Nuevos relatos publicados: 0

La esposa de mi primo, lo engaña conmigo

  • 8
  • 27.837
  • 9,40 (10 Val.)
  • 1

Me les presento soy Francisco tengo 35 años, mido 1.70 no soy de cuerpo atlético, pero no estoy tan tirado a la basura, el relato es completamente real de algo qué pasó con la esposa de mi primo Raúl.

La verdad me llevo muy bien con mi primo somos como hermanos, él se encuentra casado con su esposa Diana de 32 años, Raúl mi primo tiene 34.

Yo siempre soy de ir a visitarlo ya que él trabaja en logística fuera de la ciudad y va y viene dura aproximadamente 15 días o 20 y ya regresa a su casa. Siempre cuando llega a su casa voy y convivo con él, la verdad su esposa está de buen ver, es de ojos azules, piel blanca, tiene unas piernas y un culo muy bueno y sus tetas son de buen tamaño. Cuando tomábamos siempre le echaba el ojo pero por respeto me contenía y la verdad ella no se prestaba para algo más. Hubo un día que platicamos respecto a temas sexuales debido a que yo soy soltero y pues les conté que me gusta estar así y andar probando de todo tipo de mujer, ellos se quedaban con cara de asombro.

Un día en casa de mi primo, ya estábamos tomados y Diana salió a decirle a mi primo que ya iba a la cama a dormir, salió de su cuarto con un vestido muy corto que apenas le cubría su hermoso culo, y dejaba al descubierto sus hermosas piernas, me puso al mil. Cuando se acostó le dije a mi primo que iría al baño y me asome, a su cuarto y ahí estaba acostada el vestido lo tenía arriba de su nalga y dejaba al descubierto su calzón de hilo dental rojo, me puso mi pene erecto a más no poder pero me salí, al llegar a la mesa mi primo estaba completamente dormido.

Me dirigí al cuarto a despertar a Diana, pero la desperté de manera que con mis manos recorrí toda su pierna desde la planta de sus pies hasta casi llegar a su cadera, cuando se despertó y asustada me vio y me dijo que qué así en el cuarto, le expliqué que mi primo se había quedado dormido y que si quería yo lo metía al cuarto, me dijo que ella ahorita lo despertaba y que lo dejara ahí. Le dije que entonces ya me iba la agarre de la cintura la pegue a mi cuerpo y me despedí de un beso en el cachete, no sin antes me la acomode y le pegue todo mi pene en la pierna para que notara mi erección, pero solamente me digo ahorita salgo a cerrar. Llegue a mi casa y la verdad no podía sacarme de la cabeza a Diana me estaba excitando mucho, tuve que llegar a masturbarme pensando en ella.

Pasaron los días y seguía conviviendo con ellos y cada vez me excitaba más y más Diana. Un tarde mi primo me llama que va tener que salir de trabajo fuera de la ciudad que si podía hacer el favor de llevarlo al aeropuerto en su carro y le dije que si que yo lo llevaba, me dijo que nos acompañaría Diana, pero que no manejaría por qué andaba algo enferma.

Desde que llegue y la vi me tenía completamente excitado, llevaba un pantalón pegado, una blusa amarilla con escote y unos zapatos de tacón que resaltaban sus uñas muy bien cuidadas blancas. Dejamos a mi primo y ya durante el camino, platicamos y todo eso y en ocasiones le agarraba la pierna según yo jugando, también en una de esas toque una parte de sus bubis, pero llegamos a su casa, me invitó a pasar y ahí la estuve zorreando a más no poder, le dije que si podía pasar a su baño y cuando entro, me encuentro con un calzón de encaje en el baño usado, no pude mas lo agarre lo empecé a oler me excite demasiado y comencé a masturbarme, tenía un olor excitante, que al momento de terminar llené una parte de leche del calzón, al salir del baño le dije que me retiraba.

A los dos días habló mi primo que si podía ir a su casa debido a que una bomba de agua estaba fallando y que si podía ir a checarla. Llegue a su casa revise la bomba y tenía unos cables desconectados. Le dije a Diana que ya había terminado, y ahí estaba diana en la sala con un short corto, una blusa verde y sus huaraches de piso, la mire de abajo arriba, quería comérmela.

Me dijo pasa.

Y: ya quedo ya conecte la bomba

D: muy bien muchas gracias, pancho quería hablar contigo

Y: qué pasó

D: pues la otra vez que me trajiste a casa, cuando te metiste al baño dejaste mis calzones llenos de leche

Y: y eso que tiene

D: como que qué tiene

Me pare del sillón me dirijo a ella y la bese, ella me acepto el beso pero después de unos segundos me separo y me pego una cachetada.

D: eso no está bien soy la esposa de tu primo

Y: y eso que tiene, quien le va decir, aparte me prendes y me excitas mucho.

La volví a besar y ella ya no se separó de mi boca, nos estábamos tragando a besos la cargué agarrándole sus hermosas nalgas y la lleve a la mesa del comedor ahí, la acosté y le empecé a meter mano a mas no poder le comencé a quitar el short, traía un calzón negro de encaje que se le veía hermoso, le bese su entrepierna, hasta llegar a sus pies y le chupe y bese sus dedos, después delicadamente le quite su calzón lo olí y más me paro la verga, comencé hacerle un exquisito sexo oral, gemía y se retorcía como una perrita, tuvo un largo orgasmo, la senté en la mesa, y le quite la blusa y su brasier me le deje ir a sus tetas a mamárselas unas tetas blancas con pezón rosadito, mientras le mamaba las tetas le metía dos dedos en su vagina, estaba mojada y excitada no paraba de gemir, cada que le metía los dedos se escuchaba el clap, clap de sus líquidos con mis dedos, volvió a tener un orgasmo y me dijo vamos al cuarto, me senté en la cama y comenzó a desvestirme, mi pene que no es tan grande casi le pega en la cara, mide 13 cm.

D: es un poco más chico y delgado que el de mi esposo

Y: vamos pruébalo que te va gustar

Y se lo metió a la boca y comenzó a manármelo, pero lo así delicadamente que disfrute muchísimo, le dije que terminaría y se tragó toda la leche sin dejar una sola gota, seguí metiéndole mano y después de unos minutos que recobró vida mi pene la agarre con fuerza, levante sus piernas las coloqué en mis hombros y comencé a bombearla durísimo ella grita, gemía de placer, la agarre de su cuello y le deba pequeñas ahorcadas y después le metía un dedo a su boca y comenzaba a mamármelo, tuvo un orgasmo, seguí bombeándola y en menos de unos segundos tuvo otro.

D: acuéstate quiero montarme

Y: lo que tú pidas perrita

Se subió encima de mi y yo le agarraba las nalgas y sus piernas que me volvían loco, me puso sus tetas en la cara para que se las mamara y fue lo que hice, ella estaba mojadisima se portaba como una perrita, le dije que me mamara un dedo y mientras le acariciaba sus nalgas lo introduje a su ano, grito de dolor pero luego fue placer, cuando vi que acabo.

Y: bájate, ponte de perrito

Me hizo caso y comencé a mamarle el ano pero no sin antes estarle metiendo los dedos en su vagina, cuando estaba muy mojado, agarre mi pene y lo puse en la entrada de ese culito sabroso se lo comencé a introducir lentamente, mientras su gritos de dolor se convirtieron de placer, y comencé con el mete y saca, la agarre del pelo y comencé a pegarle nalgadas

D: nooo, nooo me nalguees que me vas a dejar mamamarcasss

Y: cállate que eres mi perrita y yo haré lo que quiera contigo

Excitada y gozando de placer.

D: yaaa yaaa párale ya voy a terminaaar ahhh me vineee

Seguí bombeándola hasta que le deje el culo lleno de leche, brotaba mucha leche de su culo, me separé de ella y nos acostamos en la cama.

D: que echo jamás había hecho esto con otro hombre, tú primo fue el primero y había sido el único

Y: cálmate que eres una perra en la cama así que no te des golpes de pecho

D: vístete y sal de aquí, quiero estar sola

Y: me vestiré por qué me tengo que ir, pero que rica estas me vuelves loco, en un día de estos te echo la vuelta para repetir esto

D: estas loco esto no debió pasar y no volverá a pasar.

Y: yo se que si pasara por qué te gusto eso de ponerle el cuerno a mi primo.

Agarre mis cosas y salí de su casa, por cierto somos de Mazatlán, Sinaloa.

(9,40)