INICIO » Categoría » No estoy para novio

No estoy para novio

  • 5
  • 8.758
  • 9,79 (19 Val.)
Gustavo, muchacho encantador, le gustó mi carita de inocente y mi cuerpo de puta, quiere que sea su novia más no sabe de mis andanzas, mientras tanto, seguiré recibiendo su amor

Conocí a una persona en un restaurante, acudí con una prima que llegó de visita, el muchacho llamado Gustavo se acercó a nuestra mesa, resulta que conoce a mi prima Iris, me gustó mucho al instante, se sentó con nosotras y empezamos a charlar, en todo momento actué normal, mi prima no sabe de mis cosas, yo era la niña buena y recatada de la familia, mis primas empezaron en tiempo a tener novios y supongo relaciones, Iris es muy buena gente, si bien tuvo sus cositas, no es una mujer sexópata ni calentona como yo, ella es de un solo hombre, siempre fue así.

Salimos del restaurante rumbo a una disco, en todo momento Gustavo se portó de forma muy caballerosa, me hacía sentir muy bien, es muy atento con ambas, pero lo era más conmigo, me invitó a bailar, luego de 30 minutos de baile ya estábamos pegados como novios primerizos, mi prima bailando al lado de nosotros con otro muchacho, llegué a no aguantar las ganas, se me pegaba mucho a la cara y accedí a un beso que se convirtió en apasionado, lo raro fue que no pensé directamente en sexo, cuando salimos de la disco, mi prima quedó en su casa y Gustavo me iba a acercar a casa, le insinué un par de veces que aún no quería llegar, que no tenía sueño, paró el auto y comenzamos a besarnos, me dijo que hacía tiempo estaba solo y que le gustó mucho, me preguntó si hacía cuánto estaba sin pareja, le respondí que hacía año y medio, continuamos besándonos y mis manos fueron hacia su miembro, la sentí enorme dentro de ese ajustado jeans, no sabía cómo decírselo o cómo hacer para sacárselo sin que piense que soy una loca, emprendimos de vuelta la marcha y le pedí desviar hacia unos moteles de la zona, entendió mi pedido e ingresó a uno de ellos, "no quiero que pienses mal, si te sentís incómoda y presionada, podemos salir de vuelta" me dijo, "no tengo problemas, de paso uso el sanitario" le respondí.

Entramos al garaje, nos bajamos, ya en la habitación entré al baño, me limpié mientras pensaba si sería prudente salir con la ropa interior, desnuda o vestida... me preguntó si todo estaba bien, "salgo enseguida" respondí y salí al rato con la ropa interior, se quedó helado, me miraba de pies a cabeza, "sos hermosa" me decía, él aún estaba vestido, era como que no se convencía de hacerlo, entonces busqué canal porno y nos pusimos a mirar, me besaba y parecía que quería tocarme y no lo hacía, ya estaba yo súper excitada, entonces agarré sus manos y los puse entre mis piernas "sentís lo mojada que estoy" le decía mientras le desabrochaba el cinturón hasta bajarle el pantalón, quería sujetar mis manos pero cedía con mis besos, al fin pude dar con su pene, no les miento, es enorme, largo, grueso, me quedo mirando un rato, "es por esto que no tengo novia, me dicen que las lastimo" me dijo, "niñas bobas" pensé, "no te preocupes, a mí no me da miedo" le tranquilicé, "tu ex la tenía grande" me preguntó, solo me hice la desentendida a su pregunta y comencé a chupársela, poco a poco fue poniéndose cómodo, a la par íbamos quedándonos desnudos, le coloqué el preservativo y fui metiéndolo un poco a la vez (quería que piense que no estoy acostumbrada al tamaño), cuando ya me penetró, empecé a moverme de arriba a abajo hasta que me entró todo, se impresionó que no haya dado signos de dolor, "es la primera vez que entra todo" me dijo, solo seguí moviéndome y gimiendo, me encantaba poder meterla toda, "supongo que anal nunca pudiste hacerlo" le dije, "jamás, ni pensé siquiera" dijo, "querés que probemos" le dije mientras nos besábamos, "tengo miedo de lastimarte" me respondió (muy en el fondo me sonreía, si supiera que calzan dos pensé), en eso me salgo, agarro el lubricante, mientras se la chupo fui dilatándome el ano hasta que lo sentí abierto, me puse de espaldas sobre él y fui metiéndolo despacito, cada vez un poco más hasta que me penetró toda, la tengo bien grande que no hay dolor, quería que él viera cómo me estaba cogiendo el culo, me puse bien abierta de perrito y le acomodé el miembro que ya entraba como si fuera un guante, mis gemidos y sus movimientos eran continuos, me acomodaba el cabello hacia un costado para mirarlo a la cara mientras me lo hacía, mis gemidos y movimientos parecían casi hacerlo eyacular, me recuesto boca arriba y levanto mis piernas rodeándole el cuello guiando nuevamente su miembro a mi ano, con ricos bombeos profundos eyacula, pude sentir como se hacía cada vez más grande la cabeza de su pija, pude llegar al orgasmo casi al tiempo y terminamos agotados y con suspiros su exploración a mi ano.

Quedé satisfecha, por lo dulce de Gustavo, su caballerosidad y por llenarme perfectamente los agujeros, me hizo sentir muy bien el haberme entregado a él, no era como los que suelo cogerme, me encanta este muchacho, "me encantas, me gustas muchísimo" me decía besándome el cuello, las mejillas y la boca, ya no sentía eso desde hacía tiempo, la ternura luego de coger, normalmente en mis salidas todo es vení acá, allá, ponete así, chupale mientras te cojo, tragate el semen y solo eso...

Nos duchamos, me acercó a casa, nos despedimos con un beso de enamorados y quedamos que iba a visitarme cada tanto "hasta que seas mi novia" me decía, ahora el miedo está en mi cabeza, espero que no se decepcione de mi, que no se entere de mis orgias ni mucho menos tenga conocidos que me hayan penetrado... la tengo clara, no seré su novia, no estoy para eso, si bien me gustaría, no podré evitar querer tener sexo grupal porque me encanta, mientras tanto, seré buenita con él.

  • Valorar relato
  • (19)
  • Compartir en redes