INICIO » Categoría » Mujer seria y respetable (IV)

Mujer seria y respetable (IV)

  • 8
  • 5.768
  • 9,00 (9 Val.)
  • Hasta ahora había descubierto que María era una mujer muy activa sexualmente, necesitaba su orgasmo a diario

    Recomiendo leer los capítulos anteriores para poder seguir correctamente la historia.

    Hasta ahora había descubierto que María era una mujer muy activa sexualmente, necesitaba su orgasmo a diario, y tenía relaciones sexuales con su pareja varias veces a la semana, aunque no eran suficientes para ella y su marido no podía seguirle el ritmo, por lo cual ella se complementa con sus masturbaciones el resto de los días, ayudándose para ello de un conejito rampante que tenía en un cajón a buen recaudo.

    Otra de las cosas que había descubierto que era un poco exhibicionista, le gustaba mucho ser el centro de atención más bien en modo deseo, sus sensaciones sobre el juego que le había mandado hacer en el gimnasio así me lo habían confirmado, excitada, a punto de correrse delante de todos eso hacía que aun estuviera más caliente, además era muy decidida, no ponía ningún pero a nada que le pidiera, tenía una ganas enormes en seguir el juego, siempre quería más retos, la última semana de preparación ya para la sesión pase a controlar sus orgasmos, y cuando podía o no follar con su marido, inclusive como debía ser, sabia de la necesidad diaria de correrse que tenía, pero aun así la prive de sus orgasmos un día de prueba, que salió vencedora, y los dos últimos días antes de vernos, esos ya le dije que sus próximos orgasmos eran míos, para mi placer, y serian conmigo, si hubo una cosa que me chocó bastante, como podía ser que una mujer tan activa sexualmente no fuera multiorgásmica, se podía correr varias veces al día, pero siempre con un espacio de tiempo largo entre ellos, no acaba de entender porque no podía encadenar los seguidos, pero según ella era así.

    Llego el día, ya por la mañana fui enviando juegos para realizar, las instrucciones se las pasaba con cuentagotas, pero sí le dije por la mañana que es lo que necesitaría por la noche como vestimenta, aunque sin especificar detalladamente cómo debería venir, eso lo guardaba para la tarde, el día transcurrió estando ella muy agitada y nerviosa, si estaba tomando café en una cafetería la mandaba al baño a masturbarse sin correrse, si estaba en el curro hacía que se quitara las bragas y el sujetador, todo ello creo en ella un estado de ansiedad nunca antes experimentado, pues yo la controlaba, y le mandaba que debía hacer y cuando, llego a estar súper caliente, necesitaba tocarse, necesitaba correrse, y así me lo pedía una y otra vez, negándome yo a ello, pues su siguiente orgasmo era mío, y debía entregármelo a mí, la tarde se volvió muy tensa por ese motivo, el estado de humor de María se había crispado, y llegue a pensar que se caía el castillo que había creado, por lo que por la tarde relaje un poco su sufrimiento, le di libertad para tocarse cuando quisiera, pero sobre todo le pedí no correrse, y si lo hacía no tendría sentido la sesión de la noche, pues lo que tenía en la mente se rompía en pedazos, aun asi aguanto a duras penas, pero aguanto, un 10 para ella.

    Le pedí que viniera totalmente desnuda, solo podía llevar unas medias, unos zapatos y un abrigo, además de su bolso, no podía llevar nada más, pero lo sorprendente fue que después de enviarle esas instrucciones no me respondió, eso me descoloco por completo, que hacía? Se había acabado el juego o continuaba para adelante y me estaba castigando ella a mi, me quede desconcertado la verdad, pero decidí seguir adelante como tenía planeado y si no aparece pues significaba que no aguanto la presión infringida hasta el final.

    Le envié un Whatsapp diciéndole la calle y el número, pero para curarme en salud ya no era el apartamento, era el de una cafetería que hay enfrente, decidí esperarla allí por si no aparecía.

    Y sorpresa, a la hora indicada la veo entrar por la puerta, como ella no sabía quién era me levanté y me acerque a ella para asegurarme y darme a conocer, nos dimos los dos besos de rigor y la invite a sentarse a mi lado, estaba temblando bien por el frío de la calle, bien por los nervios, le pregunté si había seguido mis instrucciones, a lo que asintió con la cabeza, le pedí que se abriera un poco el abrigo por arriba y accedió, se veía el contorno de sus generoso pechos, mientras mi mano se coló por debajo del abrigo buscando su sexo, a lo dio un pequeño salto, estaba empapada, mucho, le acaricie un poco y enseguida cerró los ojos para poderlo degustar, si no hubiera parado se hubiera corrido allí mismo, pues sus gemidos eran muy elocuentes, y necesitaba correrse, por lo que pare, pagué y nos fuimos al apartamento.

    Al entrar a la escalera le pedí el abrigo, me miró como diciendo estás loco? Pero no tuve que repetirlo, simplemente se lo quitó y me lo dio, llegó el ascensor, y entramos en él, al entrar en el ascensor le mande ponerse de rodillas y que me sacara el pene y se lo comiera, cuando llegamos a la planta la levanté e hice que me siguiera, yo con mi pene fuera y ella detrás desnuda, abrí la puerta y entramos en el apartamento, la suerte nos acompañó, nadie nos vio durante el trayecto de la zona común de la escalera.

    Dentro del apartamento mi intención era aportar multitud de sensaciones que fueran nuevas para ella, usando cuerdas, esposas, látigos, y algún vibrador, mi intención era llevarla a un placer aún mayor, y tenerla en ese estado un buen rato hasta que decidiera que podía soltar todo su placer contenido, placer que sería mío.

    El resultado de la sesión no quiero explicarlo yo, quiero que sea ella, a través de sus sensaciones que obtuvo en la sesión, como siempre, una de mis condiciones es que luego deben explicarme que han sentido ellas por ellas, bajo su punto de vista, no del que yo pueda creer, eso me hace conocerlas aún más a fondo.

    Sus sensaciones fueron estas:

    Hola Alex,

    Y ahora sí dulce tentación... nunca mejor dicho.

    Dios, que morbo ir desnuda para ti por la calle, notaba como estaba mojándome, estaba muy mojada, creía que todo el mundo sabía que debajo del abrigo no había nada, incluso tuve la sensación que la gente me olía, buffff brutal…

    Luego en el bar me sentí muy vulnerable, me hiciste desabrochar dos botones para comprobar que no llevaba ropa y cuando metiste tu mano dentro de mi uhmmm no podía silenciar mis gemidos, no sé qué me pasa pero me he vuelto gritona, no puedo remediarlo.

    Lo del ascensor creo que ahí te pasaste, nos podían haber pillado fácilmente, tuvimos suerte, pero me encanto poder saborearte ya en es ese momento, estaba muy excitada… al salir del ascensor fue muy surrealista, tú delante con tu polla fuera del pantalón todo empalmado y yo detrás siguiéndote sumisa y desnuda… que alivio cuando entramos dentro…

    Aunque no sé qué fue peor, lo de fuera o lo que me tenías preparado, no me dejaste ni tranquilizarme un poco, allí estaba yo de pie, esposada, privada de vista, con una mordaza puesta, y totalmente expuesta para ti…

    Yo me consideraba sexualmente estaba satisfecha, ya sea con sexo en pareja o sola... pero me has enseñado un placer que en mi vida me lo hubiera imaginado... (mi punto G, multiorgásmica, eyaculación).

    Me ha encantado, lo he disfrutado y me gustaría que me enseñaras a disfrutar aún más de ese placer oculto que yo desconocía de mi misma...

    No sé qué has encendido dentro de mí... pero es tan gratificante que quiero más...

    El sábado por la mañana nada más despertarme mi sexo me pedía que quería un nuevo desahogo y me masturbe como me enseñaste para darme más placer buscando mi punto G... fantástico...

    Y a la hora de la siesta que también practique sexo con mi marido, me coloque yo arriba pues así yo controlo mejor mi placer...

    Y los orgasmos fueron increíbles y seguidos... fueron dos, el segundo más intenso y duradero que el anterior... (Nunca me había pasado).

    PD: Te acepto como mi dominante... me aceptas tu como tu aprendiza-sumisa??

    Gracias Amo

    Y mi respuesta a su mail fue esta:

    Me alegra verte así de contenta.

    Por mi encantado de ir avanzando contigo, pero debes conocer varios detalles.

    Has tenido la suerte de descubrir todo eso la primera sesión, pero a partir de este punto buscaré además de lo del viernes convertir esos orgasmos en que sean más largos y más violentos para seguir aumentando el placer que me entregas a mi, tienes que tener en cuenta que según me dijiste tu piel es bastante sensible, pero aun así trabajaremos más el tema de los azotes (ahora ya sabes que te gustan y que pueden llegar a ser excitantes) también trabajaremos el tema pechos y pezones, debemos trabajarlos de manera que pueda llegar a proporcionarte placer a través del dolor al ser pinzados, y empezaremos a trabajar también el tema humillación física.

    Partiendo que ya sabes que mi intención no es hacerte daño de ninguna manera, estas dispuesta a ir añadiendo todo esto para ir incrementando el placer que me vas a entregar?

    Sigues queriendo más?

    Continuará…

    VentRoig

    • Valorar relato
    • (9)
    • Compartir en redes