Nuevos relatos publicados: 6

Mi primera vez con un negro (Parte 2)

  • 10
  • 10.491
  • 9,17 (6 Val.)
  • 0

Hola de nuevo, espero no hacer muy largo el relato esta vez, sino tendré que hacer tercera parte, bueno como ya saben, Don Antonio me cogía a su gusto y días después 3 chavos me cogieron, ahora toca el glory hole, y la búsqueda de un negro que me penetró, pero si hasta las entrañas.

Después de lo insatisfecho que quede con el último encuentro con 3 chicos, decidí ir a un nuevo glory hole, esta vez del otro lado de la ciudad, entré con toda confianza y pedí usar la cabina, me llevaron hasta el lugar y me pusieron una peli porno en la máquina, comencé a desnudarme para entrar en calor, saqué como siempre mi plug, esta vez el mas grande, casi siempre uso el chico por lo ligero que es, comencé a chuparlo y a frotarlo entre mis glúteos, al mismo tiempo me hacia una puñeta, estuve así un rato cuando me empecé a aburrir, ya me quería ir, pues no venía nadie, ya estaba por guardar mi plug cuando en eso, escucho un "scht" del otro lado, alguien estaba ahí y me dijo que no parara, saco la mano y le puse el plug para que esta vez él lo introdujera, no pude verlo a la cara, me siguió el juego y comenzó a meterme el plug, los disfrutaba bastante, hasta que me dijo que quería meterme la verga, le dije que la sacara para chuparla, en eso que saca su miembro de unos 20 cm, con vellos en los huevos, toda venosa, comencé a tomarla con mis manos y a escupirle, luego comencé a metérmela en la boca, lo hacía con tal destreza que él se apartó casi de inmediato para evitar eyacular, luego del otro lado aparece otro pito para mi sorpresa, la última vez solo pude hacerlo con un señor, pero ahora tenía a mi disposición dos vergas para mi solito.

Como las cabinas eran algo chicas en comparación de la primera a la que fui, era fácil mamar una mientras la otra te penetraba, y como era de mis posiciones favoritas dije porque no, así que me hinque primero para degustar la nueva verga que tenía frente a mi, mientras que le pasaba un condón al sujeto de atrás, una vez que me sentí listo, puse las mejillas en el orificio, y en eso que siento el tronco del señor entrando por mi ser, estaba lleno de felicidad, pues es una de las cosas que mas me gusta hacer: mamar y que me cojan. Lo seguimos haciendo así un buen rato, intercambiando lugares, el primero que llego se tuvo que ir, y solo me quede a coger con el segundo, después de unos minutos el sujeto se descarga en mi rostro; me limpie y me fui a mi casa, ese día mas tarde fui con Don Antonio para que me diera mi cogida, y pues le platique todo lo que hice en el día, me dijo que era toda una putita y me dio $1000 por lo que gaste en la cabina; a cambio le ofrecí un oral para agradecerle. En la noche nos dormimos juntos por primera vez; yo totalmente desnudo, y a media noche sentí su pene duro en mi espalda baja, a lo que baje mi mano y comencé a introducirlo en mi ano, y así nos quedamos dormidos.

Días mas tarde sentí un deseo enorme de ser penetrado por un negro, pues siempre me ha gustado la longitud de sus vergas en las películas porno, para mi desgracia no conocía ni había visto a personas así en mi localidad, así que me fui al centro de la ciudad vecina a ver si tenía algo de suerte, me topé con varios en ciertas zonas residenciales pero desafortunadamente no estaban interesados en coger conmigo, mas específicamente con hombres, eso me desilusiono un poco; hasta que entonces di con José, un afro mexicano que llego a la ciudad hace 1 año, y que vino de Múzquiz, Coahuila a quedarse con unos familiares que tiene por la zona, no hice muchas preguntas al respecto, solo de donde venía, le dije que estaba interesado en coger una persona como él, se interesó un poco en el tema y me dijo que si ya tenía experiencia, a lo que respondí que sí; ambos nos dimos nuestros números de celular para estar comunicados, dos días mas tarde me llama él y me dice que si tengo tiempo de hacerlo, yo ya traía ganas así que quedamos de vernos en un motel, pues ese día estaba mi madre en casa y no podíamos hacerlo así.

Llegué al lugar y recibo un mensaje de José, diciendo que ya había alquilado una habitación y que podía entrar sin problema, llegue, me preparé como pude, lleve condones talla grande por si las dudas, ya me había lubricado antes de ir, me puse mi plug grande para ir haciendo grande la entrada y que no doliera en todo caso; toque la puerta y abre José, quien estaba en shorts y camisa de tirantes, y descalzo. Lucía bastante bien el hombre, afeitado, cabello corto, lampiño, y en eso que saca la herramienta maestra, su vigor, su miembro, de solo acordarme se me hace agua la boca, unos 25 cm, y eso mas o menos dormida, no podía dejar de mirarla, el solo se limitó a sonreír, que si nunca había visto una verga grande, a lo que simpáticamente le dije que adentro de mi, no; me sonrojé.

Me dijo que hoy la iba a probar, eso me excito mucho, me tomo muy poco desvestirme y estar en cuatro frente a él, me dijo que ya estaba entrenando para la acción, debido a mi plug, el cual saque y me lo lleve a la boca y asentí con la cabeza; me empezó a acariciar las nalgas y a abrirlas para darse un gusto visual, llevo sus dedos a mi entrada y comenzó a introducir dos de ellos, ya estaba muy abierto, puso su anaconda entre mis nalgas y comenzó a rozar la entrada de mi culo, dio unos golpes y en eso me dispuse a darle una mano o dos, estaba muy grande ese animal, no me la podía creer, primera vez que lo hacía en un motel, con un negro; ya podrán imaginarse mi emoción de cumplir mis fantasías mas cochinas, lo empecé a jalar solo con una hasta que me di cuenta de que podía hacerlo con las dos manos, eso me prendía, y sobre todo porque me imaginaba que era una pornstar, en eso decido llevármelo a la boca y sentir su sabor en mis pupilas gustativas, era un manjar, todo un olor a macho alfa, por primera vez también chupaba las bolas de un hombre, nunca lo había hecho y no sabía porque, pero en ese momento quise hacerlo, me lo metía y sacaba de la boca para seguir admirando su tamaño, creo que cada vez que lo sacaba se hacía mas grande, hice la mamada de medirlo con mi brazo como algunas estrellas porno, y el resultado me sorprendió bastante, sin mentir, era de la parte del codo hasta el principio de mi mano.

Entonces me levanta de la cama y me pone en la posición de perrito, me recosté con el pecho en la cama y pase mis manos a la espalda para que me sometiera, tomo mis manos y en eso casi se me olvidaba pedirle que se pusiera condón, aceptó, y empezamos a coger; inicio con movimientos algo lentos, introdujo su virilidad dentro de mi, lo sentía caliente, eso me excitaba, me dolió un poco al principio a pesar de que llevaba el plug desde la mañana, pero es que su bestia era enorme, no me alcanzaba los dedos cuando lo tomaba con la mano, bueno en fin, él seguía con la introducción de su falo en mi interior, poco a poco se fue convirtiendo en placer, ese placer que me gusta sentir, me zafé una mano para sentir hasta donde la estaba metiendo, llegaba muy apenas a la mitad y ya me estaba destrozando las entrañas, tanto fue la penetración que me hizo venirme de inmediato.

Luego cambiamos de posición y me cogió de lado, con mi pierna levantada, esa si me dolió un poco mas porque casi toda la presión iba a mis glúteos, le pedí cambiar, así que el se puso abajo y yo lo cabalgue como pude, lo hacía lento ahora yo pues no quería lastimarme con tal tronco, me libre un rato y seguí mamando su verga que era lo que mas me gustó; luego me recosté ahora yo y el encima de mi continuo con la faena, comenzó a dolerme menos y seguimos así un buen rato, me encontraba lleno de placer, mi fantasía al fin se había cumplido, en ese momento pensé que mas podía hacer para llenarme, había hecho de todo, (gloryhole, en público, orgías, con menores que yo, con mayores que yo, algo de sexo rudo, una violación mas o menos consentida, tríos, cuartetos, crossdressing, con mi padrastro, con mis primos) y todo eso desde los 6 años, le sugiero ver mis anteriores relatos, todo se narra ahí, hijole no tengo llenadera realmente, que puedo decir; me encanta ser una zorra.

Luego de un rato, nos levantamos y fuimos a donde estaba una silla, la tome de la parte del asiento y continuó penetrándome de pie, luego me puso contra la pared con mis manos en la espalda, la sensación era indescriptible, casi me desmayaba de la locura, luego me tiró al suelo y siguió cogiéndome, me levanto después de unos momentos y volví a intentar cabalgarlo pero esta vez a la inversa, ya sentía mas placer que dolor, enseguida nos levantamos y le pedí que me cargara, yo tenía todas las piernas en el aire mientras me cogía, sus huevos chocaban con mucha fuerza, me encantaba el sonido, después de unos instantes me volví a venir esta vez sobre mi estómago. Después hicimos una que me gustó bastante, que es casi como la del cowboy invertido, pero con mis pies sobre sus rodillas levantadas, y yo con mis manos sobre su pecho, había encontrado una nueva posición favorita. Luego pasamos a hacer la carretilla, que muchos se imaginaran como es, sino la pueden googlear con gusto, hicimos muchas más, una vez que estas en acción te pasan muchas posiciones a la cabeza.

Ya casi para finalizar, le pedí que cuando se fuera a venir lo hiciera en mi boca, no podía perderme la oportunidad de saborear su masculinidad, su semen, su manjar, no quería simplemente que me preñara, no, quería su leche dentro de mi boca, y así fue, se removió el condón, me levante inmediatamente y recibí su cremosa leche en mi lengua, parecía dulce de leche "La Lechera", estaba muy cremosa, salió bastante, me lo quede un rato en la boca pasándolo de lado a lado, hasta que me lo tragué, me dijo que era una golosa, eso me calentó, asentí con la cabeza con un gesto como de culpabilidad pero de coqueta al mismo tiempo, seguí masturbándolo un buen rato hasta que se fue del lugar, me dijo que ya había pagado y que no había problema si me quedaba un rato más a lo que acepté, quedamos de llamarnos si teníamos ganas.

Sinceramente me quede con más ganas en esos momentos pero él tenía que irse, me recosté un rato y comencé a tocarme para recordar toda la acción que tuve, sin mentir me cabía todo el puño dentro de mi dilatado ano, ese negro casi me parte por la mitad, recuerdo que me reí, me gustaba la sensación de tener toda mi mano metida ahí y me introducía los dedos, supongo que por eso soy tan promiscuo.

¿Qué más les gustaría que hiciera? he estado pensando mucho en eso últimamente, si tienen alguna idea o quieren platicar conmigo pueden contactarme a mi telegram: @Km4zh0.

(9,17)