INICIO » Tríos

Continuando con los masajes

  • 4
  • 7.407
  • 9,62 (21 Val.)
  • 1

Luego de lo relatado en un día agitado, falta el resto del masaje el cual Susana me dijo quédate aquí que ya regreso.

La esperé relajada desnuda boca arriba sobre la camilla, con mis ojos cerrados y entre dormida, cuando siento que se abre la puerta y aparece Susana con un Negro también con el delantal de la empresa de masajes; mi cara de asombro y tratándome de cubrir mi cuerpo con las manos, “Tranquila Andrea” me dice Susana, Germán viene a complementar la sesión contigo, ambos se quedan dentro del salón, y Susana me recuesta con suavidad, y comienza a masajearme las sienes, el cuero cabelludo y la cabeza con todo el cuello, placer pleno si los hay, mientras Germán comienza a masajearme los pies, Susana en un momento comienza a besarme muy suavemente, y bajar sus manos a mis tetas, le respondí el beso, y Germán subiendo sus manos a mis muslos, en eso que abro los ojos, no sé cómo hizo Susana estaba desnuda, solo le veía la parte superior, sus tetas al acariciar las mías las tenía en la cara, así que comencé a besárselas y a pasarle la lengua por ellas, Germán ya estaba a la altura de mi húmeda vagina, y comenzó a meter dedo, todo muy delicado, yo le facilite la tarea separando mis piernas, luego pasó a besarme y chuparme la concha, tenía una lengua de los dioses, sabía muy bien cómo hacerlo, ya había tenido un orgasmo.

Susana me coloca con la cabeza colgada de la camilla, y ella se coloca con sus piernas abiertas en mi boca, obviamente, le bese y le pase la lengua a su vagina húmeda tanto o igual como la mía, Germán seguía chupándome y besando mi clítoris, me encontraba en éxtasis total, luego de un rato Susana deja de sobarme las tetas y satisfecha de que le chupe su vagina, observo que Germán toma el lugar de Susana, deja caer su pantalón, y observo su enorme miembro negro totalmente erguido, se coloca detrás de mi yo siempre con la cabeza apenas colgada de la camilla, pasa sus testículos por mi cara, duros y gordos, totalmente depilados, los beso, me los coloco en la boca, con la mano le manotee el pene, durísimo y comienzo a pajearlo, hasta que Germán se coloca de forma para meterme su verga en la boca, se la devoro, no me entra toda en la boca por lo larga, para que entre su diámetro tengo que abrir más de la cuenta la boca y me ahoga con sus movimientos, por momentos me la deja y tengo que aguantar las arcadas, con lágrimas en los ojos, Susana después de mis dos orgasmos que tuve en su boca se aparta, coloca su vestimenta y de oficio y se va, dejándome sola con Germán.

Después del oral, y de tomar un poco de aire, Germán pasa a la otra punta de la camilla sin decir palabra, toma de mis tobillos y me atrae hacia él, coloca mis piernas sobre sus hombros y me penetra un grito ahogado sale de mi boca, y me introduce todo su miembro dentro mío, puedo sentir su glande golpeando en mis ovarios, como nunca, jadeo y me retuerzo de placer, de la hermosa pija negra, como ninguna otra tuve para mi sola, Germán sabe moverse con ritmo, mis movimientos lo ayudan perfectamente, me toco y pellizco las tetas lo cual me éxito bastante. En eso siento que su pene esta por estallar y pronto toda la leche me la deja adentro de mi concha.

Me quedo talmente agitada y en éxtasis recostada sobre la camilla, lo veo a Germana que me sonríe en señal de aprobación, y le devuelvo el gesto, miro para su entrepierna y su pija está lejos de estar flácida, miro que va a cambiarse y le digo, “Oye Germán, me parece que te estás olvidando algo” él me mira extrañando, y procedo a bajarme de la camilla, con mis pies descalzos sobre el suelo, me tiro con el pecho sobre la camilla, y con mis ambas manos abriendo mis nalgas, mirándolo a Germán a los ojos y sin hablar, entiende el mensaje, deja sus ropas sobre el suelo, y viene hacia mí, se apoya en mi espalda y siento todo su trozo de carne caliente refregándomela en mis nalgas, mientras me besa el cuello y yo jadeando y diciéndole así, hacerme tuya así.

Pasa sus manos por mi vagina totalmente húmeda y lubrica mi ano, ni loca me perdía que me haga la cola con esa hermosa verga, no me lo pensaba perder, toma su pija con la mano y la apoya sobre la puerta de mi ano, toma mis tetas por detrás, y empuja para introducirme su pija dentro mío, lo cual lo va logrando, entra todo el glande, y va abriéndose camino, todavía falta el resto, a medida que empuja con su mano tapa mi boca para ahogar mis quejidos, aaahhh, aaaahhhh, ya puedo sentir sus huevos contra mi culo, ya la tengo toda, y comienza a bombear plaf plaf, después de un rato de bombear estalla toda la leche en mi interior.

Posteriormente abone la sesión con mucho placer, satisfecha y relajada, y me fui con el pensamiento que en algún momento volveré por más.

Espero les haya gustado, si desean pueden escribir sus comentarios a: [email protected]

(9,62)