INICIO » Confesiones

Me cogí al policía

  • 4
  • 7.892
  • 8,92 (13 Val.)
  • 2

Se los describiré: blanco, delgado, unos 1,75 de estatura, velludo en su cuerpo y una verga encantadora.

Así fue como a los pocos días coincidimos en una reunión en el bar de una amiga donde él llegó invitado por unos amigos del pueblo nos presentaron y se sentó frente a mí en la única silla libre, así pasamos la tarde hablando todos y tomando unas cervezas, cuando tuve la oportunidad me senté a su lado y lo invitaba a bailar y empecé a coquetearle mis amigos se dieron cuenta y en un momento que se retiró me dijeron "estás que te lo culeas cierto". Solté la risa y les dije ‘obvio está muy rico jajaja’. Llegó la noche y salimos del sitio y le dije que me invitará a su casa que le gastaba unas cervezas (excusa) y hablar otro rato.

Ya adentro lo abrace y lo empecé a besar sintiendo su lengua, él se retiró pero lo empuje hacia la pared le dije "está tu bienvenida, te voy a comer" y lo seguí besando acariciando su cara entramos en la habitación ya me había quitado la blusa estaba solo en jeans, él lo tenía ya en bóxer y sentía con mis manos sus nalgas sus piernas estaba a mil me senté en la cama y baje su bóxer metiendo su pene en mi boca mamándolo con desenfreno y masturbándolo con mi mano se sentía deliciosa esa verga gruesa venosa y bien tamaño, él se acabó desnudar, me retiro y me quito el jean quedando toda desnuda lamiendo sus testículos, su falo delicioso y metiendo su cabeza alrededor de mi lengua llevándolo hasta el fondo de mi boca sentía como sus movimientos la entraban más en mi boca.

Me empujó quedando acostada y mis piernas las subió y empezó a lamer mi clítoris y diccionario bajando a mis labios y empezó a lamer y penetrar mi vagina con su lengua rodeaba mis labios sentirlo en medio era subir al cielo masajeaba mis glúteos con sus manos mientras chupaba mi concha y mordía mi clítoris estaba duro y me hizo tener mi primer orgasmo se levantó y sin bajar mis piernas me clavo su miembro con fuerza penetrándome con velocidad sostenía mis piernas con sus brazos y me apretaba mis tetas jugaba con mis pezones se detenía me la metía con despacio y nuevamente de una.

Me hacía gemir pegar gritos le retire me puse boca abierta boca abajo subí mi culo y me la metió de nuevo haciendo que quedara en 4 me sujetaba por mis caderas me clavaba con fuerza y velocidad yo solo gemía ‘así papi así dame duro. Cómeme me haces venir’, estaba sentado en mi culo clavándola en mi vagina me apretaba las tetas me besaba el cuello estaba a mil.

Me cogió las tetas me llevo hacia el quedando sentada de espalda me movía desenfrenadamente gire mi boca hacia él lo besaba con pasión magreaba mis tetas mis pezones duros y parados entre sus dedos me boto a la cama nuevamente apoyada en mi pecho me penetraba clavaba ese pene en mi gritaba estaba sudando y con bastante calor me puse encima de él y empecé a montarlo en círculos muy rápido subía y bajaba colocando sus manos en mis tetas. Mis manos solo movían mi cabello. Me vine nuevamente quedando encima de su pecho besándolo. Cogió mis nalgas las abrió y me daba con fuerza sentía como entraba hasta lo más profundo besándolo metí mi cuerpo quedando en tijera y me movía desenfrenadamente subía y bajaba lo sentía más profundo apoyada de mis brazos en la cama me impulsaba con más fuerza, mientras le hacía besar mis tetas me subí nuevamente cerrando sus piernas me movía desesperada y deseosa de adelante y atrás sintiendo su verga chorreaba a chorros, mis jugos en su verga y su pelvis le mordía el pecho hasta que me vine por tercera vez lo bese en su cuello, hombros, “tienes una verga deliciosa seré tu puta cuando quieras le decía cómeme cuando quieras".

Me puse boca arriba lo lleve hacia mi le dije ‘lléname con tu leche’. El cerró mis piernas y me penetraba con pasión rápido y a veces suave mientras me besaba con sus manos alrededor de mi cabeza. Se sentó encima puso sus manos en mis tetas y me clavo con fuerza lo jalaba de sus piernas hacia mi solo jadeaba y me dejaba comer hasta que se botó encima de mí mientras sentía su leche entrando en mi cuerpo llenándome de placer besándonos con pasión entrelazando nuestras lenguas acariciándole su cuerpo rasguñando su espalda sudorosa.

Descanse un rato, me levanté, me puse mi tanga, el jean, la blusa y me despedí.

(8,92)