tuviera un ataque de epilepsia pero yo seguía dándole duro hasta que también llegue al clímax del placer después de mucho tiempo dentro de una mujer y explote y eyacule dentro de mi suegra y ya no pude más evitar guardar silencio y grité cuando toda mi leche se lo deje adentro y ella volvió a tener otro orgasmo más y su chucha parecía exprimir a mi verga queriendo hasta la última gota cuando se contraigan y abrían las paredes vaginales era algo que experimentaba por primera vez..

-Ohhh Dios Olgaaa eres única...

(continuará...)

  • Valorar relato
  • (41)
  • Compartir en redes